Por una de­man­da del sin­di­ca­to de ins­pec­to­res ve­te­ri­na­rios, la Jus­ti­cia con­de­nó al Po­der Ejecutivo a pa­gar unos US$ 18 mi­llo­nes

Búsqueda - - CAMPO - Es­cri­be Mau­ro Flo­ren­tin

La Jus­ti­cia hi­zo lu­gar a una de­man­da rea­li­za­da por unos 435 fun­cio­na­rios de la Di­vi­sión In­dus­tria Ani­mal del Mi­nis­te­rio de Ga­na­de­ría ( MGAP) con­tra esa se­cre­ta­ría de Es­ta­do y con­de­nó al Po­der Ejecutivo a pa­gar las “di­fe­ren­cias sa­la­ria­les” ge­ne­ra­das a par­tir de ju­lio de 2011 en ade­lan­te, “más las ac­tua­li­za­cio­nes le­ga­les, in­tere­ses y re­ajus­te”, que se­gún los cálcu­los del pe­ri­ta­je as­cien­den a unos US$ 18 mi­llo­nes.

Lue­go de cua­tro años del pro­ce­so que co­men­zó con la pre­sen­ta­ción de la de­man­da en 2014 ( Bús­que­da N º 1.787), el jue­ves 22 la jue­za Ana Ma­ría Be­llo dic­tó un fa­llo fa­vo­ra­ble pa­ra ese sin­di­ca­to de ins­pec­to­res ve­te­ri­na­rios, que “abar­ca las fu­tu­ras re­tri­bu­cio­nes” de los fun­cio­na­rios.

Así l o i ndi­ca ese do­cu­men­to al que ac­ce­dió Bús­que­da y aho­ra los de­man­dan­tes es­ti­man que el MGAP ape­la­rá la sen­ten­cia en los pró­xi­mos días y se de­be­rá ra­ti­fi­car en el Tri­bu­nal de Ape­la­cio­nes.

El ob­je­ti­vo de la Di­vi­sión de In­dus­tria Ani­mal es desa­rro­llar la ges­tión que ga­ran­ti­ce la inocui­dad de la car­ne, pro­duc­tos cár­ni­cos, sub­pro­duc­tos, de­ri­va­dos y otros ali­men­tos de ori­gen ani­mal, a efec­tos de otor­gar la cer­ti­fi­ca­ción sa­ni­ta­ria co­rres­pon­dien­te. La la­bor de esa re­par­ti­ción mi­nis­te­rial es cla­ve pa­ra el fun­cio­na­mien­to de los fri­go­rí­fi­cos des­ti­na­dos a la pro­duc­ción de car­ne pa­ra su ven­ta en el mer­ca­do in­terno y pa­ra las ex­por­ta­cio­nes.

La car­ne va­cu­na es el prin­ci­pal ru­bro de ex­por­ta­ción de Uru­guay con un mon­to re­gis­tra­do de US$ 1.344 mi­llo­nes en­tre enero y oc­tu­bre de es­te año, se­gún da­tos del ins­ti­tu­to Uru­guay XXI. El con­trol sa­ni­ta­rio que rea­li­zan los fun­cio­na­rios del MGAP en las plan­tas de fae­na y de­pó­si­tos de pro­duc­tos cár­ni­cos per­mi­te man­te­ner la cer­ti­fi­ca­ción ne­ce­sa­ria pa­ra el ac­ce­so a los prin­ci­pa­les des­ti­nos del mer­ca­do in­ter­na­cio­nal.

He­chos con­tro­ver­ti­dos. El re­cla­mo del sin­di­ca­to de ins­pec­to­res ve­te­ri­na­rios sur­gió a par­tir de la apli­ca­ción de la Ley 18.719 de Pre­su­pues­to de 2010, cuan­do a esos fun­cio­na­rios no se les otor­gó el sa­la­rio mí­ni­mo es­ta­ble­ci­do en esa nor­ma, co­mo sí se hi­zo con el res­to de los fun­cio­na­rios que de­ben tra­ba­jar de lu­nes a vier­nes 40 ho­ras se­ma­na­les, se­ña­la el fa­llo de la jue­za.

Plan­tea que se pro­du­jo una re­ba­ja sa­la­rial por no au­men­tar el mí­ni­mo co­mo a los de­más fun­cio­na­rios pú­bli­cos, por­que su sa­la­rio ba­se de­be ser ma­yor y no el que ac­tual­men­te per­ci­ben.

