Co­lum­na

Búsqueda - - OPINIÓN Y ANÁLISIS - por An­drés Dan­za

Hou­se of Cards se pu­so muy abu­rri­da y pre­de­ci­ble. La úl­ti­ma tem­po­ra­da de esa se­rial nor­te­ame­ri­ca­na de Net­flix es una ca­ri­ca­tu­ra de las an­te­rio­res y en es­pe­cial de las pri­me­ras, que lo­gra­ron atra­par a cien­tos de mi­les de es­pec­ta­do­res en to­do el mun­do al fic­cio­nar de ma­ne­ra creí­ble lo que en la po­lí­ti­ca siem­pre que­da ba­jo la al­fom­bra. Ni si­quie­ra el ac­tor prin­ci­pal lo­gró so­bre­vi­vir y aho­ra to­do se va apa­gan­do, co­mo una es­tre­lla fu­gaz de cor­to vue­lo.

Sue­le pa­sar con al­gu­nas se­ria­les y t am­bién con pe­lí­cu­las de ca­li­dad. El éxi­to ma­rea un po­co a sus res­pon­sa­bles y van pos­ter­gan­do el fi­nal acer­cán­do­se ca­da vez más al ri­dícu­lo. Así se su­ce­den las dis­tin­tas tem­po­ra­das o las par­tes II, III, IV y más, mien­tras cre­ce el fas­ti­dio y el can­san­cio en el es­pec­ta­dor.

Es im­por­tan­te asu­mir cuan­do hay que dar vuel­ta la ho­ja y ofre­cer una pro­pues­ta nue­va o sim­ple­men­te ir­se por la puer­ta prin­ci­pal, mien­tras to­da­vía sea po­si­ble. No es bueno te­ner que re­cu­rrir a los só­ta­nos o a las azo­teas pa­ra em­pren­der la re­ti­ra­da y ese pa­re­ce ser el pa­no­ra­ma ac­tual de la se­rial nor­te­ame­ri­ca­na.

La ver­sión uru­gua­ya de

Hou­se of Cards tam­bién se vol­vió un po­co de­ca­den­te. En ca­si dos años ha lo­gra­do fas­ti­diar y ya son ma­yo­ría los que es­pe­ran un desen­la­ce digno pa­ra ter­mi­nar con el su­fri­mien­to. Y no es an­to­ja­di­zo el pa­ra­le­lis­mo. Fue el ex­vi­ce­pre­si­den­te Raúl Sen­dic el que lo hi­zo el 6 de abril de 2017. Des­de esa fe­cha, las tem­po­ra­das del re­la­to lo­cal de in­tri­gas y cons­pi­ra­cio­nes se fue­ron su­man­do y hu­bo va­rios ama­gues de ca­pí­tu­lo fi­nal, pe­ro pa­re­ce no ter­mi­nar nun­ca.

Ese día de 2017, Sen­dic di­jo en una en­tre­vis­ta con la Ra­dio M24 que ha­bía vis­to con mu­cho in­te­rés los pri­me­ros epi­so­dios de

Hou­se of Cards pe­ro que no pu­do so­por­tar­la has­ta el fi­nal. “Me em­pe­zó a pa­sar lo mis­mo en la vi­da real y la de­jé de ver”, iro­ni­zó.

To­da­vía era vi­ce­pre­si­den­te y ni si­quie­ra se ha­bía he­cho pú­bli­co el úl­ti­mo es­cán­da­lo, el que pro­vo­có su re­nun­cia y el ma­yor do­lor de ca­be­za al ter­cer go­bierno del Fren­te Am­plio. Bús­que­da reali­zó en­ton­ces una re­cons­truc­ción so­bre esa su­pues­ta tra­ma ocul­ta que el gru­po de Sen­dic da­ba co­mo un he­cho: ● Tem­po­ra­da I. To­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.