La cons­truc­ción ten­drá una sa­li­da “len­ta” de su “me­se­ta”; mar­co de es­tí­mu­los “no es su­fi­cien­te”

Búsqueda - - ECONOMÍA - En­tre­vis­ta de Ana Mo­ra­les

Las du­das acer­ca de cuán fuer­te se­rá la re­cu­pe­ra­ción de la cons­truc­ción — que lue­go de tres años de re­ce­sión cre­ció en el pri­mer se­mes­tre— es­tán por el la­do de la in­ver­sión pú­bli­ca y pri­va­da.

“Hay un mar­co de es­tí­mu­los, pe­ro se ve que no es su­fi­cien­te”, di­jo Die­go O’neill, que el jue­ves 15 asu­mi­rá la pre­si­den­cia de la Cá­ma­ra de la Cons­truc­ción, en lu­gar de Juan Ig­na­cio Ote­gui.

El em­pre­sa­rio, di­rec­tor de Ceao­sa — una fir­ma de­di­ca­da a obras de ar­qui­tec­tu­ra— ase­gu­ró que la in­ver­sión del Es­ta­do “no pue­de ser una co­sa que se ha­ga a em­pu­jo­nes”, aun­que re­co­no­ció que “vie­nen años di­fí­ci­les pa­ra las cuen­tas pú­bli­cas y por lo elec­to­ral”.

Se­ña­ló “preo­cu­pa­ción” por­que el en­ca­re­ci­mien­to re­la­ti­vo del sec­tor pue­da ser un “freno” de la de­man­da. Se de­be ata­car el “pro­ble­ma” de la ba­ja pro­duc­ti­vi­dad, que “con­di­cio­na el cre­ci­mien­to a me­diano y lar­go pla­zo” de la in­dus­tria, sos­tu­vo.

A con­ti­nua­ción, una sín­te­sis de la en­tre­vis­ta con Bús­que­da.

— Es­te año, la ac­ti­vi­dad de la cons­truc­ción co­men­zó a cre­cer. ¿Se pue­de ha­blar de re­cu­pe­ra­ción?

— Ve­ni­mos de t r es años con­se­cu­ti­vos de caí­da y es­te año pen­sa­mos que va a ser es­ta­ble. Las pers­pec­ti­vas pa­ra 2019 son si­mi­la­res y de­pen­de­rá de có­mo se va­yan con­cre­tan­do, por un la­do, los pro­yec­tos de PPP y, por otro, la in­ver­sión de UPM, que de eje­cu­tar­se va a te­ner un im­pac­to fuer­te.

— El es­ce­na­rio es de me­se­ta. ¿ De re­cu­pe­ra­ción?

— Con­fia­mos que sí, pe­ro len­ta. Por­que hay in­cer­ti­dum­bre so­bre la in­ver­sión tan­to pú­bli­ca co­mo pri­va­da. Es­tá la du­da de qué tan fuer­te pue­de ser la re­cu­pe­ra­ción del sec­tor.

Pa­ra que ha­ya desa­rro­llo sus­ten­ta­ble tie­ne que ha­ber in­ver­sión y en es­te pe­río­do de go­bierno la in­ver­sión ha si­do im­por­tan­te en al­gu­nos sec­to­res, co­mo via­li­dad, pe­ro en otros in­ci­sos ha ba­ja­do y en las em­pre­sas pú­bli­cas tam­bién. Las PPP su­man, aun­que se han ido di­la­tan­do en el tiem­po, un po­co por cur­va de apren­di­za­je y otro po­co por ex­ce­so de bu­ro­cra­cia y ac­to­res, so­bre to­do en la es­truc­tu­ra de fi­nan­cia­mien­to has­ta lle­gar a la con­cre­ción de la obra.

Pe­ro la in­ver­sión del Es­ta­do tie­ne que con­ti­nuar, no pue­de ser una co­sa que se ha­ga a em­pu­jo­nes. Sa­be­mos que vie­nen años di­fí­ci­les pa­ra las cuen­tas pú­bli­cas y por lo elec­to­ral, pe­ro ca­da pe­so in­ver­ti­do en la cons­truc­ción mue­ve al res­to de la eco­no­mía co­mo nin­gún otro sec­tor.

Ade­más, en los úl­ti­mos dos o tres años los pro­yec­tos de in­ver­sión pri­va­da pro­mo­vi­da han ve­ni­do ca­yen­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te y eso preo­cu­pa.

— El go­bierno me­jo­ró los es­tí­mu­los y pro­mo­vió las obras de gran di­men­sión. ¿Eso ayu­dó?

— Sí, eso ha te­ni­do un efec­to en Mon­te­vi­deo y Pun­ta del Es­te, bá­si­ca­men­te. Pe­ro son al­gu­nos pro­yec­tos; en el es­te ha­brá me­dia do­ce­na. Hay un mar­co de es­tí­mu­los, pe­ro se ve que no es su­fi­cien­te.

