Au­men­to de la con­cen­tra­ción y la ex­tran­je­ri­za­ción de las tie­rras

Búsqueda - - CAMPO -

bía más de 80.000 pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios, hoy que­da­mos me­nos de 40.000.

A ve­ces re­co­rro las zo­nas don­de tra­ba­jé vi­si­tan­do pro­duc­to­res con los cua­les apren­dí mu­cho. La­men­ta­ble­men­te la ma­yo­ría ya no es­tán. Son fa­mi­lias que tu­vie­ron que aban­do­nar la ac­ti­vi­dad y hoy so­lo que­dan ta­pe­ras en lo que fue­ron sus cam­pos.

Hay va­rios fac­to­res que in­flu­yen en es­tas ten­den­cias de mi­gra­ción de la po­bla­ción ru­ral a los cen­tros po­bla­dos y que es un fe­nó­meno mun­dial.

En­tre es­tos fac­to­res hay co­sas po­si­ti­vas co­mo la me­jo­ra de la pro­duc­ti­vi­dad, pe­ro tam­bién hay mu­chos as­pec­tos ne­ga­ti­vos des­de el pun­to de vis­ta so­cial y de los cos­tos de la in­fra­es­truc­tu­ra que de­be cons­truir­se en las ciu­da­des.

En ge­ne­ral los paí­ses se preo­cu­pan y ge­ne­ran po­lí­ti­cas pa­ra man­te­ner la gen­te en el cam­po por el im­pac­to que es­to tie­ne en el desa­rro­llo equi­li­bra­do del te­rri­to­rio y en la sus­ten­ta­bi­li­dad de la pro­duc­ción de ali­men­tos.

— ¿Y el Po­der Eje­cu­ti­vo qué ha­ce al res­pec­to?

— Nos cons­ta que al MGAP le preo­cu­pa eso y tie­ne va­rios pro­gra­mas de apo­yo a los pro­duc­to­res fa­mi­lia­res con los que coin­ci­di­mos en el ob­je­ti­vo, pe­ro es­tá muy so­lo y lo que es­tá su­ce­dien­do ame­ri­ta re­vi­sar las es­tra­te­gias.

En 16 años, del 2000 al 2016, en Uru­guay cam­bia­ron de pro­pie­dad al­go más de ocho mi­llo­nes de hec­tá­reas de un to­tal de 15,8 mi­llo­nes, más de la mi­tad del te­rri­to­rio pro­duc­ti­vo del país.

Ca­si la mi­tad de las tie­rras co­mer­cia­li­za­das fue­ron ven­di­das por pro­duc­to­res de me­nos de 1.000 hec­tá­reas, des­apa­re­cie­ron pro­duc­to­res fa­mi­lia­res que no pu­die­ron afron­tar l os cos­tos de pro­duc­ción y sos­te­ner a sus fa­mi­lias. Se pier­de ex­pe­rien­cia, co­no­ci­mien­to, tra­ba­jo y te­ji­do so­cial en el in­te­rior del país.

Más de la mi­tad de la tie­rra ven­di­da fue ad­qui­ri­da por so­cie­da­des anó­ni­mas; no se pue­de iden­ti­fi­car la na­cio­na­li­dad de los due­ños, se­gu­ra­men­te la ma­yo­ría son ex­tran­je­ros. Del res­to ob­te­ni­do por per­so­nas fí­si­cas, el 61% fue ad­qui­ri­do por ex­tran­je­ros y el 39% por uru­gua­yos.

La ARU es­ti­ma que cer­ca del 35% de la su­per­fi­cie del país es­tá en ma­nos ex­tran­je­ras, se es­tá au­men­tan­do la con­cen­tra­ción y ex­tran­je­ri­za­ción de la tie­rra y se es­tá per­dien­do po- bla­ción ru­ral.

No es­ta­mos di­cien­do que se de­ba prohi­bir la in­ver­sión ex­tran­je­ra, sino que se de­be dar a los pro­duc­to­res uru­gua­yos y a las agroin­dus­trias de to­dos los sec­to­res l as mis­mas con­di­cio­nes que se les da a las in­ver­sio­nes que lle­gan al país.

