Ges­tos y pro­ce­di­mien­tos

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL - Por Fer­nan­do San­tu­llo

Ha­ce unos cuan­tos me­ses, an­te una ma­ni­fes­ta­ción de agri­cul­to­res, el pre­si­den­te fran­cés Em­ma­nuel Ma­cron de­ci­dió ba­jar al llano e in­ter­cam­biar con quie­nes pro­tes­ta­ban. Ten­so, se­rio, ha­cien­do oí­dos sor­dos al gri­te­río que se es­cu­cha­ba de­trás, Ma­cron dia­lo­gó con dos de los ma­ni­fes­tan­tes. Una mujer y un hom­bre fue­ron quie­nes le plan­tea­ron en per­so­na al pre­si­den­te el mo­ti­vo de la pro­tes­ta. La char­la du­ró va­rios mi­nu­tos y el in­ter­cam­bio fue co­rrec­to, en ab­so­lu­to ama­ble pe­ro sin el me­nor ras­tro de in­sul­tos o des­ca­li­fi­ca­cio­nes. Fi­nal­men­te, con su seguridad de­trás y cien­tos de ma­ni­fes­tan­tes en­fren­te, el pre­si­den­te fran­cés se des­pi­dió dan­do la mano a los dos agri­cul­to­res, quie­nes sin es­tar de­ma­sia­do con­ven­ci­dos con sus res­pues­tas, agra­de­cie­ron su tiem­po y la po­si­bi­li­dad del in­ter­cam­bio.

Es­to ocu­rrió un par de días an­tes de que el pre­si­den­te Ta­ba­ré Vaz­quez tu­vie­ra su cru­ce con el ya fa­mo­so co­lono, cru­ce que da­ría lu­gar a uno de los epi­so­dios más pa­té­ti­cos y me­nos de­mo­crá­ti­cos de la his­to­ria po­lí­ti­ca re­cien­te del país: la pá­gi­na web de Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca hi­zo pú­bli­ca, de la mano de un par de je­rar­cas es­ta­ta­les de me­dio pe­lo, in­for­ma­ción so­bre ese co­lono dís­co­lo. A cuen­ta de na­da, sal­vo re­cor­dar­le a ese ciu­da­dano que no con­vie­ne me­ter­se con el pre­si­den­te por­que pa­ra al­gu­nos es lo mis­mo que me­ter­se con el Es­ta­do. Y el Es­ta­do, de una for­ma u otra, siem­pre te tie­ne aba­jo de la pa­ta.

La dis­tan­cia si­de­ral en­tre el ca­so de Ma­cron y el de Vázquez, pu­so en evi­den­cia, al me­nos pa­ra mí, que el re­pu­bli­ca­nis­mo no pue­de ser so­la­men­te una se­rie de ges­tos for­ma­les, un pro­to­co­lo que exis­te de ca­ra a las cá­ma­ras y la opi­nión pú­bli­ca. Es un pro­ce­di­mien­to que se ba­sa en la con­vic­ción de que la ho­ri­zon­ta­li­dad de ese in­ter­cam­bio en el llano es par­te esen­cial de la igual­dad en­tre ciu­da­da­nos y de los pro­ce­di­mien­tos de la de­mo­cra­cia. Y que hoy uno pue­de ser pre­si­den­te y otro ma­ni­fes­tan­te, pe­ro que en un sis­te­ma de­mo­crá­ti­co en­tre igua­les, ma­ña­na la si­tua­ción bien po­dría ser al re­vés: el que pro­tes­ta po­dría ser pre­si­den­te y el pre­si­den­te en­con­trar­se de­trás de una pan­car­ta. Ha­ce mas de 200 años que no vi­vi­mos ba­jo las re­glas del An­cien Ré­gi­me y más de 30 que ya no es­ta­mos en una dic­ta­du­ra.

