Mu­ji­ca re­ci­bió a Cos­se en la cha­cra y le ase­gu­ró que tra­ba­ja­rá “in­ten­sa­men­te” por su pre­can­di­da­tu­ra

Búsqueda - - PORTADA -

Los pri­me­ros días de di­ciem­bre de 2017, el en­ton­ces se­na­dor Jo­sé Mu­ji­ca se to­mó unos mi­nu­tos más de los ha­bi­tua­les pa­ra pro­nun­ciar su dis­cur­so de des­pe­di­da del año an­te al­gu­nos di­plo­má­ti­cos, po­lí­ti­cos y ami­gos en el Quin­cho de su ve­cino Ser­gio Va­re­la. Con los ojos lle­nos de lá­gri­mas anun­ció que se es­ta­ba “bo­rran­do del can­de­le­ro” y que no le pu­sie­ran nin­gún “de­jo de tris­te­za o al­go pa­re­ci­do” por­que se­gui­ría con su “com­pro­mi­so” y “mi­li­tan­cia”.

Lue­go, fiel a su es­ti­lo, se man­tu­vo en si­len­cio por unos se­gun­dos. Su es­po­sa, Lu­cía To­po­lansky, sen­ta­da a su la­do, abrió un po­co más los ojos en ac­ti­tud ex­pec­tan­te. En­ton­ces, Mu­ji­ca di­jo que ha­bía re­suel­to no ser can­di­da­to pre­si­den­cial y que lo ha­bía he­cho por re­co­men­da­ción de ella. “Cuan­do Lu­cía di­ce al­go, yo ten­go que obe­de­cer”, ar­gu­men­tó pro­vo­can­do una son­ri­sa de su com­pa­ñe­ra, que l evan­tó y agi­tó sus bra­zos en se­ñal de fes­te­jo.

Así ter­mi­nó el 2017 y de una ma­ne­ra si­mi­lar fi­na­li­za el 2018. Con mu­chas idas y vuel­tas en el me­dio pe­ro con la mis­ma re­so­lu­ción. Fue­ron va­rias las ve­ces que en el trans­cur­so del año Mu­ji­ca de­jó en­tre­ver la po­si­bi­li­dad de que acep­ta­ría el desafío de vol­ver a co­rrer la ca­rre­ra pre­si­den­cial, aun­que pú­bli­ca­men­te siem­pre lo ne­gó. Más de una vez se en­car­gó per­so­nal­men­te de sem­brar la du­da pe­ro ter­mi­nó ha­cién­do­le ca­so a su es­po­sa. To­po­lansky es la que lo­gró in­cli­nar la ba­lan­za: Mu­ji­ca no se pos­tu­la y el Mo­vi­mien­to de Par­ti­ci­pa­ción Po­pu­lar ( MPP) res­pal­da a Ca­ro­li­na Cos­se, su can­di­da­ta.

En dos opor­tu­ni­da­des en las úl­ti­mas se­ma­nas Mu­ji­ca mos­tró que es­ta­ba du­dan­do so­bre su fu­tu­ro elec­to­ral. En las dos fue To­po­lansky l a que lue­go di­jo pú­bli­ca­men­te que su es­po­so no se­ría can­di­da­to de nin­gu­na for­ma. La pri­me­ra fue cuan­do el ex­pre­si­den­te re­gre­só de Ita­lia, don­de reali­zó una gi­ra exi­to­sa por dis­tin­tas ciu­da­des y lue­go par­ti­ci­pó en el Fes­ti­val de Ci­ne de Ve­ne­cia, en el que se pre­sen­ta­ron dos pe­lí­cu­las so­bre su vi­da.

A los po­cos días de re­tor­nar, Mu­ji­ca di­jo al in­for­ma­ti­vo Su­bra­ya­do de Ca­nal 10 que es­ta­ría dis­pues­to a for­mar par­te de una fór­mu­la pre­si­den­cial acom­pa­ñan­do desde el rol de vi­ce­pre­si­den­te. To­po­lansky es­ta­ba en Chi­na y cuan­do re­gre­só de­jó cla­ra su pos­tu­ra en en­tre­vis­ta con Ca­ras y Ca­re­tas: “Pa­re­ce que él lo di­jo en una en­tre­vis­ta, yo no es­ta­ba en el país en ese mo­men­to”, ad­vir­tió y di­jo que eso no se­ría po­si­ble.

