“Si no se ha­ce al­go di­fe­ren­te”, Uru­guay va ca­mino a es­tan­car­se, aler­ta je­rar­ca de un or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal

El acuer­do pa­ra UPM 2 mues­tra “cuá­les son las po­lí­ti­cas” que el país “de­be­ría te­ner en ge­ne­ral pa­ra ser atrac­ti­vo pa­ra la in­ver­sión”, afir­ma el re­pre­sen­tan­te de la Caf-ban­co de Desa­rro­llo de Amé­ri­ca La­ti­na

Búsqueda - - PORTADA - En­tre­vis­ta de Is­mael Grau

La CAF- Ban­co de Desa­rro­llo de Amé­ri­ca La­ti­na es­tá de mu­dan­za por es­tos días, de­jan­do los dos pi­sos que ocu­pa en la To­rre Eje­cu­ti­va pa­ra pa­sar­se a la se­de pro­pia, ubi­ca­da a po­cos me­tros, que cons­tru­yó con una in­ver­sión de US$ 40 mi­llo­nes. Allí fun­cio­na­rá su re­pre­sen­ta­ción en Uru­guay y se­gui­rá ac­tuan­do co­mo hub pa­ra aten­der ope­ra­cio­nes de Ar­gen­ti­na, Bo­li­via, Chi­le y Pa­ra­guay. El edi­fi­cio, ade­más, al­ber­ga sa­las de ci­ne de Ci­ne­ma­te­ca, una ga­le­ría de ar­te, el bo­li­che Fun Fun, y cuen­ta con es­pa­cios pú­bli­cos, to­do lo que, se­gún el di­rec­tor re­pre­sen­tan­te del or­ga­nis­mo en el país, Ger­mán Ríos, ha­rá de “pa­lan­ca” pa­ra apun­ta­lar la Ciu­dad Vie­ja.

La se­de se inau­gu­ra­rá el mar­tes 4 con una se­sión del Di­rec­to­rio— in­te­gra­do por mi­nis­tros o pre­si­den­tes de ban­cos cen­tra­les de los 19 paí­ses miem­bros y de­le­ga­dos de los ban­cos pri­va­dos ac­cio­nis­tas— y una vi­si­ta pro­to­co­lar de Ta­ba­ré Vázquez. Dos días des­pués ha­brá un fo­ro que ten­drá co­mo dis­pa­ra­dor un do­cu­men­to del or­ga­nis­mo so­bre pro­duc­ti­vi­dad, un te­ma que Ríos con­si­de­ra cla­ve pa­ra el fu­tu­ro de Uru­guay.

Pa­ra es­te eco­no­mis­ta ve­ne­zo­lano que to­mó el car­go ha­ce po­co más de un año, la dis­po­si­ción al diá­lo­go pa­ra bus­car con­sen­so, aun­que sean pro­ce­sos len­tos, es un ac­ti- vo del país. Pe­ro sos­tie­ne que el acuer­do ne­go­cia­do por el go­bierno con UPM pa­ra que ins­ta­le su se­gun­da plan­ta evi­den­cia co­sas que hay pa­ra co­rre­gir. Y ad­vier­te que “si no se ha­ce al­go di­fe­ren­te ha­cia de­lan­te”, lo que vie­ne se­rá es­tan­ca­mien­to.

Lo que si­gue es un re­su­men de la en­tre­vis­ta que man­tu­vo es­ta se­ma­na con Bús­que­da en las ofi­ci­nas de la CAF, mien­tras los obre­ros da­ban el to­que fi­nal al nue­vo edi­fi­cio.

— ¿Por qué ele­gir al país pa­ra ins­ta­lar una se­de re­gio­nal?

— Mon­te­vi­deo t i ene bue­na co­nec­ti­vi­dad y lue­go es­tá el sín­dro­me del país gran­de: si la po­nes en Bue­nos Ai­res, a los bra­si­le­ños no les gus­ta­ría mu­cho, y si eli­ges Bra­si­lia, a l os ar­gen­ti­nos tam­po­co les gus­ta­ría. Fue una op­ción na­tu­ral; Uru­guay tam­bién ofre­ce es­ta­bi­li­dad ma­cro­eco­nó­mi­ca e ins­ti­tu­cio­nal. Es­ta obra es un buen ejem­plo: to­dos los con­tra­tos fue­ron res­pe­ta­dos.

