Alan Gar­cía, el es­ta­fa­dor

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL -

Pa­ra evi­tar que lo ca­cen, el ex­pre­si­den­te de Pe­rú Alan Gar­cía (1985-1990 y 2006-2011) si­gue la es­tra­te­gia de la per­diz. Se ca­mu­fla en la na­tu­ra­le­za, cam­bia de rum­bo o em­pren­de vue­los rá­pi­dos y cor­tos, cuan­do es más vul­ne­ra­ble. To­do pa­ra re­tra­sar lo inevi­ta­ble.

Los ca­za­do­res co­no­cen esas ar­ti­ma­ñas y uti­li­zan ma­nio­bras que lla­man “ma­rear la per­diz”. La hos­ti­gan, la obli­gan a vo­lar y la ca­zan. Más tar­de o más tem­prano es lo que ha­rá la Jus­ti­cia pe­rua­na con el ex­pre­si­den­te de 69 años.

Ha­ce años que eva­de a la Jus­ti­cia de su país y se ha re­fu­gia­do en Co­lom­bia, Fran­cia y Es­pa­ña. En Ma­drid vi­ve en Pa­seo del Pin­tor Ro­sa­les N º 78, una zo­na en­tre las 10 más ca­ras del país. El al­qui­ler, de 5.000 eu­ros, es­tá a nom­bre de su pareja, la eco­no­mis­ta Ro­xa­ne Chees­man. En el N º 32 de la mis­ma ca­lle, es­tá la Em­ba­ja­da uru­gua­ya. Su cho­fer y el guar­daes­pal­das co­bran 4.000 eu­ros men­sua­les. El co­le­gio Fer­nan­do VII, al que va el hi­jo de 12 años de la pareja, cues­ta 1.500 eu­ros men­sua­les.

Hay que su­mar­le via­jes al ex­te­rior, ser­vi­cios do­mi­ci­lia­rios men­sua­les, res­tau­ran­tes y clu­bes so­cia­les de elite, se­ña­la el pe­rio­dis­ta pe­ruano Jo­sé Na­po­león Díaz. La ju­bi­la­ción de Gar­cía equi­va­le a 5.000 eu­ros.

Pla­ni­fi­có una es­ta­fa con­tra Uru­guay al am­pa­ro de la Con­ven­ción so­bre Asi­lo Di­plo­má­ti­co de 1954. Un cuen­to del tío. De en­tra­da tu­vo el res­pal­do del can­ci­ller Ro­dol­fo Nin No­voa, a quien ava­ló el pre­si­den­te Ta­ba­ré Vázquez. De­rra­pa­ron y pi­sa­ron el freno. Se­gún la Con­ven­ción, la de­ci­sión fi­nal la to­ma el pre­si­den­te. El mis­mo que ase­gu­ró que a quien me­ta la mano en la la­ta hay que cor­tár­se­la.

Di­ce el Código Pe­nal que es­ta­fa­dor es quien in­du­ce en error pa­ra ob­te­ner un pro­ve­cho. Es­te asun­to no es pe­nal sino mo­ral, pe­ro va­le la de­fi­ni­ción. Se­gún Gar­cía, la Jus­ti­cia pe­rua­na no tie­ne in­de­pen­den­cia por­que los ma­gis­tra­dos res­pon­den a sus opo­si­to­res y lo iba a so­me­ter a una ar­bi­tra­ria pri­sión pre­ven­ti­va. To­do fal­so.

La Con­ven­ción es ter­mi­nan­te: “No es lí­ci­to con­ce­der asi- lo a per­so­nas que al tiem­po de so­li­ci­tar­lo se en­cuen­tren in­cul­pa­das o pro­ce­sa­das en for­ma an­te tri­bu­na­les or­di­na­rios com­pe­ten­tes y por de­li­tos co­mu­nes, o es­tén con­de­na­das por ta­les de­li­tos y por di­chos tri­bu­na­les, sin ha­ber cum­pli­do las pe­nas res­pec­ti­vas, ni a los de­ser­to­res de fuer­zas de tie­rra, mar y ai­re, sal­vo que los he­chos que mo­ti­van la so­li­ci­tud de asi­lo, cual­quie­ra que sea el ca­so, re­vis­tan cla­ra­men­te ca­rác­ter po­lí­ti­co”. En ca­so con­tra­rio, las per­so­nas que no sean per­se­gui­das po­lí­ti­cas “de­be­rán ser in­vi­ta­das a re­ti­rar­se o, se­gún el ca­so, en­tre­ga­das al go­bierno lo­cal que no po­drá juz­gar­las por de­li­tos po­lí­ti­cos an­te­rio­res al mo­men­to de la en­tre­ga”.

Vea­mos: el fis­cal Jo­sé Do­min­go Pé­rez le so­li­ci­tó al juez es­pe­cia­li­za­do en Co­rrup­ción Juan Car­los Sán­chez que le prohi­bie­ra la sa­li­da de Pe­rú du­ran­te 18 me­ses pa­ra evi­tar que eva­die­ra a la Jus­ti­cia. Lo in­ves­ti­gan por trá­fi­co de in­fluen­cia por ha­ber­le ad­ju­di­ca­do en 2009 a la em­pre­sa Ode­brecht la cons­truc­ción del Metro de Li­ma me­dian­te una coima de de­ce­nas de mi­les de dó­la­res, y el con­si­guien­te la­va­do de ac­ti­vos. Mar­ce­lo Ode­brecht, ti­tu­lar de la cons­truc­to­ra, ad­mi­tió ese flu­jo de di­ne­ro ha­cia el se­gun­do go­bierno de Gar­cía.

