Sar­to­ri y la for­ma­li­za­ción de su can­di­da­tu­ra en­tre los blan­cos: “Si me pre­sen­to, es por­que me pre­sen­to pa­ra ga­nar”

Di­ce que po­dría es­tar “ti­ra­do en la pla­ya” y que los po­lí­ti­cos te­men que los de­je sin tra­ba­jo

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL -

El jue­ves 12 de oc­tu­bre, el día en que Bús­que­da pu­bli­có la no­ti­cia de que el mi­llo­na­rio em­pre­sa­rio Juan Sar­to­ri se lan­za­ría co­mo pre­can­di­da­to en las elec­cio­nes in­ter­nas del Par­ti­do Na­cio­nal, la pre­si­den­ta del Di­rec­to­rio blan­co, Bea­triz Ar­gi­món, tu­vo que aten­der a dis­tin­tos me­dios de pren­sa pa­ra de­cir­les lo úni­co que po­día co­mu­ni­car en ese mo­men­to: que no es­ta- ba al tan­to de sus in­ten­cio­nes, que no te­nía una mi­li­tan­cia co­no­ci­da en el par­ti­do, y que a prio­ri no cum­plía con los re­qui­si­tos pa­ra can­di­da­tear­se, pues no ha­bía re­gis­tra­do nin­gu­na agru­pa­ción na­cio­nal. Ca­si dos me­ses des­pués, el pró­xi­mo vier­nes 7 de di­ciem­bre, Ar­gi­món re­ci­bi­rá a Sar­to­ri en la se­de blan­ca.

El em­pre­sa­rio for­ma­li­za­rá en ese en­cuen­tro al­go que ya anun­ció a tra­vés de sus re­des du­ran­te los úl­ti­mos días: que se­rá pre­can­di­da­to y que lan­za­rá su cam­pa­ña el pró­xi­mo mar­tes 11, en un ac­to en el Tea­tro Metro. Apa­dri­na­do por el ex­dipu­tado ro­chen­se Alem Gar­cía, que abri­ga­rá su pos­tu­la­ción en su sec­tor To­dos por el Pue­blo, re­sol­vió ofi­cia­li­zar la in­ten­ción de com­pe­tir en la in­ter­na de los blan­cos des­pués de una bre­ve pe­ro in­ten­sa vi­si­ta al Uru­guay.

Sar­to­ri, con ba­se en Lon­dres y Nue­va York, pe­ro con ne­go­cios en dis­tin­tos paí­ses de Eu­ro­pa y Nor­tea­mé­ri­ca, lle­gó al país el lu­nes 5 de no­viem­bre. Se ba­jó de un avión pri­va­do y en­fren­tó un en­jam­bre de mi­cró­fo­nos que le re­cla­ma­ron la con­fir­ma­ción de su can­di­da­tu­ra, al­go que es- qui­vó sis­te­má­ti­ca­men­te. Di­jo que ve­nía a re­unir­se con dis­tin­tos ac­to­res po­lí­ti­cos y so­cia­les. Pe­ro elu­dió una y otra vez pro­fun­di­zar so­bre su pos­tu­la­ción. Sin em­bar­go, du­ran­te su es­ta­día, que no lle­gó a du­rar dos se­ma­nas en­te­ras, Sar­to­ri se mo­vió co­mo un pre­can­di­da­to en ple­na cam­pa­ña. Se di­fun­die­ron spots pu­bli­ci­ta­rios que se pre­gun­ta­ban: “¿ Quién es Juan Sar­to­ri? ”, se mos­tró al em­pre­sa­rio en par­ti­dos de fút­bol del Cam­peo­na­to Uru­gua­yo, tomando ma­te con un cui­da­co­ches, ha­blan­do con di­ri­gen­tes ve­te­ra­nos del i nte­rior, ju­gan­do un pi­ca­di­to con pe­rio­dis­tas y ca­ma­ró­gra­fos. To­do eso mien­tras cum­plía un apre­ta­do y es­tric­to cro­no­gra­ma de reunio­nes. Los en­cuen­tros fue­ron ca­si cro­no­me­tra­dos por re­loj. No más de trein­ta mi­nu­tos ca­da uno. Se reunió en su des­pa­cho fren­te a la pla­za In­de­pen­den­cia, en su de­par­ta­men­to en la zo­na del Bu­ceo o en dis­tin­tas ca­sas de fa­mi­lia. Allí, Sar­to­ri es­cu­chó pe­ro tam­bién ha­bló.

