La vi­da y las fa­mi­lias

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL - Por Pau Del­ga­do Igle­sias

Cien­tos de per­so­nas se reunie­ron el fin de se­ma­na pa­sa­do en Uru­guay pa­ra ma­ni­fes­tar­se “por la vi­da”.

Por un la­do, el 22, 23 y 24 de no­viem­bre, re­pre­sen­tan­tes de va­rios paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos se en­con­tra­ron en Pun­ta del Es­te pa­ra el Con­gre­so Re­gio­nal Sud­ame­ri­cano Por la Vi­da y la Fa­mi­lia, par­te de una ini­cia­ti­va sur­gi­da en Mé­xi­co en 2016. En­tre los po­nen­tes se en­con­tra­ban los dipu­tados na­cio­na­lis­tas Ge­rar­do Ama­ri­lla y Ál­va­ro Das­tu­gue, el pas­tor Jor­ge Már­quez de la Igle­sia Mi­sión Vi­da, el po­li­tó­lo­go pe­ruano Ch­ris­tian Ro­sas de # Con­mi­sHi­jos­no­te­me­tas y el po­li­tó­lo­go ar­gen­tino Agus­tín La­je, en­tre otros (un to­tal de 20 hom­bres y cin­co mu­je­res). Los te­mas se cen­tra­ron en có­mo “pro­te­ger­se” y có­mo “com­ba­tir” la “ideo­lo­gía de gé­ne­ro”, y se com­ple­men­ta­ron con un in­ter­cam­bio de tes­ti­mo­nios so­bre las prin­ci­pa­les es­tra­te­gias uti­li­za­das en paí­ses de la re­gión en con­tra de la “nue­va agen­da de de­re­chos”, ter­mi­nan­do con un es­tu­dio de ca­so de la le­gis­la­ción uru­gua­ya.

Por otro la­do, el mis­mo fin de se­ma­na, per­so­nas de di­fe­ren­te edad, et­nia y orien­ta­ción se­xual se reunie­ron en la ex­pla­na­da de la In­ten­den­cia de Mon­te­vi­deo pa­ra con­me­mo­rar el Día In­ter­na­cio­nal de la Eli­mi­na­ción de la Vio­len­cia con­tra la Mujer. Con­vo­ca­das por la or­ga­ni­za­ción Mu­je­res de Ne­gro y la In­ter­so­cial Fe­mi­nis­ta, es­tas per­so­nas tam­bién se unie­ron pa­ra ma­ni­fes­tar­se “por la vi­da”: por una vi­da sin vio­len­cia, y por el de­re­cho a no ser ase­si­na­das. En la pro­cla­ma leí­da al fi­nal de la mar­cha, las or­ga­ni­za­cio­nes re­cor­da­ron a las víc­ti­mas de fe­mi­ci­dio en lo que va del año y, en­tre otras co­sas, re­cla­ma­ron al Es­ta­do re­cur­sos ge­nui­nos que per­mi­tan ha­cer cum­plir la ley de Vio­len­cia ha­cia las Mu­je­res, Ba­sa­da en Gé­ne­ro ( Ley 19.580), apro­ba­da en di­ciem­bre de 2017.

A pe­sar de las mo­les­tias que ge­ne­ra, el aná­li­sis de gé­ne­ro re­sul­ta cla­ve pa­ra com­pren­der la pro­ble­má­ti­ca es­pe­cí­fi­ca de los ase­si­na­tos a mu­je­res, y de­be­ría ser fun­da­men­tal pa­ra to­das aque­llas per­so­nas in­tere­sa­das en “de­fen­der la vi­da”. Aun­que los ho­mi­ci­dios a mu­je­res son un he­cho re­la­ti­va­men­te “po­co co­mún” (los va­ro­nes po­seen una pro­ba­bi­li­dad cua­tro ve­ces ma­yor que ellas de ser in­ten­cio­nal­men­te ase­si­na­dos, se­gún da­tos de la ONU), cuan­do con­si­de­ra­mos los ho­mi­ci­dios co­me­ti­dos por fa­mi­lia­res o por la (ex­pa­re­ja, las mu­je­res tie­nen mucha más pro­ba­bi­li­dad que los hom­bres de con­ver­tir­se en víc­ti­mas (son el 79% del to­tal de víc­ti­mas de ho­mi­ci­dio en manos de una pareja o ex­pa­re­ja).

