La in­se­gu­ri­dad se ali­men­ta del quie­bre cul­tu­ral en una “so­cie­dad exi­tis­ta” y de po­lí­ti­cas so­cia­les que “no han da­do en la te­cla”

El fis­cal Díaz man­tie­ne “di­fe­ren­cias de per­cep­ción” con Bo­no­mi so­bre el im­pac­to del nue­vo Có­di­go del Pro­ce­so en la se­gu­ri­dad y sos­tie­ne que hay que au­men­tar las pe­nas de al­gu­nos de­li­tos

Búsqueda - - HUMOR - En­tre­vis­ta de Gui­ller­mo Dra­per

El fis­cal de Cor­te, Jor­ge Díaz, di­ce que el nue­vo Có­di­go del Pro­ce­so Pe­nal (CPP) en­fren­tó “bom­bar­deos” y “cam­pa­ñi­tas” que ve­nían de “aden­tro y de afue­ra” del sis­te­ma ju­di­cial. Que in­clu­so le cla­va­ron una “pu­ña­la­da” que to­da­vía no ci­ca­tri­za. To­do eso su­ce­dió en ape­nas un año des­de que, el 1º de no­viem­bre del 2017, el sis­te­ma en­tró en fun­cio­na­mien­to.

La crí­ti­ca más du­ra al nue­vo CPP, que tie­ne en­tre sus ma­yo­res in­no­va­cio­nes ha­ber de­ja­do la in­ves­ti­ga­ción pe­nal en ma­nos de los fis­ca­les, lle­gó des­de el go­bierno. El mi­nis­tro del In­te­rior, Eduar­do Bo­no­mi, acu­ñó el tér­mino “efec­to no­viem­bre” pa­ra atri­buir el au­men­to de los de­li­tos a la apli­ca­ción del sis­te­ma.

Díaz dis­cre­pa. Di­ce que no quie­re po­le­mi­zar, que ya lo dis­cu­tió con el mi­nis­tro. Pe­ro di­ce, tam­bién, que “los ser­vi­do­res pú­bli­cos” tie­nen que “de­jar de bus­car ex­cu­sas” pa­ra su “ac­cio­nar y sus con­se­cuen­cias”. Y agre­ga, por las du­das, que la “di­fe­ren­cia de per­cep­ción” so­bre los efec­tos del có­di­go en la in­se­gu­ri­dad “per­sis­te”.

Pa­ra Díaz, el pro­ble­ma de de­lin­cuen­cia que su­fre el país no se ex­pli­ca por una ley o un sis­te­ma pe­nal. Es más pro­fun­do. Uru­guay “es­tá par­ti­do en dos cul­tu­ral­men­te” y hay po­lí­ti­cas so­cia­les que “no han da­do en la te­cla”.

Fren­te a las crí­ti­cas que re­ci­be el CPP de que las pe­nas que se apli­can son be­nig­nas, el fis­cal de Cor­te ase­gu­ra que eso no es cier­to. Aun así, opi­na que hay mar­gen pa­ra en­du­re­cer las pe­nas pa­ra al­gu­nos de­li­tos, al­go que la “po­bla­ción pre­ten­de” aun­que no sea la so­lu­ción al pro­ble­ma de la in­se­gu­ri­dad.

Una de las co­sas que más le preo­cu­pan a Díaz es el ata­que al có­di­go por­que es de­ma­sia­do “ga­ran­tis­ta”. “Por­que es fá­cil de­cir ‘ellos y no­so­tros; ellos son los de­lin­cuen­tes y no­so­tros so­mos los ho­nes­tos’”, ad­vier­te. “Aho­ra, ¿quién de­fi­ne quié­nes son ellos y quie­nes so­mos no­so­tros sin ga­ran­tías? ¿Có­mo lo de­fi­nís? ¿Por el lar­go del pe­lo? ¿El ba­rrio don­de vi­ven? ¿El co­lor de la piel?”.

— ¿ Qué eva­lua­ción ha­ce del pri­mer año de fun­cio­na­mien­to del CPP?