Días des­pués, en mit ad de l a ne­go­cia­ción con Da­niel Mar­tí­nez, lue­go de que el in­ten­den­te de Mon­te­vi­deo le trans­mi­tie­ra que no es­tá dis­pues­to a acor­dar una fór­mu­la de con­sen­so en el Fren­te Am­plio sin elec­cio­nes in­ter­nas, Mu­ji­ca anun­ció que se ha­ría un “che­queo mé­di­co” pa­ra sa­ber si es­ta­ba en con­di­cio­nes de ser can­di­da­to. El mis­mo día que Bús­que­da pu­bli­có la no­ti­cia, To­po­lansky se ma­ni­fes­tó en con­tra de esa po­si­bi­li­dad en pú­bli­co y el pro­pio Mu­ji­ca tu­vo que re­la­ti­vi­zar­la.

“Lu­cía me cui­da mu­cho y le voy a ha­cer ca­so”, di­jo días des­pués a Bús­que­da al in­for­mar que los re­sul­ta­dos del che­queo mé­di­co ha­bían si­do bue­nos pe­ro que te­nía al­gu­nos va­lo­res fue­ra de lo nor­mal co­mo con­se­cuen­cia de l a edad. En­ton­ces, re­pi­tió que no se­ría can­di­da­to.

Las pre­sio­nes a Mu­ji­ca y los ru­mo­res so­bre su even­tual acep­ta­ción si­guie­ron has­ta el sá­ba­do 24, pe­ro ese día el ex­pre­si­den­te re­sol­vió una vez más adop­tar el ca­mino su­ge­ri­do por su com­pa­ñe­ra. Eso su­ma­do a la elec­ción de Cos­se co­mo can­di­da­ta del MPP for­ta­le­cen a To­po­lansky en la in­ter­na y la de­jan co­mo “la gran ganadora”, di­je­ron a Bús­que­da va­rios di­ri­gen­tes de ese sec­tor po­lí­ti­co.

La ele­gi­da. La mi­nis­tra de In­dus­tria lle­gó pa­sa­das l as 18 ho­ras del sá­ba­do 24 al Pla­ten­se Pa­tín Club y se sen­tó en el sue­lo a los pies del es­ce­na­rio. Acom­pa­ñó con las pal­mas al­gu­nas can­cio­nes del dúo Lar­ba­nois- Ca­rre­ro, se to­mó sel­fies con mi­li­tan­tes y lue­go si­guió con aten­ción la ho­ra y me­dia de dis­cur­so que dio Mu­ji­ca a su mi­li­tan­cia del MPP.

El ex­pre­si­den­te de­di­có par­te a su vi­sión del mun­do y otra a la po­lí­ti­ca na­cio­nal de­fen­dien­do lo­gros de los úl­ti­mos go­bier­nos del Fren­te Am­plio. Con­tó que el nom­bre que im­pul­sa­ba él era el del mi­nis­tro de Tra­ba­jo, Er­nes­to Mu­rro, pe­ro que que­dó por el ca­mino an­te la fal­ta de apo­yos.

Y por úl­ti­mo plan­teó que el MPP de­bía op­tar en­tre los cua­tro pre­can­di­da­tos sin an­ti­ci­par cuál se­ría. Sí ha­cien­do un gui­ño a Cos­se al re­sal­tar que el MPP ha­bía si­do el pri­me­ro en co­lo­car a mu­je­res en dis­tin­tos car­gos de res­pon­sa­bi­li­dad.

Al día si­guien­te, el de­ba­te in­terno en el MPP re­fle­jó que ha­bía más de una vi­sión en­tre sus mi­li­tan­tes. To­po­lansky jun­to al dipu­tado Ale­jan­dro Sán­chez fue­ron los más enér­gi­cos de­fen­so­res del res­pal­do – que fi­nal­men­te se con­cre­tó– a la can­di­da­tu­ra de Cos­se. Sin em­bar­go, la de­par­ta­men­tal de Sal­to se in­cli­nó por el se­cre­ta­rio ge­ne­ral del sin­di­ca­to de la cons­truc­ción, Os­car An­dra­de, y el se­na­dor An­drés Ber­te­rre­che, que asu­mió sien­do su­plen­te de Mu­ji­ca, no la vo­tó.

Ca­ro­li­na Cos­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.