— El es­tu­dio Ins­ti­tu­cio­nes pa­ra la pro­duc­ti­vi­dad: ha­cia un me­jor en­torno em­pre­sa­rial se­ña­la que el pro­duc­to por ha­bi­tan­te de Amé­ri­ca La­ti­na se man­tie­ne en apro­xi­ma­da­men­te 20% del de Es­ta­dos Uni­dos, co­mo en 1960, y abo­ga por un “pac­to” por la pro­duc­ti­vi­dad. Uru­guay, que no es­tá le­jos de ese pro­me­dio, ¿có­mo de­be­ría ata­car el pro­ble­ma?

— Es una de esas pro­ble­má­ti­cas bas­tan­te ge­ne­ra­li­za­das en la re­gión. La idea es to­mar los fac­to­res de pro­duc­ción que ya te­ne­mos y que den más mi­lla­je. Las re­co­men­da­cio­nes son más o me­nos ob­vias y el demonio es­tá en los de­ta­lles, en có­mo lo im­ple­men­tas. ¿Có­mo ha­cer l a mano de obra más pro­duc­ti­va? Hay que dar una edu­ca­ción de más ca­li­dad; to­dos los in­di­ca­do­res mues­tran — in­clu­si­ve en Uru­guay— que no nos va bien en los exá­me­nes es­tan­da­ri­za­dos y la ta­sa de de­ser­ción en Se­cun­da­ria es al­ta. Hay que lo­grar una mo­ti­va­ción que les di­ga a es­tos chi­cos que ter­mi­nar el li­ceo les da­rá un plus en el mer­ca­do la­bo­ral.

Por otro la­do, los cos­tos tie­nen mu­cho que ver con la lo­gís­ti­ca. No so­lo pa­sa por te­ner la in­fra­es­truc­tu­ra fí­si­ca sino con ope­rar­la me­jor.

Lo mis­mo pa­sa con la in­no­va­ción y tec­no­lo­gía. La de­ci­sión es re­la­ti­va­men­te fá­cil: no se va a crear aquí un cen­tro de ge­né­ti­ca mo­le­cu­lar, pe­ro sí se pue­de to­mar al­gún ata­jo y apro­ve­char l os po­ten­cia­les del país, por ejem­plo, en tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción.

En es­te sen­ti­do, sien­do una ini­cia­ti­va re­la­ti- va­men­te nue­va, Trans­for­ma Uru­guay sue­na in­tere­san­te al tra­tar de coor­di­nar los es­fuer­zos pú­bli­cos con las cá­ma­ras y l a aca­de­mia. De eso se tra­ta un po­co es­to del pac­to por la pro­duc­ti­vi­dad.

— Los pac­tos de es­te ti­po re­quie­ren de vo­lun­tad po­lí­ti­ca de las par­tes, al­go que ha­brá no­ta­do que no es fá­cil lo­grar en Uru­guay…

— Hay tres co­sas que me lla­man la aten­ción de có­mo ha­cen las co­sas.

Pri­me­ro, aquí hay diá­lo­go; eso no quie­re de­cir ne­ce­sa­ria­men­te que re­suel­van na­da, pe­ro es im­por­tan­te cru­zar pun­tos de vis­ta. No hay po­la­ri­za­ción co­mo en otros paí­ses.

Se­gun­do, y li­ga­do con es­to, es­to ha­ce mu­cho más sen­ci­lla la pro­ba­bi­li­dad de al­can­zar con­sen­sos mí­ni­mos pa­ra im­ple­men­tar po­lí­ti­cas.

Chi­le, es cier­to, ve­nía de una gran dic­ta­du­ra y lue­go tu­vo al­ter­nan­cias de de­re­cha e iz­quier­da. Pe­ro en torno a la vi­sión de país del lar­go pla­zo ha­bía cier­tos acuer­dos res­pec­to ha­cia dón­de ir. Y es­te es mi ter­cer pun­to: es­to pa­sa tam­bién en Uru­guay, aun­que los pro­ce­sos son más len­tos. Vien­do el de­ba­te pú­bli­co, se pue­den en­con­trar ma­ti­ces, pe­ro en ge­ne­ral hay cier­tos acuer­dos.