— El pri­mer en­fo­que pa­ra eva­luar el nue­vo sis­te­ma es en el plano de los de­re­chos. Y ahí no vas a en­con­trar dos opi­nio­nes: es un sal­to cua­li­ta­ti­vo in­men­so. Un país que se pa­vo­nea­ba por el mun­do ha­cien­do ga­la de su agen­da de de­re­chos de se­gun­da y ter­ce­ra ge­ne­ra­ción, no cum­plía con de­re­chos de pri­me­ra ge­ne­ra­ción co­mo es el de­re­cho al de­bi­do pro­ce­so. No cum­plía con lo que es­ta­ble­cía la Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca y no cum­plía con lo que es­ta­ble­cían los con­ve­nios in­ter­na­cio­na­les fir­ma­dos y ra­ti­fi­ca­dos por el país, en par­ti­cu­lar el Pac­to de San Jo­sé de Cos­ta Ri­ca. En­ton­ces, es el pri­mer sal­to cua­li­ta­ti­vo en ma­te­ria de de­re­chos, del de­re­cho del impu­tado y el de las víc­ti­mas.

Tam­bién hay que eva­luar el sis­te­ma a par­tir de la trans­pa­ren­cia. An­tes no se sa­bía na­da, el sis­te­ma era opa­co. Hoy se sa­be to­do, no so­lo por­que las au­dien­cias son pú­bli­cas, sino que ade­más, cuan­do se aprue­ba me­dian­te un pro­ce­so abre­via­do, la in­for­ma­ción de la car­pe­ta del fis­cal tam­bién es­tá al al­can­ce de la ciu­da­da­nía. Hoy se discute el mon­to de las pe­nas. ¿Cuán­do se dis­cu­tió el mon­to de las pe­nas en el sis­te­ma an­te­rior? Si no sa­bía­mos cuá­les eran.

Otro plano pa­ra eva­luar es el de la efi­ca­cia y de la efi­cien­cia. Me­di­do en can­ti­dad de for­ma­li­za­ción, tu­vi­mos un muy mal arran­que. No­viem­bre y di­ciem­bre fue­ron par­ti­cu­lar­men­te ma­los, enero no fue muy bueno, pe­ro a par­tir de fe­bre­ro em­pie­za a su­bir. En el mes de ma­yo, la su­ma de las for­ma­li­za­cio­nes y los pro­ce­sa­mien­tos igua­la­ba el pro­me­dio de pro­ce­sa­mien­tos del año an­te­rior. En se­tiem­bre, si bien ba­ja un po­co con re­la­ción a agos­to, se­gu­ra­men­te nos man­ten­ga­mos en el pro- me­dio o por en­ci­ma del pro­me­dio del año pa­sa­do. Y, en par­ti­cu­lar, en de­li­tos co­mo hur­tos y ra­pi­ñas, el nú­me­ro de ca­sos re­suel­tos su­pera los del año an­te­rior. Si a me­nos de un año es­ta­mos con es­tos nú­me­ros, po­de­mos ser muy op­ti­mis­tas. Esa me­jo­ra fue pro­duc­to del es­fuer­zo de los po­li­cías y los fis­ca­les. Y eso es muy im­por­tan­te en un país ne- ga­cio­nis­ta, con re­sis­ten­cia a los cam­bios. ¿Cuán­tas ve­ces se es­cu­chó que la re­for­ma no sa­lía, que se caía en dos o tres me­ses? ¿Se ca­yó?

—Tu­vie­ron que apun­ta­lar mu­chas co­sas.

— Hu­bo que ha­cer dos co­sas, fun­da­men­tal­men­te. Te­ner la cal­ma su­fi­cien­te en mo­men­tos de tem­pes­tad y la fle­xi­bi­li­dad ne­ce­sa­ria pa­ra cam­biar aque­llas co­sas que ha­bía que cam­biar.

— Al­gu­nos cam­bios que se hi­cie­ron al CPP, co­mo el que per­mi­te a los jue­ces di­li­gen­ciar prue­ba, son con­si­de­ra­dos un gol­pe “al co­ra­zón” del sis­te­ma, por­que el juez pier­de la im­par­cia­li­dad que le da­ba el nue­vo có­di­go. ¿Fal­tó co­ra­je pa­ra sos­te­ner el sis­te­ma sin cam­bios?