Lo que es­tos da­tos es­tán di­cien­do, es que los ase­si­na­tos a va­ro­nes y mu­je­res tie­nen, a es­ca­la glo­bal, una na- tu­ra­le­za muy di­fe­ren­te: mien­tras los pri­me­ros es­tán en su ma­yo­ría en­mar­ca­dos en he­chos de­lic­ti­vos, cri­men or­ga­ni­za­do o con­flic­tos armados, los se­gun­dos se dan prin­ci­pal­men­te en con­tex­tos de con­vi­ven­cia, en los que “víc­ti­ma y au­tor” se co­no­cen y man­tie­nen un víncu­lo de ca­rác­ter emo­cio­nal. Así, una gran pro­por­ción de las mu­je­res víc­ti­mas “pier­den la vi­da en manos de quie­nes se es­pe­ra­ría que las pro­te­gie­ran” ( Es­tu­dio Mun­dial so­bre el Ho­mi­ci­dio, ONU, 2013). Co­mo da­to ex­tra, pue­de in­tere­sar tam­bién sa­ber que cer­ca de 95% de los ho­mi­ci­das a ni­vel glo­bal, son hom­bres.

Así, la es­fe­ra do­més­ti­ca o fa­mi­liar no es un ám­bi­to de ries­go pa­ra los va­ro­nes pe­ro sí lo es pa­ra las mu­je­res. Es­to se ex­pli­ca por la pre­va­len­cia de pa­tro­nes cul­tu­ra­les que re­pro­du­cen la je­rar­quía se­xual y le­gi­ti­man el uso de la vio­len­cia con­tra la mujer, res­pon­dien­do a ra­cio­na­li­da­des co­lec­ti­vas en las que “lo fe­me­nino ha si­do de­va­lua­do y la se­xua­li­dad de la mujer es es­pa­cio de do­mi­nio y lu­gar del ejer­ci­cio del po­der mas­cu­lino” ( Cen­tro Flo­ra Tris­tán, 2005).

Es­te ries­go “adi­cio­nal” que tie­nen las mu­je­res en el ám­bi­to do­més­ti­co se com­bi­na con la di­fi­cul­tad que im­pli­ca el he­cho de in­ter­ve­nir en “la in­ti­mi­dad del ho­gar”: un es­pa­cio his­tó­ri­ca­men­te re­ti­ra­do del con­trol del Es­ta­do y re­gi­do por nor­mas de “res­pe­to a la pri­va­ci­dad y a la vi­da fa­mi­liar” ( Mi­nis­te­rio del In­te­rior, 2017). Pa­ra que la “vio­len­cia con­tra las mu­je­res” de­ja­ra de ser en­ten­di­da co­mo un pro­ble­ma “pri­va­do” y pa­sa­ra a ser cons­trui­da co­mo un pro­ble­ma “po­lí­ti­co”, fue­ron ne­ce­sa­rias va­rias dé­ca­das de tra­ba­jo in­can­sa­ble por par­te de los mo­vi­mien­tos fe­mi­nis­tas. Aún así, si­gue sien­do di­fí­cil des­na­tu­ra­li­zar la vio­len­cia co­ti­dia­na que se vi­ve en mu­chos es­pa­cios usual­men­te idea­li­za­dos, co­mo lo son las re­la­cio­nes amo­ro­sas.

Es ne­ce­sa­rio to­mar con­cien­cia de que “la vio­len­cia le­tal en el mar­co de la pareja afec­ta se­lec­ti­va­men­te a las mu­je­res” y es­to ha­ce evidente que se tra­ta de un es­pa­cio en el que sus de­re­chos es­tán “sis­te­má­ti­ca­men­te en des­ven­ta­ja con res­pec­to a los de los hom­bres” (Vic­to­ria Gam­bet­ta 2018, te­sis de maes­tría en So­cio­lo­gía). Com­ba­tir los “fe­mi­ci­dios íntimos” im­pli­ca tam­bién, por lo tan­to, com­ba­tir las de­sigual­da­des so­cia­les y cul­tu­ra­les ba­sa­das en gé­ne­ro, y avan­zar ha­cia una so­cie­dad con igual­dad de de­re­chos.

Me pre­gun­to cuá­les son exac­ta­men­te (y cuá­les no) las vi­das que de­fien­den quie­nes bre­gan por “la vi­da y la fa­mi­lia”, y si son ca­pa­ces de ad­mi­tir las de­sigual­da­des y com­ple­ji­da­des ocul­tas de­trás de una ins­ti­tu­ción fa­mi­liar idea­li­za­da, den­tro de la que, sin em­bar­go, tan­tas mu­je­res en­cuen­tran su ma­yor ries­go de muer­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.