Los paí­ses com­pi­ten por la in­ver­sión y pro­ba­ble­men­te ha­ya otros paí­ses con me­jo­res con­di­cio­nes que no­so­tros.

— Va­rias em­pre­sas del ru­bro es­tán in­vir­tien­do y cons­tru­yen­do en Pa­ra­guay. ¿Cree que vol­ve­rán tras ese boom?

— De­pen­de de mu­chas co­sas, del cli­ma de ne­go­cios, la bu­ro­cra­cia, el cos­to país, la con­flic­ti­vi­dad, el te­ner re­glas de jue­go cla­ras y es­ta­bles, que Uru­guay en ge­ne­ral las tie­ne. Pe­ro el ejem­plo de la ley de vi­vien­da pro­mo­vi­da no es el me­jor por­que si bien fue una ini­cia­ti­va muy va­lio­sa, ha te­ni­do un par de mo­di­fi­ca­cio­nes con im­pac­to… no ca­tas­tró­fi­co, pe­ro con caí­da de in­ver­sión. El úl­ti­mo cam­bio tam­bién afec­tó la pa­ta del in­ver­sor que com­pra pa­ra al­qui­lar. Se­ría bueno que, pen­san­do en la in­ver­sión, se re­vi­sa­ra el úl­ti­mo de­cre­to.

— ¿Hay más ren­ta­bi­li­dad y me­jo­res in­cen­ti­vos afue­ra?

— La rea­li­dad pa­re­ce in­di­car que hoy en día hay más con­ve­nien­cia pa­ra el in­ver­sor en Pa­ra­guay que en Uru­guay, ade­más de un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co más fuer­te.

Te­ne­mos gran­des ex­pec­ta­ti­vas en la in­ver­sión de UPM. Un hi­to fun­da­men­tal es que se ini­cien las obras del Fe­rro­ca­rril Cen­tral y qui­zás en el se­gun­do se­mes­tre del año que vie­ne pue­dan em­pe­zar los pri­me­ros mo­vi­mien­tos y obras ac­ce­so­rias.

— ¿ El sec­tor po­drá ca­pi­ta­li­zar esa me­ga­obra?

— La ex­pe­rien­cia an­te­rior in­di­ca que las em­pre­sas na­cio­na­les est án ca­pa­ci­ta­das pa­ra eje­cu­tar las obras. Fue el ca­so de Bot­nia y Mon­tes del Pla­ta. Uru­guay tie­ne en el sec­tor cons­truc­ción un ac­ti­vo muy im­por­tan­te y la ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da no tie­ne pro­ble­ma. La caí­da de ocu­pa­ción se fre­nó; es­ta­mos en unos 44.000 t ra­ba­ja­do­res y el año que vie­ne es­ta­re­mos en nú­me­ros pa­re­ci­dos. Evi­den­te­men­te, si se co­mien­za l a obra de UPM y co­ne­xas se pue­de ocu­par a 8.000 más, al­go po­si­ti­vo si bien va a ten­sio­nar la in­dus­tria.

— El em­pre­sa­ria­do ha cues­tio­na­do que UPM ten­ga con­di­cio­nes im­po­si­ti­vas y la­bo­ra­les di­fe­ren­tes al res­to. ¿Us­ted có­mo lo ve?

— Las obras gran­des tie­nen sus be­ne­fi­cios y com­ple­ji­da­des. Cuan­do us­ted jun­ta en un mis­mo pre­dio 3.000 o 4.000 tra­ba­ja­do­res va a te­ner, evi­den­te­men­te, al­gu­nos pro­ble­mas que no tie­ne en otras con­di­cio­nes. Que ha­ya de­ter­mi­na­do ni­vel de con­flic­ti­vi­dad es es­pe­ra­ble. Por lo que la cá­ma­ra ve­la es por que no se tras­la­den si­tua­cio­nes que a ve­ces se plan­tean en ese ti­po de obras, a to­da la in­dus­tria. La nor­ma­ti­va es una so­la. El sec­tor tie­ne con­ve­nios; el te­ma es que de­ben cum­plir­se por par­te de las em­pre­sas y tam­bién de los tra­ba­ja­do­res. A ve­ces, el pro­ble­ma es que hay con­flic­tos que se apar­tan de ellos y hay di­fi­cul­ta­des.

— El con­ve­nio fir­ma­do, que re­gi­rá has­ta abril de 2020, pre­vé una par­ti­da es­pe­cial de $ 432 du­ran­te 11 me­ses por tra­ba­ja­dor, a pe­sar de que no se ha con­so­li­da­do la re­cu­pe­ra­ción de la ac­ti­vi­dad. ¿ Eso preo­cu­pa?

— Los ajus­tes es­tán den­tro de la pau­ta del Po­der Eje­cu­ti­vo pa­ra el sec­tor me­dio.