— Sin em­bar­go, aun­que pa­re­ce com­pren­der­se que se pre­ci­sa abrir el país al mun­do, vo­tar el TLC con Chi­le lle­vó dos años.

— Eso con­fir­ma mi teo­ría. To­mó mu­cho tiem­po por los ma­ti­ces: al­gu­nos leían cier­tas ame­na­zas del TLC, aun­que sa­bían que ha­bía que abrir­se. Eran de­ta­lles.

Se pue­de ha­cer una apues­ta es­tra­té­gi­ca: por el Mer­co­sur y por los TLC es­tra­té­gi­cos. Y real­men­te im­por­tan­te, cla­ve, se- ría un TLC con Chi­na, por­que ahí el co­mer­cio sí se­ría in­tere­san­te. Ca­paz que en ese ca­so los ma­ti­ces son di­fe­ren­tes por ser Chi­na.

— ¿No hay un ries­go de que­dar re­za­ga­do si los otros avan­zan más rá­pi­do, co­mo ocu­rre con l os tra­ta­dos co­mer­cia­les?

— En tér­mi­nos de eco­no­mía po­lí­ti­ca, Uru­guay tie­ne una ven­ta­ja: hay que pen­sar en los pe­li­gros de una even­tual re­ver­sión de las po­lí­ti­cas. Es­tas son mu­cho más di­fí­ci­les de echar ha­cia atrás cuan­do son res­pal­da­das por con­sen­sos.

Es cier­to que es un ries­go que­dar­se atrás. En un país co­mo Uru­guay, las apues­tas tie­nen que ser por el ti­po de co­sas que per­mi­ten agre­gar va­lor con un cos­to re­la­ti­va­men­te ba­jo. La tra­za­bi­li­dad ga­na­de­ra es un ejem­plo clásico. O las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción. ¿Qué tie­ne el país? Bue­nos in­ge­nie­ros, buen ca­pi­tal hu­mano, al­ta co­nec­ti­vi­dad — lo que no tie­nen to­dos en Amé­ri­ca La­ti­na. Eso per­mi­te te­ner un pro­duc­to di­fe­ren­cia­do, pe­ro ojo: Uru­guay to­da­vía no es­tá en el top por­que lo que ha­ce en es­ta área es sim­ple­men­te la ter­ce­ri­za­ción de ser­vi­cios. Y eso aho­ra se es­tá con­vir­tien­do en un com­mo­dity que lo pue­de ha­cer un po­la­co o un es­lo­veno. Hay que sal­tar a otro ni­vel de con­te­ni­do tec­no­ló­gi­co.

— ¿ Lo que ve de la cam­pa­ña elec­to­ral que es­tá arran­can­do tam­bién son so­la­men­te ma­ti­ces?

— Per­ci­bo más ma­ti­ces que plan­teos so­bre gran­des cam­bios es­truc­tu­ra­les. Es­to es co­mo cuan­do se ha­ce una tor­ta y se de­ci­den los ingredientes: los ma­ti­ces son si se quie­re más Es­ta­do o más sec­tor pri­va­do. Co­mo eco­no­mis­tas, sa­be­mos que el po­ten­cial de crear em­pleo del sec­tor pri­va­do es mu­cho ma­yor. A es­to me re­fie­ro con los ma­ti­ces: ca­paz que, a fu­tu­ro, la apues­ta tie­ne que ser a crear con­di­cio­nes pa­ra evi­tar que se per­ci­ba un cos­toU­ru­guay que im­pi­da la in­ver­sión o pre­ve­nir que em­pre­sas uru­gua­yas de­ci­dan ir­se a otros paí­ses. Es­to es im­por­tan­te, por­que las ci­fras de des­truc­ción de em­pleos de los úl­ti­mos años son re­la­ti­va­men­te preo­cu­pan­tes. ¿Có­mo se ata­ca eso? Con un déficit fis­cal de ca­si 4% (del Pro­duc­to Bru­to In­terno) no lo va a re­sol­ver el sec­tor pú­bli­co, lo tie­ne que ha­cer el pri­va­do.

