La ca­sa de pa­pel

Un te­so­ro en el Par­que Batlle: la Bi­blio­te­ca Cer­van­ti­na Xa­lam­brí

Búsqueda - - VIDA CULTURAL -

tre ellos in­glés, fran­cés, ale­mán e ita­liano; en la­tín, grie­go, he­breo y eus­ke­ra, ade­más de chino, árabe, sue­co e is­lan­dés. Las ilus­tra­cio­nes son de más de 40 ar­tis­tas plás­ti­cos de to­do el mun­do. In­clu­so hay cua­der­nos es­cri­tos a mano en gua­ra­ní y una edi­ción en es­pe­ran­to ti­tu­la­da Don Kiho­to de Man­cu­jo, tra­du­ci­da al pro­yec­to de len­gua­je uni­ver­sal en 1905. “El­dono de la Gru­po Es­pe­ran­tis­ta Mur­cia. Pre­zo: 50 cen­ti­moj”, re­za la pri­me­ra pá­gi­na. Un to­mo de El Qui­jo­te im­pre­so en Bél­gi­ca por la ca­sa Vel­pius en 1611 (aún en vi­da de Cer­van­tes) es la jo­ya más va­lio­sa.

Es­tas i má­ge­nes son ape­nas un pan­ta­lla­zo de la co­lec­ción cer­van­ti­na de Ar­tu­ro Es­ta­nis­lao Xa­lam­brí, el bi­blió­fi­lo uru­gua­yo que acu­mu­ló tal de­men­cial can­ti­dad de li­bros re­la­cio­na­dos con el Man­co de Le­pan­to que mo­ti­vó la re­cien­te de­cla­ra­ción de Mon­te­vi­deo co­mo Ciu­dad Cer­van­ti­na (la cuar­ta en el mun­do), por la Aso­cia­ción Mun­dial de Cer­van­tis­tas. El nom­bre de Xa­lam­brí so­nó fuer­te en la pri­me­ra mi­tad del si- glo XX, lue­go fue ca­yen­do en el ol­vi­do y re­sur­gió en los úl­ti­mos años, con di­cha de­cla­ra­ción, el Fes­ti­val Cer­van­tino — cu­ya su se­gun­da edi­ción tie­ne lu­gar ac­tual­men­te— y con el re­cien­te es­treno de El Qui­jo­te del Pla­ta por el Ba­llet Na­cio­nal del So­dre, pie­za ori­gi­nal ins­pi­ra­da en el co­lec­cio­nis­ta.

La Bi­blio­te­ca Cer­van­ti­na Xa­lam­brí fue do­na­da en el 2000 por la fa­mi­lia del bi­blió­lo­go a la Uni­ver­si­dad de Mon­te­vi­deo, que la des­ti­nó al Cen­tro de Do­cu­men­ta­ción y Es­tu­dios de Ibe­roa­mé­ri­ca ( Ce­dei), inau­gu­ra­do en 2015. La ca­sa, ubi­ca­da en Ca­ta­lu­ña y Ri­cal­do­ni y abier­ta a to­do pú­bli­co, es­tá re­ple­ta de li­bros. Unos 50.000, se­gún la bi­blio­te­có­lo­ga Da­nie­la Vai­ro, que tra­ba­ja allí des­de cua­tro años an­tes de su aper­tu­ra, co­mo res­pon­sa­ble de ca­ta­lo­gar su acer­vo. Jun­to a la de Xa­lam­brí, allí es­tán las co­lec­cio­nes del es­cri­tor y teó­lo­go Al­ber­to Met­hol Fe­rré, el his­to­ria­dor Juan Pi­vel De­vo­to y el in­ves­ti­ga­dor Ro­lan­do La­guar­da Trías, ex­per­to en te­mas geo­grá­fi­cos, mi­li­ta­res y car­to­gra­fía his­tó­ri­ca.

La co­lec­ción Xa­lam­brí aún no ca­ta­lo­ga­da to­tal­men­te in­clu­ye tam­bién una edi­ción del Qui­jo­te im­pre­sa en Am­be­res en 1738, otra de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la de 1780, otra de John Bow­le — con­si­de­ra­do el pri­mer co­men­ta­dor de la obra— edi­ta­da en Lon­dres en 1781. Tam­bién con­tie­ne obras de Cer­van­tes co­mo Per­si­les y Se­gis­mun­da, La tía fin­gi­da, Via­je del Par­na­so, La Ga­la­tea, Tra- ge­dia de Nu­man­cia, los cé­le­bres En­tre­me­ses y No­ve­las ejem­pla­res, ade­más de unas 2.000 obras so­bre crí­ti­ca y aná­li­sis de Cer­van­tes y el gé­ne­ro no­ve­la de ca­ba­lle­rías. Tí­tu­los co­mo Cer­van­tes teó­lo­go, Cer­van­tes ma­rino, Cer­van­tes via­je­ro, Cer­van­tes y el Evan­ge­lio o Cer­van­tes en cien­cias mé­di­cas. El uni­ver­so cer­van­tino se plas­ma en to­mos co­mo His­to­ria clí­ni­ca de Cer­van­tes, Ani­ma­les y plan­tas en El Qui­jo­te o Cer­van­tes y el De­re­cho de Gen­tes.

