Ve­ci­nos afec­ta­dos por las obras del tren pa­ra UPM se opo­nen a la ini­cia­ti­va y em­pie­zan ac­cio­nes ju­di­cia­les en con­tra del pro­yec­to

Pre­sen­ta­ron de­nun­cias an­te el Ins­ti­tu­to de De­re­chos Hu­ma­nos, la De­fen­so­ría del Ve­cino de la In­ten­den­cia de Mon­te­vi­deo y ana­li­zan re­cu­rrir a una ac­ción de am­pa­ro

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL - Escriben Jo­sé Pe­ral­ta y Mar­tín Pra­to

La ins­ta­la­ción de una se­gun­da plan­ta de ce­lu­lo­sa en Uru­guay por par­te de la em­pre­sa fin­lan­de­sa UPM es cla­ve pa­ra el go­bierno de Ta­ba­ré Vázquez. El pro­yec­to cuen­ta con una se­rie de re­qui­si­tos y con­di­cio­nes pre­vio a su con­fir­ma­ción que in­clu­yen una re­mo­de­la­ción de los 270 ki­ló­me­tros de la vía fé­rrea que van desde Pa­so de los To­ros ( Ta­cua­rem­bó) has­ta Mon­te­vi­deo.

Es­ta re­mo­de­la­ción es fun­da­men­tal pa­ra ase­gu­rar la sa­li­da del pro­duc­to de la pas­te­ra por el puer­to de Mon­te­vi­deo. Tie­ne un cos­to es­ti­ma­do de US$ 800 mi­llo­nes y el Po­der Ejecutivo quie­re co­men­zar las obras en enero del 2019.

Una r emo­de­la­ción de es­te ta­ma­ño im­pli­ca afec­ta­cio­nes a po­bla­cio­nes en va­rios de­par­ta­men­tos, con con­se­cuen­cias di­rec­tas co­mo la ex­pro­pia­ción de sus te­rre­nos e im­pac­tos am­bien­ta­les (rui­do, vi­bra­cio­nes, emi­sión de gases). Se­gún los da­tos ofi­cia­les, hay cer­ca de 38.000 per­so­nas den­tro del área de in­fluen­cia de es­ta obra.

Desde los or­ga­nis­mos es­ta­ta­les en­tien­den que se es­tá ha­cien­do “to­do lo po­si­ble” pa­ra con­tem­plar es­tas afec­ta­cio­nes y que “se se­gui­rá dia­lo­gan­do” con los ve­ci­nos pa­ra “mi­ti­gar” los po­si­bles efec­tos de la obra.

Sin em­bar­go, no to­dos es­tán con­for­mes. Un gru­po de ve­ci­nos en Mon­te­vi­deo y otros en el in­te­rior del país es­tán en desacuer­do con el ma­ne­jo de la in­for­ma­ción so­bre el pro­yec­to y en có­mo se les ha ido co­mu­ni­can­do —“en cuen­ta­go­tas”— las pró­xi­mas ac­cio­nes.

A mu­chos les afec­ta di­rec­ta­men­te: vi­ven al cos­ta­do de la vía ha­ce más de 20 años, es­tán en la in­cer­ti­dum­bre de si se­rán ex­pro­pia­dos, o no sa­ben có­mo les afec­ta­rán los, al me­nos, 30 tre­nes dia­rios de sie­te cua­dras de lar­go que pa­sa­rán por el fon­do de su ca­sa a una ve­lo­ci­dad pro­me­dio de 80 ki­ló­me­tros por ho­ra. Hoy la fre­cuen­cia es de unos 10 tre­nes por día a una ve­lo­ci­dad apro­xi­ma­da de 10 ki­ló­me­tros por ho­ra.