Si se ana­li­za la ne­go­cia­ción en­tre el Es­ta­do y UPM sa­le cla­ra­men­te cuá­les son las po­lí­ti­cas que Uru­guay de­be­ría te­ner en ge­ne­ral pa­ra ser atrac­ti­vo pa­ra la in­ver­sión: ne­ce­si­ta re­cur­sos hu­ma­nos ca­li­fi­ca­dos, tra­tar de ma­ne­jar la con­flic­ti­vi­dad con los sin­di­ca­tos, ma­ne­jar me­jor la lo­gís­ti­ca pa­ra ba­jar cos­tos de trans­por­te. Son ele­men­tos que se­ña­lan que el pró­xi­mo go­bierno tie­ne que apos­tar, por­que es apos­tar por la pro­duc­ti­vi­dad. Y es la for­ma de lo­grar re­du­cir la bre­cha con Es­ta­dos Uni­dos.

Se de­ben man­te­ner l as co­sas bue­nas que hay acá, co­mo esa ca­pa­ci­dad de dia­lo­gar aun con ma­ti­ces. Pe­ro ha­cer sen­tir que el ca­rro se es­tá mo­vien­do.

— Tomando l a me­tá­fo­ra que usó con la tor­ta, ¿ha­bría que cam­biar un po­co la re­ce­ta?

—( se ríe) Co­mo CAF me cues­ta mu­cho de­cir cuál es la re­ce­ta i deal por­que res­pe­ta­mos mu­cho las po­lí­ti­cas do­més­ti­cas. Te­nien­do un buen diag­nós­ti­co — y lo hay— hay que sa­ber que, a la tor­ta, al­gu­nos ingredientes le tie­nes que cam­biar. Pe­ro es im­por­tan­te de des­ta­car que esa tor­ta ha cre­ci­do y tie­ne co­sas in­tere­san­tes, co­mo una im­por­tan­te caí­da de la po­bre­za y una dis­tri­bu­ción del in­gre­so que no tie­nen mu­chos paí­ses en Amé­ri­ca La­ti­na. Al mis­mo tiem­po, la per­cep­ción es que si no se ha­ce al­go di­fe­ren­te ha­cia de­lan­te, no se­rá po­si­ble cam­biar el ta­ma­ño de esa tor­ta. La ca­pa­ci­dad de ha­cer­la cre­cer se va a es­tan­car; eso es lo que han mos­tra­do las ci­fras de cre­ci­mien­to de Uru­guay. Si quieres se­guir pro­gre­san­do, no pue­des es­tar con­for­me con una ta­sa de cre­ci­mien­to de 2% al año, por­que así la bre­cha no se va a ce­rrar. Aho­ra sí hay que ha­cer al­gún ajus­te en la com­bi­na­ción de los ingredientes de esa tor­ta pa­ra en­trar en un nue­vo ci­clo de cre­ci­mien­to.

Y no pue­do es­tar más de acuer­do con la idea de que hay que apos­tar a una in­ser­ción in­ter­na­cio­nal in­te­li­gen­te. Si no, es muy di­fí­cil. Si uno pu­die­ra es­tar tor­cien­do — co­mo di­cen los bra­si­le­ños— por al­go es que el Mer­co­sur y la Unión Eu­ro­pea por fin cie­rren ese tra­ta­do co­mer­cial. ¡ Oja­lá ten­ga­mos una es­pe­cie de re­vés de la his­to­ria y es­to se con­cre­te; es­to se­ría una se­ñal pa­ra el mun­do en la co­yun­tu­ra ac­tual!

Es­to es de­fi­ni­ti­vo, es una con­di­ción ne­ce­sa­ria. Si Uru­guay no tie­ne una i nser­ción i nter­na­cio­nal efi­cien­te e in­te­li­gen­te, que­da to­tal­men­te fue­ra de jue­go, por­que no tie­ne mu­chas po­si­bi­li­da­des de cre­cer. Es­to no es un ma­tiz.

Ger­mán Ríos y la nue­va se­de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.