El triun­fo de Bol­so­na­ro (I)

Búsqueda - - CARTAS AL DIRECTOR -

Sr. Di­rec­tor:

Ha­ble­mos cla­ro so­bre el fas­cis­mo. El do­min­go 28 de oc­tu­bre Jair Bol­so­na­ro, un nom­bre has­ta ha­ce po­co des­co­no­ci­do pa­ra los la­ti­noa­me­ri­ca­nos en ge­ne­ral, fue ele­gi­do pre­si­den­te de Bra­sil.

De dis­cur­so na­da con­ven­cio­nal, so­lo ha de­ja­do en cla­ro dos ideas re­la­cio­na­das con sus in­ten­cio­nes de go­bierno: go­ber­na­rá con el apo­yo y co­la­bo­ra­ción di­rec­ta de mi­li­ta­res e in­ten­ta­rá de­vol­ver el es­pí­ri­tu, la iden­ti­dad y la ener­gía que mu­chos mi­llo­nes de bra­si­le­ños an­sían con nos­tal­gia y que hoy con­si­de­ran arre­ba­ta­da.

Es tan am­plio el es­pec­tro en el que sus in­ten­cio­nes po­drían mu­tar una vez ins­ta­la­do en el go­bierno, que na­die po­dría de­fi­nir con cer­te­za cuál se­rá a par­tir de aho­ra el fu­tu­ro de Bra­sil. Y es que Jair Bol­so­na­ro o sus vo­ce­ros más alle­ga­dos, se han ma­ne­ja­do en­tre la ad­mi­ra­ción ma­ni­fes­ta­da a un re­cién lle­ga­do al po­der Hu­go Chá­vez fi­na­li­zan­do el si­glo pa­sa­do, y la crí­ti­ca más vehe­men­te con­tra al­gu­nos cla­ros vi­cios del sis­te­ma de­mo­crá­ti­co, cu­ya eli­mi­na­ción o re­for­ma in­tem­pes­ti­va sin un aná­li­sis ra­zo­na­do, po­dría aca­rrear se­rios ries­gos pa­ra la per­ma­nen­cia del Es­ta­do de de­re­cho en el Bra­sil.

Ape­nas co­no­ci­do el re­sul­ta­do de la pri­me­ra vuel­ta que pu­so al can­di­da­to a un pa­so de al­can­zar la pre­si­den­cia, la iz­quier­da la­ti­noa­me­ri­ca­na reac­cio­nó al uní­sono, vol­can­do ríos de tin­ta y mi­les de ho­ras de re­des so­cia­les, ra­dio y te­le­vi­sión, a “de­nun­ciar” el ca­rác­ter fas­cis­ta de Bol­so­na­ro.

Se tra­ta de un mo­men­to his­tó­ri­co. Na­die sa­be con cer­te­za ha­cia dón­de di­ri­gi­rá el can­di­da­to el in­men­so po­der que le ha si­do asig­na­do. Pe­ro va­le la pe­na ana­li­zar el con­tex­to y rea­li­dad na­cio­nal y re­gio­nal en el que es­te he­cho se pro­du­ce.

El Fo­ro de San Pa­blo dio el mar­co ge­ne­ral pa­ra el desa­rro­llo en la re­gión de po­lí­ti­cas de iz­quier­da re­vul­si­vas.

Crea­do en 1990 por ini­cia­ti­va de Fi­del Cas­tro y ba­jo el li­de­raz­go de Luis Ig­na­cio Lu­la da Sil­va ( Lu­la), co­bró un inusi­ta­do im­pul­so lue­go del triun­fo en 1998 de Hu­go Chá­vez en Ve­ne­zue­la.

Res­pal­da­do y fi­nan­cia­do a su vez por Cu­ba, Chá­vez, una vez en el po­der, de­vol­vió el fa­vor re­ci­bi­do con in­cal­cu­la­bles can­ti­da­des de pe­tró­leo, pe­ro ade­más in­fil­tran­do mi­li­ta­res e in­te­li­gen­cia mi­li­tar cu­ba­na en­tre sus Fuer­zas Ar­ma­das. Una ven­ta cla­ra de la pa­tria, a cam­bio de po­der per­so­nal en nom­bre de la ideo­lo­gía y de la eman­ci­pa­ción del, se­gún su pro­pia ver­sión, “opri­mi­do pue­blo ve­ne­zo­lano”. El pe­tró­leo, cu­yo pre­cio coin­ci­den­te­men­te se dis­pa­ró a va­lo­res nun­ca an­tes al­can­za­dos en la his­to­ria, se con­vir­tió en el ele­men­to prin­ci­pal pa­ra lo­grar apo­yos y alian­zas de mu­chos paí­ses.

