Pun­ta del Es­te alo­jó un her­mé­ti­co con­gre­so por la vi­da y la fa­mi­lia, an­ti­ideo­lo­gía de gé­ne­ro, y con po­lí­ti­cos dis­cu­tien­do es­tra­te­gias

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL - Es­cri­be Fe­de­ri­co Cas­ti­llo

Una ni­ña co­rre por el en­mo­que­ta­do pi­so del Cen­tro de Con­ven­cio­nes de Pun­ta del Es­te. Afue­ra hay vien­to y al­go de llu­via que se de­ja ver por los enor­mes ven­ta­na­les del edi­fi­cio. La ni­ña que va de un la­do a otro ape­nas lo­gra rom­per el si­len­cio y la mo­no­to­nía que do­mi­nan los pa­si­llos se­mi­va­cíos e im­pe­ca­bles, in­ma­cu­la­dos, de es­te lu­gar. Las co­sas es­tán ocu­rrien­do den­tro de los dis­tin­tos sa­lo­nes que al­ber­gan al Con­gre­so Re­gio­nal Sud­ame­ri­cano por la Vi­da y la Fa­mi­lia. Ahí es­tá el rui­do. Por mo­men­tos se oyen can­tos re­li­gio­sos. Ala­ban­zas. Afue­ra, en los pa­si­llos, hay una ni­ña que co­rre, gen­te de la or­ga­ni­za­ción, un pe­rio­dis­ta, unas po­cas per­so­nas con ca­ras que re­ve­lan cier­to has­tío de­trás de stands con literatura evan­gé­li­ca y po­lí­ti­ca, y mu­chos — mu­chos— guar­dias de seguridad. Los guar­dias, ves­ti­dos de ne­gro y con una cu­rio­sa e im­pro­ba­ble ac­ti­tud en­tre pa­ra­noi­ca y gen­til, es­ta- ban por to­dos la­dos. Si el pe­rio­dis­ta se le­van­ta­ba de al­gu­nos de los si­llo­nes y re­sol­vía ca­mi­nar pa­ra es­ti­rar las pier­nas por los co­rre­do­res, allá iban de­trás de él sin mu­cho di­si­mu­lo; si el pe­rio­dis­ta se pa­ra­ba a ojear los li­bros a la ven­ta — Lla­ma­dos a go­ber­nar. Los cris­tia­nos te­ne­mos mu­cho que apor­tar, Fa­mi­lia ¡Hay es­pe­ran­za!, Par­la­men­to y Fe, ¿Qué es­pe­ra una mujer de un hom­bre, al­gu­nos de los tí­tu­los—, allá se ubi­ca­ban a po­cos me­tros, mi­ran­do de reojo sus pró­xi­mos mo­vi­mien­tos; si el pe­rio­dis­ta, que te­nía una acre­di­ta­ción de pren­sa col­ga­da de su cue­llo, que­ría en­trar a al­guno de los sa­lo­nes, ahí te­nía la mano res­tric­ti­va ca­si a la al­tu­ra del pe­cho y un gen­til y pa­ra­noi­co “¿Adón­de va?”.

Es sá­ba­do 24 y se es­tá ce­rran­do un con­gre­so que co­men­zó el jue­ves 22. Es la pri­me­ra vez que Uru­guay es an­fi­trión de un even­to de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, con fuer­te pre­sen­cia de le­gis­la­do­res evan­ge­lis­tas de to­da la re­gión. Hay tres dipu­tados uru­gua­yos, los tres del Par­ti­do Na­cio­nal: Ál­va­ro Das­tu­gue, Ge­rar­do Ama­ri­lla y Ben­ja­mín Ira­zá­bal, que du­ran­te tres jor­na­das par­ti­ci­pa­ron y ex­pu­sie­ron en asun­tos co­mo los que des­cri­ben los nom­bres de al­gu­nas de l as po­nen­cias. La ideo­lo­gía de gé­ne­ro y su ob­je­ti­vo fi­nal, La lai­ci­dad ame­na­za­da, El fu­tu­ro de nues­tros paí­ses go­ber­na­dos por la nue­va agen­da de de­re­chos, Ex­pe­rien­cias a fa­vor de la Vi­da y la Fa­mi­lia, Con mis hi­jos no te me­tas. De­li­nean­do es­tra­te­gias de ac­ción en lo so­cial, en lo po­lí­ti­co, en lo le­gal, en lo edu­ca­ti­vo, Le­gis­la­ción y nue­vos de­re­chos, el ejem­plo de Uru­guay. El con­gre­so es­tu­vo an­te­ce­di­do de po­lé­mi­ca. Pri­me­ro, por­que lue­go de pre­sio­nes de gru­pos LGBTI y de di­ri­gen­tes ofi­cia­lis­tas, el Mi­nis­te­rio de Tu­ris­mo re­sol­vió re­ti­rar­le el gra­do de in­te­rés tu­rís­ti­co, y se­gun­do, por­que ni bien em­pe­zó, se de­nun­cia­ron aten­ta­dos en tem­plos y se­des re­li­gio­sas con pin­ta­das del es­ti­lo: “Fue­go a tu con­gre­so” y “Don­de va­yan los ire­mos a bus­car”.

Aca­so to­do es­to co­la­bo­ró con lo her­mé­ti­co de la ac­ti­vi­dad. So­lo hu­bo ron­das de pren­sa. No hu­bo ac­ce­so li­bre a las dis­tin­tas char­las. “Siem­pre fui­mos más abier­tos. Aho­ra nos cui­da­mos un po­co. Hay te­mor a que nos sa­quen de con­tex­to”, ex­pli­có a Bús­que­da uno de los en­car­ga­dos de aten­der a la pren­sa.

