Cau­te­la an­te la ac­tual pax fi­nan­cie­ra ar­gen­ti­na

Búsqueda - - OPINIÓN Y ANÁLISIS -

Des­de que en oc­tu­bre co­men­zó a apli­car­se el nue­vo pro­gra­ma mo­ne­ta­rio por par­te del Ban­co Cen­tral de Ar­gen­ti­na ( BCRA) que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo man­te­ner la ba­se mo­ne­ta­ria al me­nos has­ta ju­nio de 2019, el mer­ca­do cam­bia­rio en ese país mos­tró ma­yor es­ta­bi­li­dad, con­tras­tan­do con los me­ses pre­vios de co­rri­da con­tra su pe­so. La pre­gun­ta del mi­llón es si la ac­tual cal­ma se­rá sos­te­ni­ble o si re­tor­na­rá con fuer­za la vo­la­ti­li­dad. La res­pues­ta es re­le­van­te no so­lo pa­ra los ar­gen­ti­nos sino tam­bién pa­ra Uru­guay, por­que por más que ha­ya cier­to “des­aco­ple” — co­mo in­sis­te en se­ña­lar el go­bierno del pre­si­den­te Ta­ba­ré Váz­quez—, lo que ocu­rra en Ar­gen­ti­na siem­pre pe­ga de al­gún mo­do en la eco­no­mía uru­gua­ya. Y al­gu­nos ele­men­tos acon­se­jan es­tar pre­ve­ni­dos.

Ha ha­bi­do va­rios fac­to­res que han ayu­da­do a des­com­pri­mir el mer­ca­do cam­bia­rio ar­gen­tino. El pri­me­ro y fun­da­men­tal, son las al­tas ta­sas de in­te­rés que es­tá pa­gan­do el BCRA pa­ra evi­tar que el pú­bli­co si­ga com­pran­do dó­la­res. Es que la cal­ma cam­bia­ria no se ha con­se­gui­do por un sú­bi­to amor de los ar­gen­ti­nos por su mo­ne­da, sino por­que su au­to­ri­dad mo­ne­ta­ria los es­tá “so­bor­nan­do” pa­gan­do atrac­ti­vos in­tere­ses — que si bien han ba­ja­do más de 10 pun­tos por­cen­tua­les (de 72% no­mi­nal anual a ini­cios de oc­tu­bre a al­re­de­dor de 62% en la ac­tua­li­dad), si­guen sien­do ex­tra­or­di­na­ria­men­te al­tos—. No ha ha­bi­do un au­men­to ge­nuino de la de­man­da de di­ne­ro, sino una nue­va ver­sión de carry tra­de: aho­ra son fun­da­men­tal­men­te los aho­rris­tas ar­gen­ti­nos que apues­tan en el muy cor­to pla­zo a que “la ta­sa le ga­ne al dó­lar” y han au­men­ta­do sus co­lo­ca­cio­nes en de­pó­si­tos a pla­zo fi­jo, que ter­mi­nan sien­do re­ci­cla­dos por los ban­cos, no ha­cia una ma­yor ex­pan­sión de cré­di­to al sec­tor pri­va­do sino a la com­pra de Le­tras de Li­qui­dez ( Le­liq) del BCRA, que­dán­do­se con un di­fe­ren­cial de in­te­rés sin nin­gún ti­po de ries­go. Las Le­liq, jun­to a las Le­cap ( Le­tras de Ca­pi­ta­li­za­ción), tie­nen un cir­cu­lan­te to­tal equi­va­len­te a 9,5% del PBI, ni­vel muy cer­cano al 11,3% que al­can­za­ron las Le­bac en mar­zo pa­sa­do. Y las Le­liq ca­pi­ta­li­zan a una ta­sa mu­cho más al­ta, y son a un pla­zo me­nor (sie­te días), con lo que la vul­ne­ra­bi­li­dad an­te un cam­bio de hu­mor co­mo el que se dio a fi­nes de abril es mu­cho ma­yor.

El cie­rre del acuer­do con el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal ( FMI), la apro­ba­ción del Pre­su­pues­to 2019 que per­mi­ti­ría ir a un equi­li­brio fis­cal pri­ma­rio el año que vie­ne y el he­cho de que la de­man­da de di­ne­ro au­men­ta fuer­te­men­te en di­ciem­bre, son to­dos fac­to­res que tam­bién han ayu­da­do a la ac­tual cal­ma cam­bia­ria. Por otra par­te, el fuer­te au­men­to del ti­po de cam­bio du­ran­te agos­to (cuan­do el dó­lar ha­bía lle­ga­do a 42 pe­sos ar­gen­ti­nos) ge­ne­ró un “col­chón” de com­pe­ti­ti­vi­dad im­por­tan­te, fa­ci­li­tan­do que la suba de la ta­sa de in­te­rés en pe­sos ten­ta­ra nue­va­men­te a los aho­rris­tas a que­dar­se en la mo­ne­da lo­cal en el cor­to pla­zo.

