¡Ter­mi­na­la!

Búsqueda - - OPINIÓN Y ANÁLISIS -

es po­pu­la­ri­dad y fu­tu­ro pa­ra Sen­dic. Es el can­di­da­to más vo­ta­do en las in­ter­nas del Fren­te de 2014, com­pa­ñe­ro de fór­mu­la de Ta­ba­ré Váz­quez, pro­te­gi­do de Váz­quez y del otro lí­der más po­pu­lar de la iz­quier­da Jo­sé Mu­ji­ca, y ca­si se­gu­ro pos­tu­lan­te pre­si­den­cial en las si­guien­tes elec­cio­nes.

Tem­po­ra­da II. El pa­no­ra­ma co­mien­za a com­pli car­se r ápi­da­men­te. Que­da en evi­den­cia, en fun­ción de una in­ves­ti­ga­ción de El Ob­ser­va­dor de fe­bre­ro de 2016, que Sen­dic no es li­cen­cia­do en Ge­né­ti­ca Hu­ma­na, por más que así se pre­sen­ta. Tam­bién lo em­pie­za a in­ves­ti­gar el Par­la­men­to de­bi­do a las pér­di­das mi­llo­na­rias re­gis­tra­das en An­cap du­ran­te su pre­si­den­cia. Sen­dic y su gru­po acu­san de es­ta “em­bes­ti­da” a al­gu­nos de sus enemi­gos in­ter­nos, co­mo Es­te­ban Va­len­ti y Sel­va An­dreo­li, alle­ga­dos a Da­ni­lo As­to­ri. El mi­nis­tro de Eco­no­mía no quie­re pro­ble­mas y se se­pa­ra de ellos.

Tem­po­ra­da III. Aho­ra lle­ga la de­ba­cle. Em­pie­za unas se­ma­nas des­pués de la en­tre­vis­ta ra­dial en la que Sen­dic di­ce sen­tir­se víc­ti­ma de una es- pe­cie de Hou­se of Cards uru­gua­ya y ter­mi­na con su re­nun­cia a la vi­ce­pre­si­den­cia. En ju­nio, Bús­que­da in­for­ma lue­go de una ex­ten­sa in­ves­ti­ga­ción que Sen­dic uti­li­zó en va­rias opor­tu­ni­da­des la tar­je­ta cor­po­ra­ti­va de An­cap pa­ra gas­tos per­so­na­les en tien­das de ro­pa, de mue­bles y free shops. Él nie­ga. Los he­chos l o de­mues­tran. El Tri­bu­nal de Con­duc­ta Po­lí­ti­ca del Fren­te Am­plio lo con­de­na. El pre­si­den­te Váz­quez le su­gie­re en una en­tre­vis­ta con Bús­que­da, con la su­ti­le­za que lo ca­rac­te­ri­za, que re­nun­cie. Sen­dic re­nun­cia y vuel­ve a que­jar­se de to­da una cons­pi­ra­ción or­ga­ni­za­da en su con­tra.

Tem­po­ra­da I V. Es aho­ra que se es­tán su­ce­dien­do los dis­tin­tos epi­so­dios y se ha vuel­to un po­co re­pe­ti­ti­va. Al­gu­nos per­so­na­jes ya no es­tán y otros en­tran sin de­ma­sia­do ta­len­to. El gran eje te­má­ti­co es qué pue­de pa­sar con el fu­tu­ro de Sen­dic. ¿Po­drá en­ca­be­zar una lis­ta al Se­na­do, co­mo él quie­re? ¿Có­mo re­sol­ve­rá ese pro­ble­ma la in­ter­na del Fren­te Am­plio y qué tan pro­fun­das se­rán las he­ri­das que se pro­duz­can? ¿Hay nue­vas ju­ga­das pre­pa­ra­das?

Ha­ce ya se­ma­nas que le­gis­la­do­res per­te­ne­cien­tes al gru­po de Sen­dic es­tán re­pi­tien­do por lo ba­jo que tie­nen ma­te­rial que pue­de per­ju­di­car al ofi­cia­lis­mo. Aho­ra has­ta cuen­tan que es­tá cla­si­fi­ca­do en dis­tin­tas car­pe­tas. Los prin­ci­pa­les di­ri­gen­tes del Fren­te Am­plio, al­gu­nos con car­gos de res­pon­sa­bi­li­dad en el ac­tual go­bierno, lo sa­ben.

Por eso hay mu­chos que te­men que la re­so­lu­ción del “ca­so Sen­dic”, la Hou­se of Cards uru­gua­ya, ter­mi­ne en un “es­cán­da­lo po­lí­ti­co”, co­mo pu­bli­có Bús­que­da la se­ma­na pa­sa­da. Por­que fue des­de la lis­ta 711 que se en­car­ga­ron de ha­cer cir­cu­lar ru­mo­res so­bre su­pues­tos “gas­tos ex­ce­si­vos” y deu­das que pue­den i nvo­lu­crar al pre­si­den­te del Fren­te Am­plio, Ja­vier Mi­ran­da, y al ex­pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral y ac­tual pre­can­di­da­to Ma­rio Ber­ga­ra. Por­que son ellos los que ase­gu­ran que “sa­ben mu­cho” de la ges­tión de Da­niel Mar­tí­nez en An­cap y en el Mi­nis­te­rio de In­dus­tria, o de las “cons­pi­ra­cio­nes” en­tre Va­len­ti y otros pa­ra per­ju­di­car al en­ton­ces vi­ce­pre­si­den­te. Por­que la co­pia uru­gua­ya de

la se­rial nor­te­ame­ri­ca­na se acer­ca a su fi­nal y no se sa­be qué pue­de lle­gar a pa­sar con su pro­ta­go­nis­ta.

Cla­ro que l a pri­me­ra reac­ción de Sen­dic an­te la di­fu­sión de la no­ti­cia fue de­cir a va­rios me­dios que “si tu­vie­ra in­for­ma­ción”, no la usa­ría, y que él no “chan­ta­jea” al Fren­te Am­plio. Pe­ro eso no ha­ce más que au­men­tar las sus­pi­ca­cias. La i nfor­ma­ción ori­gi­nal nun­ca se re­fi­rió a “chan­ta­jear” ni in­vo­lu­cró en for­ma di­rec­ta al ex­vi­ce­pre­si­den­te co­mo ges­tor de la ma­nio­bra. So­lo des­cri­bió el pa­no­ra­ma por el que atra­vie­sa el Fren­te Am­plio, que tie­ne a Sen­dic co­mo uno de los prin­ci­pa­les in­vo­lu­cra­dos.

Qui­zá por eso se apu­ró a de­cir que él es el bueno. Tam­bién en aque­lla en­tre­vis­ta de abril de 2017, cuan­do se pu­so co­mo víc­ti­ma de la Hou­se of Cards uru­gua­ya, sem­bró la du­da so­bre la re­so­lu­ción fi­nal. “Hay mu­chas co­sas que no pue­do de­cir en pú­bli­co”, ase­gu­ró.

Ca­paz que nun­ca lle­gue el mo­men­to de de­cir­las, pe­ro es ho­ra de que ter­mi­ne la no­ve­la. Ya se alar­gó de­ma­sia­do. La gen­te no aguan­ta otra tem­po­ra­da más. Y de có­mo se re­suel­va la ac­tual, de­pen­de el fu­tu­ro elec­to­ral del Fren­te Am­plio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.