El re­cien­te in­ci­den­te ocu­rri­do el pa­sa­do 26 de no­viem­bre en pue­blo Se­quei­ra, du­ran­te la inau­gu­ra­ción de unas obras de me­jo­ra de la Ru­ta 30, en don­de se en­con­tra­ban el mi­nis­tro de Trans­por­te, Víc­tor Ros­si, y el mi­nis­tro del In­te­rior, Eduar­do Bo­no­mi, sir­ve pa­ra re­su­mir una vez más la dis­tan­cia que pa­re­ce exis­tir en­tre los ges­tos re­pu­bli­ca­nos y las con­vic­cio­nes re­pu­bli­ca­nas. Y la re­su­me de ma­ne­ra más bien tos­ca: un par de tra­ba­ja­do­res de la zo­na des­ple­ga­ron una pan­car­ta con la fra­se “Bas­ta de pre­sión. La fa­mi­lia ta­ba­ca­le­ra quie­re tra­ba­jar en paz” y unos pe­sa­dos del Fren­te Am­plio (o del mi­nis­tro o del Mi­nis­te­rio, a es­ta al­tu­ra to­do pa­re­ce más o me­nos lo mis­mo) se pu­sie­ron de­lan­te pa­ra blo­quear­la. Co­mo los pe­sa­dos no lo­gra­ron ta­par­la del to­do, el mi­nis­tro Bo­no­mi de­ci­dió po­ner­se él mis­mo fren­te a la pan­car­ta. Eso de­ri­vó en un for­ce­jeo más bien ri­dícu­lo y la po­li­cía ter­mi­nó lle­ván­do­se de­te­ni­dos a los tra­ba­ja­do­res. Los sol­tó a las po­cas ho­ras pe­ro el da­ño al re­pu­bli­ca­nis­mo, el enési­mo, ya es­ta­ba he­cho.

Pa­ra em­pe­zar, la fra­se que des­ple­ga­ron los tra­ba­ja­do­res no era agre­si­va, no in­sul­ta­ba ni ata­ca­ba per­so­nas. Era ape­nas un re­cla­mo ge­né­ri­co de tra­ba­ja­do­res de un sec­tor que en­ten­die­ron que las au­to­ri­da­des al­go po­dían y de­bían ha­cer. Gen­te a la que, por lo ge­ne­ral, le re­sul­ta im­po­si­ble te­ner una pla­ta­for­ma me­diá­ti­ca pa­ra sus re­cla­mos y que vio su opor­tu­ni­dad en ese ac­to. No pa­re­ce gran co­sa y me­nos an­te un par­ti­do de go­bierno que ha ape­la­do his­tó­ri­ca­men­te a esa mis­ma cla­se de re­cur­so, con pan­car­tas in­fi­ni­ta­men­te más vi­ru­len­tas y per­so­na­li­za­das que la de los ta­ba­ca­le­ros. Y, en cual­quier ca­so, es irre­le­van­te quién lle­va­ba la pan­car­ta: es­tar ahí con ella es un de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal.

Y lue­go: cuan­do uno asu­me la ges­tua­li­dad del llano, es­to es, inau­gu­rar in si­tu y con pre­sen­cia de pú­bli­co el co­mien­zo de una obra, jun­to al ges­to de­be asu­mir­se el pro­ce­di­mien­to. Ese que in­clu­ye la ges­tión de la po­si­bi­li­dad del di­sen­so. A sa­ber, que cuan­do se echa mano a los re­cur­sos del re­pu­bli­ca­nis­mo, se lo ha­ce sa­bien­do que ese mis­mo pro­ce­di­mien­to, su ho­ri­zon­ta­li­dad y su trans­pa­ren­cia, in­clu­yen la po­si­bi­li­dad de un otro que no es­té de acuer­do con el ac­to o ten­ga su pro­pia agen­da. Y que esas per­so­nas, si lo ha­cen de bue­nas ma­ne­ras (ma­ne­ras re­pu­bli­ca­nas), tie­nen to­do el de­re­cho y de­be­rían te­ner to­das las ga­ran­tías pa­ra rea­li­zar su re­cla­mo.

