Tí­mi­do: va­rias per­so­nas a la vez”

Fred­die Mer­cury

Búsqueda - - VIDA CULTURAL -

Bul­sa­ra, en 1946—, la es­cri­to­ra con­fie­sa que era muy i ntro­ver­ti­do: “Era un hom­bre muy com­ple­jo y tí­mi­do: va­rias per­so­nas a la vez. Un ser muy com­pli­ca­do, pe­ro no una ma­la per­so­na. Él no sa­bía si era ho­mo­se­xual, o bi­se­xual... o qué era. Es­ta­ba di­vi­di­do por den­tro con ese te­ma”.

Mer­cur y s i e mpre ocul­tó pú­bli­ca­men­te sus pre­fe­ren­cias se­xua­les. In­clu­si­ve man­tu­vo en se­cre­to que te­nía si­da has­ta ho­ras an­tes de su muer­te, una de­ci­sión que la es­cri­to­ra res­pe­ta, pe­ro no com­par­te. “Le hu­bie­ra si­do muy di­fí­cil a su fa­mi­lia, que era muy re­li­gio­sa, acep­tar ese as­pec­to de su vi­da y creo que lo man­tu­vo en pri­va­do pa­ra pro­te­ger­los. Po­dría ha­ber si­do una fi­gu­ra cla­ve pa­ra el mo­vi­mien­to ho­mo­se­xual du­ran­te los peo­res años del si­da. Po­dría ha­ber ha­bla­do del te­ma y po­dría ha­ber ayu­da­do a mu­chas per­so­nas, pe­ro no lo hi­zo. Sin em­bar­go, tras su muer­te Queen creó el Mer­cury Phoe­nix Trust, una or­ga­ni­za­ción de be­ne­fi­cen­cia que re­cau­da mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra la in­ves­ti­ga­ción so­bre el VIH y pa­ra ayu­dar a las víc­ti­mas de la en­fer­me­dad. Eso lle­va su nom­bre, con lo cual no creo que po­da­mos cri­ti­car­lo”, re­co­no­ce Jo­nes a Bús­que­da.

La can­ción que lo cam­bió to­do. Fred­die Mer­cury f ue la f i gu- ra más im­por­tan­te del rock de es­ta­dio. Na­die ha­cía can­tar a la mul­ti­tud co­mo él. Un ejem­plo de es­to se pue­de com­pro­bar en Bohe­mian Rhap­sody. La pe­lí­cu­la re­crea, en­tre otros re­cor­da­dos shows, la im­pac­tan­te irrup­ción que Queen hi­zo en el fes­ti­val Li­ve Aid de 1985, qui­zá el me­jor con­cier­to de rock de la his­to­ria. Ese re­ci­tal en Wem­bley arran­có con Fred­die al piano en­to­nan­do l as es­tro­fas de Bohe­mian Rap­sody, una pie­za de seis mi­nu­tos ( in­clui­da en el ál­bum A Night at the Ope­ra) que co­mien­za con una in­tro­duc­ción a ca­pe­lla y va del rock a l a ópe­ra, pa­san­do por el pop, has­ta lle­gar a un fi­nal de heavy me­tal. “Es­ta fue la can­ción que mar­có la ex­te­rio­ri­za­ción de lo que le es­ta­ba su­ce­dien­do a Fred­die”, di­ce Les­le­yAnn Jo­nes. “Él es­ta­ba di­cien­do: ‘ Mi­ren, es­toy cam­bia­do, ya no ten­go más esa otra iden­ti­dad, ten­go es­ta’. Si pen­sa­mos en la l etra de la can­ción: ‘…Ma­má, aca­bo de ma­tar a un hom­bre, l e pu­se un ar­ma en la ca­be­za, dis­pa­ré y aho­ra es­tá muer­to’, ese era él mis­mo ma­tan­do al vie­jo Fred­die y re­na­cien­do co­mo un nue­vo Fred­die. Creo que f ue una ma­ne­ra en­cu­bier­ta de po­der de­cir­le al mun­do que es­ta­ba evo­lu­cio­nan­do, con­vir­tién­do­se en otra per­so­na”.

