Ho­rror cri­mi­nal, pe­na in­te­rrum­pi­da

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL -

Los mails me acer­ca­ron co­men­ta­rios con ad­je­ti­vos en­tu­sias­tas: “Du­re­za”, “va­len­tía, “ejem­plo” y un eu­fó­ri­co: “¡ Al fin! ”. To­dos so­bre la sen­ten­cia que con­fir­mó la pe­na de 29 años de pri­sión y 15 años de me­di­das de se­gu­ri­dad pa­ra los au­to­res del ho­mi­ci­dio y vio­la­ción de una ni­ña de nue­ve años en Ri­ve­ra. No re­fie­ren a la de­ci­sión de con­de­nar­los, lo que era ob­vio, sino al mon­to de la san­ción.

En­tre los elo­gios se co­ló la re­fle­xión de un ve­te­rano abo­ga­do: “He­cha la ley so­bre los años de la pe­na, he­cho el es­qui­ve le­gal pa­ra la li­ber­tad”. No es so­lo por es­te ca­so, di­jo, ya que “bru­ta­les cri­mi­na­les han sa­li­do y se­gui­rán sa­lien­do en li­ber­tad mien­tras las víc­ti­mas y sus fa­mi­lia­res son pre­sas per­ma­nen­te del dra­ma”.

In­ten­ta­ré tra­du­cir­lo: el abo­ga­do aplau­de la pe­na que so­li­ci­tó la fis­cal Ve­ró­ni­ca Bu­ja­rín, ad­mi­tió la jue­za Ma­ría Sol Be­llo­mo y com­par­tió el Tri­bu­nal de Ape­la­cio­nes de pri­mer turno, pe­ro cues­tio­na las nor­mas so­bre li­ber­tad an­ti­ci­pa­da que per­mi­ti­rán que esos y otros cri­mi­na­les vuel­van a la ca­lle. Aun­que sean ve­te­ra­nos. La ve­jez no cam­bia a los psi­có­pa­tas.

El ar­tícu­lo 298 del nue­vo Có­di­go del Pro­ce­so Pe­nal es­ta­ble­ce la li­ber­tad an­ti­ci­pa­da de los con­de­na­dos que la so­li­ci­ten lue­go de ha­ber cum­pli­do la mi­tad de la pe­na. No im­por­ta el de­li­to impu­tado ni el nú­me­ro de años. Con un in­for­me téc­ni­co fa­vo­ra­ble, afue­ra y bai­lan­do.

En cam­bio, cuan­do se ha­yan es­ta­ble­ci­do me­di­das de se­gu­ri­dad eli­mi­na­ti­vas de­be­rán ha­ber trans­cu­rri­do las dos ter­ce­ras par­tes de la pe­na pa­ra ob­te­ner ese “be­ne­fi­cio”. La Real Aca­de­mia de­fi­ne ese vo­ca­blo co­mo el “bien que se ha­ce o se re­ci­be”. En es­tos ca­sos el bien lo ha­ce el Es­ta­do y lo re­ci­be el cri­mi­nal.

En la his­to­ria pe­nal de Uru­guay nin­gún re­clu­so ha cum­pli­do la to­ta­li­dad de la pe­na más se­ve­ra, que es de 30 años. Ni ha­blar de las me­di­das de se­gu­ri­dad eli­mi­na­ti­vas. Es co­mo si no exis­tie­ran, pe­se a que en mu­chos ca­sos so­bren los fun­da­men­tos pa­ra apli­car­las.

Tal vez a al­gu­nos res­pon­sa­bles de pe­dir­las los pre­sio­na un re­cha­zo fi­lo­só­fi­co, afec­ta su sen­si­bi­li­dad, o su­po­nen que trein­ta años son más que su­fi­cien­tes. Nin­guno ex­pli­ca por qué no las pi­den. Y de­be­rían. Se de­ben a los ciu­da­da­nos y las víc­ti­mas y sus fa­mi­lias tie­nen el mis­mo de­re­cho a sa­ber por qué sí y por qué no.

Si­mi­la­res “be­ne­fi­cios” se es­ta­ble­cie­ron en 2005 du­ran­te el pri­mer go­bierno del pre­si­den­te Ta­ba­ré Váz­quez a tra­vés de la Ley 17.897. Ca­da dos días de tra­ba­jo y/o seis ho­ras de es­tu­dio se­ma­na­les el con­de­na­do es agra­cia­do con un día de re­den­ción. Un pre­mio.

El más em­ble­má­ti­co fue Pa­blo Gon­cál­vez, con­de­na­do a 30 años por los ho­mi­ci­dios de Ana Lui­sa Mi­ller, An­drea Cas­tro Pe­na y Ma­ría Vic­to­ria Wi­lliams. Fue li­be­ra­do en 2016 tras 23 años, 4 me­ses y tres días de re­clu­sión. En 2017 fue pro­ce­sa­do en Pa­ra­guay por te­nen­cia de ar­mas y dro­gas.

Ha si­do el de ma­yor re­per­cu­sión pú­bli­ca, pe­ro no el úni­co. Re­cor­de­mos al­gu­nos.

En 2005, en Co­lo­nia, los her­ma­nos Ra­món y Car­los Bel­trán Cas­tro ase­si­na­ron en for­ma al­ter­na­da a tres an­cia­nos en el me­dio ru­ral. El úni­co fin era ro­bar­les. La pe­na, 30 años.

