Con la ren­ta­bi­li­dad cons­tre­ñi­da, al­gu­nas em­pre­sas y sec­to­res en­fren­tan di­fi­cul­ta­des, aun­que otras ac­ti­vi­da­des se ex­pan­den

Búsqueda - - ECONOMÍA -

Hay em­pre­sas en pro­ble­mas que cie­rran, pe­ro otras abren. En al­gu­nos mo­men­tos ese ci­clo na­tu­ral se ha­ce más mar­ca­do, lo que ge­ne­ra preo­cu­pa­ción y has­ta dis­cu­sio­nes de ca­rác­ter po­lí­ti­co. Ac­tual­men­te Uru­guay pa­re­ce atra­ve­sar por una de esas fa­ses, en un con­tex­to de des­ace­le­ra­ción de las ven­tas al mis­mo tiem­po que au­men­tan los cos­tos de pro­duc­ción y se achi­ca la ren­ta­bi­li­dad a los ne­go­cios, si bien la si­tua­ción no es igual en to­dos los sec­to­res.

Es una ten­sión que se re­fle­ja en al­gu­nos in­di­ca­do­res de la eco­no­mía, co­mo la dis­mi­nu­ción de pues­tos de tra­ba­jo dis­po­ni­bles en el mer­ca­do (la ta­sa de em­pleo se ubi­ca ac­tual­men­te al­re­de­dor de dos pun­tos por­cen­tua­les más aba­jo que en 2016) y un in­cre­men­to de la de­socu­pa­ción.

Aho­ga­das por las deu­das y una re­trac­ción de sus in­gre­sos, em­pre­sas co­mo Mo­to­ci­clo o Pi­li re­cu­rrie­ron re­cien­te­men­te al con­cur­so de acree­do­res (y a la li­qui­da­ción, en el ca­so de esa in­dus­tria lác­tea de Pay­san­dú, que se en­cuen­tra par­cial­men­te ac­ti­va a la es­pe­ra de un com­pra­dor que la man­ten­ga vi­va). A la vez, en los úl­ti­mos días se pu­bli­ci­ta­ron al­gu­nas in­ver­sio­nes ya con­cre­ta­das y otras a mo­do de pla­nes. Bromy­ros des­ti­nó US$ 13 mi­llo­nes en la nue­va plan­ta pa­ra la fa­bri­ca­ción de pa­ne­les e iso­pa­ne­les de po­liu­re­tano ex­pan­di­do que inau­gu­ró en oc- tu­bre en Ca­ne­lo­nes; era ne­ce­sa­rio pa­ra, tras ha­ber au­men­ta­do la pro­duc­ti­vi­dad in­cor­po­ran­do ma­qui­na­ria, pro­yec­tar­se al mer­ca­do in­ter­na­cio­nal. En el ru­bro in­mo­bi­lia­rio, el gru­po For­tu­ne In­ter­na­tio­nal Group, con ba­se en Mia­mi, anun­ció que cons­trui­rá cin­co to­rres re­si­den­cia­les de al­ta ca­te­go­ría en Ca­rras­co Es­te, un em­pren­di­mien­to que en su pri­me­ra eta­pa re­que­ri­rá una in­ver­sión de US$ 30 mi­llo­nes.

Mien­tras, l os da­tos de pro­yec­tos re­co­men­da­dos por una co­mi­sión del Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía pa­ra dar­les ven­ta­jas im­po­si­ti­vas mues­tran un re­plie­gue: en enero- se­tiem­bre fue­ron 323 con una in­ver­sión aso­cia­da de US$ 475,3 mi­llo­nes, una caí­da fren­te a un año atrás de 20% y 29%, res­pec­ti­va­men­te.

¿Por qué han ce­rra­do al­gu­nas em­pre­sas y otras es­tán in­vir­tien­do pa­ra am­pliar­se, a la vez que se ins­ta­lan nue­vas? Se­gún di­je­ron a Bús­que­da em­pre­sa­rios y con­sul­to­res, si bien hay un “pro­ble­ma de ren­ta­bi­li­dad” en al­gu­nos sec­to­res de ac­ti­vi­dad, el pa­no­ra­ma no es ho­mo­gé­neo. En cier­tos ca­sos, se agre­gan de­fi­cien­cias en la ges­tión: fir­mas que cre­cen “sin or­den”, que “se en­deu­dan más de lo que de­be­rían” o que dan be­ne­fi­cios a su per­so­nal que lue­go no pue­den sol­ven­tar, ase­gu­ró una fuen­te. Tam­bién hay em­pre­sas que “no se ade­cuan cuan­do hay cam­bios en la rea­li­dad, re­du­cién­do­se o re­con­vir­tién­do­se”, aña­dió.

