Au­to­ri­da­des bus­can re­for­zar los con­tro­les so­bre la ven­ta ile­gal de ali­men­tos con can­na­bis psi­coac­ti­vo

Búsqueda - - PORTADA - Es­cri­be Lu­cía Cu­be­ros

Ba­jo el nom­bre Green Chef, Bruno Bu­ko­vi­ner se de­di­ca a la co­ci­na can­ná­bi­ca. Ex­trae los can­na­bi­noi­des de la plan­ta de ma­rihua­na — sus­tan­cias quí­mi­cas que pro­du­cen efec­tos psi­coac­ti­vos en el or­ga­nis­mo— y los in­cor­po­ra en sus di­fe­ren­tes re­ce­tas. Pa­ra eso, im­par­te ta­lle­res en el Mu­seo del Can­na­bis de Montevideo. Allí, an­tes de po­ner­se a co­ci­nar go­lo­si­nas, sco­nes, ga­lle­tas, tru­fas, fla­nes y has­ta cóc­te­les con can­na­bis, de­di­ca to­do un seg­men­to a in­for­mar so­bre el con­su­mo res­pon­sa­ble de es­te ti­po de ali­men­tos, y ha­ce es­pe­cial hi­ca­pié en la do­si­fi­ca­ción que de­be te­ner ca­da pre­pa­ra­ción.

Es que si bien el con­su­mo con­tro­la­do de ali­men­tos con can­na­bis psi­coa­ti­vo pue­de ge­ne­rar efec­tos si­mi­la­res a la in­ha­la­ción de ma­rihua­na, en ca­so de ser in­ge­ri­dos en ex­ce­so pue­de pro­du­cir ma­reos, vó­mi­tos, ba­jas de pre­sión, an­sie­dad o ta­qui­car­dias.

“La co­ci­na es un lu­gar l i ndo de ex­plo­rar pa­ra quien le gus­ta la ma­rihua­na y ade­más le gus­ta co­mer, por eso hay ca­da vez más ven­ta in­for­mal. El pro­ble­ma es que por des­co­no­ci­mien­to hay gen­te que ha­ce mal las co­sas y el con­su­mo de ali­men­tos can­ná­bi­cos es a suer­te y ver­dad, y pue­de ser pe­li- gro­so”, di­jo Bu­ko­vi­ner a Bús­que­da.

Aún es muy pron­to pa­ra pen­sar en re­gu­lar la pro­duc­ción, ven­ta y con­su­mo de es­te ti­po de co­mi­da, de acuer­do con lo es­ti­pu­la­do por la Ley de Re­gu­la­ción y Con­trol del Can­na­bis apro­ba­da en 2013. Hoy, la úni­ca for­ma de ac­ce­so al can­na­bis psi­coac­ti­vo de uso no mé­di­co que la ley pre­vé es la com­pra en far­ma­cias, el au­to­cul­ti­vo y los clu­bes can­ná­bi­cos, por lo que la co­mer­cia­li­za­ción de cual­quier pro­duc­to de uso re­crea­cio­nal con THC ( prin­ci­pal psi­coac­ti­vo de la ma­rihua­na) es ile­gal.

“El can­na­bis psi­coac­ti­vo apa­re­ce de­fi­ni­do en la ley co­mo las ‘su­mi­da­des flo­ri­das’ de la plan­ta, es de­cir que el le­gis­la­dor no pre­vió el ac­ce­so a otros de­ri­va­dos, con­cen­tra­dos o pro­ce­sa­dos. No­so­tros no te­ne­mos pla­nes de avan­zar con es­to en es­te mo­men­to”, in­for­mó a Bús­que­da el di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de Re­gu­la­ción y Con­trol del Can­na­bis (IRCCA), Die­go Oli­ve­ra.

Sin em­bar­go, va­rios ac­to­res coin­ci­den en que ca­da vez es más ha­bi­tual en­con­trar per­so­nas ven­dien­do ese ti­po de pro­duc­tos en even­tos pú­bli­cos, sin con­tar ob­via­men­te con una ha­bi­li­ta­ción.

Pa­ra tra­tar es­te te­ma, el lu­nes 19 se reali­zó una reunión de tra­ba­jo or­ga- ni­za­da por el área de Re­duc­ción y Con­trol de la Ofer­ta de la Jun­ta Na­cio­nal de Dro­gas, a la que se in­vi­tó a par­ti­ci­par a re­fe­ren­tes de la Uni­dad de Re­gu­la­ción Ali­men­ta­ria de la In­ten­den­cia de Montevideo (IM).

