Freaky Fred­die

Bohe­mian Rhap­sody, de Br­yan Sin­ger

Búsqueda - - VIDA CULTURAL -

Tras la pre­sen­ta­ción de ri­gor, con el lo­go de 20th Cen­tury Fox y su cor­ti­na mu­si­cal in­ter­ve­ni­da por los ca­rac­te­rís­ti­cos so­ni­dos de la gui­ta­rra de Brian May, par­te dis­tin­ti­va del so­ni­do de Queen, co­mien­za la pe­lí­cu­la. Y lo ha­ce con una mues­tra de lo que se­rá el fi­nal. Lue­go de esa pe­que­ña y re­pre­sen­ta­ti­va mues­tra, he­cha de frag­men­tos y sím­bo­los (las ga­fas de sol, las za­pa­ti­llas, los ga­tos, el pa­que­te de ci­ga­rri­llos, el mi­cró­fono, el pas­ti­lle­ro), la pe­lí­cu­la va ha­cia atrás, ha­cia 1970, pa­ra pre­sen­tar las pie­zas que con­for­man la his­to­ria de Queen en un as­cen­den­te or­den cro­no­ló­gi­co. Y to­do lo que si­gue a con­ti­nua­ción es pa­ra lle­gar has­ta es­te fi­nal. O me­jor: ese emo­cio­nan­te y gran­dio­so fi­nal, el con­cier­to de la ban­da in­gle­sa en Wem­bley, en 1985, en el mar­co del Li­ve Aid. En­tre es­tos dos pun­tos hay una pe­lí­cu­la con­ven­cio­nal, a ve­ces be­rre­ta, no del to­do ma­la, so­bre un per­so­na­je fue­ra de lo con­ven­cio­nal, na­rra­da con buen pul­so por Br­yan Sin­ger, di­rec­tor de Los sos­pe­cho­sos de siem­pre, las dos pri­me­ras X Men y Su­per­man Re­turns.

A pri­me­ra vis­ta, Sin­ger pa­re­ce un ci­neas­ta más que ade­cua­do pa­ra una bio­pic de un per­so­na­je com­ple­jo co­mo Fred­die Mer­cury. Pe­ro el asun­to no fue tan sen­ci­llo. Du­ran­te el ro­da­je tu­vo al­gu­nos en­con­tro­na­zos con Ra­mi Ma­lek, el ac­tor que in­ter­pre­ta al can­tan­te. Ade­más, ale­gan­do com­pli­ca­cio­nes de sa­lud de su pa­dre, se au­sen­ta­ba de­ma­sia­do se­gui­do y du­ran­te de­ma­sia­do tiem­po del set. Fue des­pe­di­do. En su lu­gar in­gre­só Dex­ter Flet­cher, cu­rio­sa­men­te uno de los pri­me­ros nom­bres que se ma­ne­ja­ron cuan­do sur­gió el pro­yec­to, en 2010.

Fue así. Al prin­ci­pio, la pe­lí­cu­la iba a con­tar con Sa­cha Ba­ron Cohen ( Bo­rat) en el pa­pel cen­tral. El ac­tor aban­do­nó el pro­yec­to de­bi­do a di­fe­ren­cias crea­ti­vas con los pro­duc­to­res, en­tre ellos el pro­pio May. Se­gún con­tó, la idea de los pro­duc­to­res era que Mer­cury mu­rie­ra a la mi­tad de la pe­lí­cu­la, de­jan­do la se­gun­da mi­tad re­ser­va­da pa­ra ilus­trar có­mo la ban­da se­guía ade­lan­te con el le­ga­do.

A fi­nes de 2013 se anun­ció que Ben Whis­haw ( El per­fu­me) in­ter­pre­ta­ría a Mer­cury ba­jo la di­rec­ción de Flet­cher, con guion de Pe­ter Mor­gan ( La rei­na). En mar­zo del año si­guien­te Flet­cher (que aca­ba de di­ri­gir la bio­pic de El­ton John) se re­ti­ró del pro­yec­to ale­gan­do “di­fe­ren­cias crea­ti­vas” con la pro­duc­ción.

Pa­só un año an­tes de que se ini­cia­ra la re­es­cri­tu­ra del guion por par­te de Ant­hony Mccar­ten ( La teo­ría del to­do). En di­ciem­bre de 2016 in­gre­sa­ron Sin­ger y Ma­lek. El res­to del elen­co se in­cor­po­ró ca­si un año más tar­de. Y la ver­dad que es sor­pren­den­te el tra­ba­jo de cas­ting, por­que Gwilym Lee, Ben Hardy y Jo­seph Maz­ze­llo pa­re­cen ré­pli­cas de los otros miem­bros del gru­po; aun­que lo más asom­bro­so es el pa­re­ci­do de Lee con May, el gui­ta­rris­ta.

La fuer­za de las can­cio­nes de Queen y có­mo fue­ron crea­das son par­te esen­cial del atrac­ti­vo de es­te fil­me. Aquí pue­de ver­se la di­ná­mi­ca de la ban­da, los ex­pe­ri­men­tos so­no­ros, y que esa can­ción in­men­sa he­cha de tres can­cio­nes y que da tí­tu­lo al fil­me apa­re­ció de ma­ne­ra frag­men­ta­da y tem­pra­na en la men­te de Mer­cury. Y tam­bién: sus al­ti­ba­jos emo­cio­na­les, las con­tra­dic­cio­nes que con­vi­vían en él, sus amo­res, su am­bi­ción y su so­le­dad. El pa­pel de Paul Pren­ter en su vi­da. Hay un mo­men­to be­llí­si­mo en el que jun­to a Mary Aus­tin ( Lucy Boyn­ton), su no­via, mi­ran el con­cier­to de Queen en Río por te­le­vi­sión. Él le co­men­ta que, es­tan­do allí, no sa­bía si to­da esa gen­te, esas mi­les de per­so­nas, en­ten­dían al­go de lo que es­ta­ba can­tan­do... Has­ta que al­go su­ce­dió. Es­ce­na pe­que­ña, sen­ci­lla, de lo me­jor del fil­me, ilus­tra a la per­fec­ción la re­la­ción de Mer­cury y la ban­da con el pú­bli­co y vi­ce­ver­sa.

Es un acier­to que sea Mi­ke Myers quien in­ter­pre­te a Ray Fos­ter, el hom­bre que no con­fía en el po­ten­cial de Bohe­mian Rhap­sody, cuan­do pre­ci­sa­men­te fue a tra­vés de Myers y la es­ce­na de aper­tu­ra de El mun­do de Way­ne (1992), en la que los per­so­na­jes en­to­nan la can­ción, que la ban­da in­gle­sa re­gre­só a las ra­dios de EE.UU. des­pués de ha­ber si­do bo­rra­da de MTV por el clip de I Want To Break Free, don­de los miem­bros del gru­po apa­re­cían tra­ves­ti­dos (vi­deo que tam­bién es re­cons­trui­do al de­ta­lle en es­te fil­me). El de­par­ta­men­to de ar­te (y en es­pe­cial el de pe­lu­cas y apli­ques) tra­ba­jó du­ro y se no­ta. Aun­que el tra­ba­jo más pe­sa­do es el de Ma­lek, co­no­ci­do por la se­rie Mr. Ro­bot. Ma­lek no es un cal­co, ni si­quie­ra tie­ne el mis­mo co­lor de ojos, pe­ro su en­tre­ga es ab­so­lu­ta. Y cuan­do lle­ga el fi­nal, ese fi­nal, ya no tie­ne que con­ven­cer a na­die: ahí es­tá Fred­die Mer­cury y emo­cio­na ver­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.