Li­ving Cen­te­na­rio

Ro­ger Wa­ters lle­nó 40.000 ca­be­zas de Pink Floyd

Búsqueda - - VIDA CULTURAL -

Se apa­gan las lu­ces, el Es­ta­dio tiem­bla. En la ma­yor pan­ta­lla ja­más ins­ta­la­da en Uru­guay emer­ge una fá­bri­ca. Cua­tro chi­me­neas suben len­ta­men­te por de­trás y co­mien­zan a humear. Desconcierto. Asom­bro. La in­dus­tria emer­gen­te es la Bat­ter­sea Po­wer Sta­tion, la cen­tral eléc­tri­ca lon­di­nen­se por la que pa­sa­ba Ro­ger Wa­ters en sus tiem­pos de es­tu­dian­te de Ar­qui­tec­tu­ra. Aso­ma un cer­do ro­sa­do in­fla­ble. Se lla­ma Al­gie. La por­ta­da de Ani­mals es re­crea­da en el Cen­te­na­rio. Sue­nan las gui­ta­rras de Dogs y se desata ese via­je só­ni­co de 17 mi­nu­tos. Lue­go vie­ne Pigs, con su fu­ri­bun­do — y re­dun­dan­te— es­cra­che a Do­nald Trump en la pan­ta­lla (so­bró el “Trump es un cer­do”, ya es­ta­ba cla­rí­si­mo). Esa me­dia ho­ra del me­jor rock pro­gre­si­vo es el ce­nit mu­si­cal de un con­cier­to que, con epi­cen­tro en la obra de Pink Floyd, ya que­dó en la his­to­ria.

Los 20 mi­nu­tos ini­cia­les con la ima­gen de esa mu­jer so­la en la pla­ya sin­cro­ni­zan la sen­si­bi­li­dad de los 40.000 es­pec­ta­do­res. Se­rá un con­cier­to pa­ra es­cu­char, pa­ra con­tem­plar. No vi­vi­re­mos esa co­mu­nión efer­ves­cen­te que nos en­cen­dió en los de Mccart­ney y los Ro­lling. Las emo­cio­nes via­ja­rán por otro ca­rril, un via­je sen­so­rial no me­nos in­ten­so pe­ro más men­tal y re­fle­xi­vo, con to­ques per­for­má­ti­cos y un fuer­te tono po­lí­ti­co. Una pues­ta en es­ce­na esen­cial­men­te au­dio­vi­sual, ideal pa­ra ser apre­cia­da des­de la Tri­bu­na Co­lom­bes, don­de ese gi­gan­tes­co ci­ne­mas­co­pe se ve co­mo un plas­ma de 80 pul­ga­das en el li­ving. El me­jor so­ni­do en­vol­ven­te que ja­más so­nó en la ciu­dad cau­ti­va des­de una de­ce­na de to­rres de al­ta­vo­ces.

Sue­na tan in­creí­ble el acor­de inau­gu­ral de Breat­he ( In the Air), se­gui­da de Ti­me y Mo­ney co­mo el ba­jo de One of The­se Days. Al cin­cuen­tón nos­tál­gi­co le tiem­bla la pe­ri­ta. Sue­na Wel­co­me to the Ma­chi­ne y las ani­ma­cio­nes vi­sua­les nos de­po­si­tan en los 70, con to­do lo bueno y lo ma­lo que tu­vie­ron. Las can­tan­tes Jess Wol­fe & Holly Laes­sig nos des­lum­bran con su elec­tri­zan­te ver­sión de The Great Gig in the Sky. Lle­ga el mo­men­to de la sui­te The Hap­piest Days of Our Li­ves y las par­tes 2 y 3 de Another Brick in the Wall. En­tran en ac­ción los ni­ños del co­ro Gi­ra­lu­na, en la piel de esos pre­sos en­ca­pu­cha­dos, con la le­yen­da “Re­sist” en el pe­cho. Las son­ri­sas que cru­zan con Wa­ters son de ver­dad. Que les qui­ten lo bai­la­do.

Wa­ters lo­gra en es­ta gi­ra la me­jor sín­te­sis po­si­ble de su obra y la agru­pa del mo­do más cohe­ren­te, con­tun­den­te y ac­tual. Des­pués, ca­da uno ha­ce su via­je.

Hay más pos­ta­les. The Last Re­fu­gee, Pic­tu­re That y Us and Them, con esos clips es­tre­me­ce­do­res so­bre las víc­ti­mas de la gue­rra (nun­ca es de­ma­sia­do pa­ra re­sis­tir a la ma­sa­cre); la por­ta­da de The Dark Si­de of the Moon ma­te­ria­li­za­da en lá­ser so­bre las 40.000 ca­be­zas en Brian Da­ma­ge; el fi­nal es­pe­ran­za­do en Con­for­tably Numb cuan­do aque­lla ma­dre que es­pe­ra­ba se abra­za con su hi­ja. Wa­ters se ex­pu­so, sa­cu­dió es­tan­tes en va­rias tien­das, sem­bró las re­des de bue­nos e in­tere­san­tes de­ba­tes y de­jó a al­gu­nos muy enoja­dos. Pe­ro tam­bién ins­ta­ló sen­sa­cio­nes in­bo­rra­bles en quie­nes pu­di­mos es­tar ahí.

J. A.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.