A par­tir de allí, co­mo en efec­to do­mi­nó, fue­ron ca­yen­do una a una mu­chas de­mo­cra­cias su­da­me­ri­ca­nas en las ga­rras de Cu­ba, con Chá­vez co­mo in­ter­me­dia­rio. Pe­ro… ¿qué ofre­cía Fi­del Cas­tro ade­más de su tris­te fa­ma y los pe­tro­dó­la­res ve­ne­zo­la­nos a los miem­bros y afi­nes al Fo­ro de San Pa­blo pa­ra que lo re­ci­bie­ran con tan­to en­tu­sias­mo? ¿Cuál se­ría la za­naho­ria po­pu­lis­ta que ha­ría tro­tar a los pue­blos tra­ta­dos por ellos co­mo bu­rros cie­gos?

El co­mu­nis­mo ha­bía des­apa­re­ci­do con la caí­da del Mu­ro de Ber­lín en no­viem­bre de 1989 y la es­tra­te­gia re­que­ría mu­tar.

Man­te­nien­do los mis­mos prin­ci­pios de fi­lo­so­fía mar­xis­ta y apro­ve­chan­do la lle­ga­da de un nue­vo mi­le­nio, Fi­del in­ven­tó “el cam­bio”. El So­cia­lis­mo del si­glo XXI, una teo­ría sin com­pro­ba­ción al­gu­na es­bo­za­da en un li­bro de es­ca­sa cir­cu­la­ción por el po­li­tó­lo­go me­ji­cano-ale­mán Heinz Die­te­rich Stef­fan, fue adop­ta­do por Chá­vez a ins­tan­cia de Fi­del. Era el mar­co per­fec­to pa­ra el ga­to­par­dis­mo del mo­men­to. Con­si­de­ran­do ago­ta­da la de­mo­cra­cia li­be­ral a la que Cas­tro siem­pre des­pre­ció, de­bía ins­ta­lar­se un Es­ta­do to­ta­li­ta­rio con eco­no­mía di­ri­gi­da, mi­li­ta­ri­zan­do a la ciu­da­da­nía con la crea­ción de mi­li­cias po­pu­la­res, so­me­tien­do a los gre­mios a tra­vés de sus di­ri­gen­tes, si­len­cian­do a la pren­sa y eli­mi­nan­do a la opo­si­ción.

En esa lí­nea de ac­ción, se vol­vie­ron co­ti­dia­nos con­cep­tos ta­les co­mo: “El pue­blo es el cuer­po del Es­ta­do y el Es­ta­do es el es­pí­ri­tu del pue­blo” o aque­llo de “… To­do en el Es­ta­do, na­da con­tra el Es­ta­do, na­da fue­ra del Es­ta­do”. Ex­pre­sio­nes con nos­tal­gias de mar­xis­mo, que pu­die­ron per­fec­ta­men­te co­rres­pon­der a Hu­go Chá­vez o al mis­mí­si­mo Fi­del Cas­tro, pe­ro per­te­ne­cen a Be­ni­to Mus­so­li­ni; quin­tae­sen­cia del fas­cis­mo.

La pes­te se pro­pa­gó rá­pi­da­men­te y el pe­tró­leo ve­ne­zo­lano fi­nan­ció cam­pa­ñas elec­to­ra­les, le­yes, re­for­mas cons­ti­tu­cio­na­les y pro­gra­mas so­cia­lis­tas a lo lar­go y an­cho de la re­gión.

En po­cos años lle­ga­ron al po­der Luis Ig­na­cio Lu­la da Sil­va ( Lu­la) en 2002, mas­ca­rón de proa del Fo­ro de San Pa­blo; Nes­tor Kirch­ner en 2003; Ta­ba­ré Váz­quez en 2004; Evo Mo­ra­les y Lu­go en 2005; Ra­fael Co­rrea y Or­te­ga en 2006, etc., etc.

El úni­co país que lo­gró in­fil­trar la in­te­li­gen­cia cu­ba­na en sus Fuer­zas Ar­ma­das has­ta su pos­tra­ción fue Ve­ne­zue­la. En el res­to de los paí­ses, en ma­yor o me­nor me­di­da, ese ti­po de do­mi­na­ción fue im­pe­di­do y mu­chas ve­ces abor­ta­do por las pro­pias ins­ti­tu­cio­nes y va­lo­res tra­di­cio­nal­men­te es­ta­ble­ci­dos.

Es por eso que si bien no sa­be­mos ha­cia dón­de de­ri­va­rá Jair Bol­so­na­ro una vez al­can­za­do el po­der, es­ta­mos se­gu­ros de que po­drá ser til­da­do de mi­li­ta­ris­ta, neo­li­be­ral, con­ser­va­dor, pe­ro nun­ca de fas­cis­ta.

Y es que el neo­fas­cis­mo en la re­gión ya es­tá pa­ten­ta­do por el cas­tro- cha­vis­mo y sus se­cua­ces. La reac­ción del pue­blo bra­si­le­ño al vo­tar ma­si­va­men­te a un can­di­da­to has­ta ha­ce muy po­co prác­ti­ca­men­te des­co­no­ci­do se de­be a que la ideo­lo­gía cas­tro- chavista fue im­pues­ta con de­ma­go­gia y odio. Cre­ció es­ti­mu­lan­do el ren­cor ra­cial y de cla­ses en nom­bre de la “jus­ti­cia so-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.