La par­ti­da ex­tra­or­di­na­ria, en rea­li­dad, es al­go que apor­tan l as em­pre­sas y que fue un apor­te pa­ra con­cre­tar un con­ve­nio que sa­lió bas­tan­te rá­pi­do, mi­ran­do la rea­li­dad de l os de­más gru­pos. Fue muy ra­zo­na­ble, por­que tam­po­co hu­bo mu­cha con­flic­ti­vi­dad, sino que se tran­si­tó en un con­ve­nio muy ci­vi­li­za­do.

En la cons­truc­ción los au­men­tos se tras­la­dan a pre­cios, sal­vo la par­ti­da es­pe­cial que po­nen las em­pre­sas. La preo­cu­pa­ción pue­de es­tar más por el en­ca­re­ci­mien­to del sec­tor y que eso sea un freno a la in­ver­sión.

— En Mal­do­na­do la ac­ti­vi­dad si­gue de­caí­da. ¿Qué im­pac­to pre­vé aho­ra, con la fuer­te de­pre­cia­ción cam­bia­ria que hu­bo en Ar­gen­ti­na?

— En Mal­do­na­do no hay un ni­vel de cons­truc­ción im­por­tan­te y la ocu­pa­ción es­tá bas­tan­te ba­ja.

El pú­bli­co com­pra­dor de Pun­ta del Es­te no es el que más su­fre los vai­ve­nes de la eco­no­mía ar­gen­ti­na.

Sin du­da, va a ha­ber un im­pac­to en el tu­ris­mo y pro­ba­ble­men­te en el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio, tam­bién en Mon­te­vi­deo. En los úl­ti­mos me­ses lo in­mo­bi­lia­rio se ha en­len­te­ci­do, es­tá más pe­sa­do.

— ¿ Có­mo in­ci­de en el ne­go­cio la suba del pre­cio del dó­lar en la pla­za lo­cal?

— Co­mo no ha­ce­mos bie­nes tran­sa­bles el dó­lar no im­pac­ta tan­to en los te­mas de la em­pre­sa. Sí en el en­ca­re­ci­mien­to de l os cos­tos, por­que mu­chos in­su­mos son im­por­ta­dos. Pe­ro eso ter­mi­na im­pac­tan­do en el pre­cio del pro­duc­to fi­nal, no tan­to en la eco­no­mía de la em­pre­sa.

Con la de­va­lua­ción de Ar­gen­ti­na se re­vir­tió un po­co la si­tua­ción fa­vo­ra­ble que te­nía­mos. La es­ta­mos pe­lean­do. Hay que es­pe­rar un po­co a ver có­mo se aco­mo­da el ti­po de cam­bio acá y en la re­gión. So­mos un mer­ca­do chi­co, pe­ro los ni­ve­les de pre­cios to­da­vía son com­pe­ti­ti­vos.

— ¿A pe­sar de que la pro­duc­ti­vi­dad ha caí­do Es un pro­ble­ma que te­ne­mos que afron­tar. Si no hay me­jo­ra de la pro­duc­ti­vi­dad, se con­di­cio­na el cre­ci­mien­to a me­diano y lar­go pla­zo; es una preo­cu­pa­ción. La cá­ma­ra es­tá tra­ba­jan­do muy fuer­te desa­rro­llan­do un de­par­ta­men­to pa­ra la me­di­ción de la pro­duc­ti­vi­dad en for­ma sis­te­má­ti­ca pa­ra ge­ne­rar in­for­ma­ción es­ta­dís­ti­ca, por­que es un te­ma que hay que ata­car en la ca­de­na.

— Las em­pre­sas na­cio­na­les se han aso­cia­do con ex­tran­je­ras pa­ra com­pe­tir por las obras ba­jo el ré­gi­men PPP. En l os úl­ti­mos años, el Es­ta­do tu­vo pro­ble­mas con com­pa­ñías in­ter­na­cio­na­les que no ter­mi­na­ron obras e in­ter­pu­sie­ron jui­cios. ¿Los con­sor­cios con las na­cio­na­les son ven­ta­jo­sos?

— Es bue­na co­sa por­que hay una si­ner­gia po­si­ti­va. Es in­tere­san­te ver có­mo las em­pre­sas na­cio­na­les se han adap­ta­do pa­ra dar res­pues­ta: to­dos los pro­yec­tos de PPP eje­cu­ta­dos o con ad­ju­di­ca­ción pro­vi­sio­nal, o son con­sor­cios de em­pre­sas na­cio­na­les o de na­cio­na­les con ex­tran­je­ras.

Cuan­do es­tán con­sor­cia­das con em­pre­sas na­cio­na­les las obras se ter­mi­nan. Esa es la ex­pe­rien­cia y es una se­gu­ri­dad pa­ra el país.

Die­go O'neill

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.