Los úl­ti­mos pre­si­den­tes pe­rua­nos es­tán en la mis­ma bol­sa co­rrup­ta. En 2016 Jor­ge Ba­ra­ta, ex­de­le­ga­do de Ode­brecht en Pe­rú, con­fe­só ha­ber pa­ga­do US$ 29 mi­llo­nes en so­bor­nos du­ran­te los go­bier­nos de Ale­jan­dro To­le­do ( 2001-2006), Gar­cía ( 2006- 2011), Ollan­ta Hu­ma­la ( 2011-2016) y Pa­blo Kuczyns­ki ( 2016- 2018), to­dos so­me­ti­dos a pro­ce­so ju­di­cial.

Las men­ti­ras las des­nu­da un pro­nun­cia­mien­to ( SPDI N º 007) de la So­cie­dad Pe­rua­na de De­re­cho In­ter­na­cio­nal, or­ga­nis­mo técnico ajeno al go­bierno y al Po­der Ju­di­cial. Re­mar­ca que en Pe­rú ri­ge la se­pa­ra­ción de po­de­res: “Exis­te un pleno Es­ta­do de De­re­cho, don­de no hay per­se­cu­cio­nes ni po­lí­ti­cas ni re­li­gio­sas de nin­gún ti­po”. Los ju­ris­tas ha­cen no­tar que la Con­ven­ción es­ta­ble­ce que el asi­lo so­lo se con­ce­de a per­so­nas per­se­gui­das por mo­ti­vos o de­li­tos po­lí­ti­cos, “que no es el ca­so del ex- pre­si­den­te Gar­cía”.

Lle­gó a Pe­rú por­que se cre­yó im­pu­ne. Cuan­do al día si­guien­te el juez le prohi­bió aban­do­nar el país por 18 me­ses, asu­mió que su fin es­ta­ba cer­ca. Se co­mu­ni­có con el em­ba­ja­dor uru­gua­yo en Li­ma, Car­los Ba­rros, y es­te con Nin No­voa, que fa­ci­li­tó el diá­lo­go con el pre­si­den­te Vázquez. Se re­fu­gió en la em­ba­ja­da.

En al­gu­nos círcu­los de la can­ci­lle­ría cir­cu­la un ra­zo­na­mien­to: Gar­cía, Ba­rros y Vázquez son ma­so­nes, co­mo lo es desde su ori­gen el par­ti­do Alian­za Po­pu­lar Re­vo­lu­cio­na­ria Ame­ri­ca­na (APRA), por el cual Gar­cía fue elec­to. Otros re­pli­can que la ma­so­ne­ría na­da tie­ne que ver, pe­ro las re­fe­ren­cias son in­des­men­ti­bles.

¿Có­mo sal­drá el go­bierno uru­gua­yo de es­te be­ren­je­nal an­te lo ter­mi­nan­te del tex­to de la Con­ven­ción? Cuan­do los in­vo­lu­cra­dos son po­lí­ti­cos de pe­so la ley im­por­ta me­nos. Pe­ro siem­pre exis­ten cu­chi­pan­das pa­ra en­con­trar una sa­li­da. “Ami­gos son los ami­gos y her­ma­nos son los her­ma­nos”, iro­ni­zó un di­plo­má­ti­co cuan­do lo con­sul­té.

Una ron­da de con­sul­tas con­du­ce ha­cia lo que pue­de ocu­rrir: se de­be con­si­de­rar la ge­ne­ro­sa tra­di­ción de Uru­guay pa­ra con­ce­der asi­lo y al mis­mo tiem­po evi­tar que Pe­rú que­de en fal­sa es­cua­dra. Vázquez de­be sa­car­se de en­ci­ma es­ta cues­tión sin ava­lar la con­di­ción de per­se­gui­do po­lí­ti­co. Lue­go de las de­cla­ra­cio­nes ini­cia­les que­dó atra­pa­do y peor que el es­ta­fa­dor es el bo­bo que po­sa de vivo y cons­cien­te­men­te se de­ja es­ta­far.

Las al­ter­na­ti­vas a ne­go­ciar en­tre los go­bier­nos son dos con va­ria­cio­nes: a) Gar­cía no po­drá sa­lir de Pe­rú den­tro de los 18 me­ses es­ta­ble­ci­dos por la Jus­ti­cia. Es­to su­po­ne que la Jus­ti­cia pe­rua­na no pi­da una nue­va in­ter­dic­ción o b) que el go­bierno pe­ruano otor­gue un sal­vo­con­duc­to in­for­mal que per­mi­ta el tras­la­do de Gar­cía a Uru­guay. En ese ca­so Uru­guay se com­pro­me­te­ría a que el ex­pre­si­den­te no sal­ga de su te­rri­to­rio y es­té a dis­po­si­ción de la Jus­ti­cia pe­rua­na. Ve­re­mos qué ocu­rre pe­ro la de­ci­sión de Vázquez va pa­ra lar­go.

Sea cual fue­re la sa­li­da, más tar­de o más tem­prano la per­diz co­rrup­ta ter­mi­na­rá en la olla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.