En­tre tan­tas cu­rio­si­da­des, hay dos to­mos he­chos de cor­cho (ta­pas y ho­jas), un ejem­plar en ja­po­nés di­bu­ja­do a mano, y otro en ca­ta­lán ilus­tra­do por Sal­va­dor Da­lí.

Vai­ro pa­sa las pá­gi­nas con ex­tre­ma pre­cau­ción y des­ta­ca el buen es­ta­do de con­ser­va­ción de la co­lec­ción, por su “in­te­gri­dad y uni­for­mi­dad te­má­ti­ca”. Los to­mos es­tán or­de­na­dos tal cual lo dis­pu­so Xa­lam­brí, lo que con­fi­gu­ra un re­co­rri­do fí­si­co, a mo­do de la­be­rin­to. In­clu­so se man­tu­vo la in­de­xa­ción ori­gi­nal, con un có­di­go di­se­ña­do por el me­ticu­loso co­lec­cio­nis­ta. Mu­chos ejem­pla­res con­tie­nen el ex­li­bris de Xa­lam­brí (al­go así co­mo la mar­ca iden­ti­ta­ria de un co­lec­cio­nis­ta), una ilus­tra­ción en la que des­ta­ca el ce­rro de Mon­te­vi­deo.

No­tas y pa­pe­les. Pa­ra Fer­nan­do Ague­rre Co­re, di­rec­tor del Ce­dei, es­ta co­lec­ción, “muy ri­ca en ra­re­zas y ejem­pla­res de sin­gu­lar be­lle­za y enor­me va­lor ar­tís­ti­co”, tie­ne un “enor­me po­ten­cial aca­dé­mi­co” aún no apro­ve­cha­do. “Hay mi­les de li­bros con ano­ta­cio­nes de Xa­lam­brí y otras per­so­nas e in­con­ta­bles pa­pe­les en­tre sus pá­gi­nas, to­do un te­so­ro a des­cu­brir, de gran pro­ve­cho in­te­lec­tual pa­ra fu­tu­ras ge-

ne­ra­cio­nes y es­tu­dio­sos del cer­van­tis­mo”. Es­te pa­tri­mo­nio bi­blio­grá­fi­co es­tá ase­gu­ra­do en va­rios cien­tos de mi­les de dó­la­res. Ague­rre sub­ra­ya que ade­más de los li­bros es­tá la co­lec­ción de dia­rios y re­vis­tas (más de tres mil re­cor­tes), cua­der­nos de no­tas, fo­to­gra­fías y ob­je­tos de ar­te, ex­pues­ta par­cial­men­te en las vi­tri­nas de la ca­sa, pe­ro que bien po­drían ser ma­te­ria de una gran mues­tra. Hay estatuas, cua­dros, bus­tos de Cer­van­tes y del Qui­jo­te, me­da­llas, ja­rro­nes, ban­de­jas, tin­te­ros y di­ver­sos ob­je­tos con la te­má­ti­ca cer­van­ti­na.

El di­rec­tor del Ce­dei se apa­sio­na cuan­do men­cio­na l a nu­me­ro­sa co­rres­pon­den­cia que Xa­lam­brí man­tu­vo con in­te­lec­tua­les, in­ves­ti­ga­do­res cer­van­tis­tas y per­so­na­li­da­des co­mo Juan Se­dó Pe­ris- Men­che­ta, Juan Zo­rri­lla de San Mar­tín, Car­los Al­ber­to Puey­rre­dón y el car­de­nal y ar­zo­bis­po de Mon­te­vi­deo An­to­nio Bar­bie­ri, ma­te­rial que aún no ha si­do es­tu­dia­do com­ple­ta­men­te, y que se­gún Ague­rre se­rá pu­bli­ca­do en un li­bro.

La vi­da de Xa­lam­brí es­tá ex­pues­ta en esas bi­blio­te­cas. En es­pe­cial su acé­rri­mo fer­vor cris­tiano, ta­lla­do a mano en una gran bi­blio­te­ca que ocu­pa to­do el an­cho de una de las ha­bi­ta­cio­nes: “Idea­li­za la rea­li­dad. Cris­tia­ni­za el ideal. ¡ Al­cán­za­lo!”. Y en un enor­me atril de ma­de­ra don­de re­za “Lu­char por Cris­to es li­be­rar”. O en uno de sus di­chos des­ta­ca­do en una sem­blan­za con­fec­cio­na­da por el Ce­dei: “Yo me he apa­sio­na­do por Don Qui­jo­te por­que le mi­ro co­mo sím­bo­lo del ideal cris­tiano: za­ma­rrea­do por to­dos los ga­leo­tes que en el mun­do han si­do, mo­fa­do por to­das las ma­ri­to­nes, sil­ba­do o des­co­no­ci­do por to­dos los pre­ten­di­dos ca­ba­lle­ros que se an­dan por es­te mun­do más del Dia­blo que de Dios”.

Ja­vier Al­fon­so

Ejem­plar de 1611 im­pre­so en Bru­se­las

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.