El ob­je­ti­vo del en­cuen­tro fue coor­di­nar es­fuer- zos de fis­ca­li­za­ción res­pec­to a la co­mer­cia­li­za­ción de ali­men­tos con can­na­bis psi­coac­ti­vo y re­ci­bir ase­so­ra­mien­to por par­te de la de­pen­den­cia de­par­ta­men­tal que tie­ne com­pe­ten­cia so­bre los con­tro­les bro­ma­to­ló­gi­cos y las fe­rias ve­ci­na­les.

“La idea es co­la­bo­rar con el con­trol de ali­men­tos y el in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción. Esas co­mi­das no es­tán per­mi­ti­das pe­ro hay al­gu­nos cir­cui­tos in­for­ma­les don­de cir­cu­lan; se co­no­ce por ru­mo­res que hay al­gu­nas ofer­tas y hay que eli­mi­nar­las de plano”, se­ña­ló a Bús­que­da el di­rec­tor de Re­gu­la­ción Ali­men­ta­ria Mar­ce­lo Ama­do.

Mer­ca­do in­for­mal. Al es­tar aso­cia­do di­rec­ta­men­te al THC, el efec­to psi­coac­ti­vo es bá­si­ca­men­te el mis­mo tan­to en la in­ha­la­ción co­mo en la in­ges­ta de can­na­bis. Sin em­bar­go, en el ca­so de los ali­men­tos, el efec­to no es in­me­dia­to (los sín­to­mas pue­den sen­tir­se has­ta dos ho­ras y me­dia des­pués), lo que pro­vo­ca que el usua­rio que­de ex­pues­to a una ma­yor di­fi­cul­tad pa­ra con­tro­lar la do­sis y por tan­to a un ni­vel de in­to­xi­ca­ción no bus­ca­do.

“La co­mer­cia­li­za­ción e in­ges­ta de ali­men­tos con can­na­bis tie­ne un ries­go sa­ni­ta­rio muy fuer­te. Si bien hay va­rios paí­ses que tie­nen una ofer­ta bru­tal, acá ni se pien­sa en abrir esa ca­nillla”, ex­pli­có Ama­do, aun­que ase­gu­ró que aún no han te­ni­do nin­gu­na de­nun­cia al res­pec­to.

Oli­ve­ra afir­mó que los ca­sos de co­mer­cia­li­za­ción ile­gal de ali­men­tos con ma­rihua­na has­ta el mo­men­to “son muy pun­tua­les y es­po­rá­di­cos”, por lo que to­da­vía no cuen­tan con un re­gis­tro es­pe­cí­fi­co. Ade­más, no es­tu­vo de acuer­do con que sea una prác­ti­ca en au­men­to y ase­gu­ró que no es un fe­nó­meno ex­ten­di­do. Igual­men­te, re­co­no­ció que a los efec­tos de te­ner un con­trol más efec­ti­vo y evi­tar un even­tual cre­ci­mien­to es que se es­tá tra­ba­jan­do de for­ma in­te­ri­ns­ti­tu­cio­nal, con or­ga­nis­mos que rea­li­zan ta­reas com­ple­men­ta­rias a las del IRCCA.

La de­tec­ción de ven­ta ile­gal de ali­men­tos con can­na­bis psi­coac­ti­vo pue­de dar lu­gar a san­cio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas o ac­cio­nes ju­di­cia­les. Sin em­bar­go, hoy es po­si­ble que se re­gis­tren ali­men­tos ba­sa­dos en can­na­bis no- psi­coac­ti­vo ( con cá­ña­mo in­dus­trial), que tie­nen dis­tin­tas apli­ca­cio­nes nu­tri­cio­na­les pe­ro no ac­túan co­mo dro­ga, ex­pli­có Oli­ve­ra, y men­cio­nó co­mo ejem­plo la yer­ba ma­te com­pues­ta.

“Co­mer­cia­li­zar (ese ti­po de) ali­men­tos es le­gal en la me­di­da en que no hay un im­pe­di­men­to nor­ma­ti­vo. Dis­tin­ta es la si- tua­ción so­bre có­mo es­to se in­cor­po­ra tan­to a la ac­ti­vi­dad pri­va­da co­mo a la re­gu­la­ción de ali­men­tos. Pe­ro la po­si­bi­li­dad exis­te”, ase­gu­ró.

