Un con­tra­to es su­fi­cien­te pa­ra asu­mir que un pro­fe­sio­nal es in­de­pen­dien­te en una re­la­ción la­bo­ral, se­gún fa­llo del TCA

El pro­nun­cia­mien­to to­ma dis­tan­cia de la prác­ti­ca de in­ves­ti­gar el víncu­lo “real” que apli­ca el BPS

Búsqueda - - ECONOMÍA -

La re­la­ción la­bo­ral en­tre un tra­ba­ja­dor y una em­pre­sa sue­le ser te­ma de plei­to en cier­tos ám­bi­tos y sec­to­res, co­mo la sa­lud, el soft­wa­re o los es­tu­dios con­ta­bles. Aún hoy al­gu­nos ju­ris­tas y je­rar­cas re­cuer­dan el cau­dal de ca­sos que en la dé­ca­da de 1990 cues­tio­na­ba la real na­tu­ra­le­za de esos víncu­los, so­bre to­do en em­pre­sas mé­di­cas. Es que al­gu­nas fir­mas op­tan por con­tra­tar a un pro­fe­sio­nal en ca­li­dad de in­de­pen­dien­te, pe­ro ofre­cién­do­le ofi­ci­na, ho­ra­rio y has­ta asig­nán­do­le un su­pe­rior. Así, la na­tu­ra­le­za del víncu­lo co­mien­za a opa­car­se has­ta es­con­der, en al­gu­nos ca­sos, una for­ma de elu­dir el pa­go de apor­tes pa­tro­na­les.

A tra­vés de de­nun­cias per­so­na­les o me­dian­te i ns­pec­cio­nes, el Ban­co de Pre­vi­sión So­cial ( BPS) in­ves­ti­ga in­ten­tan­do de­ter­mi­nar lo que lla­ma la “real na­tu­ra­le­za” de la re­la­ción la­bo­ral. Y, cuan­do en­cuen­tra que exis­te un víncu­lo de de­pen­den­cia es­con­di­do de­trás de un con­tra­to de arren­da­mien­to de ser­vi­cios, fi­ja mul­tas y re­car­gos por los apor­tes pa­tro­na­les adeu­da­dos. Al­gu­nas em­pre­sas re­cu­rren es­tas re­so­lu­cio­nes en el Tri­bu­nal de lo Con­ten­cio­so Ad­mi­nis­tra­ti­vo (TCA) que, has­ta aho­ra, rea­li­za­ba un nue­vo es­tu­dio de la “na­tu­ra­le­za” de la re­la­ción la­bo­ral.

Pe­ro un re­cien­te fa­llo de ese or­ga­nis­mo fi­ja un nue­vo ca­mino. A fi­nes de agos­to de­ter­mi­nó que la exis­ten­cia de un con­tra­to es su­fi­cien­te pa­ra de­ter­mi­nar una reala­ción la­bo­ral in­de­pen­dien­te, siem­pre que cum­pla con al­gu­nas for­ma­li­da­des le­ga­les y no es­té re­cu­rri­do an­te la Jus­ti­cia. De he­cho, el pro­nun­cia­mien­to es­ti­pu­la que so­lo se pue­de ins­pec­cio­nar la “real na­tu­ra­le­za” de la re­la­ción la­bo­ral cuan­do “no exis­ta con­tra­to o es­te no cum­pla con al­guno de los ele­men­tos for­ma­les re­que­ri­dos” o al­gu­na sen­ten­cia lo ha­ga caer.

El fa­llo del TCA fue pues­to en co­no­ci­mien­to del Di­rec­to­rio del BPS, desde don­de se en­tien­de que, por aho­ra, se tra­ta de un ca­so par­ti­cu­lar. Pe­ro uno de los abo­ga­dos que lle­va­ron ade­lan­te el re­cla­mo cree que po­dría sen­tar ju­ris­pru­den­cia en un te­ma que sue­le en­fren­tar a tra­ba­ja­do­res y em­pre­sa­rios.

Emer­gen­cia mé­di­ca. El ca­so en­fren­tó a un gru­po de pro­fe­sio­na­les mé­di­cos con la Emer­gen­cia Mé­di­ca de So­riano, de la ciu­dad de Mer­ce­des.

El BPS ha­bía re­suel­to en 2014 que ha­bía adeu­dos a la seguridad so­cial, fi­jan­do mul­tas y re­car­gos. En­ten­día que, más allá de los con­tra­tos exis­ten­tes, la “real na­tu­ra­le­za” de la re­la­ción la­bo­ral en­tre los mé­di­cos de guardia y la emer­gen­cia era una de em­plea­dos y pa­trón.

Ya el ar­tícu­lo 105 de la ley que en 2007 re­for­mó el sis­te­ma tri­bu­ta­rio in­di­ca que los apor­tan­tes a la Ca­ja de Ju­bi­la­cio­nes y Pen­sio­nes de Pro­fe­sio­na­les Uni­ver­si­ta­rios — es de­cir, los pro­fe­sio­na­les in­de­pen­dien­tes— se­rían aque­llos que fac­tu­ren sus ser­vi­cios per­so­na­les “por el lap­so que fi­je el con­tra­to de arren­da­mien­to de ser­vi­cios u obra, aso­cia­ción, u otro análo­go”. Es­ti­pu­la, ade­más, que “en nin­gún ca­so” se de­be­rá apor­tar a más de un or­ga­nis­mo de seguridad so­cial “por un mis­mo he­cho ge­ne­ra­dor”.