Y en no­viem­bre de 2013 se oca­sio­nó un “nue­vo per­jui­cio” a los fun­cio­na­rios de­man­dan­tes, ya que fue­ron omi­ti­dos en el de­cre­to 365 de 2013 en el que se creó un ré­gi­men es­pe­cial de tra­ba­jo pa­ra de­ter­mi­na­dos fun­cio­na­rios que rea­li­zan ta­reas de con­trol e ins­pec­ción sa­ni­ta­ria, vi­gi­lan­cia epi­de­mio­ló­gi­ca, aná­li­sis, ve­ri­fi­ca­ción y cer­ti­fi­ca­ción, in­clui­dos los con­tro­les de equi­pa­jes, pa­sa­je­ros y vehícu­los, a car­go de las di­rec­cio­nes de Ser­vi­cios Agrí­co­las y Ser­vi­cios Ga­na­de­ros del MGAP.

El mis­mo de­cre­to ex­cep­tuó de la apli­ca­ción del ré­gi­men a la Di­vi­sión de In­dus­tria Ani­mal y a la Di­vi­sión Con­tra­lor de Se­mo­vien­tes (Di­co­se).

Los fun­cio­na­rios afec­ta­dos a ese sis­te­ma de tra­ba­jo, ade­más de su ré­gi­men ho­ra­rio, es­ta­rán dis­po­ni­bles has­ta cua­tro ho­ras dia­rias en día há­bil y has­ta 12 ho­ras en sá­ba­do, do­min­go y fe­ria­do, no pu­dien­do su­pe­rar las 12 ho­ras dia­rias, ni las 120 ho­ras men­sua­les a dis­po­si­ción del ser­vi­cio, es­ta­ble­ció el de­cre­to.

Dis­pu­so tam­bién que los fun­cio­na­rios afec­ta­dos ten­drán de­re­cho a usu­fruc­tuar dos días de des­can­so se­ma­nal, dis­tri­bui­dos en coor­di­na­ción con el res­pon­sa­ble de la uni­dad co­rres­pon­dien­te y re­ci­bi­rán una com­pen­sa­ción no­mi­nal men­sual que va­ría en­tre $ 4.700 y $ 50.573.

Ese nue­vo ré­gi­men ge­ne­ró una se­gun­da di­fe­ren­cia sa­la­rial, se­gún el sin­di­ca­to.

An­te l as si­tua­cio­nes plan­tea­das por los de­man­dan­tes, la jue­za con­si­de­ró que “hay he­chos con­tro­ver­ti­dos con re­la­ción a la apli­ca­ción y a la in­ter­pre­ta­ción de la nor­ma­ti­va y en cuan­to a la for­ma de li­qui­dar di­chas par­ti­das”. Y que, por lo tan­to, se de­bió de­ter­mi­nar si exis­ten di­fe­ren­cias y si exis­tió una re­ba­ja sa­la­rial, res­pec­to a la pre­ten­sión for­mu­la­da por los de­man­dan­tes.

En el ca­so en cues­tión fue ne­ce­sa­rio rea­li­zar un pe­ri­ta­je. Pa­ra la Jus­ti­cia, “la pe­ri­cia es esen­cial pa­ra ve­ri­fi­car si se con­fi­gu­ran o no las di­fe­ren­cias sa­la­ria­les, de acuer­do a la prue­ba do­cu­men­tal pre­sen­ta­da”.

Se­gún la prue­ba pe­ri­cial, “la de­ci­so­ra en­tien­de que se con­fi­gu­ra la re­ba­ja sa­la­rial, en el en­ten­di­do de que no se otor­gó el sa­la­rio mí­ni­mo es­ta­ble­ci­do en la Ley 18.719, lo que ge­ne­ró la di­fe­ren­cia re­cla­ma­da, pues la par­ti­da de ma­yor ho­ra­rio se com­pu­tó pa­ra el cálcu­lo del sa­la­rio mí­ni­mo, cuan­do no de­bía ser con­si­de­ra­da”.

“Las di­fe­ren­cias re­cla­ma­das fue­ron pro­ba­das por la prue­ba pe­ri­cial, la cual no fue im­pug­na­da y se en­cuen­tra fir­me”.

Fue de­mos­tra­do, asi­mis­mo, que “a los tra­ba­ja­do­res de la Di­vi­sión de In­dus­tria Ani­mal no se les in­clu­ye di­cha par­ti­da, lo que ge­ne­ra una vio­la­ción al prin­ci­pio de igual­dad, pues los ac­to­res rea­li­zan ta­reas en días há­bi­les e in­há­bi­les y ex­ce­den la jor­na­da ho­ra­ria, rea­li­zan con­trol sa­ni­ta­rio y de­más ta­reas ins­pec­ti­vas”.

