Gra­ña, eco­no­mis­ta de ba­jo per­fil que re­pi­te co­mo pre­si­den­te del BCU, preo­cu­pa­do por los ve­ci­nos y la “gue­rra co­mer­cial”

Búsqueda - - ECONOMÍA -

El ac­to de asun­ción de Al­ber­to Gra­ña co­mo pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral ( BCU) com­bi­nó el pro­to­co­lo ha­bi­tual con dis­cur­sos car­ga­dos de elo­gios mu­tuos en­tre je­rar­cas que vie­nen tra­ba­jan­do jun­tos desde ha­ce años, ade­más de un aná­li­sis de la co­yun­tu­ra al es­ti­lo de los que el equipo eco­nó­mi­co ha­ce en los fo­ros de la Aso­cia­ción Cris­tia­na de Di­ri­gen­tes de Em­pre­sa ( ACDE) a mo­do de ba­lan­ce.

Co­mo en enero de 2014, cuan­do Ma­rio Ber­ga­ra pa­só al Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía, ayer miér­co­les 28 Gra­ña vol­vió a asu­mir el car­go, aho­ra pa­ra sus­ti­tuir a ese eco­no­mis­ta que el 11 de oc­tu­bre re­nun­ció al ban­co pa­ra lan­zar­se a mar­car vo­tos en la pró­xi­ma elec­ción in­ter­na del Fren­te Am­plio.

Gra­ña es eco­no­mis­ta, pe­ro, a di­fe­ren­cia de Ber­ga­ra, no tie­ne as­pi­ra­cio­nes po­lí­ti­cas. Pre­fie­re ac­tuar de técnico y el ba­jo per­fil. Su nom­bre, otra vez, pa­ra sus­ti­tuir al aho­ra pre­can­di­da­to pre­si­den­cial sur­gió na­tu­ral­men­te: ya ha­bía mos­tra­do sol­ven­cia pa­ra la fun­ción en el úl­ti­mo tra­mo del go­bierno de Jo­sé Mu­ji­ca , a la vez que tie­ne un diá­lo­go sin fric­cio­nes con Eco­no­mía. Na­da de ex­pe­ri­men­tos ra­ros pa­ra el año elec­to­ral y el fi­nal del man­da­to de Ta­ba­ré Vázquez.

Ayer, Gra­ña se mos­tró emo­cio­na­do cuan­do ha­bló por cer­ca de me­dia ho­ra pa­ra ce­rrar el ac­to, pre­sen­cia­do ma­yor­men­te por fun­cio­na­rios del BCU. An­tes ha­bían te­ni­do in­ter­ven­cio­nes el vi­ce­pre­si­den­te de la ins­ti­tu­ción, Jor­ge Ga­ma­rra ( des­ta­can­do el cam­bio de ges­tión i nter­na), el di­rec­tor en re­pre­sen­ta­ción de la opo­si­ción, Was­hing­ton Ri­bei­ro, Ber­ga­ra ( exal­tan­do su or­gu­llo por la “cre­di­bi­li­dad” y “repu­tación” del ban­co) y el mi­nis­tro de Eco­no­mía, Da­ni­lo As­to­ri ( alu­dien­do a la in­de­pen­den­cia pe­ro a la vez coor­di­na­ción en­tre am­bas ins­ti­tu­cio­nes).

Gra­ña de­di­có va­rios mi­nu­tos a co­men­tar as­pec­tos de la eco­no­mía in­ter­na­cio­nal y la ne­ce­si­dad de mo­ni­to­rear­la desde Uru­guay. Tam­bién ra­ti­fi­có la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria con ses­go con­trac­ti­vo que apli­ca el BCU y la de­ci­sión de in­ter­ve­nir en el mer­ca­do cam­bia­rio si la co­ti­za­ción del dó­lar tie­ne mo­vi­mien­tos brus­cos.

Ar­gen­ti­na. El nue­vo ti­tu­lar del BCU di­jo que ese país “es­ta­ba y es­tá en cri­sis”. Agre­gó: “Ahí te­ne­mos un ejem­plo de lo que pue­de ser per­der rá­pi­da­men­te la cre­di­bi­li­dad en la po­lí­ti­ca”, al­go “ne­fas­to pa­ra eco­no­mías fi­nan­cie- ra­men­te abier­tas (…)”.

El ajus­te fis­cal pac­ta­do por Ar­gen­ti­na con el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal “ya es­tá pro­vo­can­do una caí­da en la ac­ti­vi­dad”, al­go que, va­ti­ci­nó, se­gui­ría el año pró­xi­mo. De to­dos mo­dos, pa­ra Gra­ña es po­si­ble que la pró­xi­ma tem­po­ra­da tu­rís­ti­ca no sea tan ma­la da­do que la al­ta in­fla­ción en Ar­gen­ti­na po­dría ha­cer a Uru­guay com­pe­ti­ti­vo.

Bra­sil. En el otro ve­cino hay “al­to con­te­ni­do de vo­la­ti­li­dad e in­cer­ti­dum­bre” de­ri­va­dos de te­mas “ma­cro­eco­nó­mi­cos no re­suel­tos que aún es­pe­ran una ho­ja de ru­ta” del fu­tu­ro go­bierno de Jair Bol­so­na­ro. Se de­be co­rre­gir un déficit fis­cal “gi­gan­tes­co” y es “pre­ma­tu­ro te­ner una idea cla­ra de có­mo va a evo­lu­cio­nar” Bra­sil, ana­li­zó.