Así, la emer­gen­cia ar­gu­men­tó que los tra­ba­ja­do­res fac­tu­ra­ban sus ho­no­ra­rios y ha­bían fir­ma­do un con­tra­to de ser­vi­cios “en el mar­co de la li­bre vo­lun­tad de las par­tes”. Pa­ra el BPS, sin em­bar­go, exis­tían in­di­ca­do­res de de­pen­den­cia: los pa­cien­tes per­te­ne­cían a la emer­gen­cia y la em­pre­sa su­mi­nis­tra­ba “ca­pi­tal y tra­ba­jo”, por ejem­plo dan­do viá­ti­cos y uni­for­mes. “Sin la in­fra­es­truc­tu­ra, or­ga­ni­za­ción y re­cur­sos” de la fir­ma “es­tos mé­di­cos no pue­den pres­tar sus ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les”, in­ter­pre­ta­ba el ins­ti­tu­to pre­vi­sio­nal.

Sin em­bar­go, en su fa­llo el TCA en­ten­dió que, si no hay irre­gu­la­ri­da­des en los con­tra­tos, “la ad­mi­nis­tra­ción no pue­de en­trar a indagar la ver­dad ma­te­rial de la re­la­ción en­tre el pro­fe­sio­nal y la em­pre­sa”. Ade­más, mi­ni­mi­zó la im­por­tan­cia de “com­bi­nar ca­pi­tal y tra­ba­jo”, ya que en­ten­dió que la le­gis­la­ción no des­car­ta que los ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les “pue­dan au­xi­liar­se de otros que no ha­cen más que en­ri­que­cer­lo o aun ha­cer­lo po­si­ble, sin des­vir­tuar su gi­ro prin­ci­pal”.

“Cuan­do el pro­fe­sio­nal uni­ver­si­ta­rio pres­te ser­vi­cios pa­ra per­so­nas fí­si­cas o ju­rí­di­cas cu­ya ac­ti­vi­dad sea la de ser pres­ta­do­res de ser­vi­cios per­so­na­les pro­fe­sio­na­les uni­ver­si­ta­rios, el prin­ci­pio se­rá que no ha­brá re­la­ción de de­pen­den­cia”, se­ña­la en la sen­ten­cia.

Pa­ra el TCA el con­tra­to se­rá vá­li­do si, co­mo in­di­ca la re­gla­men­ta­ción, se iden­ti­fi­ca al pro­fe­sio­nal con­tra­ta­do y el re­cep­tor de los ser­vi­cios, se de­ta­llan las obli­ga­cio­nes de ca­da par­te y el mon­to de la pres­ta­ción, y se es­ti­pu­la el pla­zo del con­tra­to y el lu­gar de pres­ta­ción del ser­vi­cio, en­tre otros as­pec­tos.

Un f allo. Se­gún con­sul­tas efec­tua­das por Bús­que­da, el di­rec­to­rio del BPS en­tien­de que se tra­ta de “un so­lo ca­so”, cuan­do exis­ten “de­ce­nas” de fa­llos que ava­lan el aná­li­sis de la real na­tu­ra­le­za de la re­la­ción la­bo­ral. Así, al­gu­nos je­rar­cas del or­ga­nis­mo de­fien­den la in­ves­ti­ga­ción de cier­tos “in­di­ca­do­res” de su­bor­di­na­ción co­mo la exis­ten­cia de un ho­ra­rio a cum­plir, el su­mi­nis­tro de ma­te­ria­les por par­te del em­plea­dor, la exis­ten­cia de ex­clu­si­vi­dad o la du­ra­ción del víncu­lo, por ejem­plo.

Mien­tras, San­tia­go Pe­rei­ra Cam­pos, del es­tu­dio Rue­da Aba­di Pe­rei­ra, in­ter­pre­ta que el fa­llo mues­tra un cam­bio en la pos­tu­ra del TCA “que fi­nal­men­te apo­ya lo que la doc­tri­na de­fen­día: si se cum­plen cier­tos re­qui­si­tos (for­ma­les), no hay que es­tu­diar la na­tu­ra­le­za de la re­la­ción la­bo­ral”. El abo­ga­do, que de­fen­dió a la em­pre­sa ganadora, di­jo a Bús­que­da que el es­tu­dio tie­ne al me­nos otros seis ca­sos si­mi­la­res a la es­pe­ra de re­so­lu­ción.

“Es­to no es pa­ra cual­quier em­pre­sa, sino pa­ra las que pres­tan ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les. Si mi em­pre­sa se de­di­ca a fa­bri­car te­le­vi­so­res, no es apli­ca­ble. Pe­ro sí lo es en el área de la sa­lud, em­pre­sas de ser­vi­cios de in­ge­nie­ros, ar­qui­tec­tos, abo­ga­dos, con­ta­do­res. Si si­gue ha­bien­do ca­sos si­mi­la­res, lo más im­por­tan­te es que cual­quier em­pre­sa que va a mon­tar un em­pren­di­mien­to nue­vo de ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les pue­de re­pen­sar su es­truc­tu­ra”, di­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.