El An­tel Are­na

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL -

tex­tos le­ga­les apli­ca­bles son pre­ci­sos: el de­cre­to- ley que creó al Ser­vi­cio Des­cen­tra­li­za­do en 1974, mo­di­fi­ca­do ac­tual­men­te en lo per­ti­nen­te, es­ta­ble­ce que es com­pe­ten­cia de An­tel “pres­tar en ré­gi­men de mo­no­po­lio los ser­vi­cios de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes ur­ba­nos y de lar­ga dis­tan­cia, na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les y en si­tua­ción de com­pe­ten­cia co­mer­cial, pres­tar ser­vi­cios de te­le­fo­nía mó­vil o ce­lu­lar” y, ade­más, la ley 16.828 lo fa­cul­ta “pa­ra pres­tar ser­vi­cios de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes fue­ra de fron­te­ras, di­rec­ta o aso­cia­da con em­pre­sas pú­bli­cas o pri­va­das, na­cio­na­les o ex­tran­je­ras”. Ni una men­ción, ob­via­men­te, a la po­si­bi­li­dad de desa­rro­llar pro­yec­tos de es­te ti­po o pa­re­ci­dos.

Na­da de eso sir­vió pa­ra que Ca­ro­li­na Cos­se fre­na­ra sus im­pul­sos y la obra se en­ca­ró sin el me­nor pu­dor (in­clu­so su cons­truc­ción em­pe­zó an­tes de que el TCR pu­die­ra efec­tuar su aná­li­sis y dar su fa­llo, lo que vio­la tam­bién el ar­tícu­lo 211, li­te­ral B, de la Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca), mos­tran­do otro ejem­plo muy cla­ro de la pre­mi­sa que ha im­pues­to el Fren­te Am­plio en el sen­ti­do de que las em­pre­sas pú­bli­cas en ge­ne­ral es­tán al ser­vi­cio de sus di­rec­to­res frentistas, pa­ra que es­tos des­pun­ten sus sue­ños em­pre­sa­ria­les (que so­lo ali­men­tan con pla­ta de Juan Pue­blo pe­ro nun­ca con ca­pi­tal pro­pio) y ca­ta­pul­ten sus ca­rre­ras elec­to­ra­les. Al fin y al ca­bo, si An­cap pue­de te­ner su em­pre­sa de per­fu­mes, por qué An­tel no pue­de cons­truir su es­ta­dio. Otra de­mos­tra­ción más, muy elo­cuen­te, del enor­me des­pre­cio que tie­ne la ma­yo­ría del Fren­te Am­plio por la vi­gen­cia ple­na de la Cons­ti­tu­ción y por el uso es­cru­pu­lo­so que co­rres­pon­de efec­tuar de los re­cur­sos pú­bli­cos, que pro­vie­nen, ob­via­men­te, de las ta­ri­fas al­tí­si­mas que pa­gan, re­sig­na­da­men­te, los usua­rios de ser­vi­cios que — en muy bue­na me­di­da— son mo­no­pó­li­cos.

