El Pe­la­do, el mi­nis­tro y el ser­món

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL - Por Raúl Ron­zo­ni

“Im­po­si­ble pa­rar de llo­rar…”, co­men­tó la mu­jer. Hi­zo una pau­sa pa­ra in­sis­tir con iro­nía: “No pue­do de­jar de llo­rar… de ale­gría”. Ocu­rrió en Ca­li­for­nia du­ran­te una en­tre­vis­ta te­le­vi­si­va el 20 de no­viem­bre de 2017, al día si­guien­te de la muer­te de Char­les Man­son. El cri­mi­nal te­nía 83 años y es­ta­ba en pri­sión des­de 1969 por ha­ber or­de­na­do a sus fie­les que ase­si­na­ran a sie­te per­so­nas.

La con­sul­ta se li­mi­ta­ba a una pre­gun­ta: “¿Qué opi­na so­bre la muer­te de Char­les Man­son?”. La res­pues­ta en di­rec­to de la mu­jer des­aco­mo­dó a la pe­rio­dis­ta y mi­ró a la cá­ma­ra co­mo pi­dien­do dis­cul­pas. Lue­go, al edi­tar, la eli­mi­na­ron por­que no era po­li­te.

Va­rios di­je­ron ig­no­rar quién fue Man­son, el ase­sino con una es­vás­ti­ca ta­tua­da en­tre las ce­jas. Al­gu­nos ad­mi­tie­ron ali­vio, pe­ro la ma­yo­ría dio res­pues­tas po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­tas: que el de­re­cho a la vi­da… que los pre­cep­tos re­li­gio­sos… que se de­be con­tro­lar la vio­len­cia… que na­die tie­ne de­re­cho a fes­te­jar la muer­te de un ser hu­mano…

¿Qué res­pon­de­rían los uru­gua­yos so­bre la muer­te de Mar­ce­lo el Pe­la­do Rol­dán? Ca­si to­dos da­rían opi­nio­nes po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­tas. Po­cos lo que real­men­te sien­ten, por te­mor a la cen­su­ra de ami­gos o en las re­des so­cia­les. Tal vez al­gún au­daz di­ría: “Se la bus­có”. Y sí.

Fue un icono cri­mi­nal. Ga­briel Pe­rey­ra y Pa­tri­cia Ga­mio lo re­tra­tan en su li­bro de 2011, El Pe­la­do, y des­nu­dan su sór­di­da vi­da fa­mi­liar y per­so­nal. Apa­re­ce con desafian­te arro­gan­cia.

Pa­só la mi­tad de sus 44 años en­tre re­jas: ho­mi­ci­dio, ra­pi­ñas, hur­tos, desaca­to. Fue apu­ña­la­do y ba­lea­do. Sa­lió dos ve­ces en li­ber­tad. Vol­vió a de­lin­quir, y de nue­vo aden­tro. El li­bro lo de­fi­ne co­mo “un so­bre­vi­vien­te”. Lo fue has­ta que en su ca­mino se cru­zó Víc­tor Hu­go Pe­rey­ra da Sil­va, de 40 años, su com­pa­ñe­ro de cel­da en La Pie­dra, el sec­tor de ma­yor se­gu­ri­dad de la Uni­dad 3 del ex­pe­nal de Li­ber­tad.

Ha­bía in­sul­ta­do va­rias ve­ces a la ma­dre de Pe­rey­ra. El 7 de no­viem­bre reac­cio­nó. Se­gu­ro gri­tó la mu­le­ti­lla: “¡ Con la vie­ja, no!” y le ases­tó va­rias pu­ña­la­das. Lo col­gó de los pies, lo de­ca­pi­tó, pu­so la ca­be­za en un bal­de, tra­tó de ex­traer­le el co­ra­zón, no lo en­con­tró, y al fi­nal fri­tó par­tes de su cuer­po y se las co­mió.

Un psi­có­pa­ta ma­yor. En 2012 ha­bía de­ca­pi­ta­do a su no­via y ti­ra­do su ca­dá­ver en una can­te­ra. Es au­tor de ra­pi­ñas, hur­tos, es­ta­fa, ex­tor­sión y su­mi­nis­tro de es­tu­pe­fa­cien­tes. Se­gui­rá en la cár­cel has­ta que se cru­ce con al­guien co­mo él y ter­mi­ne co­mo Rol­dán.

Vol­va­mos al co­mien­zo. El psi­quia­tra es­pa­ñol Fé­lix La­roc­ca sos­tie­ne que el pla­cer por el in­for­tu­nio ajeno, co­mo el que ex­pre­só esa mu­jer, “vie­ne a re­sol­ver una si­tua­ción de in­dig­ni­dad o de pe­que­ña ven­gan­za por al­go que, a nues­tro en­ten­der, el otro se me­re­ce”. Es ra­zo­na­ble. Ge­ne­ra la sen­sa­ción de que hay un cri­mi­nal me­nos y na­da hay que la­men­tar.

En cam­bio, un ami­go me co­men­ta que, co­mo es­tu­dio­so del De­re­cho, esa sal­va­ja­da in­fa­ma su idea de lo que de­be ser la dig­ni­dad hu­ma­na.