Pe­ro las du­das res­pec­to a la sos­te­ni­bi­li­dad de la ac­tual es­tra­te­gia eco­nó­mi­ca que vie­ne im­ple­men­tan­do el go­bierno se ob­ser­van en que a pe­sar de la es­ta­bi­li­za­ción cam­bia­ria, y de que el acuer­do con el FMI des­pe­ja el ries­go de default al me­nos has­ta fi­nes de 2019, el “ries­go país” de Ar­gen­ti­na con­ti­núa en ni­ve­les muy ele­va­dos (en­tre 630 y 670 pun­tos bá­si­cos en las úl­ti­mas se­ma­nas).

Es que más allá de fi­nes de es­te año, los ries­gos se acu­mu­lan de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va. Pa­ra co­men­zar, así co­mo en di­ciem­bre se da un au­men­to im­por­tan­te de la de­man­da de di­ne­ro, lo con­tra­rio ocu­rre a par­tir de enero. Y por es­te fac­tor ha­brá un ma­yor so­bran­te de pe­sos en el mer­ca­do, que se acen­tua­rá si la in­fla­ción cae brus­ca­men­te co­mo se es­pe­ra en un con­tex­to de gran caí­da del ni­vel de ac­ti­vi­dad (es­ta se­ma­na la OC- DE re­vi­só a la ba­ja sus pre­vi­sio­nes de PBI pa­ra Ar­gen­ti­na pa­ra 2019, a una con­trac­ción de 1,9% que se­gui­rá a la caí­da de 2,8% que se pro­yec­ta pa­ra es­te año).

En se­gun­do lu­gar, la pro­fun­di­za­ción de la re­ce­sión y la ba­ja es­pe­ra­da de la in­fla­ción ( que has­ta aho­ra per­mi­tió li­cuar fuer­te­men­te el gas­to en sa­la­rios y ju­bi­la­cio­nes) di­fi­cul­ta­rán el cum­pli­mien­to de la me­ta de re­sul­ta­do pri­ma­rio equi­li­bra­do. Eso, ade­más, en un con­tex­to don­de los pa­gos de in­tere­ses su­man apro­xi­ma­da­men­te 4% del PBI, con lo que la evo­lu­ción de la deu­da pú­bli­ca ar­gen­ti­na con­ti­núa en un sen­de­ro in­sos­te­ni­ble.

En ter­cer lu­gar, el ca­len­da­rio elec­to­ral va a in­tro­du­cir, co­mo siem­pre ocu­rre, un ma­yor ni­vel de in­cer­ti­dum­bre a me­di­da que se va­ya acer­can­do oc­tu­bre. Ello tam­bién im­pac­ta­ría so­bre la de­man­da por dó­la­res.

Fi­nal­men­te, y co­mo con cla­ri­dad se ha ob­ser­va­do en es­tos úl­ti­mos días, el con­tex­to eco­nó­mi­co y fi­nan­cie­ro in­ter­na­cio­nal se ha de­te­rio­ra­do de ma­ne­ra muy sig­ni­fi­ca­ti­va, y sien­do Ar­gen­ti­na el mer­ca­do con al­ta vo­la­ti­li­dad por ex­ce­len­cia, un au­men­to de la aver­sión al ries­go glo­bal im­pac­ta­ría de ma­ne­ra muy ne­ga­ti­va los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros del ve­cino, tan­to de bo­nos, de ac­cio­nes co­mo de la di­vi­sa.

Por más que nos es­ta­mos acer­can­do a las fies­tas de fin de año, es muy pre­ma­tu­ro to­da­vía pa­ra des­cor­char el cham­pag­ne y fes­te­jar el éxi­to de cor­to pla­zo de la es­tra­te­gia del go­bierno de Mau­ri­cio Ma­cri. Es más, a pe­sar del apo­yo del FMI, exis­te un ries­go sig­ni­fi­ca­ti­vo de que es­ta ex­pe­rien­cia ter­mi­ne co­mo el Plan Pri­ma­ve­ra lan­za­do tres dé­ca­das atrás por el en­ton­ces pre­si­den­te Raúl Al­fon­sín pa­ra tra­tar de lle­gar en bue­nas con­di­cio­nes a las elec­cio­nes de 1989. Las si­mi­li­tu­des son enor­mes en­tre am­bos pla­nes. Oja­lá que el re­sul­ta­do sea di­fe­ren­te, tam­bién pa­ra los in­tere­ses de Uru­guay.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.