— No de nues­tra par­te. Ade­más, sal­vo ese ar­tícu­lo, los cam­bios le­gis­la­ti­vos fue­ron bue­nos. El pro­yec­to del Po­der Eje­cu­ti­vo era muy ma­lo, y en su pa­sa­je por el Par­la­men­to se lo li­cuó bas­tan­te, de for­ma tal que el re­sul­ta­do fi­nal no fue tan ma­lo. Y tie­ne co­sas bue­nas. Ha­bía cier­tos cor­to­cir­cui­tos o cier­tas in­ter­pre­ta­cio­nes que ge­ne­ra­ban du­das en el ac­cio­nar po­li­cial y que ha­bía que acla­rar­lo. Y se acla­ró por ley y por una ins­truc­ción del fis­cal de Cor­te a la Po­li­cía, don­de que­dó ne­gro so­bre blan­co qué pue­de ha­cer la Po­li­cía, en qué ne­ce­si­ta la Po­li­cía pe­dir­le au­to­ri­za­ción al fis­cal y en qué ne­ce­si­ta la Po­li­cía y el fis­cal au­to­ri­za­ción del juez. Fue un pro­ce­so po­si­ti­vo. Sin per­jui­cio de que hay co­sas co­mo las di­li­gen­cias pa­ra me­jor pro­veer, o me­jor di­cho las di­li­gen­cias pa­ra me­jor con­de­nar, que esas sí son una pu­ña­la­da al sis­te­ma acu­sa­to­rio y que es­pe­re­mos que a la bre­ve­dad po­si­ble las de­ro­gue­mos.

— ¿La opi­nión pú­bli­ca no es­ta­ba pre­pa­ra­da pa­ra el cam­bio?

— El cam­bio de sis­te­ma es un cam­bio nor­ma­ti­vo y un cam­bio cul­tu­ral. No­so­tros hi­ci­mos una pe­que­ña cam­pa­ña de bien pú­bli­co, con muy po­cos re­cur­sos, pe­ro des­pués no hu­bo des­de el Es­ta­do una cam­pa­ña que ex­pli­ca­ra a la po­bla­ción la na­tu­ra­le­za del cam­bio. Evi­den­te­men­te, eso ge­ne­ró al­gu­nas du­das de la po­bla­ción y so­bre to­do la de­jó ex­pues­ta a al­gu­nas cam­pa­ñi­tas de so­ca­var al nue­vo sis­te­ma que se pu­die­ron ob­ser­var. Y bueno, el sis­te­ma po­lí­ti­co reac­cio­nó co­mo en­ten­dió que te­nía que ha­cer­lo.

— ¿Qué ti­po de cam­pa­ñi­tas?

— Creo que hu­bo un bom­bar­deo ini­cial muy fuer­te des­de dis­tin­tos la­dos, ex­ter­nos e in­ter­nos. Tam­bién fue pro­duc­to, en mu­chos ca­sos, de la re­sis­ten­cia a los cam­bios.

— Us­ted ha­bla de “cam­pa­ñi­tas”. Uno de los que cues­tio­na­ron el im­pac­to del nue­vo CPP fue el mi­nis­tro del In­te­rior, Eduar­do Bo­no­mi, quien has­ta hoy di­ce que la im­ple­men­ta­ción del có­di­go — al­go que de­no­mi­na el “efec­to no­viem­bre”— pro­vo­có un au­men­to de los de­li­tos.

—Ya le con­tes­té al mi­nis­tro opor­tu­na­men­te y no voy a dis­cu­tir en pú­bli­co más con él. Los ser­vi­do­res pú­bli­cos lo que te­ne­mos que ha­cer es de­jar de bus­car ex­cu­sas pa­ra nues­tro ac­cio­nar y sus con­se­cuen­cias, dar la ca­ra, ha­cer­nos car­go, asu­mir las res­pon­sa­bi­li­da­des y tra­ba­jar. Lo que sí fue cla­ro es que hu­bo una di­fe­ren­cia de per­cep­ción so­bre la cau­sa de de­ter­mi­na­dos he­chos y, bueno, esa di­fe­ren­cia de per­cep­ción per­sis­te.

— Más allá de si se lla­ma “efec­to no­viem­bre”, los da­tos es­tán ahí. Se su­po­ne que las au­to­ri­da­des ma­ne­jan la mis­ma in­for­ma­ción y de­be­rían lle­gar al mis­mo re­sul­ta­do. ¿La pues­ta en mar­cha de es­te có­di­go am­bien­tó un au­men­to de los de­li­tos? En mar­zo di­jo que no era tan li­neal. ¿Hoy man­tie­ne esa opi­nión?

— Si ha­ce­mos un aná­li­sis de la evo­lu­ción de los de­li­tos en Uru­guay en los úl­ti­mos 30 años, va a dar que los de­li­tos cre­cie­ron des­de 1985 a la fe­cha. Hu­bo dos co­sas que cre­cie­ron: los de­li­tos y la can­ti­dad de per­so­nas pri­va­das de li­ber­tad. En Uru­guay tu­vi­mos cam­pa­ñas de or­den y man­do, es de­cir, de au­men­to de pe­na y agra­van­te, que han te­ni­do co­mo con­se­cuen­cia au­men­to de la po­bla­ción

Jor­ge Díaz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.