El can­tan­te Ro­ger Wa­ters es un “agi­ta­dor po­lí­ti­co ra­cis­ta” y la in­ten­den­cia se equi­vo­có al de­cla­rar­lo ciu­da­dano ilus­tre

El ex­pre­si­den­te San­gui­net­ti ase­gu­ra que la po­si­ción de Uru­guay fren­te al con­flic­to is­rae­lí-pa­les­tino “ha ido va­rian­do y no en la bue­na di­rec­ción”

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL - En­tre­vis­ta de Ber­nar­do Wo­lloch

Aun­que l as cues­tio­nes par­ti­da­rias le to­can la puer­ta día y no­che, el ex­pre­si­den­te Ju­lio Ma­ría San­gui­net­ti aún tie­ne tiem­po pa­ra es­cri­bir y pre­sen­tar un nue­vo li­bro. En la in­tro­duc­ción ase­gu­ra que los 70 años de la De­cla­ra­ción de la In­de­pen­den­cia del Es­ta­do de Is­rael lo mo­ti­va­ron a re­co­pi­lar lo que con­for­ma La trin­che­ra de Oc­ci­den­te. Allí se re­co­gen ar­tícu­los, con­fe­ren­cias y de­ba­tes de San­gui­net­ti du­ran­te cin­co dé­ca­das so­bre el con­flic­to is­rae­lí­pa­les­tino, el pue­blo ju­dío y el pa­les­tino y la mu­ta­ción del an­ti­ju­daís­mo tra­di­cio­nal. El li­bro, que ya es­tá en li­bre­rías, se pre­sen­ta­rá en el Ho­tel She­ra­ton el vier­nes 21 a las 19: 30. Acom­pa­ña­rán al au­tor el pe­rio­dis­ta Car­los Pagni y Pa­blo da Sil­vei­ra.

El te­ma del li­bro ge­ne­ró es­pe­cial aten­ción lue­go de que, pre­vio al con­cier­to de Ro­ger Wa­ters, un gru­po de uru­gua­yos cer­ca­nos a la cul­tu­ra es­cri­bie­ran una car­ta di­ri­gi­da al can­tan­te, un crí­ti­co de la po­lí­ti­ca que lle­va ade­lan­te Is­rael en Me­dio Orien­te. En­tre los fir­man­tes apa­re­cen Jor­ge Za­bal­za, Es­te­la Mag­no­ne, Hoe­nir Sart­hou, Da­niel Pa­na­rio, Ney Pe­ra­za, Ve­ro­ni­ka Engler, Ofelia Gu­tié­rrez, Ga­ro Ara­ke­lian, Raúl Vi­ñas, Gus­ta­vo Cas­tag­ne­llo, Da­niel Fi­ga­res, Al­ma Bo­lón, Mar­ce­lo Mar­che­se. La mi­si­va cri­ti­ca al go­bierno, la opo­si­ción, ban­cos y em­pre­sas y se ha­ce una com­pa­ra­ción en­tre Is­rael y el cer­do ca­rac­te­rís­ti­co de la ban­da de rock Pink Floyd: “Así co­mo Is­rael arra­sa la cul­tu­ra na­ti­va de Pa­les­ti­na y se apo­de­ra de su tie­rra pa­ra en­gro­sar la bi­lle­te­ra de los cer­dos, aquí, nues­tro go­bierno y sus alia­dos de la opo­si­ción, en su­ma, to­do el sis­te­ma po­lí­ti­co, se con­vier­te en los pe­rros guar­dia­nes del ne­go­cio de los cer­dos, que ya se han apo­de­ra­do de la mi­tad de la tie­rra del país y vie­nen por más”, di­ce un pa­sa­je de la car­ta.

Es­ta epís­to­la des­per­tó el in­te­rés del ex­pre­si­den­te San­gui­net­ti, que más tar­de es­cri­bió en Co­rreo de los vier­nes una crí­ti­ca con­tra Ro­ger Wa­ters por uti­li­zar la ima­gen de un cer­do “con ex­cu­sa del con­flic­to en­tre Is­rael y Ha­mas” y sus­ci­tar ico­no­gra­fías an­ti­se­mi­tas me­die­va­les. Lo que si­gue es una en­tre­vis­ta con San­gui­net­ti so­bre la vi­si­ta de Ro­ger Wa­ters, su vi­sión so­bre el con­flic­to is­rae­lí-pa­les­tino y la po­si­ción del go­bierno uru­gua­yo en es­tos te­mas.

— ¿Qué opi­na de que se le ha­ya otor­ga­do el re­co­no­ci­mien­to de Ciu- da­dano Ilus­tre a Ro­ger Wa­ters?