La uti­li­za­ción ca­pri­cho­sa, an­to­ja­di­za e in­cons­ti­tu­cio­nal de los re­cur­sos pú­bli­cos, no so­lo se de­ri­va del he­cho de que An­tel no es­ta­ba ni es­tá le­gi­ti­ma­da pa­ra cons­truir un es­ta­dio, sino del he­cho — cla­ra­men­te in­jus­to— que la asig­na­ción de re­cur­sos efec­tua­da su­po­ne pos­ter­gar — o no prio­ri­zar— la na­tu­ral y ne­ce­sa­ria ba­ja de ta­ri­fas que co­rres­pon­de­ría im­pul­sar y tam­bién, ade­más y en to­do ca­so, otras ur­gen­cias y ne­ce­si­da­des más dra­má­ti­cas y esen­cia­les que que­dan pos­ter­ga­das en aras de que Ca­ro­li­na Cos­se pro­mue­va su ca­rre­ra po­lí­ti­ca y dé rien­da suel­ta a sus sue­ños im­pe­ria­les. Po­co im­por­ta, por ejem­plo, que en es­te país se ha­ya dis­pues­to ha­ce muy po­co, por la ma­yo­ría le­gis­la­ti­va fren­tis­ta, en una ins­tan­cia pre­su­pues­tal, que no hay 40 mi­llo­nes de dó­la­res dis­po­ni­bles pa­ra fi­nan­ciar la re­pa­ra­ción o re­mo­de­la­ción del Hos­pi­tal de Clí­ni­cas. Es­ta­mos ha­blan­do de un hos­pi­tal uni­ver­si­ta­rio, don­de se for­man nues­tros mé­di­cos, pe­ro — ade­más— del hos­pi­tal don­de se atien­den los más ne­ce­si­ta­dos. Pa­re­ce cla­ro que po­co im­por­ta a es­tos hé­roes de la jus­ti­cia so­cial que ese em­ble­ma na­cio­nal si­ga, en ge­ne­ral, en de­plo­ra­bles con­di­cio­nes, por eso an­te la dis­yun­ti­va de ele­gir dón­de de­be po­ner los re­cur­sos del Es­ta­do eli­gen el cir­co y no la sa­lud de los más po­bres, ol­vi­dan­do — o des­pre­cian­do— ne­ce­si­da­des esen­cia­les. ¿Es ló­gi­co, mo­ral y jus­to, que en es­te país, con tan­tas ne­ce­si­da­des pos­ter­ga­das, An­tel, vio­lan­do ade­más la Cons­ti­tu­ción, in­vier­ta ca­si 90 mi­llo­nes de dó­la­res en un pro­yec­to co­mo es­te? ¿No se­ría más ló­gi­co, en to­do ca­so, co­mo pa­sa en otros paí­ses de la re­gión, que fue­ra el sec­tor pri­va­do quien lle­va­ra a ca­bo es­tos pro­yec­tos y no un en­te es­ta­tal con un ob­je­to es­pe­cí­fi­co?

La no­ta del des­pil­fa­rro — tan pro­pia del Fren­te Am­plio— sur­ge de la sim­ple com­pa­ra­ción que se pue­de ha­cer en­tre lo pre­su­pues­ta­do ( 40 mi­llo­nes de dó­la­res) y el mon­to to­tal de la in­ver­sión efec­tua­da ( 82 mi­llo­nes de dó­la­res has­ta aho­ra y sin per­jui­cio), pe­ro tam­bién, cla­ra­men­te, de la sim­ple com­pro­ba­ción de que otros es­ta­dios si­mi­la­res, cons­trui­dos en Bue­nos Ai­res y Co­lom­bia por em­pre­sas pri­va­das, con una ca­pa­ci­dad ma­yor en am­bos ca­sos, tu­vie­ron un cos­to que en nin­guno de los dos ca­sos su­peró los 25 mi­llo­nes de dó­la­res. Se­ría bueno sa­ber por qué acá, de la mano de Ca­ro­li­na Cos­se y con el pres­ti­gio de An­tel atrás, pa­ga­mos ca­si cua­tro ve­ces lo que pa­gan en otros la­dos, pe­ro no se­rá po­si­ble — la­men­ta­ble­men­te— te­ner esa res­pues­ta, por­que tan­to An­tel co­mo el su­pe­rior go­bierno, en otra mues­tra de trans­pa­ren­cia re­pu­bli­ca­na, se nie­gan a en­tre­gar al Se­na­do de la Re­pú­bli­ca los in­for­mes que se le piden y guar­dan to­da la in­for­ma­ción per­ti­nen­te ba­jo can­da­do. ¿Por qué? ¿Qué hay que es­con­der? ¿Qué te­men?

Pa­re­ce que es­ta­mos con­de­na­dos, pa­ra alen­tar y po­ten­ciar as­pi­ra­cio­nes elec­to­ra­les, no so­lo a te­ner un An­tel Are­na sino a te­ner — com­pa­ran­do pro­yec­tos si­mi­la­res— el más ca­ro del mun­do. Pa­re­ce tam­bién que so­mos “opo­si­to­res des­ubi­ca­dos” si que­re­mos te­ner in­for­ma­ción y pe­di­mos res­pues­tas. Así es­ta­mos — fe­liz­men­te— dis­fru­tan­do del “país de pri­me­ra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.