El pre­si­den­te de la Ju­tep ad­vier­te que las nor­mas no se cum­plen, mien­tras el Se­na­do co­mien­za dis­cu­sión so­bre pro­yec­tos an­ti­co­rrup­ción

Va­rias pro­pues­tas es­ta­ban en­ca­jo­na­das des­de ha­cía un par de años

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL -

Ca­da vez que apa­re­ce un ín­di­ce so­bre per­cep­ción de co­rrup­ción, Uru­guay que­da en los pri­me­ros lu­ga­res del ran­king de Amé­ri­ca La­ti­na. La com­pa­ra­ción con la re­gión lo fa­vo­re­ce. Y sin em­bar­go, ca­si seis de ca­da diez uru­gua­yos tie­nen la per­cep­ción de que en el úl­ti­mo año au­men­tó la co­rrup­ción en el país, mien­tras que las de­nun­cias son más fre­cuen­tes en el de­ba­te po­lí­ti­co.

Con ese mar­co, se­na­do­res de to­dos los par­ti­dos co­men­za­ron a tra­ba­jar es­ta se­ma­na con va­rios pro­yec­tos, al­gu­nos de los cua­les es­ta­ban en­ca­jo­na­dos des­de ha­cía años, que bus­can me­jo­rar el com­ba­te a la co­rrup­ción. El mar­tes em­pe­zó la dis­cu­sión de tres pro­yec­tos: uno del Fren­te Am­plio so­bre las “bue­nas prác­ti­cas de ac­tua­ción en la fun­ción pú­bli­ca”, otro de Pe­dro Bor­da­berry que pe­na­li­za el en­ri­que­ci­mien­to pa­tri­mo­nial ilí­ci­to de los fun­cio­na­rios, y un ter­cer pro­yec­to, de Pa­blo Mie­res ( Par­ti­do In­de­pen­dien­te), que crea un fon­do pa­ra que la Fis­ca­lía ten­ga los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra rea­li­zar los es­tu­dios téc­ni­cos. Tam­bién hay otro pro­yec­to de Bor­da­berry en la agen­da que es­ta­ble­ce co­mo im­pres­crip­ti­bles los de­li­tos de co­rrup­ción en el ejer- ci­cio de la fun­ción pú­bli­ca.

El pro­yec­to del Fren­te Am­plio, ela­bo­ra­do por el se­na­dor Char­les Ca­rre­ra, to­ma co­mo ba­se un de­cre­to del año 2003 apro­ba­do por el pre­si­den­te Jor­ge Batlle pa­ra los fun­cio­na­rios de la Ad­mi­nis­tra­ción Cen­tral. La ini­cia­ti­va da ran­go de ley a esa nor­ma y am­plía su al­can­ce a to­dos los fun­cio­na­rios pú­bli­cos.

A lo lar­go de los 52 ar- tícu­los plan­tea una se­rie de prohi­bi­cio­nes pa­ra los fun­cio­na­rios pú­bli­cos, a los que de­fi­ne co­mo per­so­nas que tie­nen vin­cu­la­ción con el Es­ta­do de ma­ne­ra per­ma­nen­te o tem­po­ra­ria.

En­tre las prohi­bi­cio­nes fi­gu­ra in­ter­ve­nir en el ejer­ci­cio de sus fun­cio­nes en la “aten­ción, tra­mi­ta­ción o re­so­lu­ción de asun­tos que im­pli­quen un con­flic­to de in­tere­ses” o tra­ba­jar en la mis­ma ofi­ci­na o re­par­ti­ción con un fa­mi­liar den­tro del se­gun­do gra­do de con­san­gui­ni­dad y afi­ni­dad, ma­tri­mo­nio o unión con­cu­bi­na­ria.

El pro­yec­to de­fi­ne la co­rrup­ción co­mo el “uso in­de­bi­do del po­der pú­bli­co o de la fun­ción pú­bli­ca, pa­ra ob­te­ner un pro­ve­cho eco­nó­mi­co o de cual­quier otra na­tu­ra­le­za pa­ra sí o pa­ra otro, se ha­ya cau­sa­do o no un da­ño al Es­ta­do o a la per­so­na pú­bli­ca no es­ta­tal”.

Plan­tea que los fun­cio­na­rios que cum­plen ta­reas en re­par­ti­cio­nes en­car­ga­das de ad­qui­si­ción de bie­nes y ser­vi­cios “de­be­rán ro­tar pe­rió­di­ca­men­te”.

Tam­bién prohí­be re­ci­bir re­ga­los y otros be­ne­fi­cios, así co­mo el uso in­de­bi­do de fon­dos. En es­te úl­ti­mo as­pec­to pre­vé que los fun­cio­na­rios de­be­rán ren­dir cuen­ta cuan­do uti­li­cen tar­je­tas de cré­di­tos cor­po­ra­ti­vas. Ade­más, prohí­be el uso de lo­co­mo­ción, com­bus­ti­ble, re­pues­tos y ser­vi­cios de re­pa­ra­cio­nes de car­go fue­ra de lo “es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rio pa­ra el cum­pli­mien­to de las ta­reas”.

