No lo ten­go cla­ro

Búsqueda - - HUMOR - por Kid Gra­gea

El di­rec­tor a ve­ces me po­ne en si­tua­cio­nes in­có­mo­das, pe­ro yo igual lo apre­cio mu­cho. Sé que lo ha­ce pa­ra que en el se­ma­na­rio man­ten­ga­mos el equi­li­brio de las dos cam­pa­nas, y neu­tra­li­ce­mos las fa­ke news, ese vi­rus que se vie­ne co­lan­do en los me­dios por los más in­si­dio­sos ca­mi­nos.

El otro día me di­ce: “Vio lo que se di­ce de es­te mu­cha­cho Bol­so­na­ro, hay mu­chas ver­sio­nes so­bre su ca­rác­ter, y es pre­ci­so acla­rar un po­co el pa­no­ra­ma. Va­ya y ave­ri­güe”.

Y fui, y ave­ri­güé.

Me su­mer­gí en un mar de pu­bli­ca­cio­nes de va­ria­das ti­po­lo­gías, re­co­gien­do en­fo­ques, mi­ra­das, co­men­ta­rios, jui­cios de va­lor, opi­nio­nes, anéc­do­tas, con co­men­ta­rios de po­li­tó­lo­gos y gurús de va­ria­da la­ya.

Pe­ro mi com­po­si­ción de lu­gar dis­ta de ser to­do lo cla­ra y cohe­ren­te que yo hu­bie­ra que­ri­do re­fle­jar en mi no­ta.

Con­sul­té por ejem­plo el se­ma­na­rio di­gi­tal La Voz de la Ca­sa Gran­de, que pu­bli­ca­ba una no­ta edi­to­rial sin fir­ma, y unas de­cla­ra­cio­nes de su edi­to­ra, la se­na­do­ra Cons­tan­za Mo­rei­ra.

Un tra­mo del edi­to­rial de­cía: “El de­gra­dan­te su­je­to ven­ce­dor de es­tos co­mi­cios (se re­fe­ría al pre­si­den­te elec­to Jair Bol­so­na­ro) es un de­ge­ne­ra­do xe­nó­fo­bo ho­mo­fó­bi­co que pro­mue­ve la ani­qui­la­ción de los ho­mo­se­xua­les, los afro­des­cen­dien­tes, las per­so­nas trans, las mu­je­res y los po­bres, fo­men­tan­do la ex­pro­pia­ción de las fa­ve­las de Río de Ja­nei­ro pa­ra trans­for­mar­las en po­lí­go­nos de ti- ro al ne­gro, con pre­mios que van de una pis­to­la Glock 9 mm por ca­da tres ne­gros muer­tos a un fu­sil M16 por ca­da diez ne­gros muer­tos”.

Me pa­re­ció un po­co fuer­te, pe­ro in­clu­so me hi­zo re­fle­xio­nar acer­ca de la com­po­si­ción ét­ni­co­so­cial de los 56 mi­llo­nes de vo­tos que ob­tu­vo el ga­na­dor de las elec­cio­nes. Si Bol­so­na­ro es­ta­ba con­tra los ho­mo­se­xua­les, ne­gros, trans, mu­je­res y po­bres, de­duz­co que quie­nes lo vo­ta­ron eran to­dos hom­bres he­te­ro­se­xua­les, blan­cos y ri­cos, lo cual pre­sen­ta un tre­men­do des­equi­li­brio con los 46 mi­llo­nes que vo­ta­ron a Had­dad, que en con­se­cuen­cia se­rían to­dos ne­gros, po­bres, ho­mo­se­xua­les, mu­je­res y trans. Es­to de­ter­mi­na una frag­men­ta­ción so­cial en el Bra­sil, que de­be­rá ser una de las pri­me­ras ta­reas a las que de­ba aco­me­ter el nue­vo go­bierno.

Más preo­cu­pan­te aún me re­sul­ta­ron las de­cla­ra­cio­nes de la se­na­do­ra Cons­tan­za Mo­rei­ra, quien alu­dió en una no­ta a las re­la­cio­nes en­tre Bra­sil y Uru­guay en es­te nue­vo pa­no­ra­ma.

