Que­da una “ven­ta­na de dos o tres años” pa­ra po­ner en mar­cha re­for­mas que en­ca­mi­nen el pro­ble­ma fis­cal, sos­tie­ne De Brun

Búsqueda - - ECONOMÍA - En­tre­vis­ta de Is­mael Grau

Ju­lio de Brun pien­sa que tie­ne po­si­bi­li­da­des de ser mi­nis­tro de Eco­no­mía. “Re­mo­tas, pe­ro no im­po­si­bles”. Pa­ra ese car­go lo pro­pu­so el pre­can­di­da­to co­lo­ra­do Jo­sé Amo­rín Batlle.

Su par­ti­do, di­ce el eco­no­mis­ta, ofre­ce­rá en las pró­xi­mas el ec­cio­nes equi­pos con ex­pe­rien­cia de go­bierno y otros con res­pal­do aca­dé­mi­co, apor­tan­do res­pues­tas que pue­den rom­per con la po­la­ri­za­ción en­tre el Fren­te Am­plio y el Par­ti­do Na­cio­nal. Él, co­mo ex­pe­rien­cia, mues­tra el ha­ber pre­si­di­do el Ban­co Cen­tral en el úl­ti­mo tra­mo del com­ple­jo go­bierno de Jor­ge Batlle. Pa­ra De Brun, hoy esa ad­mi­nis­tra­ción es vis­ta, “más que la de la cri­sis”, co­mo la “del ini­cio del pro­ce­so de cre­ci­mien­to” que ya lle­va 15 años. “El gran mé­ri­to del Fren­te Am­plio ha si­do des­de­cir­se de lo que ha si­do su dis­cur­so tra­di­cio­nal y to­mar lo bueno” de lo que se hi­zo an­tes.

Si esas chan­ces re­mo­tas de ser mi­nis­tro pa­san a ser una reali­dad, co­mo mi­nis­tro pro­mo­ve­ría la ne­go­cia­ción de nue­vos tra­ta­dos co­mer­cia­les, in­tro­du­ci­ría in­cen­ti­vos pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad del gas­to pú­bli­co e ins­ta­la­ría una re­gla fis­cal con­sen­sua­da. Un ajus­te no es ur­gen­te; el in­vest­ment gra­de “de­ja una ven­ta­na de dos o tres años” pa­ra ini­ciar re­for­mas fis­ca­les.

Lo que si­gue es una sín­te­sis de la en­tre­vis­ta que man­tu­vo con Bús­que­da.

— Por el aniver­sa­rio de su na­ci­mien­to, la fi­gu­ra del ex­pre­si­den­te Jor­ge Batlle fue re­cor­da­da en es­tos días en ac­tos po­lí­ti­cos y en las re­des so­cia­les, al­gu­nos se­ña­lán­do­lo co­mo res­pon­sa­ble por la cri­sis del 2002 y otros co­mo quien lo­gró sa­car al país de esa si­tua­ción. Con la pers­pec­ti­va de los años, ¿aque­llo si­gue sien­do un las­tre des­de el pun­to de vis­ta elec­to­ral pa­ra el Par­ti­do Co­lo­ra­do o cam­bió la per­cep­ción?

— Uru­guay fue afec­ta­do por una tor­men­ta per­fec­ta. Y, más allá de erro­res que tam­bién pu­die­ron ha­ber dis­pa­ra­do ele­men­tos que lle­va­ron a la cri­sis, los años han de­mos­tra­do que la for­ma en que se sa­lió, la ra­pi­dez en que el país re­cu­pe­ró el cre­ci­mien­to, la di­fe­ren­cia­ción con la re­gión —y en par­ti­cu­lar con Ar­gen­ti­na— ayu­dó a que hoy ha­ya una ima­gen un po­co dis­tin­ta y re­va­lo­ri­za­da. Fue una sa­li­da ge­ne­ro­sa des­de el pun­to de vis­ta po­lí­ti­co, por­que no so­lo se re­cu­pe­ró en ma­te­ria de ac­ti­vi­dad l o que se ha­bía per­di­do en los pri­me­ros dos años de ese go­bierno, sino que en lo fis­cal de­jó una si­tua­ción ma­ne­ja­ble pa­ra el que vi­nie­ra des­pués.

De las co­sas bue­nas que tie­ne la po­lí­ti­ca uru­gua­ya es que na­die ha­ce ta­bla ra­sa con lo que ve­nía an­tes. Y el ha­ber te­ni­do un ci­clo que lue­go se con­ti­nuó — so­bre to­do en el pri­mer go­bierno de Váz­quez—, ha­ce que esa ad­mi­nis­tra­ción de Batlle, más que la de la cri­sis hoy es vis­ta co­mo la del ini­cio del pro­ce­so de cre­ci­mien­to que tu­vo Uru­guay.