Fal­ta in­for­ma­ción. “To­dos los días te en­te­rás de al­go nue­vo, es de­ses­pe­ran­te”. Ya­ni­na Bor­loz vi­ve en Sa­ya­go, jun­to con su her­ma­na, Lo­re­na. Su te­rreno es­tá pe­ga­do a la vía del tren que se­rá re­mo­de­la­da. Su ma­dre, Sonia Gó­mez, vi­ve a me- dia cua­dra de dis­tan­cia. Di­cen que es­tán “can­sa­das” de que to­dos los or­ga­nis­mos es­ta­ta­les in­vo­lu­cra­dos en el te­ma “se pa­sen la pe­lo­ta”. Iden­ti­fi­can en­tre los prin­ci­pa­les al Mi­nis­te­rio de Trans­por­te ( MTOP), la es­ta­tal de fe­rro­ca­rri­les (AFE), y la Di­rec­ción Na­cio­nal de Me­dio Am­bien­te ( Di­na­ma).

“No nos opo­ne­mos a la re­mo­de­la­ción del tren ni a la plan­ta de ce­lu­lo­sa. Si es­te go­bierno quie­re po­ner por de­lan­te los in­tere­ses de una em­pre­sa por en­ci­ma de los de la gen­te, que lo ha­ga, pe­ro que se ha­ga res­pon­sa­ble de to­do lo que nos afec­ta. Es­ta­mos ha­blan­do de que al día de hoy no sa­be­mos si nos ex­pro­pian, si no, tam­po­co sa­be­mos có­mo nos afec­ta­rán las nue­vas fre­cuen­cias del tren”, di­jo a Bús­que­da Ya­ni­na.

La fa­mi­lia in­te­gra un co­lec­ti­vo más gran­de de ve­ci­nos de­no­mi­na­do Al Cos­ta­do de la Vía, que in­clu­ye ve­ci­nos de Sa­ya­go, Ca­pu­rro y Pa­so Mo­lino, cu­ya mi­sión prin­ci­pal hoy es “dar a co­no­cer to­das las in­con­sis­ten­cias del pro­yec­to” y có­mo es­to “va a ter­mi­nar afec­tan­do muy se­ria­men­te a to­dos los ve­ci­nos”.

Ellas se en­te­ra­ron de los cam­bios un día que lle­ga­ron agri­men­so­res del Mi­nis­te­rio de Trans­por­te y co­men­za­ron a to­mar me­di­das en su te­rreno.

Pa­ra las ve­ci­nas exis­ten va­rias “ge­ne­ra­li­da­des” y “fa­llas” en el pro­yec­to. En­tre ellas men­cio­nan las que re­fie­ren al im­pac­to am­bien­tal de la ini­cia­ti­va y que es­tá ba­jo la ór­bi­ta de la Di­na­ma.

El or­ga­nis­mo cla­si­fi­có es­te pro­yec­to fe­rro­via­rio co­mo ca­te­go­ría C, la cual co­rres­pon­de a “los pro­yec­tos cu­ya eje­cu­ción pue­da pro­du­cir im­pac- tos am­bien­ta­les ne­ga­ti­vos sig­ni­fi­ca­ti­vos, se en­cuen­tren o no pre­vis­tas me­di­das de mi­ti­ga­ción”.

En su In­for­me Am­bien­tal Re­su­men (IAR), la Di­na­ma ana­li­za el im­pac­to de la ini­cia­ti­va y sus po­si­bles mi­ti­ga­cio­nes. La ver­sión fi­nal se pu­bli­có el mar­tes 20 y aho­ra es­tá abier­to un pe­río­do de­no­mi­na­do Pues­ta de Ma­ni­fies­to pa­ra que cual­quier par­ti­cu­lar ac­ce­da al do­cu­men­to y ha­ga sus des­car­gos.

A las ve­ci­nas prin­ci­pal­men­te les preo­cu­pa la con­ta­mi­na­ción so­no­ra por el rui­do de los tre­nes así co­mo la vi­bra­ción que ge­ne­ren y que es­to afec­te las ca­sas. Y afir­man que el in­for­me no ha­ce re­fe­ren­cia a eso. “Las me­di­das adop­ta­das pro­pues­tas en la ma­yo­ría de las po­si­bles afec­ta­cio­nes, en lu­gar de so­lu­cio­nes es­pe­cí­fi-

Los ve­ci­nos de los ba­rrios afec­ta­dos es­tán preo­cu­pa­dos por lo que di­cen fue un mal ma­ne­jo de la in­for­ma­ción por par­te del go­bierno

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.