Un con­sul­tor se­ña­ló que ac­ti­vi­da­des in­ten­si­vas en mano de obra ca­li­fi­ca­da, co­mo la in­dus­tria del soft­wa­re, es­tán sien­do ren­ta­bles pues su cos­to es com­pe­ti­ti­vo en Uru­guay. “Pe­ro si el gi­ro su­po­ne uti­li­zar mu­cho trans­por­te, ener­gía y otros ser­vi­cios pú­bli­cos, que­dan fue­ra de com­pe­ten­cia”. Esa ló­gi­ca se apli­ca pa­ra ru­bros fa­bri­les, que a me­di­da que in­cor­po­ran más va­lor agre­ga­do a su pro­duc­ción, se les di­fi­cul­ta ge­ne­rar ren­ta­bi­li­dad si no es­tán muy tec­ni­fi­ca­dos.

El pro­ble­ma de ren­ta­bi­li­dad se da “en al­gu­nos sec­to­res más que en otros”, de­pen­dien­do de si pue­den o no tras­la­dar a pre­cios el au­men­to de cos­tos, re­su­mió otra fuen­te que si­gue de cer­ca la rea­li­dad em­pre­sa­rial. El pa­no­ra­ma tam­bién di­fie­re al in­te­rior de al­gu­nos gi­ros.

En el co­mer­cio, cri­sis co­mo la de Mo­to­ci­clo de­ri­va­ron de en­fren­tar al­tos cos­tos fi­jos por la can­ti­dad de lo­ca­les y va­rios tur­nos del per­so­nal en sus tien­das en los shop­pings, cuan­do la com­pe­ten­cia en el ru­bro se am­plió y una par­te del mer­ca­do de elec­tro­do­més­ti­cos “se com­mo­di­ti­zó” con la ven­ta por In­ter­net, ana­li­zó la fuen­te.

En el agro, la pre­sión so­bre las ga­nan­cias pro­vie­ne bá­si­ca­men­te del en­ca­re­ci­mien­to de al­gu­nos in­su­mos, co­mo los com­bus­ti­bles, en un con- tex­to de de­man­da y pre­cios que no es­tá sien­do fa­vo­ra­ble pa­ra to­dos los ru­bros, in­ter­pre­tó un con­sul­tor. Otra fuen­te in­di­có que los pro­ble­mas sí son ge­ne­ra­li­za­dos en la ca­de­na lác­tea, si bien “en el mis­mo sec­tor hay em­pre­sas que cie­rran y otras si­guen ac­ti­vas”.

En la cons­truc­ción al­gu­nos em­pre­sa­rios vi­sua­li­zan una ren­ta­bi­li­dad men­gua­da. Pe­ro no hay una cri­sis ge­ne­ra­li­za­da, ase­gu­ró un con­sul­tor.

Una fuen­te es­ti­mó que en el ca­so del sec­tor fi­nan­cie­ro, las ga­nan­cias re­cién po­drían me­jo­rar cuan­do se nor­ma­li­cen los ni­ve­les de ta­sas de in­te­rés en el mun­do. Has­ta en­ton­ces los ban­cos en Uru­guay de­ben ge­ne­rar in­gre­sos co­bran­do co­mi­sio­nes por ser­vi­cios y bus­car efi­cien­cias por el la­do de los cos­tos, por ejem­plo, es­ti­mu­lan­do a sus clien­tes a uti­li­zar sus webs o pla­ta­for­mas con me­nor cos­to que la aten­ción pre­sen­cial.

¿ Ca­ro? El nue­vo de­cano de la es­ta­tal Fa­cul­tad de Cien­cias Eco­nó­mi­cas y de Ad­mi­nis­tra­ción, Jor­ge Xa­vier, re­fle­xio­nó acer­ca de los cos­tos em­pre­sa­ria­les en­tre­vis­ta­do en El País del 28 de oc­tu­bre.

¿Por qué Uru­guay es ca­ro?, le pre­gun­tó el dia­rio. “¿Com­pa­ra­do con qué? La dis­tri­bu­ción del i ngre­so que t ene­mos en Uru­guay es bas­tan­te ejem­plar, eso no es ca­sua­li­dad. Eso va ata­do con el ni­vel sa­la­rial. Si que­re­mos te­ner un país más ba­ra­to, eso im­pli­ca me­nor re­mu­ne­ra­ción. Te­ne­mos una de las co­ber­tu­ras de sa­lud más exi­to­sas, en can­ti­dad de po­bla­ción y l o que in­clu­ye el ser­vi­cio fren­te a otros paí­ses — bas­ta ver Es­ta­dos Uni­dos—. La edu­ca­ción pú­bli­ca tam­bién cuent a”, res­pon­dió Xa­vier. In­sis­tió con ese ar­gu­men­to. Pa­ra él, se di­ce que el país es ca­ro por­que “la gen­te no es del to­do cons­cien­te de los de­re­chos que tie­ne sal­vo cuan­do los pier­de. Los ni­ve­les de aten­ción de sa­lud que te­ne­mos en Uru­guay, y lo que el Es­ta­do in­vier­te en eso, es fran­ca­men­te en­vi­dia­ble. En Uru­guay to­do ciu­da­dano tie­ne ac­ce­so a esa aten­ción, eso no tie­ne pre­cio. Eso es va­lor más allá de cos­to, es el va­lor de la vi­da en la so­cie­dad. ¿Por qué se es­tán ra­di­can­do em­pre­sas in­ter­na­cio­na­les y vie­nen ex­tran­je­ros a vi­vir si es tan ca­ro?”.