Gue­rra. Pa­ra Gra- ña, l os “desafíos” y l a “in­cer­ti­dum­bre” tam­bién “do­mi­nan” el es­ce­na­rio glo­bal, en par­ti­cu­lar por la “gue­rra co­mer­cial” en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na. Sus efec­tos has­ta aho­ra “no han si­do muy sig­ni­fi- ca­ti­vos pe­ro son un fac­tor de mo­ni­to­reo per­ma­nen­te” pa­ra las au­to­ri­da­des.

Uru­guay. El je­rar­ca con­si­de­ró que el país “ha po­di­do ca­pear el tem­po­ral de ma­ne­ra bas­tan­te bue­na”, más allá de al­gu­nos “epi­so­dios de vo­la­ti­li­dad” cam­bia­ria re­cien­tes.

Fin­tech. Se re­fi­rió a las plataformas tec­no­ló­gi­cas que ofre­cen ser­vi­cios fi­nan­cie­ros co­mo un “desafío” y se­ña­ló que el BCU, co­mo re­gu­la­dor, asu­me una ac­ti­tud “con­ser­va­do­ra”. Se­gún Gra­ña, “no to­do lo nue­vo, lo lin­do, lo high tech y lo sexy del uso de la tec­no­lo­gía (…) es bueno”.

Bit­coin. Tras re­fe­rir­se a la ne­ce­si­dad de se­guir brin­dan­do edu­ca­ción fi­nan­cie­ra a la po­bla­ción, co­men­tó que el Bit­coin ca­yó en los úl­ti­mos días has­ta los US$ 4.000, cuan­do ha­ce no mu­cho era “una ve­det­te que iba a sus­ti­tuir el di­ne­ro de los ban­cos cen­tra­les”. Agre­gó: “Mu­chos la vi­sua­li­za­ron co­mo una for­ma efi­cien­te de in­ver­tir”, in­clu­so por al­gu­nos uru­gua­yos, pe­ro esa mo­ne­da vir­tual “ter­mi­nó sien­do una bur­bu­ja”.

E- Pe­so. Anun­ció que, tras la ex­pe­rien­cia tec­no­ló­gi­ca­men­te exi­to­sa del di­ne­ro elec­tró­ni­co que el BCU emi­tió es­te año, se de­ci­dió in­cor­po­rar el te­ma al plan de ac­ti­vi­da­des de 2019.

Per­fil

Co­mo vo­tan­te fren­tis­ta, Gra­ña sa­lió a fes­te­jar cuan­do la coa­li­ción de iz­quier­das triun­fó por pri­me­ra vez en las elec­cio­nes de 2004. A él se lo conoce co­mo un fren­tis­ta in­de­pen­dien­te.

De jo­ven, aun­que es­tu­vo le­jos de las pri­me­ras lí­neas en tiem­pos de agi­ta­ción tu­pa­ma­ra, op­tó por emi­grar a Sue­cia con su mujer. Allí se gra­duó de eco­no­mis­ta en la Uni­ver­si­dad de Lund, don­de tam­bién hi­zo pos­gra­dos. A su re­gre­so a Uru­guay en­tró al BCU — en abril de 1994— co­mo ana­lis­ta, y fue ha­cien­do ca­rre­ra; desde 2006 es ge­ren­te de Po­lí­ti­ca Eco­nó­mi­ca y Mer­ca­dos. Es res­pe­ta­do y apre­cia­do por sus com­pa­ñe­ros del ban­co. Tam­bién da cla­ses en la cá­te­dra de Ma­croe­co­no­mía y Fi­nan­zas Pú­bli­cas de la Fa­cul­tad de Cien­cias Eco­nó­mi­cas es­ta­tal.

Vi­ve en la zo­na del Pra­do, es­tá ca­sa­do con una quí­mi­ca re­cien­te­men­te ju­bi­la­da y es pa­dre de tres hi­jos. Ama la pes­ca, dis­fru­ta de la mú­si­ca de ban­das co­mo Pink Floyd y Led Zep­pe­lin, y es fa­ná­ti­co de Na­cio­nal y del club de bás­quet­bol Ta­ba­ré, cu­yos par­ti­dos se­guía en las trans­mi­sio­nes ra­dia­les en una pe­que­ña Spi­ca. Tam­bién es afi­cio­na­do a la lec­tu­ra y las pe­lí­cu­las; du­ran­te el ac­to de asun­ción y en una rue­da de pren­sa pos­te­rior re­co­men­dó La te­nue vir­tud — el úl­ti­mo li­bro del ana­lis­ta po­lí­ti­co ar­gen­tino Clau­dio Fan­ti­ni—, ci­tó la no­ve­la del por­tu­gués Jo­sé Sa­ra­ma­go La pe­nín­su­la de pie­dra y elo­gió el fil­me Re­la­tos sal­va­jes.

Con­sul­ta­do por Bús­que­da, el nue­vo ti­tu­lar del BCU di­jo que dos de las prio­ri­da­des de su ges­tión se­rán que “la in­fla­ción y las ex­pec­ta­ti­vas vuel­van al ran­go, y la es­ta­bi­li­dad del sis­te­ma fi­nan­cie­ro”.

Gra­ña: técnico, pes­ca­dor, tri­co­lor e hin­cha de Ta­ba­ré

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.