Tres años des­pués, en Ro­sa­rio, Pa­blo Bo­rrás y cua­tro de­pre­da­do­res co­pa­ron la es­tan­cia La Teo­ría y ase­si­na­ron a dos hom­bres y a dos mu­je­res. Bo­rrás de­go­lló a una an­cia­na: “La de­go­llé de de­re­cha a iz­quier­da con una mano mien­tras con la otra le sos­te­nía la ca­be­za”. Ma­tó a la más jo­ven aun­que le ad­vir­tió que es­ta­ba em­ba­ra­za­da: “Ya es­ta­ba ju­ga­do”, se jus­ti­fi­có. Bo­rrás fue con­de­na­do a 30 años y sus cóm­pli­ces a pe­nas me­no­res.

En 2013, una mu­jer con­tra­tó en Ri­ve­ra a dos si­ca­rios (uno me­nor de edad) pa­ra ma­tar a su cu­ña­do, a la es­po­sa de es­te y al hi­jo de am­bos de tres años. Pre­ten­día co­brar una he­ren­cia. Los si­ca­rios ase­si­na­ron a la pa­re­ja y co­mo se opu­sie­ron a ma­tar al ni­ño, la mu­jer lo ase­si­nó aho­gán­do­lo con una al­moha­da. Se dis­cu­te la pe­na de 30 años.

Po­lí­ti­cos y al­gu­nas or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les de iz­quier­da po­nen el én­fa­sis en los de­re­chos hu­ma­nos de los re­clu­sos. Las pro­pues­tas du­ras son de la de­re­cha, di­cen. ¿Có­mo pue­den ol­vi­dar que los mi­li­ta­res Jo­sé San­de, Jor­ge Sil­vei­ra, Jo­sé Nino Ga­vaz­zo, En­ri­que Ri­ve­ro, Gil­ber­to Váz­quez y el po­li­cía Ri­car­do Me­di­na, en­tre otros, fue­ron con­de­na­dos a pe­nas de en­tre 20 y 30 años por ho­mi­ci­dios agra­va­dos y tor­tu­ras sin me­di­das de se­gu­ri­dad? Tie­nen de­re­cho a li­ber­ta­des an­ti­ci­pa­das. Cuan­do lle­gue ese mo­men­to, si aún vi­ven, ha­brá ma­ni­fes­ta­cio­nes en con­tra de que sean li­be­ra­dos.

Si se so­me­tie­ra a vo­ta­ción una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal so­bre la re­clu­sión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble asis­ti­re­mos a un in­ten­so y sano de­ba­te po­lí­ti­co y so­cial. El se­na­dor blan­co Jor­ge La­rra­ña­ga pro­po­ne que se apli­que en vio­la­cio­nes y abu­sos se­xua­les que de­ri­ven en la muer­te de la víc­ti­ma, pa­ra los si­ca­rios y en los ca­sos de ho­mi­ci­dios agra­va­dos. Ya no se­rían quin­ce, vein­te o trein­ta años. Se­rá obli­ga­to­rio apli­car la per­pe­tua.

Po­dría re­vi­sar­la la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia lue­go de 30 años si se­gún los in­for­mes téc­ni­cos el re­clu­so es­tá re­edu­ca­do, reha­bi­li­ta­do o re­so­cia­li­za­do. Pe­ro los 30 años no se los sa­ca na­die.

En fa­vor de apli­car­las se ar­gu­men­ta la be­nig­ni­dad de las nor­mas, la di­sua­sión que pue­de re­pre­sen­tar la per­pe­tua y la ne­ce­si­dad de man­te­ner al mar­gen a de­ter­mi­na­dos de­lin­cuen­tes. La re­in­ci­den­cia es al­ta y esos cri­mi­na­les no sa­len va­cu­na­dos.

En la ve­re­da opues­ta se ubi­ca la aca­de­mia me­dian­te ar­gu­men­tos cien­tí­fi­cos. Tam­bién se sos­tie­ne que la re­clu­sión per­ma­nen­te aten­ta con­tra la Cons­ti­tu­ción y los de­re­chos hu­ma­nos por­que le im­pi­de al re­clu­so la rein­ser­ción so­cial.

No es una no­ve­dad uru­gua­ya. En Amé­ri­ca, la re­clu­sión per­ma­nen­te exis­te en Ar­gen­ti­na, Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá, Chi­le, Mé­xi­co y Pe­rú ( Pa­na­má pe­ga en el pa­lo: la pe­na má­xi­ma es de 50 años). En el res­to del mun­do se apli­ca en Aus­tria, Aus­tra­lia, Ara­bia Sau­di­ta, Sin­ga­pur, Ugan­da, Es­pa­ña (el Có­di­go Pe­nal de 2003 per­mi­te has­ta 40 años de pe­na), Fran­cia, In­gla­te­rra, Ga­les, No­rue­ga, Di­na­mar­ca, Bél­gi­ca, Po­lo­nia, Hun­gría, Ita­lia, Irak (pa­ra te­rro­ris­tas) y Ho­lan­da.

Sue­le ci­tar­se l egis­la­ción com­pa­ra­da cuan­do con­vie­ne. Cuan­do no, se omi­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.