— Des­de el Fren­te Am­plio se des­ta­ca co­mo un lo­gro pro­pio los 15 años que lle­va cre­cien­do l a eco­no­mía. ¿Eso no ha­bría si­do po­si­ble si la sa­li­da a la cri­sis hu­bie­ra si­do otra?

— No hu­bie­ra si­do po­si­ble si la cri­sis del 2002 sig­ni­fi­ca­ba el fin de un mo­de­lo y se lle­ga­ba a una re­vi­sión to­tal de las po­lí­ti­cas, co­mo ocu­rrió con los Kirch­ner. La re­cu­pe­ra­ción de Ar­gen­ti­na vino por un ca­mino muy dis­tin­to y se ago­tó tam­bién muy rá­pi­do.

Si se mi­ra hoy el mar­co de po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas en Uru­guay, hay una le­gis­la­ción en ma­te­ria de aper­tu­ra co­mer­cial, fi - nan­cie­ra y de fun­cio­na­mien­to del mer­ca­do de cam­bios que ya cum­ple 60 años. Hay una apli­ca­ción de ese mar­co que tie­ne 45 años. Y hay un di­se­ño ins­ti­tu­cio­nal de po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria — que apa­re­ce con la Car­ta Or­gá­ni­ca del Ban­co Cen­tral— que va a cum­plir 20 años. Tam­bién ha ha­bi­do la con­ti­nui­dad de una ca­ren­cia: la au­sen­cia de ins­ti­tu­cio­nes fis­ca­les que evi­ten una po­lí­ti­ca muy pro­cí­cli­ca per­ma­nen­te.

El gran mé­ri­to del Fren­te Am­plio ha si­do des­de­cir­se de lo que ha si­do su dis­cur­so tra­di­cio­nal y to­mar lo bueno de lo que se ha­bía he­cho an­tes pa­ra apo­yar­se en ello. Y si se lle­ga a pro­du­cir un cam- bio de go­bierno, se­rá un po­co de lo mis­mo.

— ¿Di­ce que no ha ha­bi­do un mo­de­lo o una po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca de iz­quier­da en es­tos tres pe­río­dos de go­bierno?

— Lo que hay son ma­ti­ces, una im­pron­ta, una pre­fe­ren­cia de de­ter­mi­na­dos im­pues­tos so­bre otros, co­mo el IRPF, que ge­ne­ra dis­tor­sio­nes en la acu­mu­la­ción de ca­pi­tal hu­mano y ha­bría que re­vi­sar in­cor­po­ran­do un fic­to por gas­tos en edu­ca­ción si la si­tua­ción fis­cal lo per­mi­te.

La prin­ci­pal di­fe­ren­cia, no de ges­tión de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca sino con las re­glas de jue­go con la so­cie­dad, ha si­do el quie­bre con la apli­ca­ción de cier­tos ins­tru­men­tos in­va­si­vos de la pri­va­ci­dad. Uti­li­zar la in­clu­sión fi­nan­cie­ra pa­ra ob­te­ner in­for­ma­ción de las per­so­nas o usar la ne­ce­si­dad de re­cau­dar pa­ra in­va­dir las con­duc­tas de gas­to son la for­ma más vil de em­plear el ar­gu­men­to del in­te­rés ge­ne­ral.

— Esas prác­ti­cas son las que si­guen mu­chos paí­ses desa­rro­lla­dos.

— Es una vía con ras­gos fuer­te­men­te au­to­ri­ta­rios que se apar­tan de mu­chas de las tra­di­cio­na­les li­be­ra­les de Oc­ci­den­te, que se­ría desea­ble re­ver­tir. El que se de­be trans­pa­ren­cia es el Es­ta­do, y no al re­vés.

¿Dón­de es­tá el lí­mi­te en­tre los de­re­chos in­di­vi­dua­les fren­te a al­gu­nas pre­ten­sio­nes que tie­ne el Es­ta­do? De a po­co em­pie­zan a ver­se co­sas preo­cu­pan­tes; Chi­na pien­sa es­ta­ble­cer pun­ta­jes so­bre las per­so­nas a par­tir de los re­gis­tros que tie­ne el Es­ta­do en ele­men­tos de la vi­da co­ti­dia­na. Otros paí­ses van en la mis­ma lí­nea.