Dos pe­rio­dis­tas de Bús­que­da se reunier on con el em­pre­sa­ri o du­ran­te esos días de agen­da in­ten­sa. Di­jo que le ha­bía lla­ma­do la aten­ción la vi­ru­len­cia con la que reac­cio­na­ron al­gu­nos di­ri­gen­tes del Par­ti­do Na­cio­nal al co­no­cer sus pre­ten­sio­nes elec­to­ra­les. Y que eso ali­men­tó aún más su in­te­rés en me­ter­se en la po­lí­ti­ca. Cues­tio­nó que uno de los ar­gu­men­tos más usa­dos en esos “ata­ques” fue­ra que no lo co­no­cían, cuan­do de he­cho va­rios di­ri­gen­tes le pi­die­ron di­ne­ro pa­ra sus cam­pa­ñas elec­to­ra­les pa­sa­das. En­fa­ti­zó que pe­se a te­ner su ba­se de ne­go­cios fue­ra de Uru- guay, siem­pre tie­ne una pa­ta en el país, al que vino “por lo me­nos una se­ma­na al mes” du­ran­te los úl­ti­mos años. Sar­to­ri ha­bló de su “amor por la pa­tria” co­mo el mo­tor que lo lle­va a sa­lir de un am­bien­te en el que es­tá “muy có­mo­do”. Has­ta po­dría “es­tar ti­ra­do en la pla­ya”, ase­gu­ró. El em­pre­sa­rio di­jo que eso lo di­fe­ren­cia­ba de mu­chos di­ri­gen­tes que aho­ra lu­cen ner­vio­sos por­que te­men que su irrup­ción en la po­lí­ti­ca los de­je sin tra­ba­jo.

Tam­bién di­jo que pre­ci­pi­tó su de­ci­sión de can­di­da­tear­se lue­go de ana­li­zar que “cin­co años más de las co­sas co­mo es­tán, se ha­cen in­sos­te­ni­bles”. Pe­se a que a fuer­za de pu­bli­ci­dad tra­ta de ins­ta­lar su nom­bre en­tre la gen­te, y que se­rá el úl­ti­mo com­pe­ti­dor en ano­tar­se a una in­ter­na blan­ca siem­pre po­la­ri­za­da y pareja, afir­mó con na­tu­ra­li­dad que jue­ga a ga­na­dor. “Si me pre­sen­to, es por­que me pre­sen­to pa­ra ga­nar”, di­jo. En su en­torno con­si­de­ran que lo “más di­fí­cil” es ga­nar las elec­cio­nes in­ter­nas, pe­ro que si su­pera esa eta­pa, el ca­mino es ca­si en ba­ja­da.

Sar­to­ri ase­gu­ró que si bien re­co­rre­rá el país, su es­tra­te­gia de cam­pa­ña es­ca­pa­rá a los for­ma­tos tra­di­cio­na­les. Y se­ña­ló que ha­brá una apues­ta fuer­te a los nue­vos me­dios, a los men­sa­jes que les lle­gan a los vo­tan­tes a tra­vés de la pan­ta­lla de los ce­lu­la­res, una es­tra­te­gia que dio ré­di­tos a can­di­da­tos co­mo Do­nald Trump en Es­ta­dos Uni­dos y Jair Bol­so­na­ro en Bra­sil. “Un vi­deo que veas cin­co mi­nu­tos an­tes de po­ner tu vo­to en la ur­na, pue­de va­ler mu­cho más que va­rias reunio­nes con di­ri­gen­tes y mi­li­tan­tes”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.