— Me pa­re­ce un error por­que es un ciu­da­dano que no ac­túa sim­ple­men­te co­mo ar­tis­ta. Sin du­das es un mú­si­co de una enor­me po­pu­la­ri­dad, pe­ro el he­cho es que se ha trans­for­ma­do en un agi­ta­dor po­lí­ti­co ra­cis­ta. Esa mez­co­lan­za que ha­ce de la ima­gen del cer­do que usa en al­gu­nos de sus re­ci­ta­les aso­cián­do­la al te­ma ju­dío ha­ce que reapa­rez­ca el abo­mi­na­ble ju­den­sau, que era la i co­no­gra­fía clá­si­ca del an­ti­se­mi­tis­mo me­die­val. Eso es la­men­ta­ble. Es la­men­ta­ble que se de­cla­re ilus­tre a al­guien que tie­ne una mi­li­tan­cia fun­da­men­tal­men­te ra­cis­ta y, ade­más, ig­no­rán­do­lo to­do: men­cio­na has­ta a los cha­rrúas y no tie­ne la me­nor idea de lo que es­tá ha­blan­do. Es un gran mú­si­co que des­gra­cia­da­men­te ha de­ve­ni­do en un agi­ta­dor po­lí­ti­co y eso no se pue­de ig­no­rar a la ho­ra de dar­le un re­co­no­ci­mien­to ofi­cial.

— ¿Qué opi­na del tea­tro El Gal­pón al ne­gar el es­pa­cio pa­ra En­cuen­tro con Ro­ger Wa­ters: Pa­les­ti­na y los de­re­chos hu­ma­nos hoy?

—A cier­ta al­tu­ra le ad­vir­tie­ron lo que es­ta­ba pa­san­do. In­clu­so ha­bía ha­bi­do una pro­cla­ma de un gru­po de pre­sun­tos in­te­lec­tua­les en­ca­be­za­dos por el se­ñor Mar­ce­lo Mar­che­se en el cual se pu­bli­có un do­cu­men­to real­men­te opro­bio­so. Ahí se ha­bla de per­so­na­li­da­des i nte­lec­tua­les y al­guno lue­go bo­rró su nom­bre y fe­liz­men­te el tea­tro El Gal­pón tam­bién lo hi­zo. Era una car­ta muy la­men­ta­ble por­que hay una de­mo­ni­za­ción de Is­rael que va más allá de lo que pue­da ser el de­ba­te so­bre el tan di­fí­cil te­ma pa­les­tino.

— Ro­ger Wa­ters es un ac­ti­vis­ta del mo­vi­mien­to Boi­cot, Des­in­ver­sión, San­cio­nes ( BDS), que fue crea­do por aca­dé­mi­cos pa­les­ti­nos y pro­mue­ve el boi­cot y san­cio­nes a Is­rael, en­tre otras co­sas. ¿Qué opi­na de que el PIT- CNT ha­ya brin­da­do su se­de de la ca­lle Jack­son pa­ra al­ber­gar ese dis­cur­so?

— Me pa­re­ce un error es­tar co­nec­ta­do a un ar­tis­ta que va mu­cho más allá de su con­di­ción. Es un agi­ta­dor po­lí­ti­co de una cau­sa a la cual ve­mos co­mo reac­cio­na­ria y re­gre­si­va.

— ¿ Por qué es­cri­bir un li­bro so­bre Is­rael?

— El li­bro que es­toy pre­sen­tan­do es con mo­ti­vo de los 70 años del Es­ta­do de Is­rael. Es una vie­ja cau­sa de nues­tro par­ti­do, del batllis­mo, de los tiem­pos de Luis Batlle aso­cia­do a la crea­ción del Es­ta­do. Per­so­nal­men­te, en mi lar­ga vi­da pe­rio­dís­ti­ca, he es­ta­do es­cri­bien­do so­bre Is­rael, el ju­daís­mo y el an­ti­se­mi­tis­mo. El asun­to ha ido ad­qui­rien­do va­rian­tes a lo lar­go del tiem­po y, des­gra­cia­da­men­te, no sa­le de la es­ce­na. Sin ir más le­jos, es­tos días he­mos te­ni­do ese aten­ta­do en Pit­ts­burgh y en nues­tro país un re­ci­tal de un mú­si­co que prac­ti­ca el an­ti­ju­daís­mo.

— Los tex­tos de La trin­che­ra de Oc­ci­den­te son ar­tícu­los y con­fe­ren­cias que dio en di­fe­ren­tes ám­bi­tos du­ran­te me­dio si­glo. ¿ Qué te­mas re­pa­sa?

— Los pri­me­ros ar­tícu­los son en el dia­rio Ac­ción en 1960, en aque­llos ya le­ja­nos años. No­tas so­bre la Gue­rra de los Seis Días o la Gue­rra de Iom Ki­pur, en to­dos esos te­mas co­mo pe­rio­dis­ta he es­ta­do pre­sen­te. Me pa­re­cía im­por­tan­te ha­cerl o pa­ra do­cu­men­tar lo que fue pa­san­do en ca­da uno, por lo me­nos de los que éra­mos fa­vo­ra­bles al Es­ta­do de Is­rael y a su cau­sa. Es­to ade­más ha cam­bia­do con los años por­que des­gra­cia­da­men­te el te­ma ha ido mo­vién­do­se y el pro­pio éxi­to del Es­ta­do de Is­rael ha ido crean­do una si­tua­ción to­tal­men­te dis­tin­ta, un po­co pa­ra­dó­ji­ca, si se quie­re. Aho­ra, en lu­gar de an­ti­se­mi­tis­mo se ha­bla de an­ti­sio­nis­mo. Son dos me­da­llas de la mis­ma co­sa. Uno es la ne­ga­ción del in­di­vi­duo, el otro es la ne­ga­ción del pue­blo a te­ner una vi­da pro­pia. Es­to ha ido crean­do una di­fe­ren­cia muy im­por­tan­te: an­tes, el te­ma se en­ca­ra­ba des­de el án­gu­lo con­ser­va­dor y aho­ra la im­pug­na­ción vie­ne más bien de la iz­quier­da, cu­rio­sa­men­te. El an­ti­ju­daís­mo pa­só a ser de iz­quier­da, an­tes era de de­re­cha.