Es­te ti­po de nor­mas ne­ce­si­tan una ma­yo­ría es­pe­cial de dos ter­cios, se­gún la Cons­ti­tu­ción, por lo que es ne­ce­sa­rio el acuer­do de los par­ti­dos pa­ra que sea apro­ba­do.

El pro­yec­to co­men­zó a ser ana­li­za­do el mar­tes 20. El pre­si­den­te de la Jun­ta de Trans­pa­ren­cia y Éti­ca Pú­bli­ca (Ju­tep), Ri­car­do Gil Iri­bar­ne, di­jo que la ma­yo­ría de las dis­po­si­cio­nes plan­tea­das en la ini­cia­ti­va es­tán vi­gen­tes vía de­cre­to, por lo que creía que no se ne­ce­si­ta­ba la ley pa­ra exi­gir su cum­pli­mien­to. “Cree­mos que la re­co­pi­la­ción tie­ne erro­res, du­pli­ca­cio­nes, y co­sas que no es­tán y que se­ría bueno que se man­tu­vie­ran”, di­jo Gil Iri­bar­ne, que, con su ex­po­si­ción, sor­pren­dió a va­rios le­gis­la­do­res, se­gún su­po Bús­que­da. El je­rar­ca di­jo que la Ju­tep ha se­ña­la­do que en al­gu­nos ca­sos se vio­ló el de­cre­to 30/ 2003 “sin que hu­bie­ra con­se­cuen­cias”. Y aña­dió: “Lo que que­re­mos de­cir es que es­tas nor­mas no se es­tán cum­plien­do, a nues­tro en­ten­der”.

El ex­pro­se­cre­ta­rio de la Pre­si­den­cia du­ran­te el go­bierno de Batlle y ex­per­to en De­re­cho Tri­bu­ta­rio, Leo­nar­do Cos­ta, mos­tró una vi­són más po­si­ti­va. Di­jo que de es­ta ma­ne­ra se es­tá cum­plien­do con las obli­ga­cio­nes que el país con­tra­jo al fir­mar la Con­ven­ción In­te­ra­me­ri­ca­na de Ca­ra­cas y la Con­ven­ción de Na­cio­nes Uni­das ce­le­bra­da en Mé­ri­da.

Des­ta­có co­mo una “ven­ta­ja” que el de­cre­to sea am­plia­do a más fun­cio­na­rios. De to­das for­mas, di­jo que pe­se al de­cre­to, “la­men­ta­ble­men­te, en to­dos los or­ga­nis­mos del Es­ta­do” se han re­gis­tra­do si­tua­cio­nes en las que “no se ha ac­tua­do con­for­me a lo que se­ría de es­pe­rar”.

Di­jo que es po­si­ti­vo que en el pro­yec­to se con­si­de­re co­mo par­te in­te­gran­te del con­cep­to co­rrup­ción la “ofer­ta que reali­ce” una per­so­na fí­si­ca o ju­rí­di­ca a un fun­cio­na­rio. “Es una bue­na for­ma de en­viar un men­sa­je al sec­tor pri­va­do”, ase­gu­ró.

Ade­más, su­gi­rió a los le­gis­la­do­res que in­clu­yan la idea de que hay de­ter­mi­na­dos fun­cio­na­rios que de­ben pa­sar por un “pe­río­do de en­fria­mien­to”, es­to es, que no pa­sen a tra­ba­jar en una em­pre­sa o sec­tor que an­tes con­tro­la­ban. “Acla­ro que no me es­toy re­fi­rien­do a los le­gis­la­do­res y mi­nis­tros, por­que tie­nen un pla­zo de un año pa­ra re­ci­bir un sub­si­dio, sino a in­di­vi­duos que tie­nen mu­cho po­der en al­gu­na em­pre­sa pú­bli­ca o en los pro­pios mi­nis­te­rios y que al día si­guien­te de sa­lir de la fun­ción pú­bli­ca es­tán tra­ba­jan­do en una em­pre­sa que has­ta ese mo­men­to pu­do ha­ber si­do con­tro­la­da por ellos”.

Cos­ta dij o que an­tes es­ta­ba en con­tra de crear ese de­li­to, pe­ro que en­tien­de que al in­cor­po­rar­lo en su nor­ma­ti­va Uru­guay cum­ple con las con­ven­cio­nes in­ter­na­cio­na­les. El pro­yec­to so­bre en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to es la “con­tra­ca­ra” del có­di­go de éti­ca de los fun­cio­na­rios, “por­que si yo ac­túo co­rrec­ta­men­te, lo más se­gu­ro es que no pue­da en­ri­que­cer­me”, ex­pli­có.

Gil Iri­bar­ne res­pal­dó la crea­ción del de­li­to de en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to pa­ra for­ta­le­cer el com­ba­te a la co­rrup­ción. El je­rar­ca de­fi­nió esa con­duc­ta co­mo “un in­cre­men­to pa­tri­mo­nial fuer­te, gran­de, así co­mo tam­bién la inexis­ten­cia de fuen­tes de in­gre­so le­gí­ti­mas que lo jus­ti­fi­quen”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.