Eduar­do Bla­si­na, di­rec­tor del Mu­seo de Can­na­bis de Montevideo, opi­nó que es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta esa dis­tin­ción. “No hay nin­gu­na ra­zón pa­ra que no se pue­da usar la se­mi­lla o las ho­jas de la ma­rihua­na, que son ex­ce­len­tes”, di­jo a Bús­que­da.

“Hay que ac­tua­li­zar las re­gla­men­ta­cio­nes pa­ra ha­cer­las cohe­ren­tes con la ley, que en reali­dad ha­bi­li­ta el uso in­dus­trial pe­ro cuan­do uno lo quie­re uti­li­zar en la ali­men­ta­ción no tie­ne las ha­bi­li­ta­cio­nes co­rres­pon­dien­tes”, agre­gó.

Se­gún Bla­si­na, la se­mi­lla de can­na­bis es un ali­men­to de muy al­ta ca­li­dad, con una al­ta con­cen­tra­ción de ome­ga 3. Pa­ra él, Uru­guay tie­ne un “gran po­ten­cial co­mo país ex­por­ta­dor” y di­jo que “aun­que en Eu­ro­pa es fu­ror, aquí a pe­sar de ser le­gal to­da­vía no se ha lo­gra­do que es­té dis­po­ni­ble”.

An­te eso, Oli­ve­ra con­tes­tó: “Bas­ta con que se pre­sen­ten pro­pues­tas de re­gis­tro de pro­duc­tos y los ser­vi­cios de Bro­ma­to­lo­gía de­be­rían adap­tar­se a es­ta nue­va reali­dad”.

Va­cío le­gal. La ley prohí­be co­mer­cia­li­zar cual­quier pro­duc­to pro­ce­sa­do que ten­ga más de un 2% de THC. Sin em­bar­go, pa­ra Bu­ko­vi­ner “na­die com­pra­ría un ali­men­to sin psi­coac­ti­vos”, sal­vo que ten­ga mu­cho CBD — que tie­ne pro­pie­da­des me­di­ci­na­les—, ya que hoy el con­su­mo es prin­ci­pal­men­te re­crea­ti­vo. “No hay una cul­tu­ra gas­tro­nó­mi­ca exó­ti­ca y el mer­ca­do no es tan gran­de”, ase­gu­ró.

Igual­men­te, hay for­mas “le­ga­les” de ac­ce­der a ali­men­tos con THC. Des­de Green Chef, por ejem­plo, ofre­cen ser­vi­cio de co­ci­na y ce­nas can­ná­bi­cas pri­va­das, al tra­ba­jar con ma­rihua­na apor­ta­da por los clien­tes. Al igual que sus ta­lle­res, son prác­ti­cas con­si­de­ra­das le­ga­les, al­go que po­dría con­si­de­rar­se una con­tra­dic­ción con lo es­ta­ble­ci­do por la ley.

Bruno Ca­lle­ros, vo­ce­ro del Mo­vi­mien­to de Li­be­ra­ción del Can­na­bis, di­jo a Bús­que­da que exis­te un va­cío le­gal en la nor­ma­ti­va, ya que es­ta no se re­fie­re es­pe­cí­fi­ca­men­te a los ali­men­tos. “En­ten­de­mos que pue­da ha­ber una de­man­da de par­te de los co­ci­ne­ros can­ná­bi­cos. El te­ma es ¿có­mo se­pa­rás el CBD del THC? No es sen­ci­llo, por lo que ahí pue­de ha­ber una zo­na gris”, ex­pli­có.

Se­gún el es­pe­cia­lis­ta, por el mo­men­to la in­dus­tria ali­men­ti­cia im­pul­sa­da por el can­na­bis es muy ar­te­sa­nal y si bien es una ofer­ta que ha ido en au­men­to, to­da­vía es muy pron­to pa­ra “preo­cu­par­se por el sur­gi­mien­to de un mer­ca­do ne­gro”.

En la in­ges­ta de can­na­bis, el efec­to no es in­me­dia­to, por lo que el con­su­mi­dor tie­ne más di­fi­cul­tad pa­ra con­tro­lar la do­sis

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.