Creo que co­mo país nos de­be­mos una dis­cu­sión de qué ti­po de sec­tor ru­ral que­re­mos cons­truir y qué ti­po de pro­duc­to­res es­ta­mos dis­pues­tos a ayu­dar a que­dar­se tra­ba­jan­do en sus tie­rras y de qué ma­ne­ra.

Otro te­ma que ha es­ta­do siem­pre den­tro de las preo­cu­pa­cio­nes de la ARU es la edu­ca­ción en el me­dio ru­ral.

En los 147 años de la ARU los pro­duc­to­res y tra­ba­ja­do­res ru­ra­les he­mos co­la­bo­ra­do a tra­vés de be­ne­fi­cios, do­na­cio­nes y jor­na­das de tra­ba­jo en el man­te­ni­mien­to de las es­cue­las ru­ra­les.

Hoy la r ea­li­dad de des­po­bla­ción del cam­po nos es­tá im­po­nien­do la des­apa­ri­ción de mu­chas es­cue­las ru­ra­les por fal­ta de ni­ños.

Nues­tra preo­cu­pa­ción es la inequi­dad en las opor­tu­ni­da­des y los cos­tos de la edu­ca­ción en­tre los ni­ños que na­cen en el cam­po y los que na­cen en las ciu­da­des.

La edu­ca­ción, el co­no­ci­mien­to y la ca­pa­ci­ta­ción es una de las ba­ses pa­ra el ejer­ci­cio de la li­ber­tad ple­na de las per­so­nas.

Una edu­ca­ción equi­ta­ti­va y de al­to ni­vel es el ma­yor avan­ce ha­cia una ma­yor j us­ti­cia so­cial, por­que po­si­bi­li­ta igua­lar las opor­tu­ni­da­des en el arran­que de la vi­da pro­duc­ti­va de las per­so­nas y les per­mi­te op­tar li­bre­men­te por las di­fe­ren­tes op­cio­nes de tra­ba­jo que se les pre­sen­ten.

Sin co­no­ci­mien­to y ca­pa­ci­da­des son po­cas las opor­tu­ni­da­des y op­cio­nes de tra­ba­jo y van a ser me­nos en el fu­tu­ro.

Hoy los ni­ños que na­cen en el cam­po de Uru­guay, hi­jos de pro­duc­to­res y de tra­ba­ja­do­res ru­ra­les, tie­nen en mu­chos ca­sos di­fi­cul­ta­des de ac­ce­so a la edu­ca­ción pri­ma­ria y ma­yo­res di­fi­cul­ta­des de ac­ce­so a la edu­ca­ción se­cun­da­ria con cos­tos fa­mi­lia­res que en mu­chos ca­sos ha­cen in­via­ble su con­cu­rren­cia a los cen­tros edu­ca­ti­vos. Te­ne­mos que tra­ba­jar pa­ra me­jo­rar es­ta reali­dad.

— ¿ Cuá­les son las ta­reas pen­dien­tes del go­bierno pa­ra apun­ta­lar la pro­duc­ción del cam­po? ¿Qué me­di­das con­cre­tas de­be­ría apli­car?

— Hay que ha­cer un es­fuer­zo por me­jo­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad del país, y es­to de­be­ría ser un ob­je­ti­vo per­ma­nen­te.

Es una ta­rea pa­ra co­men­zar ya y que de­be­rá se­guir con el pró­xi­mo go­bierno, cual­quie­ra sea el par­ti­do que ga­ne las elec­cio­nes del año pró­xi­mo.

Por eso que­re­mos vol­ver a or­ga­ni­zar en 2019 un pa­nel con los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les pa­ra que ex­pon­gan sus pro­gra­mas de go­bierno.

Es­toy con­ven­ci­do de que la com­pe­ti­ti­vi­dad de los paí­ses co­mien­za por un Es­ta­do com­pe­ti­ti­vo. En­ton­ces de­be­ría­mos em­pe­zar por me­jo­rar la ges­tión es­ta­tal, eli­mi­nar el dé­fi­cit fis­cal cró­ni­co, que se gas­te me­nos y se gas­te me­jor.