— ¿Se pue­de ser an­ti­sio­nis­ta y no ser an­ti­ju­dío?

— Di­ría que en teo­ría sí, pe­ro en los he­chos no. El an­ti­sio­nis­mo su­po­ne la ne­ga­ción del de­re­cho del pue­blo is­rae­lí a te­ner un Es­ta­do. Es una cau­sa his­tó­ri­ca de los si­glos de los si­glos. Per­so­nal­men­te creo que es la ne­ga­ción de una di­men­sión fun­da­men­tal, ne­gar­le a un pue­blo ese de­re­cho. So­bre to­do cuan­do la his­to­ria de­mues­tra que en el año 1948 se crea­ron dos Es­ta­dos, uno ju­dío y otro árabe. La ne­ga­ti­va de los go­bier­nos ára­bes de la épo­ca son los que ge­ne­ra­ron ese con­flic­to que aún per­sis­te. Por eso de­ci­mos que el an­ti­ju­daís­mo tra­di­cio­nal era na­cio­na­lis­ta y aho­ra es uni­ver­sal; an­tes era reac­cio­na­rio y con­ser­va­dor y aho­ra es de iz­quier­da y se cu­bre de an­ti­sio­nis­mo; an­tes era un par­ti­do del cris­tia­nis­mo, aho­ra vie­ne del la­do mu­sul­mán. De mo­do que ha ha­bi­do un cam­bio cuan­ti­ta­ti­vo y cua­li­ta­ti­vo. Ade­más, el pe­que­ño Da­vid que se de­fen­día de Es­ta­dos mu­chos más po­de­ro­sos a lo lar­go de sus pri­me­ros años, más tar­de el Es­ta­do de Is­rael ha de­mos­tra­do vi­gó­ri­ca ca­pa­ci­dad de so­bre­vi­vir. Ya no es el pe­que­ño Da­vid, es el fuer­te que so­bre­vi­ve.

A ve­ces se con­fun­de la pro­pia exis­ten­cia del Es­ta­do con lo que pue­de ser los ac­tos de sus go­bier­nos. Uno pue­de ser más o me­nos fa­vo­ra­ble a un go­bierno, llá­me­se is­rae­lí o quien sea, pe­ro el te­ma es el cues­tio­na­mien­to al Es­ta­do mis­mo. Cuan­do se ha­bla de la cau­sa pa­les­ti­na... La cau­sa pa­les­ti­na fue trai­cio­na­da des­de el pri­mer día por los Es­ta­dos ára­bes. Y aún hoy pe­sa pri­me­ro que se re­co­noz­ca a Is­rael. En­ton­ces, in­vo­car el de­re­cho de Pa­les­ti­na a exis­tir co­mo Es­ta­do cuan­do se nie­ga a re­co­no­cer la exis­ten­cia del Es­ta­do de Is­rael es ló­gi­ca­men­te inad­mi­si­ble. El Es­ta­do de de­re­cho in­ter­na­cio­nal es pa­ra to­dos o no es pa­ra na­die.

— ¿Qué opi­na del li­de­raz­go árabe y en par- ti­cu­lar del pa­les­tino?

— El pa­les­tino es­tá di­vi­do en dos. De mo­do que no se pue­de ha­blar de un li­de­raz­go pa­les­tino co­mún. Por un la­do es­tá el go­bierno de Cis­jor­da­nia, Al-fa­tah, y por el otro, es­tá el go­bierno de Ga­za, que es Ha­mas y cla­ra­men­te es una or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta. Es­ta­mos con dos go­bier­nos par­ti­dos, por eso no se pue­de ha­blar de un Es­ta­do ni de una uni­dad pa­les­ti­na. Es un li­de­raz­go to­tal­men­te di­vi­di­do y frac­cio­na­do.

—Te­nien­do en cuen­ta la his­to­ria que an­te­ce­de a Uru­guay, ¿qué opi­na so­bre la ac­tual po­si­ción del go­bierno uru­gua­yo en re­la­ción con Is­rael y Me­dio Orien­te?

— Úl­ti­ma­men­te ha ha­bi­do un cam­bio so­bre es­tos te­mas. Hu­bo una cier­ta ba­ja­da de lo que ha si­do la po­si­ción tra­di­cio­nal de Uru­guay. Ha ha­bi­do di­ver­sos epi­so­dios en los cua­les se ha de­mos­tra­do que la po­si­ción ha ido va­rian­do y no en la bue­na di­rec­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.