La nue­va di­rec­to­ra del Ins­ti­tu­to de Com­pe­ti­ti­vi­dad de l a Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, Mi­cae­la Ca­ma­cho, di­jo la se­ma­na pa­sa­da en Bús­que­da que si bien Uru­guay ofre­ce un “pi­so” de es­ta­bi­li­dad, to­da­vía “hay un mon­tón de co­sas” sin re­sol­ver. “Te lo di­ce to­do el mun­do. Te­nés un ni­vel im­po­si­ti­vo enor­me, pe­ro no te cu­bre sa­lud, ni edu­ca­ción a los ni­ve­les de otros paí­ses con al­tí­si­mo ni­vel im­po­si­ti­vo”, afir­mó ( N º 1.992).

Des­de l as cá­ma­ras em­pre­sa­ria­les mar­ti­llan con un plan­teo si­mi­lar. Que las ta­ri­fas de los ser­vi­cios pú­bli­cos — com­bus­ti­bles, elec­tri­ci­dad, agua, etc.— son ele­va­das en la com­pa­ra­ción re­gio­nal e in­ter­na­cio­nal, que los sa­la­rios han cre­ci­do más que la pro­duc­ti­vi­dad y que la re­gu­la­ción la­bo­ral es de­ma­sia­do rí­gi­da. Y ha­blan ade­más de un po­der sin­di­cal que, di­cen, fo­go­nea­ron los go­bier­nos fren­tis­tas.

Ga­nan­cias

Al­gu­nos da­tos su­gie­ren que las ga­nan­cias em­pre­sa­ria­les se han ido re­du­cien­do en los úl­ti­mos años. Una apro­xi­ma­ción a esa in­for­ma­ción sur­ge del pa­go del Im­pues­to a la Ren­ta de las Ac­ti­vi­da­des Eco­nó­mi­cas (IRAE), que tie­ne una ta­sa de 25% so­bre la ren­ta ne­ta fis­cal. Su re­cau­da­ción cre­ció 8,6% real en 2015, 20,1% en 2016 y 5,8% en 2017, se­gún la Di­rec­ción Ge­ne­ral Im­po­si­ti­va. Esas ci­fras in­clu­yen a las em­pre­sas pú­bli­cas.

La ofi­ci­na re­cau­da­do­ra de­jó de di­vul­gar ha­ce años in­for­ma­ción abier­ta por sec­to­res de ac­ti­vi­dad, lo que li­mi­ta el aná­li­sis. Las úl­ti­mas ci­fras dis­po­ni­bles (de 2012) mues­tran que hu­bo 74.144 em­pre­sas con­tri­bu­yen­tes del IRAE, pe­ro el pa­no­ra­ma por ru­bros y ta­ma­ños de fir­mas no fue ho­mo­gé­neo. Por ejem­plo, la re­cau­da­ción del IRAE cre­ció sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te en gi­ros co­mo el su­mi­nis­tro de agua y sa­nea­mien­to ( 234%), la in­for­má­ti­ca y co­mu­ni­ca­cio­nes (169%), así co­mo el co­mer­cio al por ma­yor de tex­ti­les y pren­das de ves­tir ( 84%). Tam­bién la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria, fo­res­tal y la pes­ca ( 65%), mien­tras que la cons­truc­ción pa­gó 30% más que en 2011, siem­pre en tér­mi­nos reales. Lo tri­bu­ta­do por ren­ta em­pre­sa­rial se es­tan­có en ac­ti­vi­da­des co­mo el alo­ja­mien­to y ser­vi­cios de co­mi­da, y en el co­mer­cio, en tan­to que dis­mi­nu­yó en el ca­so del su­mi­nis­tro de elec­tri­ci­dad (– 87%), el trans­por­te (–16%) o las agru­pa­das en la ca­te­go­ría “Otras in­dus­trias ma­nu­fac­tu­re­ras” (–17%).

Por t ama­ño de em­pre­sas, so­lo las que tu­vie­ron ven­tas me­no­res a 305.000 uni­da­des in­de­xa­das a l a in­fla­ción ( unos US$ 36.400 de 2012) pa­ga­ron me­nos IRAE (–16%).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.