Ar­te de la men­ti­ra

Búsqueda - - VIDA CULTURAL - Por Ro­dol­fo M. Fat­to­ru­so

La mor­daz sá­ti­ra po­lí­ti­ca de Jo­nat­han Swift es el pro­duc­to di­rec­to de que ha­ya de­ja­do el hom­bre de ser la me­di­da de las co­sas al de­rrum­bar­se la fe re­na­cen­tis­ta. Cla­ro que si el hom­bre y su dis­po­si­ción mo­ral, po­lí­ti­ca y so­cial son el ob­je­to de su in­ce­san­te di­lu­vio de vi­tu­pe­rios, y la prue­ba con­tun­den­te so­bre la na­tu­ra­le­za de­fec­tuo­sa de los hom­bres y sus ins­ti­tu­cio­nes, to­do tien­de a in­di­car que no ten­dría ma­yor sen­ti­do vol­ver­se lo­co por­que los lo­cos, en tiem­pos fa­tuos o cí­ni­cos co­mo es­tos que hoy te­ne­mos, fue­ron des­pla­za­dos de su con­di­ción re­fe­ren­cial del uni­ver­so y de sus sim­ples o com­ple­jos com­po­nen­tes.

Hay un vi­cio que a Swift cla­ra­men­te le ha­cía per­der la cal­ma; y es que el hom­bre, que ha de­mos­tra­do por to­dos los me­dios po­si­bles su in­sol­ven­cia in­te­lec­tual, mo­ral y or­ga­ni­za­ti­va a los efec­tos de dis­po­ner de una for­ma pa­cí­fi­ca y ra­cio­nal de vi­da en­tre sus se­me­jan­tes y sus ve­ci­nos del reino na­tu­ral, per­sis­ta en su error y en su vo­lun­tad de man­te­ner un sis­te­ma cla­ra­men­te cha­pu­ce­ro y fa­laz. Con­si­de­ra que la po­lí­ti­ca, co­mo re­sig­na­da úl­ti­ma fron­te­ra de esas fla­que­zas, es el ám­bi­to pro­pi­cio pa­ra que tan­to vi­cio se sien­ta a sus an­chas.

Res­pec­to de es­ta úl­ti­ma ac­ti­vi­dad, su pro­me­sa de tra­ta­do nun­ca cum­pli­da y ti­tu­la­da El ar­te de la men­ti­ra po­lí­ti­ca ( Se­qui­tur, Gus­si), li­bro que es el an­ti­ci­po co­men­ta­do de un li­bro que ja­más se es­cri­bió, mues­tra que la ver­sa­ción de los po­lí­ti­cos en ese di­fí­cil ar­te que re­cla­ma tan­ta apli­ca­ción y cons­tan­cia, los lle­vó a se­pa­rar en tres gran­des gru­pos la ín­do­le de su ta­rea. En su es­fuer­zo por cla­ri­fi­car, di­ce que se­gún el au­tor que es­cri­bi­rá el li­bro que no se es­cri­bió, hay tres ti­pos de men­ti­ras que los po­lí­ti­cos uti­li­zan, a sa­ber: “La men­ti­ra ca­lum­nio­sa, la men­ti­ra por au­men­to y la men­ti­ra por tras­la­ción. La men­ti­ra por au­men­to atri­bu­ye a un gran per­so­na­je ma­yor repu­tación de la que le per­te­ne­ce, y es­to pa­ra po­ner­lo en con­di­cio­nes de ser­vir a de­ter­mi­na­do buen fin o pro­pó­si­to. La men­ti­ra de ma­le­di­cen­cia, de de­trac­ción, de ca­lum­nia o men­ti­ra di­fa­ma­to­ria es la que arre­ba­ta a un gran hom­bre la repu­tación que se ga­nó jus­ta­men­te, por te­mor a que use de la mis­ma en de­tri­men­to del pú­bli­co. La men­ti­ra de tras­la­ción es la que trans­fie­re el mé­ri­to de una bue­na ac­ción de un hom­bre a otro po­see­dor de cua­li­da­des su­pe­rio­res; o por la que se qui­ta el de­mé­ri­to de una ma­la ac­ción a quien la co­me­tió pa­ra trans­fe­rir­lo a un hom­bre con me­no­res mé­ri­tos”.

Es real­men­te una pe­na que es­te li­bro nun­ca se ha­ya es­cri­to, por­que es de­ci­di­da­men­te atrac­ti­vo lo que tie­ne pa­ra re­ve­lar­nos. Swift, hi­rien­te en sus iro­nías, im­pla­ca­ble en sus de­nun­cias, lle­ga a ni­ve­les de ex­qui­si­tez a la ho­ra de en­ten­der­se con la ro­za­gan­te vi­da de las men­ti­ras. Por ejem­plo, nos di­ce que en un even­tual ca­pí­tu­lo, el au­tor del tra­ta­do abun­da­rá so­bre la re­la­ción en­tre tiem­po y men­ti­ras, de­ta­lle que en cual­quier cir­cuns­tan­cia y aun en los es­tra­dos de la Jus­ti­cia, es de­ci­si­vo, por­que no es lo mis­mo men­tir que men­tir un ra­to lar­go o men­tir siem­pre: “El ca­pí­tu­lo no­veno tra­ta de la ce­le­ri­dad y de la du­ra­ción de las men­ti­ras. Res­pec­to a la ra­pi­dez con que cir­cu­lan las men­ti­ras, el au­tor afir­ma que re­sul­ta ca­si in­creí­ble; ofre­ce al­gu­nos ejem­plos de men­ti­ras que han co­rri­do más de­pri­sa y he­cho más ca­mino que el que po­dría ha­cer un hom­bre del ser­vi­cio de Co­rreo. Las men­ti­ras ate­rra­do­ras se di­fun­den con una ve­lo­ci­dad pro­di­gio­sa, a más de diez mi­llas por ho­ra. Las que se di­fun­den en sor­di­na, so­lo cir­cu­lan en un es­tre­cho ra­dio pe­ro cir­cu­lan y se di­fun­den ahí con mu­cha ra­pi­dez. Sos­tie­ne que re­sul­ta im­po­si­ble ex­pli­car los dis­tin­tos fe­nó­me­nos re­la­ti­vos a la ra­pi­dez de las men­ti­ras, sin te­ner en cuen­ta el sin­cro­nis­mo y la com­bi­na­ción, es de­cir, sin su­po­ner que va­rias per­so­nas, por así de­cir, acor­da­das en­tre sí, han sol­ta­do al mis­mo tiem­po la mis­ma men­ti­ra en dis­tin­tos lu­ga­res. Por lo que a la du­ra­ción de las men­ti­ras se re­fie­re, sos­tie­ne que de­ben dis­tin­guir­se va­rios ti­pos ya que las hay de mu­chos gé­ne­ros: a sa­ber, men­ti­ras de ho­ras, de días, de años y de si­glos; que se dan de­ter­mi­na­das men­ti­ras po­lí­ti­cas que co­mo los in­sec­tos mue­ren y re­vi­ven ba­jo nue­vas for­mas; que los bue­nos ar­tis­tas, co­mo los que cons­tru­yen ca­sa en tie­rra arren­da­da, sa­ben cal­cu­lar con tal se­gu­ri­dad la du­ra­ción de una men­ti­ra que es­ta se ajus­ta per­fec­ta­men­te a sus pro­pó­si­tos, per­vi­ve y se man­tie­ne el tiem­po del arrien­do”.

Re­co­mien­do la lec­tu­ra de Jo­nat­han Swift. Es una ins­ti­ga­ción que hoy dra­má­ti­ca­men­te se echa de me­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.