Es lo que quie­ren

Búsqueda - - OPINIÓN Y ANÁLISIS -

La for­mas so­cia­lis­tas de con­du­cir a los sis­te­mas de go­bierno en dis­tin­tos paí­ses, en es­pe­cial en Eu­ro­pa y en la re­gión, han lle­va­do al has­tío a los vo­tan­tes. Eso se des­pren­de de va­rios re­sul­ta­dos elec­to­ra­les re­cien­tes, co­men­ta­dos con in­sis­ten­cia y am­pli­tud por ana­lis­tas y po­li­tó­lo­gos de di­fe­ren­tes par­tes. Pe­ro el fin de se­ma­na pa­sa­do se su­mó un nue­vo país mu­cho más cer­cano pa­ra no­so­tros: Bra­sil. Es qui­zás el ca­so más ex­tre­mo por al­gu­nas re­fle­xio­nes y de­fi­ni­cio­nes po­lé­mi­cas rea­li­za­das pre­via­men­te por el ga­na­dor, Jair Bol­so­na­ro, que lle­van a que se lo aso­cie con la ex­tre­ma de­re­cha. Por su­pues­to que ya apa­re­cie­ron los in­te­lec­tua­les que pre­ten­den, des­de su al­tar san­tu­rrón, ase­gu­rar que los ciu­da­da­nos to­man de­ci­sio­nes equi­vo­ca­das. ¿Ca­si 60 mi­llo­nes de equi­vo­ca­dos? Es una fal­ta de res­pe­to a la in­te­li­gen­cia del pue­blo bra­si­le­ño. La reali­dad no es tan sim­ple ni ob­via. La gen­te sue­le reac­cio­nar an­te la opre­sión de un Es­ta­do ca­da vez más in­va­sor y bus­ca co­mo al­ter­na­ti­va un ré­gi­men que no se me­ta con sus li­ber­ta­des, o por lo me­nos que en­tien­da cuál es el lí­mi­te en­tre ellas y lo que se de­ja en ma­nos de los go­bier­nos de turno. Es cier­to que tam­bién hay otras ra­zo­nes que ex­pli­can el triun­fo de Bol­so­na­ro. Prin­ci­pal­men­te la co­rrup­ción ge­ne­ra­li­za­da del sis­te­ma po­lí­ti­co de Bra­sil y la fal­ta de se­gu­ri­dad por una ola de de­lin­cuen­cia que cre­ce día a día. Pe­ro no se pue­de es­con­der el he­cho de que una par­te im­por­tan­te de los bra­si­le­ños es­tán enoja­dos y har­tos de los go­bier­nos que creen que pue­den atro­pe­llar la li­ber­ta­des in­di­vi­dua­les, en nom­bre de pa­pá Es­ta­do. Si to­ma­mos las lis­tas de ra­zo­nes que ex­pli­can los triun­fos del Bre­xit en el Reino Uni­do, de Trump en Es­ta­dos Uni­dos y de Bol­so­na­ro en Bra­sil, ve­re­mos que al­gu­nas de ellas se pue­den apli­car pa­ra los tres ca­sos in­dis­tin­ta­men­te. Va­mos a al­gu­nos ejem­plos con­cre­tos. Las po­lí­ti­cas de la Unión Eu­ro­pea “pro­veen el eco­sis­te­ma más hos­pi­ta­la­rio en el mun­do desa­rro­lla­do pa­ra cor­po­ra­cio­nes mo­no­pó­li­cas, eli­tes que per­si­guen con im­pues­tos y cri­men or­ga­ni­za­do”, di­jo En­ri­co Tor­to­lano, di­rec­tor de la cam­pa­ña a fa­vor del Bre­xit. “De­be­mos vo­tar pa­ra sa­cu­dir las co­sas con­tra el or­den po­lí­ti­co es­ta­ble­ci­do” y “hay un gran har­taz­go en la opi­nión pú­bli­ca”, co­men­tó Os­car Chiap­pa, po­li­tó­lo­go in­ter­na­cio­na­lis­ta, ha­blan­do de lo que es­cu­chó en sus círcu­los po­lí­ti­cos res­pec­to al fe­nó­meno Trump. La so­ció­lo­ga Est­her So­lano de la Uni­ver­si­dad Fe­de­ral de São Pau­lo y de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid, ex­pli­có el cre­ci­mien­to de Bol­so­na­ro di­cien­do que es “un sín­to­ma de desafec­to que los ciu­da­da­nos sien­ten por el sis­te­ma po­lí­ti­co”. Po­de­mos agre­gar la co­lum­na que se vi­ra­li­zó en Bra­sil del pro­fe­sor de Fi­lo­so­fía Gus­ta­vo Be­to­che Gui­ma­rães, hom­bre del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res. “Hay un an­ti­sis­te­ma, an­ti­iz­quier­da y an­ti­co­rrup­ción”, es­cri­bió. To­dos ar­gu­men­tos pa­re­ci­dos. A su vez, Mi­chael Moo­re, ci­neas­ta nor­te­ame­ri­cano y hom­bre de iz­quier­da, que pre- di­jo cla­ra­men­te el triun­fo de Trump ma­ne­jan­do las ra­zo­nes que se­ña­la­mos an­tes, ya ha­bía re­pa­ra­do tiem­po atrás en cier­ta pi­car­día del vo­tan­te. Ha­ce más de una dé­ca­da Moo­re se re­fi­rió a un ca­so que se re­gis­tró en los no­ven­ta en el es­ta­do de Min­ne­so­ta, se­gún él, una po­bla­ción que siem­pre mues­tra in­te­li­gen­cia cuan­do vo­ta. En ese lu­gar eli­gie­ron co­mo go­ber­na­dor a Jes­se Ven­tu­ra, una es­tre­lla de la lu­cha li­bre. “No hi­cie­ron es­to por­que sean es­tú­pi­dos o pen­sa­ran que Ven­tu­ra se iba a re­ve­lar co­mo un gran es­ta­dis­ta. Lo hi­cie­ron por­que po­dían, y des­de su no­to­rio sen­ti­do del hu­mor ne­gro, le hi­cie­ron un chis­te a un sis­te­ma po­lí­ti­co en­fer­mo”, opi­nó. En re­su­men, el men­sa­je que en­vían los vo­tan­tes de esa for­ma se­ría: “pa­ra ha­cer lo que us­te­des ha­cen, vo­to lo que sea”. En po­cas pa­la­bras, los ciu­da­da­nos de los paí­ses de­mo­crá­ti­cos que pue­den ex­pre­sar su des­con­ten­to a tra­vés del vo­to (ca­si siem­pre co­mo un ac­cio­nis­ta que nun­ca co­bra di­vi­den­dos, pe­ro sí tie­ne su ac­ción y se en­car­ga de cui­dar­la) es­tán di­cien­do que el ca­mino ele­gi­do por la po­lí­ti­ca en ge­ne­ral, don­de unos sa­bion­dos con­tro­lan to­do des­de el Es­ta­do, no es el que quie­ren. No nos im­por­ta en es­te mo­men­to en­trar en la dis­cu­sión de si la for­ma en la que ma­ni­fies­tan su dis­gus­to es la me­jor, lo cier­to es que así lo quie­ren ha­cer y por eso hay que pres­tar aten­ción. To­do lo de­más no exis­te. Lo que exis­te es la vo­lun­tad po­pu­lar y a ella nos de­be­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.