La muer­te de Lui­sa Cues­ta de­jó a la vis­ta cri­sis en el mo­vi­mien­to y

“Han le­ga­li­za­do la tor­tu­ra, la des­apa­ri­ción for­za­da, no me gus­ta­ría es­tar en los za­pa­tos de esos jue­ces”,

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL - Es­cri­be Ser­gio Is­rael

La muer­te a l os 98 años de Lui­sa Cues­ta, una de las fun­da­do­ras del mo­vi­mien­to de fa­mi­lia­res de de­te­ni­dos des­apa­re­ci­dos, pu­so en evi­den­cia los es­co­llos que im­pi­den avan­zar en un de­li­ca­do asun­to en el que aflo­ran la im­pu­ni­dad y las con­tra­dic­cio­nes en la iz­quier­da.

En oc­tu­bre de 1978, en París, Cues­ta f ue una de las fun­da­do­ras de la Aso­cia­ción de Fa­mi­lia­res de Uru­gua­yos Des­apa­re­ci­dos ( Afu­de), que lue­go del re­torno de la de­mo­cra­cia se uni­ría a Ma­dres y Fa­mi­lia­res de De­te­ni­dos Des­apa­re­ci­dos en Mon­te­vi­deo.

Ade­más de ella — ma­dre de Ne­bio Me­lo, se­cues­tra­do en 1976 en Bue­nos Ai­res—, en di­fe­ren­tes eta­pas es­tu- vie­ron Vio­le­ta Ma­lu­ga­ni, Ma­ría Mag­da­le­na Sal­via, Luz Ibar­bu­ru, Hor­ten­sia Pe­rei­ra, Ama­lia González, I r ma Her­nán­dez, Ma­ría Al­mei­da, Ma­ría Est­her Gat­ti, Mar­ta Ca­sal y otras que, de mo­do ca­ri­ño­so, re­ci­bie­ron el so­bre­nom­bre de las Vie­jas.

Es que co­mo las ma­dres en teo­ría eran me­nos vul­ne­ra­bles a la re­pre­sión, ha­bía po­cos hom­bres, al pun­to que Guillermo So­brino, que in­te­gra­ba el mo­vi­mien­to, cau­só ri­sas cuan­do se pre­sen­tó en un en­cuen­tro y di­jo “no­so­tras las ma­dres…”.

Raúl Oli­ve­ra, vo­ce­ro del Ob­ser­va­to­rio Luz Ibar­bu­ru, una red crea­da en 2012 por di­fe­ren­tes or­ga­ni­za­cio­nes, di­jo a Bús­que­da que con la pri­me­ra aso­cia­ción “la bús­que­da in­di­vi­dual se ha­ce co­lec­ti­va”, aun­que sos­tu­vo que no se ha re­fle­xio­na­do de for- ma su­fi­cien­te so­bre por qué, i gual que en Ar­gen­ti­na, fue­ron l as ma­dres quie­nes asu­mie­ron la lu­cha.

La inocen­cia de Nu­rem­berg. Emi­lia Car­le­va­ro, una mi­li­tan­te que in­te­gró Fa­mi­lia­res, re­cor­dó un diá­lo­go que pre­sen­ció en­tre Cues­ta y Sal­via, ma­dre del des- apa­re­ci­do Juan Pa­blo Erran­do­nea, a l a que lla­ma­ban Qui­ca.

— Pen­sar, Lui­sa, que cuan­do se hi­cie­ron los jui­cios de Nu­rem­berg (en los que fue­ron ahor­ca­dos los prin­ci­pa­les je­fes na­zis en 1946) pen­sa­mos que nun­ca más ha­bría crí­me­nes co­mo esos — di­jo Qui­ca.

— ¿Te das cuen­ta? ¡ Qué inocen­tes fui­mos! Es que hay que car­pir más hon­do — con­clu­yó Cues­ta.

Car­le­va­ro dis­cre­pa con el ex­pre­si­den­te Jo­sé Mu­ji­ca, que re­pi­tió la idea del ex­mi­nis­tro Eleute­rio Fer­nán­dez Hui­do­bro de que no hay mu­cho que ha­cer por­que a los que tie­nen la in­for­ma­ción no se los pue­de tor­tu­rar, y cree que se de­bió ha­ber pre­sio­na­do más al Ejér­ci­to por el la­do eco­nó­mi­co, por ejem­plo, con las Mi­sio­nes de Paz.

