An­ti­se­mi­tis­mo

Búsqueda - - CARTAS AL DIRECTOR -

Sr. Di­rec­tor:

Dos epi­so­dios nos con­vo­can: la ma­sa­cre an­ti­se­mi­ta per­pe­tra­da en una si­na­go­ga de Pit­ts­burgh en los Es­ta­dos Uni­dos, y el ac­to aus­pi­cia­do por el PIT- CNT en ad­he­sión al mo­vi­mien­to de­no­mi­na­do BDS ( boy­cott, di­vest, sanc­tion), que pro­mue­ve el os­tra­cis­mo del Es­ta­do de Is­rael.

Am­bos he­chos — se­pa­ra­dos por mi­les de ki­ló­me­tros— pue­den lu­cir in­co­ne­xos. Sin em­bar­go, son las dos ca­ras de una mis­ma mo­ne­da: el an­ti­se­mi­tis­mo.

Nin­gún ata­que an­ti­ju­dío, por so­li­ta­rio que pa­rez­ca, irrum­pe de la na­da. Él se in­ser­ta, siem­pre, en un cli­ma pro­pen­so a los des­ma­nes. Es el co­ro­la­rio — na­tu­ral e inexo­ra­ble— de un en­torno que lo am­bien­ta de múl­ti­ples ma­ne­ras, al­gu­nas ex­plí­ci­tas, otras so­la­pa­das y en cla­ve. Es­ta­mos ha­blan­do del dis­cur­so del odio. Es­ta­mos ha­blan­do tam­bién — pa­ra ate­rri­zar el te­ma en el aquí y en el aho­ra— del sen­ti­mien­to an­ti­is­rae­lí a voz en cue­llo, del si­len­cio an­te el te­rro­ris­mo, del do­ble es­tán­dar per­ma­nen­te. Es­ta­mos ha­blan­do, en fin, de ese cli­ma en el cual el pre­jui­cio flo­re­ce: la per­mi­si­vi­dad an­te el agra­vio, el res­que­bra­ja­mien­to de la au­to­ri­dad, la nu­la eje­cu­ción de las le­yes: exis­ten pe­ro no se apli­can.

¿Có­mo reac­cio­nar an­te la pre­sen­cia desafian­te del mú­si­co Ro­ger Wa­ters en el ac­to del vier­nes del PITCNT, ro­dea­do de una pa­ra­fer­na­lia an­ti­se­mi­ta que na­da te­nía que en­vi­diar a la me­jor pro­pa­gan­da na­zi?

En un Es­ta­do que se pre­cie de ser de­mo­crá­ti­co, la res­pues­ta so­lo pue­de es­tar en la ley, el me­jor ins­tru­men­to de con­vi­ven­cia so­cial has­ta aho­ra in­ven­ta­do: “El que pú­bli­ca­men­te o me­dian­te cual­quier me­dio ap­to pa­ra su di­fu­sión in­ci­ta­re al odio, al des­pre­cio, o a cual­quier for­ma de vio­len­cia mo­ral o fí­si­ca con­tra una o más per­so­nas en ra­zón del co­lor de su piel, su ra­za, re­li­gión, ori­gen na­cio­nal o ét­ni­co (…) se­rá cas­ti­ga­do con (…)”. (Art. 149 bis del Có­di­go Pe­nal).

Pe­ro el te­ma no es la ley an­ti­dis­cri­mi­na­to­ria — que es una ley mo­de­lo— sino el sis­te­ma: la ley an­ti­dis­cri­mi­na­to­ria se apli­ca po­co y na­da. ¿Dón­de es­tá la Co­mi­sión con­tra el Ra­cis­mo que la mis­ma ley sa­bia­men­te creó? ¿Qué hi­zo esa Co­mi­sión cuan­do las pin­ta­das en el Me­mo­rial del Ho­lo­caus­to, o cuan­do la ex­pul­sión de los tu­ris­tas is­rae­líes en Va­li­zas, o tan so­lo aho­ra, con es­ta in­ci­ta­ción in­fa­me de Ro­ger Wa­ters, an­ti­se­mi­ta y an­ti­ca­pi­ta­lis­ta de lar­ga pro­sa­pia (del ca­pi­tal ajeno, huel­ga de­cir­lo)?

Me te­mo que los uru­gua­yos po­co he­mos apren­di­do del sal­va­je ase­si­na­to de Da­vid Fremd un par de años atrás ( De pa­so, el ex­pe­dien­te pe­nal de su ase­sino si­gue pe­re­gri­nan­do in­de­fi­ni­do en los ana­que­les de los

es­tra­dos ju­di­cia­les. Sin co­men­ta­rios). En el con­cier­to en el Cen­te­na­rio, al­gu­nos in­clu­so fes­te­ja­ron el in­fla­ble des­ple­ga­do por el Sr. Wa­ters, con su cer­do ca­rac­te­rís­ti­co y su sim­bo­lo­gía, tan “re­du­ci­do­ra” co­mo des­truc­ti­va. Creo que pe­can de in­ge­nui­dad; creen que ellos son aje­nos a esas con­duc­tas, que no es a ellos con­tra quie­nes el ata­que va di­ri­gi­do. Se equi­vo­can. Des­co­no­cen que tar­de o tem­prano, ellos tam­bién ha­brán de su­frir las con­se­cuen­cias de esa con­duc­ta irres­pon­sa­ble. Por­que es­tos acon­te­ci­mien­tos por su­pues­to agra­vian a los ju­díos. Pe­ro no so­la­men­te a ellos: tan­to o más que agra­viar al ju­dío, nos re­ba­jan y nos de­ni­gran a to­dos.

Trans­cri­bo el pen­sa­mien­to de mi pa­dre, Nahum Bergs­tein: “Aque­llas so­cie­da­des don­de pros­pe­ran las se­mi­llas ve­ne­no­sas de la dis­cri­mi­na­ción, del ra­cis­mo, del an­ti­se­mi­tis­mo o de la xe­no­fo­bia, ter­mi­nan car­co­mi­das en sus ci­mien­tos, y cae­mos to­dos ba­jo sus es­com­bros. Por eso, es­ta­mos an­te un pro­ble­ma na­cio­nal más im­por­tan­te pa­ra el país y pa­ra la so­cie­dad en su con­jun­to que pa­ra los pre­sun­tos alu­di­dos por la con­duc­ta”. Jo­nás Bergs­tein CI 1.316.079- 4

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.