La can­ción, es­cri­ta en 1975, mar­có la vi­da del can­tan­te y de la Queen. A par­tir de ese mo­men­to fue im­po­si­ble ig­no­rar­los. “Te­ner ese ti­po de éxi­to tan al co­mien­zo de sus ca­rre­ras — acla­ra Jo­nes— sir­vió pa­ra an­ti­ci­par to­do lo bueno que su­ce­dió des­pués: una ban­da que com­pu­so can­cio­nes que ya son clá­si­cos del rock y que reali­zó al­gu­nos de los me­jo­res con­cier­tos, co­mo el de Li­ve Aid. En esa épo­ca ellos es­ta­ba pen­san­do en re­ti- rar­se, y en­ton­ces lle­gó ese re­ci­tal. Queen se ro­bó el con­cier­to. Na­die re­cuer­da quién vino an­tes que ellos o des­pués. Y ahí vie­ron una nue­va opor­tu­ni­dad. Se die­ron cuen­ta de que to­da­vía te­nían po­pu­la­ri­dad. Pe­ro pa­ra ese en­ton­ces Fred­die ya no es­ta­ba bien. Le ha­bían da­do su diag­nós­ti­co y al po­co tiem­po se ba­jó del es­ce­na­rio por úl­ti­ma vez”.

El show con­ti­núa. Con la sa­lud ca­da vez más de­te­rio­ra­da, Mer­cury se de­di­có a gra­bar con la ban­da to­do lo que pu­do y a dis­fru­tar del po­co tiem­po que le que­da­ba en la tran­qui­li­dad de su ho­gar de Lon­dres. La es­cri­to­ra re­cuer­da que tras ale­jar­se de los es­ce­na­rios, Mer­cury se con­si­de­ra­ba una per­so­na vie­ja pa­ra el rock. “De­cía que era ri­dícu­lo que fue­ran es­tre­llas de rock a los 40 años. Hoy en día ten­de­mos a pen­sar que a esa edad las per­so­nas son bas­tan­te jó­ve­nes, pe­ro él de­fi­ni­ti­va­men­te se sen­tía más vie­jo, más can­sa­do y me­nos ca­paz de se­guir man­te­nien­do el ex­ce­si­vo rit­mo de vi­da que tu­vo”.

La pe­rio­dis­ta y es­cri­to­ra bri­tá­ni­ca ase­gu­ra que si Fred­die es­tu­vie­ra vi­vo, hoy ten­dría unos 70 años, lle­va­ría una vi­da ale­ja­da de las lu­ces, los shows y los via­jes. “Odia­ba vo­lar y sa­lir de gi­ra. Se­gu­ra­men­te no es­ta­ría rea­li­zan­do con­cier­tos. Sí pro­du­cien­do a otros mú­si­cos. Le gus­ta­ba mu­cho tra­ba­jar con otros ar­tis­tas”.

A 27 años de su muer­te, lo úni­co que que­da de Queen son el gui­ta­rris­ta Brian May y el ba­te­ris­ta Ro­ger Tay­lor, que dos por tres sa­len de gi­ra con al­gún can­tan­te bri­tá­ni­co de me­dio pe­lo. El úl­ti­mo fue un tal Adam Lam­bert. El ba­jis­ta John Dea­con se apar­tó de la ban­da tras el show ho­me­na­je a Mer­cury en 1992, y a los po­cos años se re­ti­ró de la mú­si­ca. El le­gen­da­rio ma­na­ger Jim Beach con­ti­núa ma­ne­jan­do los ne­go­cios de la ban­da des­de Mont reux, Sui­za, y ha­ce tiem­po no dia­lo­ga con la pren­sa, co­mo le di­jo a Bús­que­da vía mail: “Amo a Uru­guay, pe­ro ya no con­ce­do en­tre­vis­tas”.

¿Y e l le­ga­do de Fred­die? “Él fue el mo­tor de­trás de Brian, Ro­ger y John”, con­clu­ye Jo­nes. “Ellos for­ma­ban un muy buen gru­po, pe­ro Mer­cury los lle­vó a la es­tra­tós­fe­ra”.

Jo­sé Fru­go­ni

Fred­die Mer­cury

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.