Por esos mo­ti­vos la jue­za re­sol­vió ha­cer lu­gar a la de­man­da “por con­fi­gu- rar­se las di­fe­ren­cias en la re­mu­ne­ra­ción de los re­cla­man­tes, por el no pa­go en for­ma co­rrec­ta del mí­ni­mo re­tri­bu­ti­vo, más in­tere­ses y re­ajus­tes”.

En es­te ca­so las abo­ga­das del sin­di­ca­to de ins­pec­to­res ve­te­ri­na­rios son Ga­brie­la Fer­nán­dez y Ma­ría Lau­ra Dal­ga­la­rron­do, del es­tu­dio ju­rí­di­co del fa­lle­ci­do ex­se­na­dor He­lios Sart­hou.

Da­ños y per­jui­cios. En cuan­to a la se­gun­da di­fe­ren­cia sa­la­rial, el fa­llo in­di­ca que fue acre­di­ta­do que la par­ti­da de In­dus­tria Ani­mal era fi­nan­cia­da a tra­vés del Fon­do de Ins­pec­ción Sa­ni­ta­ria ( FIS), pe­ro a par­tir de 1999 y 2000 se pre­su­pues­tó. La pe­ri­cia in­for­mó que la par­ti­da In­dus­tria Ani­mal se tras­pu­so y que fue de­no­mi­na­da así has­ta 2015, pa­ra lue­go lla­mar­se “ta­reas ins­pec­ti­vas de In­dus­tria Ani­mal”, con­for­me al de­cre­to 103/ 2008.

Cons­ta, ade­más, que “so­bre el pun­to de de­ba­te la par­te de­man­da­da no apor­tó la to­ta­li­dad de la prue­ba do­cu­men­tal, por lo cual no cum­plió con su car­ga pro­ba­to­ria. Ello de­be tam­bién ser con­si­de­ra­do en cuan­to a las con­se­cuen­cias dis­pues­tas en la nor­ma pro­ce­sal”.

A par­tir de ese mo­men­to “se con­fi­gu­ró un re­tra­so en el pa­go de las par­ti­das, así co­mo una re­ba­ja en el mon­to de las mis­mas. Ello sur­ge pro­ba­do de la do­cu­men­ta­ción obran­te en au­tos y del in­for­me pe­ri­cial”, se­gún el fa­llo.

El gre­mio de fun­cio­na­rios ve­te­ri­na­rios plan­teó en­tre sus ar­gu­men­tos que hu­bo una “di­fe­ren­cia sa­la­rial” de ajus­te en las par­ti­das por ma­yor car­ga ho­ra­ria del 65,28%, re­co­no­ci­das en ac­tas de co­mi­sión bi­par­ti­ta y en una no­ta que re­mi­tió en su mo­men­to el en­ton­ces mi­nis­tro de Ga­na­de­ría, Er­nes­to Agaz­zi, y lue­go en 2008 en otra mi­si­va las au­to­ri­da­des del MGAP ad­mi­tie­ron la ne­ce­si­dad de una re­cu­pe­ra­ción sa­la­rial.

Eso el Po­der Ejecutivo “nun­ca lo cum­plió, des­co­no­ció su com­pro­mi­so y nun­ca se ins­tru­men­tó una so­lu­ción”, di­jo a Bús­que­da el se­cre­ta­rio de la Me­sa de In­dus­tria Ani­mal, Gus­ta­vo Cas­tro.

En otro or­den, la jue­za Be­llo des­es­ti­mó el re­cla­mo que tam­bién hi­zo ese sin­di­ca­to en cuan­to a da­ños y per­jui­cios más da­ño mo­ral, co­mo for­ma de re­pa­ra­ción. La de­ci­sión se ba­só en que la re­ba­ja sa­la­rial ope­ra­da y las di­fe­ren­cias sa­la­ria­les ge­ne­ra­das, se tra­du­cen en que Ga­na­de­ría apli­có una in­ter­pre­ta­ción di­fe­ren­te de la nor­ma­ti­va y, por tan­to, la li­qui­da­ción rea­li­za­da es in­co­rrec­ta. “Ello no im­pli­ca que co­rres­pon­da la re­pa­ra­ción so­li­ci­ta­da, pues te­ma de au­tos, es su­ma­men­te com­ple­jo y ad­mi­te sos­te­ner dis­tin­tas po­si­cio­nes so­bre la for­ma de cálcu­lo y li­qui­da­ción. En con­se­cuen­cia, no ha­rá lu­gar a la pre­ten­sión por da­ños y per­jui­cios y da­ño mo­ral so­li­ci­ta­da”, se­ña­la el fa­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.