Ne­ce­si­ta­mos un Es­ta­do efi­cien­te y efi­caz y eso abar­ca al go­bierno y a las in­ten­den­cias. Ne­ce­si­ta­mos una bu­ro­cra­cia bien en­ten­di­da, pro­fe­sio­nal, de ca­rre­ra en la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, muy bien re­mu­ne­ra­da, leal a la fun­ción pú­bli­ca y no de­pen­dien­te del par­ti­do que go­bier­ne.

Con­si­de­ro que la ini­cia­ti­va y el im­pul­so que el pre­si­den­te Váz­quez le ha da­do al go­bierno di­gi­tal va en ese sen­ti­do, es muy im­por­tan­te y no se ha des­ta­ca­do lo su­fi­cien­te.

Pre­ci­sa­mos me­jo­rar nues­tra in­ser­ción in­ter­na­cio­nal, es­ta­mos muy atra­sa­dos con res­pec­to a nues­tros com­pe­ti­do­res en ese as­pec­to y de­ja­mos mu­chos mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra in­gre­sar en prác­ti­ca­men­te to­dos los paí­ses con los que co­mer­cia­li­za­mos nues­tros pro­duc­tos.

Creo que los pri­va­dos tam­bién te­ne­mos ta­reas pen­dien­tes en es­ta ma­te­ria. Co­mo agen­tes de la pro­duc­ción, no he­mos lo­gra­do con­ven­cer a nues­tra cla­se di­ri­gen­te de que nos va la vi­da en la in­te­gra­ción co­mer­cial, la dis­cu­sión se ha es­tan­ca­do en as­pec­tos ideo­ló­gi­cos y no la he­mos po­di­do lle­var al te­rreno de las opor­tu­ni­da­des eco­nó­mi­cas que se le abren a un país co­mo Uru­guay: de la can­ti­dad de in­ver­sio­nes que po­dría­mos cap­tu­rar y el em­pleo que po­dría­mos ge­ne­rar.

Lo­grar acuer­dos co­mer­cia­les pa­ra me­jo­rar las con­di­cio­nes de ac­ce­so a los mer­ca­dos de nues­tros pro­duc­tos es una ne­ce­si­dad im­pos­ter­ga­ble.

Hay que ha­cer un es­fuer­zo pa­ra me­jo­rar las re­la­cio­nes y la ri­gi­dez l abo­ral por­que es­tán afec­tan­do la in­ver­sión, el em­pleo y la via­bi­li­dad de mu­chas em­pre­sas.

Cuan­do el gas­to au­men­ta en for­ma des­me­di­da, apro­ve­chan­do el ci­clo po­si­ti­vo de la eco­no­mía y no tie­ne en cuen­ta la ca­pa­ci­dad de gas­to es­truc­tu­ral o la re­cau­da­ción de lar­go pla­zo, se co­rre el ries­go de ar­mar sis­te­mas de pro­tec­ción so­cial de­ma­sia­do ca­ros y no sos­te­ni­bles.

Cuan­do hay que ajus­tar y cuan­do hay que ha­cer­lo en for­ma abrup­ta, esos ajus­tes sue­len ser bru­tal­men­te re­gre­si­vos. Es­to el país ya lo ha vi­vi­do en más de una opor­tu­ni­dad y no es bueno pa­ra na­die.

Lo mis­mo ocu­rre con el sis­te­ma de re­la­cio­nes la­bo­ra­les, si Uru­guay no reac­cio­na y no ar­ma un sis­te­ma más mo­derno y fle­xi­ble, se­gui­re­mos pa­gan­do el cos­to con me­nos pues­tos de tra­ba­jo y los más per­ju­di­ca­dos son los tra­ba­ja­do­res que que­dan en la ca­lle, las em­pre­sas que cie­rran y, fi­nal­men­te, el país en su con­jun­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.