“Las Vie­jas te­nían una com­pren­sión ca­bal de lo que fue la des­apa­ri­ción for­za­da en Amé­ri­ca La­ti­na, un fon­do de cri­mi­na­li­dad que no es co­no­ci­do por la gen­te, en la que to­mó par­te el pro­pio ex­pre­si­den­te de Pe­rú Alan Gar­cía en su pri­mer go­bierno y que se re­pi­tió en Eu­ro­pa y otros lu­ga­res lue­go de los aten­ta­dos a las To­rres Ge­me­las en 2001, con los chu­pa­de­ros y vue­los clan­des­ti­nos de la CIA”, de­cla­ró.

Oli­ve­ra con­si­de­ra que en el ca­so uru­gua­yo, el pri­mer mo­jón pa­ra avan­zar en la bús­que­da de la maes­tra des­apa­re­ci­da Ele­na Quin­te­ros se pro­du­jo en 1999 cuan­do el ex­sol­da­do Ser­gio Pin­ta­do se pre­sen­tó an­te la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia e hi­zo una de­cla­ra­ción vo­lun­ta­ria.

Las con­fe­sio­nes de Pin­ta­do des­en­ca­de­na­ron el pro­ce­sa­mien­to del ex­can­ci­ller Juan Car­los Blan­co, aun­que el cuer­po de la maes­tra se­cues­tra­da en el jar­dín de la Em­ba­ja­da de Ve­ne­zue­la nun­ca apa­re­ció y el cer­co so­bre las po­si­bles fuen­tes, jue­ces y fis­ca­les que qui­sie­ran in­ves­ti­gar (aún den­tro de la ley de ca­du­ci­dad, co­mo Ale­jan­dro Re­ca­rey), se hi­zo más es­tre­cho.

Za­naho­ria en dispu­ta. El ar­queó­lo­go Jo­sé Ló­pez Mazz, que fue con­tra­ta­do en 2005 por un año, pe­ro es­tu­vo al­re­de­dor de una dé­ca­da al fren­te de los equi­pos de bús­que­da, en­con­tró prue­bas cien­tí­fi­cas de la exis­ten­cia de la lla­ma­da Operación Za­naho­ria, que ha­bría si­do or­de­na­da pa­ra re­mo­ver los cuer­pos en­te­rra­dos de for­ma clan­des­ti­na en de­pen­den­cias mi­li­ta­res y que­mar­los.

Pa­ra el ex­je­fe de los his­to­ria­do­res que co­la­bo­ra­ban con el gru­po de bús­que­da Ál­va­ro Ri­co esa teo­ría es ape­nas una hi­pó­te­sis por­que no exis­te cer­te­za de que esa operación, que re­sul­ta muy con­ve­nien­te pa­ra des­alen­tar la bús­que­da, ha­ya exis­ti­do.

An­tes de de­jar el car­go, Ló­pez Mazz es­ta­ba dis­pues­to a rom­per par­te del pi­so de uno de los gal­po­nes de la Di­rec­ción Na­cio­nal de Ar­ma­men­to (DNA) en Gru­ta de Lourdes, a par­tir del tes­ti­mo­nio de un ofi­cial re­ti­ra­do del Ejér­ci­to.

Las prue­bas con geo­rra­dar, rea­li­za­das por téc­ni­cos ar­gen­ti­nos y uru­gua­yos por se­pa­ra­do y la va­lo­ra­ción del tes­ti­mo­nio, sin em­bar­go, de­ja­ron du­das a los res­pon­sa­bles de de­ci­dir la ex­ca­va­ción y has­ta aho­ra no se hi­zo.

Ac­tual­men­te con­ti­núan las ex­ca­va­cio­nes en el ex- Ba­ta­llón de In­fan­te­ría N º 13 y en el Ser­vi­cio de Ma­te­rial y Ar­ma­men­to, en Gru­ta de Lourdes. Tra­ba­jos de ex­ca­va­ción en un te­rreno de Nep­tu­nia fi­na­li­za­ron re­cien­te­men­te sin éxi­to.

Ri­co y Ló­pez Mazz es-

Lui­sa Cues­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.