— Se re­fi­rió a la de­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal pa­ra el ma­ne­jo fis­cal. ¿Qué pro­po­ne? ¿Una re­gla?

— Pa­ra no­so­tros es­to tie­ne dos com­po­nen­tes.

Uno es el uso del pre­su­pues­to co­mo ins­tru­men­to pa­ra re­for­mas, no so­lo en el ta­ma­ño sino en la com­po­si­ción y ca­li­dad del gas­to. Pen­sa­mos en me­ca­nis­mos a ni­vel de ca­da or­de­na­dor de gas­to que in­cen­ti­ven la re­vi­sión de lo que se es­tá ha­cien­do y, even­tual­men­te, po­der in­tro­du­cir me­jo­ras.

Por otro la­do, la apli­ca­ción de re­glas fis­ca­les; lo que hay hoy ha de­mos- tra­do ser muy li­mi­ta­do al po­ner un to­pe de deu­da que even­tual­men­te se mo­di­fi­ca. Y cuan­do li­mi­ta, lo ha­ce de la peor ma­ne­ra, que es re­du­cien­do el gas­to de in­ver­sio­nes.

Hay paí­ses que es­tán em­pe­zan­do a apli­car re­glas de se­gun­da ge­ne­ra­ción, li­mi­tan­do la evo­lu­ción del gas­to co­rrien­te re­la­cio­nán­do­lo con el ni­vel de ac­ti­vi­dad, de ma­ne­ra de dar­le es­pa­cio a la in­ver­sión. En Uru­guay el di­se­ño pro­ba­ble­men­te sur­ja de un tra­ba­jo aca­dé­mi­co de ba­se que se dis­cu­ti­rá lue­go con los de­más par­ti­dos po­lí­ti­cos; lo fun­da­men­tal es que es­ta ins­ti­tu­cio­na­li­dad fis­cal sea un ac­ti­vo com­par­ti­do que ten­ga con­ti­nui­dad en el tiem­po.

—Aho­ra la dis­cu­sión es si se de­be o no ha­cer un ajus­te fis­cal, y có­mo y cuán­do ha­cer­lo. ¿Qué pien­sa us­ted?

— Si hu­bie­ra un cam­bio de go­bierno hoy, di­ría que el mar­gen de ma­nio­bra que per­mi­te la ca­li­fi­ca­ción de ries­go uru­gua­ya de­ja una ven­ta­na de dos o tres años co­mo pa­ra in­tro­du­cir re­for­mas en el gas­to pú­bli­co y fi­nan­ciar un pro­gra­ma de re­for­ma del Es­ta­do que em­pie­ce a dar re­sul­ta­dos en los dos, tres o cin­co años si­guien­tes. En un ho­ri­zon­te de un quin­que­nio se pue­de ge­ne­rar un aho­rro de en­tre 2,5% y 4% del Pro­duc­to co­rri­gien­do in­efi­cien­cias.

A es­to hay que su­mar­le una nue­va re­for­ma o ajus­tes al sis­te­ma previsional, que pa­se pri­me­ro por re­ver­tir le­yes o me­di­das ad­mi­nis­tra­ti­vas de 2007-2008 que ge­ne­ra­ron más ju­bi­la­cio­nes, y des­pués con mo­di­fi­car la gra­dua­ción de la ta­sa de rem­pla­zo pa­ra in­cen­ti­var una pos­ter­ga­ción del re­ti­ro. Eso ha­ría mo­ver dos o tres años la edad pro­me­dio de ju­bi­la­ción, sin te­ner que mo­di­fi­car la edad mí­ni­ma re­que­ri­da.

— ¿No ve ne­ce­sa­rias me­di­das a cor­to pla­zo da­do el ni­vel de dé­fi­cit fis­cal ac­tual?

— Es di­fí­cil sa­ber cuál se­rá la si­tua­ción cuan­do asu­ma el nue­vo go­bierno. Lo que es­pe­ra­mos es que en 2020 por lo me­nos no sea peor que la de hoy y que el gra­do in­ver­sor es­té sos­te­ni­do a la es­pe­ra de lo que pue­dan ser l as de­ci­sio­nes del pró­xi­mo go­bierno. Así se po­dría tra­ba­jar sin ne­ce­si­dad de me­di­das de ur­gen­cia, que ge­ne­ral­men­te son dis­tor­sio­nan­tes.

— Otro pro­ble­ma ac­tual es de em­pleo. ¿Su caí­da es lo na­tu­ral an­te una eco­no­mía que es­tá cre­cien­do apo­ya­da en sec­to­res po­co in­ten­si­vos en mano de obra o es­tán ju­gan­do fac­to­res más es­truc­tu­ra­les?