En esa rue­da con pe­rio­dis­tas, el me­xi­cano Aa­ron La­ra, im­pul­sor de es­tos en­cuen­tros a es­ca­la re­gio­nal, di­jo es­tar “sor­pren­di­do” y “ano­na­da­do” por esos re­cien­tes ac­tos van­dá­li­cos. “Desde Mé­xi­co ve­mos al Uru­guay co­mo un país ci­vi­li­za­do”, de­cla­ró. Y tam­bién des­car­gó con­tra la mi­nis­tra de Tu­ris­mo, Li­liam Ke­chi­chian, quien “ja­más res­pon­dió” cuan­do le pre­gun­tó las ra­zo­nes del cam­bio de pos­tu­ra so­bre el “in­te­rés tu­rís­ti­co” del even­to, y con­tra la mi­nis­tra de Edu­ca­ción y Cul­tu­ra, Ma­ría Ju­lia Mu­ñoz, que una se­ma­na an­tes ha­bía ca­li­fi­ca­do co­mo “pla­gas” a los neo­pen­te­cos­ta­les y su avan­ce en l a po­lí­ti­ca, se­gún una con­ver­sa­ción pri­va­da pu­bli­ca­da por El País. “Fue una de­cla­ra­ción bas­tan­te vio­len­ta de Mu­ñoz. In­ci­tan­do a la vio­len­cia”, di­jo La­ra, que ató los di­chos de la mi­nis­tra con los ac­tos de van­da­lis­mo.

Los t r es di pu­tados uru­gua­yos va­lo­ra­ron los días de con­gre­so. “Muy in­ten­sos, muy ri­cos teó­ri­ca­men­te y con mu­chos i nsu­mos pa­ra tra­ba­jar par­la­men­ta­ria­men­te en Uru­guay”, re­su­mió Das­tu­gue. Pa­ra Ira­zá­bal fue una opor­tu­ni­dad pa­ra plan­tar pos­tu­ras. “Al­gu­nas mi­no­rías han he­cho es­cu­char su voz y han lo­gra­do cam­bios le­gis­la­ti­vos; que­re­mos que se es­cu­che nues­tra voz y lo­grar mo­di­fi­ca­cio­nes le­gis­la­ti­vas”, di­jo. Ama­ri­lla va­lo­ró los “apor­tes aca­dé­mi­cos” y re­fle­xio­nó que “hay una agen­da in­ter­na­cio­nal que se ha im­pues­to en otros paí­ses” y que en Uru­guay tie­ne “con­tra­dic­cio­nes”. Ar­gu­men­tó que “no ba­ja­ron” las muer­tes ma­ter­nas por la ley del abor­to y que “no se ter­mi­nó con el nar­co­trá­fi­co” con la ley de ma­rihua­na.

El “bue­nis­mo ideo­ló­gi­co” y lo “co­ol” del abor­to. El ar­gen­tino Agus­tín La­je, au­tor del bes­tse­ller El li­bro ne­gro de la nue­va iz­quier­da: ideo­lo­gía de gé­ne­ro o sub­ver­sión cul­tu­ral de­ve­ni­do en una suer­te de re­fe­ren­te y es­tre­lla de los gru­pos pro­fa­mi­lia, fue la figura más pro­mo­cio­na­da del con­gre­so. Y par­ti­ci­pó en va­rias rue­das de pren­sa pa­ra ex­pli­car su pos­tu­ra en con­tra de la ideo­lo­gía de gé­ne­ro. “A los jó­ve­nes hoy se les ha ven­di­do el bue­nis­mo ideo­ló­gi­co, es un bue­nis­mo se­gún el cual ellos pue­den ser bue­nas per­so­nas con tan so­lo cam­biar la o y la a por la e. En­ton­ces van a es­tar ha­blan­do len­gua­je in­clu­si­vo y en­ton­ces van a in­cluir a la gen­te y van a ser muy bue­nas per­so­nas”, re­fle­xio­nó. “Van a ser muy bue­nas per­so­nas si piden por ba­ños trans. Van a ser muy bue­nas per­so­nas si van a mar­chas por el abor­to aun­que no se­pan si­quie­ra qué es el abor­to y no pue­dan enun­ciar fren­te a una cá­ma­ra qué sig­ni­fi­ca abor­tar, pe­ro es­tán ahí por­que les han di­cho que es muy co­ol te­ner un pa­ñue­lo ver­de en el cue­llo”, agre­gó.

Di­jo que es­tos jó­ve­nes se su­man a mi­li­tan­cias de iz­quier­da pe­ro ter­mi­nan sien­do “fun­cio­na­les” a “un sis­te­ma que acu­mu­la ca­pi­tal a cos­ta de una mi­li­tan­cia que se ha con­ver­ti­do en mer­can­cía”. “Y es­tos jó­ve­nes van a to­car fon­do en al­gún mo­men­to, por­que si es la re­bel­día el mo­tor de su pra­xis po­lí­ti­ca, es un mo­tor al que le que­da muy po­co com­bus­ti­ble por­que en la me­di­da en que par­te de la re­bel­día es­tá com­pues­ta por la fa­rán­du­la, apo­ya­da por Holly­wood y sos­te­ni­da por los me­dios he­ge­mó­ni­cos, pa­sa a ser es­ta­blish­ment”.

Pa­ra La­je, hay una “nue­va ju­ven­tud” que es­tá na­cien­do en Amé­ri­ca La­ti­na. “Y que ha en­con­tra­do en la in­co­rrec­ción po­lí­ti­ca una for­ma ge­nui­na de ca­na­li­zar sus im­pul­sos re­bel­des” y que “no ne­ce­si­ta de los gran­des me­dios” pa­ra ha­cer va­ler su opi­nión. So­lo le bas­ta You­tu­be y una bue­na co­ne­xión a In­ter­net.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.