“Era un hom­bre muy com­ple­jo y

La es­cri­to­ra y pe­rio­dis­ta bri­tá­ni­ca Les­ley-ann Jo­nes re­cuer­da a

Búsqueda - - VIDA CULTURAL -

La fe­cha es­ta­ba con­fir­ma­da. El l ugar del con­cier­to, re­ser­va­do. El pre­con­tra­to, fir­ma­do. Has­ta las en­tra­das es­ta­ban im­pre­sas y lis­tas pa­ra sa­lir a la ven­ta. La ban­da de rock más im­por­tan­te del mun­do lle­ga­ría a Uru­guay en lo más al­to de su ca­rre­ra. El 23 de no­viem­bre de 1983, Queen pu­do ha­ber to­ca­do en el Es­ta­dio Cen­te­na­rio. Sin em­bar­go, al­go sa­lió mal. Aquel año, el gru­po in­glés te­nía pen­sa­do re­gre­sar a La­ti­noa­mé­ri­ca con la ex­cu­sa de pro­mo­cio­nar el dis­co Hot Spa­ce, des­pués del éxi­to ob­te­ni­do en Ar­gen­ti­na y Bra­sil en 1981. La gi­ra es­ta­ba pac­ta­da pa­ra dos shows en Bue­nos Ai­res, uno en Montevideo y tres o cua­tro en ciu­da­des del país nor­te­ño. To­do con una con­di­ción: el tour no se ha­cía si can­ce­la­ban los shows bra­si­le­ños. Y al fi­nal se can­ce­la­ron. El res­to es his­to­ria. Dos años des­pués, el gru­po li­de­ra­ría el pri­mer Rock in Río. La opor­tu­ni­dad de ver­los acá ya ha­bía pa­sa­do.

“En esa épo­ca, Fred­die Mer­cury que­ría to­car en los me­jo­res es­ta­dios de fút­bol de Su­da­mé­ri­ca”, cuen­ta a Bús­que­da des­de Lon­dres la pe­rio­dis­ta y es­cri­to­ra Les­ley-ann Jo­nes, una de las per­so­nas que más sa­be de la vi­da de Mer­cury. “Su in­ten­ción siem­pre fue que los shows de la ban­da fue­ran in­creí­bles en los lu­ga­res en don­de l os con­cier­tos de rock de es­ta­dios no eran co­mu­nes. Es­ta­ba fas­ci­na­do con la po­pu­la­ri­dad que el gru­po te­nía en Amé­ri­ca del Sur. Por eso, siem­pre fue un des­tino muy im­por­tan­te pa­ra la ban­da”.

Les­ley- Ann Jo­nes es l a res­pon­sa­ble de Fred­die Mer­cury, la bio­gra­fía de­fi­ni­ti­va, un va­lio­so y muy com­ple­to tra­ba­jo so­bre la vi­da del icó­ni­co lí­der de Queen, que aca­ba de re­edi­tar­se en Lon­dres. Pu­bli­ca­da ori­gi­nal­men­te en 2012, la obra es­tá con­si­de­ra­da co­mo la bio­gra­fía más com­ple­ta del can­tan­te, fa­lle­ci­do el 24 de no­viem­bre de 1991, y que aho­ra re­vi­ve gra­cias al es­treno de la bio­pic Bohe­mian Rhap­sody (ver no­ta apar­te). Jo­nes vio la pe­lí­cu­la y no es­tá del to­do de acuer­do con lo que se cuen­ta en ella. “No di­ría que me gus­tó. Es una in­ter­pre­ta­ción ra­zo­na­ble de la his­to­ria de Fred­die, pe­ro es muy di­fí­cil re­su­mir 45 años de la vi­da de una per­so­na en dos ho­ras. Tu­vie­ron que de­jar mu­chas co­sas afue­ra. Y me pa­re­ce que la cro­no­lo­gía que apa­re­ce en la pe­lí­cu­la no es co­rrec­ta. Hay cier­tas co­sas, y cier­tas per­so­nas, que de­be­rían ha­ber­se i nclui­do… pe­ro la ac­tua­ción de Ra­mi Ma­lek es bri­llan­te. Es un Fred­die fan­tás­ti­co”. Si bien la es­cri­to­ra no par­ti­ci­pó di­rec­ta­men­te de la pe­lí­cu­la, el guio­nis­ta del pro­yec­to, Pe­ter Mor- gan, se ins­pi­ró en su bio­gra­fía co­mo ba­se.

El e ni g má­ti c o Fred­die. Les­lie- Ann Jo­nes co­no­ció al cant an­te de Queen en 1982, cuan­do lo en­tre­vis­tó pa­ra un dia­rio in­glés. “A par­tir de ahí nos hi­ci­mos ami­gos”, re­cuer­da. “En esos días, pa­ra un pe­rio­dis­ta era po­si­ble co­no­cer a los ar­tis­tas y, si uno se lle­va­ba bien con ellos, po­día ha­cer­se ami­go”. Y eso fue lo que su­ce­dió. Po­co des­pués, el can­tan­te la in­vi­tó a ir de gi­ra por Eu­ro­pa. En esa épo­ca, la ban­da pa­re­cía in­ven­ci­ble. Su po­pu­la­ri­dad cre­cía ca­da vez más sos­te­ni­da en éxi­tos co­mo Anot­her One Bi­tes the Dust, Crazy Little Thing Ca­lled Lo­ve o Un­der Pres­su­re. Y a pe­sar de to­dos los ex­ce­sos con que se re­cuer­da a Fred­die — na­ci­do en Zan­zí­bar, una pe­que­ña is­la de Tan­za­nia, co­mo Fa­rrokh

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.