La po­li­tó­lo­ga y lí­der de Ca­sa Gran­de se ma­ni­fes­tó muy preo­cu­pa­da, alar­mán­do­se de la “teo­cra­cia dic­ta­to­rial, im­pla­ca­ble y des­truc­ti­va que im­plan­ta­rá es­te cri­mi­nal fas­cis­ta”, y que “ya ha te­ni­do al­gu­nas con­se­cuen­cias gra­ves pa­ra nues­tro país”. Pro­si­guió di­cien­do que “Ta­ba­ré de­mo­ró en ha­blar con él por­que, me lo con­tó en la in­ti­mi­dad, tu­vo que lla­mar tres ve­ces pa­ra que lo aten­die­ran. La pri­me­ra vez sal­tó un con­tes­ta­dor con la voz gra­ba­da de Bol­so­na­ro, que de­cía (en por­tu­gués, pe­ro yo se los tra­duz­co al es­pa­ñol): ‘Us­ted se ha co­mu­ni­ca­do con el pre­si­den­te elec­to de Bra­sil, Jair Bol­so­na­ro. Si us­ted es Trump, Pi­ñe­ra o Ma­cri, di­gi­te 1, y lo aten­de­ré per­so­nal­men­te. Si us­ted es el rey de Es­pa­ña, An­ge­la Mer­kel, Ma­cron o Pu­tin, di­gi­te 2 y lo aten­de­rá una se­cre­ta­ria pa­ra to­mar­le el men­sa­je. Si us­ted es Evo Mo­ra­les, Or­te­ga o Ma­du­ro, di­gi­te 3 y es­cu­cha­rá la gra­ba­ción del úl­ti­mo dis­cur­so de Lu­la an­tes de que lo me­tie­ran pre­so. De lo con­tra­rio, di­gi­te 4 y de­je su sa­lu­do gra­ba­do, que se lo agra­de­ce­ré cuan­do pue­da’. Ta­ba­ré me di­jo que en­ton­ces lo hi­zo lla­mar a Nin No­voa, quien se de­cla­ró arre­pen­ti­do de sus de­cla­ra­cio­nes y re­cién en­ton­ces una se­cre­ta­ria le co­mu­ni­có a Bol­so­na­ro pa­ra que Ta­ba­ré lo sa­lu­da­ra. Creo” — con­ti­núa la no­ta de Cons­tan­za Mo­rei­ra— “que es­to de­mues­tra la ani­mad­ver­sión del nue­vo go- bierno elec­to, del cual se su­po­ne que su agre­si­vi­dad ya ha co­men­za­do a ma­ni­fes­tar­se. Co­mo mues­tra de ello, pa­ra des­acre­di­tar al Fren­te Am­plio y al fu­tu­ro pre­si­den­te del Uru­guay, Ing. Da­niel Mar­tí­nez, de­ni­gran­do su ges­tión co­mo in­ten­den­te de Montevideo, se le atri­bu­ye a Bol­so­na­ro ha­ber en­via­do un co­man­do en­cu­bier­to que ha­bría en­ve­ne­na­do a la hi­po­pó­ta­ma Clo­rin­da, que fa­lle­ció el mar­tes pa­sa­do en Vi­lla Do­lo­res, por cau­sas aún no acla­ra­das”.

Fren­te a una ac­ti­tud tan ne­ga­ti­va co­mo la des­crip­ta, con­sul­té otro pe­rió­di­co di­gi­tal, El Eco de la TFP, que re­co­ge la vi­sión de una ins­ti­tu­ción co­mo Tra­di­ción, Fa­mi­lia y Pro­pie­dad, com­pues­ta por un gru­po de ciu­da­da­nos que ve­lan por la de­fen­sa y pro­mo­ción de es­tos tres ins­ti­tu­tos tan ca­ros pa­ra los orien­ta­les.

En una no­ta so­bre las elec­cio­nes del Bra­sil, es­te se­ma­na­rio di­ce que “por la Gra­cia de Dios el fu­tu­ro pre­si­den­te Jair Bol­so­na­ro es una ga­ran­tía de res­pe­to a los va­lo­res que de­fi­nen una pa­tria li­bre, se­gu­ra y pro­mi­so­ria. La dis­tri­bu­ción” — con­ti­núa— “de ar­mas en­tre la po­bla­ción, se­gui­da de la des­pe­na­li­za­ción del ho­mi­ci­dio a los ban­di­dos y los co­rrup­tos (no de la ma­rihua­na, el abor­to y el ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio, co­mo lo con­sa­gró el mal­ha­da­do an­ciano te­rro­ris­ta Mu­ji­ca, hoy afor­tu­na­da­men­te ale­ja­do de la vi­da elec­to­ral) le ase­gu­ran a la so­cie­dad bra­si­le­ña una de­sin­fec­ción, que de­be­rá pro­se­guir con el en­car­ce­la­mien­to de los ho­mo­se­xua­les pa­ra so­me­ter­los a tra­ta­mien­tos co­rrec­ti­vos de su en­fer­me­dad, y el con­fi­na­mien­to de la per­ver­ti­da co­mu­ni­dad LGTBI a una re­ser­va ais­la­da en la Ama­zo­nia, con­tro­la­da por el Ejér­ci­to, con or­den de dis­pa­rar a ma­tar an­te cual­quier in­ten­to de fu­ga. Bol­so­na­ro lim­pia­rá al Bra­sil, y le de­vol­ve­rá la at­mós­fe­ra de ai­re pu­ro y li­ber­tad que rei­na­ba en los año­ra­dos tiem­pos del im­pe­rio y la mo­nar­quía, cuan­do los ne­gros tra­ba­ja­ban en las mi­nas y bai­la­ban en Car­na­val en sus su­bur­bios, de don­de nun­ca de­bie­ron ha­ber sa­li­do”.

Me pre­gun­to si, co­mo de­cían los ro­ma­nos, in me­dio stat vir­tus (alu­dien­do a la vir­tud, y no a la far­ma­cia Vir­tus, que exis­tía en los vie­jos tiem­pos, an­tes de que apa­re­cie­ra Far­mas­hop), pe­ro no creo que sea es­te el re­sul­ta­do que el di­rec­tor bus­ca­ba cuan­do me man­dó ave­ri­guar quién era Jair Bol­so­na­ro…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.