Bol­so­na­ro y el ve­cin­da­rio pro­ble­má­ti­co

Búsqueda - - OPINIÓN Y ANÁLISIS -

Más allá de que la so­ja y la ce­lu­lo­sa han di­ver­si­fi­ca­do al­go la eco­no­mía uru­gua­ya en los úl­ti­mos años, y que lue­go de la cri­sis de 2002 la de­pen­den­cia fi­nan­cie­ra con la re­gión se ha re­du­ci­do no­to­ria­men­te — so­bre to­do res­pec­to de Ar­gen­ti­na—, es in­ne­ga­ble que los vai­ve­nes de los paí­ses ve­ci­nos si­guen te­nien­do una in­fluen­cia sig­ni­fi­ca­ti­va so­bre Uru­guay. Los ca­na­les de co­ne­xión son múl­ti­ples: el tu­ris­mo, el co­mer­cio de fron­te­ra, las ex­por­ta­cio­nes de bie­nes — que en mu­chos ca­sos so­lo se pue­den co­lo­car en los mer­ca­dos re­gio­na­les—, la in­ver­sión in­mo­bi­lia­ria (par­ti­cu­lar­men­te en Pun­ta del Es­te, pe­ro en años re­cien­tes tam­bién en Mon­te­vi­deo, por par­te de ar­gen­ti­nos), la com­pra de ac­ti­vos (des­de tie­rra a em­pre­sas).

Mien­tras Ar­gen­ti­na si­gue tra­tan­do de re­sol­ver sus gi­gan­tes­cos pro­ble­mas, el me­jor es­ce­na­rio pa­ra Uru­guay se­ría que el otro ve­cino, que des­de enero se­rá go­ber­na­do por Jair Bol­so­na­ro, mi­re con aten­ción la ex­pe­rien­cia ar­gen­ti­na y evi­te co­me­ter los mis­mos erro­res. Es­pe­cial­men­te te­nien­do en cuen­ta que el con­tex­to ex­terno a par­tir del año que vie­ne se­rá mu­cho me­nos fa­vo­ra­ble — tan­to en ma­te­ria de ta­sas de in­te­rés co­mo dis­po­ni­bi­li­dad de fi­nan­cia­mien­to ex­terno— que el que se dio en los dos años ini­cia­les de la ges­tión de Mau­ri­cio Ma­cri.

Pa­ra co­men­zar, el pre­si­den­te Bol­so­na­ro de­be­ría en­te­rrar cual­quier idea de ajus­te “gra­dual” del des­equi­li­brio fis­cal que en­fren­ta Bra­sil y en­ca­rar, des­de el pri­mer día, un pro­fun­do re­cor­te del gas­to pú­bli­co que ha­bi­li­te in­clu­so a una re­ba­ja im­po­si­ti­va pa­ra así me­jo­rar la ren­ta­bi­li­dad es­pe­ra­da de la in­ver­sión. Una re­for­ma del ré­gi­men pre­vi­sio­nal es tam­bién in­elu­di­ble en el cor­to pla­zo, ya que es im­po­si­ble pen­sar en po­ner las cuen­tas pú­bli­cas y la di­ná­mi­ca de la deu­da en un sen­de­ro sos­te­ni­ble a me­diano pla­zo sin re­du­cir sus­tan­cial­men­te los be­ne­fi­cios que pro­me­te el ac­tual ré­gi­men ju­bi­la­to­rio.

Si efec­ti­va­men­te, co­mo ha men­cio­na­do el fu­tu­ro mi­nis­tro de Eco­no­mía Pau­lo Gue­des, se ven­den ac­ti­vos es­ta­ta­les y se uti­li­zan par­te de las re­ser­vas in­ter­na­cio­na­les ex­ce­den­ta­rias pa­ra can­ce­lar deu­da pú­bli­ca, da­ría un shock de con­fian­za sig­ni­fi­ca­ti­vo, al tiem­po que ace­le­ra­ría la re­duc­ción del dé­fi­cit fis­cal al ba­jar la car­ga de in­tere­ses.

En se­gun­do lu­gar, el nue­vo go­bierno de­be­ría apos­tar a una reac­ti­va­ción del cre­ci­mien­to so­bre la ba­se de la in­ver­sión y de las ex­por­ta­cio­nes con ti­po de cam­bio al­to, en lu­gar de la ton­te­ría de ge­ne­rar un boom de con­su­mo atra­san­do el va­lor del dó­lar con el in­gre­so de ca­pi­ta­les de cor­to pla­zo. Afor­tu­na­da­men­te, Bra­sil es­tá en mu­chas me­jo­res con­di­cio­nes que Ar­gen­ti­na pa­ra ir a un es­que­ma de es­te ti­po, da­do que su sec­tor ex­terno es­tá mu­cho más só­li­do (al­to ni­vel de re­ser­vas in­ter­na­cio­na­les y re­du­ci­do dé­fi­cit de cuen­ta co­rrien­te, que es­tá más que fi­nan­cia­do con in­ver­sión ex­tran­je­ra di­rec­ta; etc.), ade­más de que el dó­lar no tie­ne la re­le­van­cia co­mo mo­ne­da en el mer­ca­do in­terno que sí tie­ne en Ar­gen­ti­na (o Uru­guay). La ex­pe­rien­cia de Chi­le con con­tro­les a los in­gre­sos de ca­pi­ta­les des­pués de la cri­sis de co­mien­zos de los 80 mues­tra que es po­si­ble un es­que­ma de cre­ci­mien­to sos­te­ni­do en fun­ción de in­ver­sión y ex­por­ta­cio­nes, fi­nan­cia­do con aho­rro in­terno y con in­ver­sión ex­tran­je­ra de lar­go pla­zo, en lu­gar de apos­tar al boom de con­su­mo fi­nan­cia­do por ca­pi­ta­les “go­lon­dri­na”, lo que siem­pre ter­mi­na en cri­sis vio­len­tas.

Aun­que es muy tem­prano pa­ra ca­li­brar el rum­bo que to­ma­rá la ad­mi­nis­tra­ción en Bra­sil y cuán­to apo­yo lo­gra­rá aglu­ti­nar en el Con­gre­so pa­ra im­pul­sar su agen­da de go­bierno, al me­nos tie­ne un es­pe­jo en el que mi­rar­se pa­ra sa­ber lo que no de­be ha­cer. Oja­lá que el he­cho de que Bol­so­na­ro ha­ya ele­gi­do a Chi­le co­mo el des­tino de su pri­mer via­je una vez que asu­ma, en lu­gar de Ar­gen­ti­na, co­mo ha si­do tra­di­cio­nal has­ta aho­ra pa­ra los man­da­ta­rios bra­si­le­ños, sea un buen in­di­cio del rum­bo que pre­ten­de to­mar.

Se­rán to­dos da­tos a to­mar en cuen­ta por los as­pi­ran­tes a pre­si­den­te en Uru­guay, que tie­ne sus pro­pios pro­ble­mas a re­sol­ver. Y un con­tex­to re­gio­nal com­pli­ca­do pue­de ha­cer la ta­rea más di­fí­cil al go­bierno que asu­mi­rá en mar­zo de 2020.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.