¡Aho­ra sí!: a su­bir­se al es­tri­bo de Bra­sil

Búsqueda - - EMPRESAS Y NEGOCIOS - Por Gui­ller­mo Si­car­di

“Ten­go cla­ro que Uru­guay tie­ne que su­bir­se al es­tri­bo del Bra­sil por­que se­rá una su­per­po­ten­cia de las que cor­ta el ba­ca­lao grue­so en el mun­do”, de­cla­ra­ba Jo­sé Mu­ji­ca al re­ci­bir al ex­pre­si­den­te (hoy pre­si­dia­rio) Luis Iná­cio Lu­la Da Sil­va, en su vi­si­ta a Montevideo en ma­yo de 2010.

Pa­sa­ron ocho años y “cam­bia, to­do cam­bia”: Lu­la es­tá pre­so por co­rrup­to, jun­to con va­rios di­ri­gen­tes del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res y em­pre­sa­rios que se su­ma­ron al saqueo or­ga­ni­za­do por po­lí­ti­cos es­ta­tis­tas. Es la mis­ma re­ce­ta que re­pi­te el so­cia­lis­mo en to­do tiem­po y lu­gar: cen­tra­li­za­ción del po­der, mer­ca­dos re­gu­la­dos, be­ne­fi­cios re­par­ti­dos por el po­lí­ti­co de turno, trá­fi­co de fa­vo­res, co­rrup­ción y re­ce­sión. Co­mo bien de­cía Mar­ga­ret That­cher: “El so­cia­lis­mo fra­ca­sa cuan­do se les aca­ba el di­ne­ro... de los de­más”. Y se aca­bó.

Aho­ra ga­nó Bol­so­na­ro. Lo ca­li­fi­can de “ex­tre­ma de­re­cha” por­que le re­gis­tran al­gu­nas de­cla­ra­cio­nes in­fe­li­ces du­ran­te su lar­ga tra­yec­to­ria pú­bli­ca. Pa­re­ce que eso va­le más que vein­ti­sie­te años en el Par­la­men­to sin ta­cha de co­rrup­to ni ti­rano, que su bien ela­bo­ra­da pro­pues­ta de go­bierno o que el dis­cur­so que le­yó ape­nas se su­po ga­na­dor. El tiem­po di­rá.

Lo que es­tá cla­ro es que Bra­sil se har­tó del so­cia­lis­mo y pa­re­ce que quie­re pro­bar con un po­co de li­be­ra­lis­mo. El li­be­ra­lis­mo no es gol­pe mi­li­tar, sino que es dar­les se­gu­ri­dad a los ciu­da­da­nos. No es le­gis­lar a fa­vor de los em­pre­sa­rios, sino del mer­ca­do. No es li­mi­tar los de­re­chos so­cia­les, sino exi­gir la con­tra­par­ti­da de la res­pon­sa­bi­li­dad. Es­to fue lo que pro­pu­so Bol­so­na­ro en for­ma cla­ra y sin pe­los en la len­gua. La gen­te lo en­ten­dió y lo vo­tó.

Pa­re­ce que tam­po­co les fue bien a los que ju­ga­ron “al me­dio”, sea al gra­dua­lis­mo o a la evo­lu­ción. ¡ Na­da de pa­ños ti­bios! O de­fien­des el li­bre mer­ca­do y vas por la pri­va­ti­za­ción de em­pre­sas pú­bli­cas in­efi­cien­tes ( co­mo An­cap) o no lo de­fien­des. O es­tás a fa­vor de la in­te­gra­ción co­mer­cial al mun­do y pa­teas el Mer­co­sur, o mue­res con él. O per­mi­tes el por­te de ar­mas pa­ra que los ciu­da­da­nos ho­nes­tos se de­fien­dan, o las de­jas en mano de los de­lin­cuen­tes pa­ra que te si­gan ma­tan­do. La­men­to de­cir­lo, pe­ro he­mos lle­ga­do a un pun­to don­de no hay lu­gar pa­ra los gri­ses.

Bra­sil aho­ra va a ir por el mis­mo ca­mino que con­du­jo a la pros­pe­ri­dad a paí­ses co­mo Co­rea del Sur, Nue­va Ze­lan­da, Es­to­nia, Chi­le o los paí­ses nór­di­cos que aban­do­na­ron la so­cial­de­mo­cra­cia: abrir los mer­ca­dos, ba­jar im­pues­tos, re­du­cir bu­ro­cra­cia y fle­xi­bi­li­zar las re­la­cio­nes la­bo­ra­les.

Los te­mo­res de un Bol­so­na­ro gol­pis­ta, ho­mo­fó­bi­co y ra­cis­ta no ten­drán ca­bi­da si se abre la eco­no­mía y li­be­ran los mer­ca­dos, ya que se­rán los in­di­vi­duos — ha­cien­do sus elec­cio­nes en li­ber­tad— quie­nes de­ci­di­rán com­prar, ven­der, fa­bri­car o ser­vir a ho­mo­se­xua­les, ne­gros, ex­tran­je­ros o mar­cia­nos. Sal­vo que Bra­sil se trans­for­me en un to­ta­li­ta­ris­mo con li­ber­tad de co­mer­cio co­mo Chi­na, las op­cio­nes an­ti­de­mo­crá­ti­cas no ten­drán ca­bi­da.

Mu­cho más mie­do me­ten las de­cla­ra­cio­nes de Cons­tan­za Mo­rei­ra: “Bra­sil pa­re­ce ha­ber inau­gu­ra­do un Es­ta­do teo­crá­ti­co con Dios co­mo re­fe­ren­te. Y el prin­ci­pal de­re­cho se­rá el de la pro­pie­dad pri­va­da. Na­die que es­té en sus ca­ba­les de­mo­crá­ti­cos pue­de es­tar fes­te­jan­do es­to”. Es exac­ta­men­te al re­vés: so­lo las dic­ta­du­ras y las mo­nar­quías feu­da­les im­pi­den la pro­pie­dad pri­va­da, por­que es el me­dio que tie­ne la gen­te pa­ra ga­nar­se la vi­da por sus pro­pios me­dios, sin ne­ce­si­dad de so­me­ter­se al mo­nar­ca, al par­ti­do o al go­ber­nan­te de turno.

Uru­guay de­be su­bir­se al es­tri­bo de es­te pro­ce­so ha­cia ma­yor li­ber­tad y me­nos Es­ta­do. O me­jor aún: que se suba di­rec­ta­men­te a la mon­tu­ra y to­me las rien­das del cam­bio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.