Las elec­cio­nes en Bra­sil

Búsqueda - - CARTAS AL DIRECTOR -

Sr. Di­rec­tor:

En la po­lí­ti­ca se dan cier­tas si­tua­cio­nes y reac­cio­nes que es me­nes­ter ana­li­zar a fon­do por­que a pri­me­ra vis­ta re­sul­tan inex­pli­ca­bles. Tam­bién de­be cui­dar­se que el aná­li­sis pa­ra en­con­trar una ex­pli­ca­ción no se fal­si­fi­que, que es lo que pa­sa cuan­do uno aco­mo­da las pie­zas de la si­tua­ción de mo­do que se cua­dren con lo que uno su­po­nía ( o desea­ba) an­tes de em­pe­zar el aná­li­sis.

Di­cho lo cual voy a ana­li­zar la vi­ru­len­ta y des­afo­ra­da reac­ción que han te­ni­do no­to­rias fi­gu­ras del go­bierno y del Fren­te Am­plio an­te el re­sul­ta­do de las elec­cio­nes en Bra­sil. Esa reac­ción me­re­ce aná­li­sis por­que es inusual que go­ber­nan­tes de un país se in­vo­lu­cren tan apa­sio­na­da­men­te y se en­tro­me­tan tan fu­rio­sa­men­te en asun­tos es­tric­ta­men­te in­ter­nos de otro país que, en es­te ca­so, ade­más, es ve­cino li­mí­tro­fe y prin­ci­pal so­cio co­mer­cial.

Nues­tros go­ber­nan­tes, sin nin­gu­na pru­den­cia, han di­cho de to­do con­tra el nue­vo go­bierno de Bra­sil. Un ele­men­tal sen­ti­do de la di­plo­ma­cia des­acon­se­ja ese ti­po de con­duc­ta: un más ele­men­tal sen­ti­do co­mún in­di­ca que la hos­ti­li­dad ha­cia el ve­cino y so­cio co­mer­cial y la des­ca­li­fi­ca­ción de sus de­ci­sio­nes in­ter­nas irán cier­ta­men­te en des­me­dro de las re­la­cio­nes re­cí­pro­cas, las cua­les, en es­te ca­so, Uru­guay de­be cui­dar do­ble­men­te por­que es más chi­co y más dé­bil y los per­jui­cios de una desave­nen­cia cos­ta­rán, sin nin­gu­na du­da, más ca­ros acá que en el Bra­sil.

¿Qué ex­pli­ca­ción tie­ne es­ta im­pru­den­cia? ¿Có­mo se ex­pli­ca tan­to ar­dor y tan po­ca re­fle­xión en el tono y las ex­pre­sio­nes que inevi­ta­ble­men­te van a in­dis­po­ner al go­bierno de Bra­sil con Uru­guay y van a com­pli­car las re­la­cio­nes a fu­tu­ro?

Mu­chos se sen­ti­rán dis­pues­tos a atri­buir­lo a ra­zo­nes y mo­ti­vos su­ma­rios, al­go más pa­re­ci­do a desaho­go que a un aná­li­sis. En ese ca­si­lle­ro caen las ex­pli­ca­cio­nes en ba­se a la in­com­pe­ten­cia pro­fe­sio­nal, la bu­rrez ( sea con­gé­ni­ta, sea ad­qui­ri­da, en el pro­ce­so de cua­dri­cu­la­ción ideo­ló­gi­ca) u otros mo­ti­vos igual­men­te sór­di­dos. No con­vie­ne ca­mi­nar por ahí.

Hay otra ex­pli­ca­ción más su­til y — creo yo— más cer­te­ra ubi­ca­da en el sub­cons­cien­te. Sin en­trar en hon­du­ras psi­coa­na­lí­ti­cas y a los efec­tos de lo que es­ta­mos ana­li­zan­do, el sub­cons­cien­te es lo que uno sa­be, pe­ro nie­ga, y aun ne­gán­do­lo ac­túa apo­ya­do so­bre él, ata­do a él.

El Fren­te Am­plio — go­ber­nan­tes y di­ri­gen­tes a la par— in­cu­rre en el desaho­go y des­tra­to an­ti­di­plo­má­ti­co con Bra­sil y ex­po­ne al Uru­guay a re­pre­sa­lias por­que sa­be, aun­que lo nie­gue y se lo nie­gue a sí mis­mo, que va a per­der las pró­xi­mas elec­cio­nes y se­rá otro el go­bierno que ten­drá que en­ten­der­se con el nue­vo go­bierno de Bra­sil.

El Fren­te no so­lo se en­re­da en sí mis­mo y se equi­vo­ca ca­da día co­mo quien es­tá in­se­gu­ro y te­me per­der: el Fren­te Am­plio, en su sub­cons­cien­te, sien­te que ya per­dió; obra así, co­mo si ya hu­bie­se per­di­do; no pre­pa­ra una he­ren­cia pa­ra sí, pa­ra otro pe­río­do más de go­bierno, más bien se in­cli­na por un que se las arre­gle el que ven­ga des­pués.

Di­cho lo cual vuel­vo a leer pa­ra mí mis­mo y con mu­cha aten­ción el pri­mer pá­rra­fo de es­te es­cri­to.

Juan Mar­tín Po­sa­das

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.