La Real Aca­de­mia de­fi­ne la ale­gría co­mo un sen­ti­mien­to “gra­to y vi­vo” que se ma­ni­fies­ta con sig­nos ex­te­rio­res. ¿Exis­te al­gún mé­to­do pa­ra eli­mi­nar los sen­ti­mien­tos que flu­yen es­pon­tá­nea­men­te? ¿Se pue­de evi­tar sen­tir odio, amor o ale­gría? ¡ Si fue­ra tan sen­ci­llo!

Pe­ro al mar­gen de los sen­ti­mien­tos exis­te una cues­tión for­mal de ma­yor im­por­tan­cia: la res­pon­sa­bi­li­dad del Mi­nis­te­rio del In­te­rior, de quien de­pen­de la Di­rec­ción Na­cio­nal de Cár­ce­les. Su “prin­ci­pal co­me­ti­do es la cus­to­dia y la re­for­ma de los de­lin­cuen­tes”, di­cen sus prin­ci­pios.

El mi­nis­tro Eduar­do Bo­no­mi es el res­pon­sa­ble ad­mi­nis­tra­ti­vo y po­lí­ti­co. ¿Có­mo per­mi­tió que Rol­dán y Pe­rey­ra com­par­tie­ran la mis­ma cel­da?: una bom­ba de tiem­po. Una ex­plo­sión tan pre­vi­si­ble co­mo en el res­to de los ase­si­na­dos.

I nfor­mes del Co­mi­sio­na­do Par­la­men­ta­rio de Cár­ce­les, Juan Mi­guel Pe­tit, in­di­can que en 2016 se pro­du­je­ron 16 ho­mi­ci­dios y en 2017 fue­ron 17. Es­te año, el de Rol­dán au­men­tó a 11 el nú­me­ro de ase­si­na­dos.

Bo­no­mi es res­pon­sa­ble por inep­ti­tud, omi­sión o por acep­tar que no se in­vier­ta lo ne­ce­sa­rio en las cár­ce­les. Tam­bién el go- bierno. No me ex­tra­ña­ría que un fa­mi­liar de Rol­dán de­man­de al Es­ta­do, res­pon­sa­ble de su se­gu­ri­dad y su vi­da. Tam­bién los fa­mi­lia­res de to­dos los ase­si­na­dos.

La ju­ris­pru­den­cia ha ad­mi­ti­do y ne­ga­do pa­gar esas in­dem­ni­za­cio­nes. Cuan­do se con­de­na al Es­ta­do el di­ne­ro sa­le del bol­si­llo de los con­tri­bu­yen­tes. Pa­ra re­cu­pe­rar­lo, el Es­ta­do pue­de re­pe­tir con­tra los fun­cio­na­rios res­pon­sa­bles, in­clui­do Bo­no­mi. Es de­cir, que lo de­vuel­van.

Sor­pren­de que la Ins­ti­tu­ción Na­cio­nal de De­re­chos Hu­ma­nos y De­fen­so­ría del Pue­blo ( INDDHH), es­pe­cial­men­te por­que sus di­rec­ti­vos son to­dos ju­ris­tas, ha­ya reac­cio­na­do con una pas­mo­sa ti­bie­za. Es que sus co­me­ti­dos son “la de­fen­sa, pro­mo­ción y pro­tec­ción en to­da su ex­ten­sión de los de­re­chos hu­ma­nos”. Tie­ne tam­bién la obli­ga­ción de “su­ge­rir me­dios co­rrec­ti­vos (y) efec­tuar re­co­men­da­cio­nes”.

El 8 de no­viem­bre su co­mu­ni­ca­do ubi­có en el mis­mo plano de gra­ve­dad el ase­si­na­to y el vi­li­pen­dio del ca­dá­ver de Rol­dán que la des­pre­cia­ble agre­sión en Sal­to a una mu­jer tran­se­xual. ¿Tie­nen el mis­mo ca­li­bre?

Ma­ni­fes­tó “gran preo­cu­pa­ción por los ni­ve­les de vio­len­cia que ac­tual­men­te afec­tan la nor­mal con­vi­ven­cia de la so­cie­dad uru­gua­ya” y reali­zó “un nue­vo lla­ma­do a la re­fle­xión por la con­vi­ven­cia”. Un tono de ser­món re­li­gio­so do­mi­ni­cal pa­ra eva­dir la opi­nión fir­me y enér­gi­ca que le co­rres­pon­de a ese or­ga­nis­mo po­lí­ti­co del Es­ta­do, so­bre la res­pon­sa­bi­li­dad de otro or­ga­nis­mo del Es­ta­do y su je­rar­ca.

El co­mu­ni­ca­do ci­ta “una fa­lla sis­té­mi­ca” que se con­cen­tra en cen­tros car­ce­la­rios con so­bre­po­bla­ción y ha­ci­na­mien­to, lo cual fa­vo­re­ce “el man­te­ni­mien­to de al­tos ín­di­ces de ries­go”. Más de lo mis­mo.

El Ser­vi­cio de Paz y Jus­ti­cia ( Serpaj), siem­pre aten­to a de­ter­mi­na­das vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos, se li­mi­tó a re­pro­du­cir el co­mu­ni­ca­do del INDDHH. Pi­la­tos.

Así nos va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.