— Uru­guay tie­ne una ca­li­dad del ca­pi­tal hu­mano bas­tan­te li­mi­ta­da. Eso ha­ce que la evo­lu­ción del em­pleo sea ex­tre­ma­da­men­te de­pen­dien­te de la co­yun­tu­ra o la de­man­da y lo que ge­ne­ra en pues­tos de ba­ja ca­li­fi­ca­ción.

Con el cam­bio tec­no­ló­gi­co y la re­vo­lu­ción in­dus­trial en cur­so en el mun­do, la dis­po­ni­bi­li­dad de re­cur­sos na­tu­ra­les va a ser ca­da vez me­nos re­le­van­te y lo fun­da­men­tal se­rá la ca­li­dad de la mano de obra. Va­mos a te­ner gran­des desafíos en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo pa­ra aten­der esas de­man­das y readap­tar ca­pa­ci­da­des. El com­ba­te al des­em­pleo va por esas lí­neas. Si no se cie­rran esas bre­chas, ha­brá una par­te de la so­cie­dad de­pen­dien­te de em­pleos de ba­ja ca­li­fi­ca­ción y ca­da vez más re­za­ga­da del res­to, y otra par­te que o bien es­ta­rá en una si­tua­ción me­jor o, si el am­bien­te pa­ra los ne­go­cios en Uru­guay no es el apro­pia­do, ter­mi­na­rá emi­gran­do. Los pró­xi­mos cin­co años son una bi­sa­gra: se re­cu­pe­ra una so­cie­dad in­te­gra­da, una fuer­te cla­se me­dia y as­pi­ra­cio­nes de cre­ci­mien­to; o se frag­men­ta, co­mo ha si­do la ca­rac­te­rís­ti­ca por mu­cho tiem­po en mu­chos paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na, y don­de Uru­guay fue una ex­cep­ción.

Los cue­llos de bo­te­lla de ofer­ta que en­fren­ta el país, so­bre to­do en mano de obra ca­li­fi­ca­da, son co­mo tra­tar de ace­le­rar un au­to fre­na­do, que lle­van a que se rom­pa al­go. Lo que se ne­ce­si­ta es li­be­rar la ini­cia­ti­va pri­va­da y fa­ci­li­tar la ins­ta­la­ción de nue­vos ne­go­cios.

— La in­fla­ción ha es­ta­do muy po­cas ve­ces den­tro del ran­go es­pe­ra­do por las au­to­ri­da­des. ¿ La me­ta es de­ma­sia­do am­bi­cio­sa o no hay un com­pro­mi­so real con cum­plir­la?

— Cuan­do no se cum­ple es un pro­ble­ma del go­bierno o de su agen­cia res­pon­sa­ble. Por un la­do, hay que tra­ba­jar en la cre­di­bi­li­dad del Ban­co Cen­tral res­pec­to a las me­tas de i nfla­ción. Lo que pro­me­te, lo tie­ne que cum­plir en el ho­ri­zon­te de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria.

Por otro la­do, Uru­guay no se ha da­do una dis­cu­sión so­bre cuál es su ni­vel óp­ti­mo de in­fla­ción. Se em­pe­zó de un 7% - 9%, que era el via­ble pa­ra 2004, pe­ro lue­go se ba­jó a 3%-7% co­mo una con­ti­nui­dad de al­go que no ha si­do ob­je­to de dis­cu­sión ni aca­dé­mi­ca ni po­lí­ti­ca. La in­fla­ción se­rá dos, tres, tres y me­dio, o al­go se­gu­ra­men­te me­nor que lo que es hoy.

— El con­cep­to de in­te­gra­ción es uno de los ejes del pro­gra­ma de Amo­rín Batlle. ¿Qué plan­tea en con­cre­to?

— Pro­po­ne­mos una in­te­gra­ción in­ter­na­cio­nal pro­mo­vien­do tra­ta­dos co­mer­cia­les; l a nue­va reali­dad de Bra­sil va a abrir opor­tu­ni­da­des.

Tam­bién tra­ba­jar en la in­te­gra­ción in­ter­na y ata­car la dis­gre­ga­ción so­cial que, pe­se a mu­chos es­fuer­zos en los úl­ti­mos 15 años, no se ter­mi­na de co­rre­gir. No al­can­zan pro­gra­mas de asis­ten­cia; hay que coor­di­nar la ba­te­ría de ser­vi­cios pú­bli­cos pa­ra lle­gar a la po­bla­ción ne­ce­si­ta­da.

Ju­lio de Brun

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.