Una de­mo­cra­cia en don­de na­die se opon­ga al go­bierno pue­de pa­re­cer al­go desea­ble pa­ra el sta­tu quo, pe­ro ten­dría po­co de real: la di­ver­si­dad exis­te so­lo si pue­de ex­pre­sar­se por los ca­na­les es­ta­ble­ci­dos por to­dos no­so­tros, el so­be­rano. Lo re­su­mió con me­ri­dia­na cla­ri­dad el pre­si­den­te del PIT- CNT, Fer­nan­do Pe­rei­ra, cuan­do de­cla­ró al res­pec­to: “Los ac­tos del go­bierno abier­to, del Par­la­men­to abier­to o del mo­vi­mien­to sin­di­cal abier­to pue­den te­ner pan­car­tas que no siem­pre son aplau­sos al mo­vi­mien­to sin­di­cal, al go­bierno o a un ac­to de la opo­si­ción”. Pe­rei­ra con­si­de­ró ade­más que Bo­no­mi “se equi­vo­có y cuan­do las per­so­nas se equi­vo­can en una so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca hay que ad­mi­tir­lo y pun­to.”

El in­ci­den­te mues­tra ade­más de fal­ta de con­vic­ción re­pu­bli­ca­na, la más com­ple­ta fal­ta de cin­tu­ra po­lí­ti­ca: bas­ta­ba con in­te­rrum­pir el dis­cur­so ( que por cier­to era una le­ta­nía de ala­ban­zas a Sa­ceem, una em­pre­sa con unos cuan­tos cla­ros­cu­ros en Es­pa­ña, su país de ori­gen), de­di­car 30 se­gun­dos a dia­lo­gar con los jó­ve­nes de la pan­car­ta y com­pro­me­ter­se a con­ver­sar con ellos en cuan­to ter­mi­na­ra el speech ins­ti­tu­cio­nal. Y lue­go ha­cer­lo, cla­ro.

En Es­pa­ña exis­te una ex­pre­sión que siem­pre me gus­tó y me lla­mó la aten­ción: se le lla­ma “de­mo­cra­cia a la búl­ga­ra” cuan­do un can­di­da­to ga­na con una can­ti­dad in­ve­ro­sí­mil de vo­tos. Es de­cir, cuan­do la di­ver­si­dad real de opi­nio­nes no se ve re­fle­ja­da en esa elec­ción, ya sea a tra­vés del frau­de o del si­len­cia­mien­to pre­vio de las vo­ces dis­cor­dan­tes. Vo­ces que, siem­pre y sin ex­cep­ción, exis­ten en so­cie­da­des abier­tas co­mo la nues­tra. Si no que­re­mos una de­mo­cra­cia “a la búl­ga­ra”, no po­de­mos ad­mi­tir ges­tos bur­dos y au­to­ri­ta­rios co­mo el del mi­nis­tro del In­te­rior. Que qui­zá no son tan po­ca co­sa: el Ins­ti­tu­to de De­re­chos Hu­ma­nos de­cla­ró que en el in­ci­den­te “se afec­ta­ron de for­ma ile­gí­ti­ma los de­re­chos a la li­ber­tad de ex­pre­sión y la li­ber­tad de reunión pa­cí­fi­ca, con­sa­gra­dos en nor­mas y prin­ci­pios so­bre de­re­chos hu­ma­nos”.

En su li­bro So­bre la ti­ra­nía ( sí, lo sé, lo he usa­do un mon­tón en es­tas co­lum­nas, es así de bueno, qué le voy a ha­cer), el his­to­ria­dor Ti­mothy Sny­der apun­ta que “los par­ti­dos que re­mo­de­la­ron Es­ta­dos y su­pri­mie­ron ri­va­les, no fue­ron om­ni­po­ten­tes desde un co­mien­zo” y, ci­tan­do al abo­li­cio­nis­ta Wen­dell Phi­llips, re­cuer­da que “la vi­gi­lan­cia eter­na es el pre­cio de la li­ber­tad”. Es ver­dad, el de Bo­no­mi pa­re­ce un ges­to ín­fi­mo, pu­ra tor­pe­za que no me­re­ce­ría el me­nor co­men­ta­rio. Pe­ro se­ría irres­pon­sa­ble no ver que al mis­mo tiem­po re­ve­la al­go que bu­lle de­trás, una for­ma de en­ten­der la po­lí­ti­ca que no re­sul­ta es­pe­cial­men­te de­mo­crá­ti­ca. Pa­ra ser re­pu­bli­cano no al­can­za con ba­jar al llano, hay que li­diar de­mo­crá­ti­ca­men­te con él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.