La fies­ta de fin de año en la em­pre­sa, a la que na­die quie­re ir

Búsqueda - - EMPRESAS Y NEGOCIOS - Por Guillermo Si­car­di

Mu­chas em­pre­sas gas­tan mu­cho di­ne­ro pa­ra or­ga­ni­zar la fies­ta de fin de año. Lo ha­cen por va­rios mo­ti­vos: aga­sa­jar a su per­so­nal, in­te­grar di­fe­ren­tes áreas, ce­le­brar lo­gros o me­jo­rar el clima or­ga­ni­za­cio­nal. Po­cas lo lo­gran.

Me gus­ta­ría com­par­tir al­gu­nas su­ge­ren­cias pa­ra ha­cer de la fies­ta em­pre­sa­rial de fin de año una ver­da­de­ra fies­ta y no una ci­ta obli­ga­da. He lle­ga­do a ver em­pre­sas don­de has­ta “pa­san lis­ta” pa­ra de­tec­tar a los “trai­do­res” que no asis­tie­ron.

No or­ga­ni­ce un día de fies­ta al año, cuan­do los otros 364 son un ve­lo­rio. Na­da más in­so­por­ta­ble que el en­ga­ño con­sen­sua­do. No ha­ga co­mo esas fa­mi­lias que no se ha­blan du­ran­te to­do el año, pe­ro el 24 de di­ciem­bre son to­do ri­sas. Aun­que fal­sas. Me­jor in­vier­ta ese di­ne­ro en ha­cer de su em­pre­sa un buen lu­gar pa­ra tra­ba­jar. Ha­ga mi­ni­fies­tas du­ran­te to­do el año: ce­le­bre el cie­rre de un buen ne­go­cio, la me­jo­ra de un pro­ce­so o el cum­plea­ños de un co­le­ga. Há­ga­lo con sand­wi­ches y re­fres­cos, no ne­ce­si­ta cham­pag­ne. Es más creí­ble, más efec­ti­vo y más ba­ra­to.

Ha­ga de la fies­ta un ver­da­de­ro “en­cuen­tro”. Du­ran­te el año ca­da uno tra­ba­ja ro­dea­do de las mis­mas ca­ras y conoce po­co a gen­te de otras sec­cio­nes. La fies­ta de fin de año de­be­ría ser una bue­na oca­sión pa­ra ello. Sin em­bar­go, es co­mún ver a los de Ad­mi­nis­tra­ción en una me­sa, a los de Co­mer­cial, en otra y así su­ce­si­va­men­te. “Abu­rri­do”, di­ría Ho­me­ro Sim­pson.

No ha­ga sor­teo de pre­mios; pre­mie a quie­nes lo me­rez­can. Pa­ra ga­nar un sor­teo no hay que ha­cer mé­ri­tos, so­lo te­ner suer­te. Y la suer­te no ha­ce al cre­ci­mien­to de las per­so­nas ni de las em­pre­sas. Si quie­re pre­miar a al­guien, há­ga­lo por sus ac­cio­nes, sus lo­gros y sus apor­tes. Ade­más, ten­ga en cuen­ta que la ley de Murphy siem­pre es­tá pre­sen­te y es pro­ba­ble que el me­jor pre­mio sor­tea­do se lo lle­ve el peor em­plea­do.

Evi­te los dis­cur­sos edul­co­ra­dos. No cai­ga en lu­ga­res co­mu­nes ni en men­ti­ras co­mu­nes: “So­mos una gran fa­mi­lia”. “Sin us­te­des es­tá em­pre­sa no se­ría po­si­ble”. “Lo más im­por­tan­te de es­ta em­pre­sa es su gen­te”. Pe­ro en reali­dad en esa “gran fa­mi­lia” (co­mo en to­da fa­mi­lia), hay gen­te que no se ha­bla, otros que es­tán pe­lea­dos y no fal­ta quien ten­ga un aman­te. Si “lo más im­por­tan­te es nues­tra gen­te”, ¿có­mo ex­pli­ca el des­pi­do de diez per­so­nas que fue­ron sus­ti­tui­das por un ro­bot? No sea fal­so. Y si quie­re ser un po­co fal­so, al me­nos sea creí­ble.

No pon­ga la mú­si­ca “al man­go”. Us­ted de­be­ría que­rer que la gen­te ha­ble en­tre sí, con­ver­se, se co­noz­can, se­pan de sus fa­mi­lias, de su pa­sa­do, sus hob­bies, pa­sio­nes o pro­yec­tos. Pe­ro po­nen la mú­si­ca tan al­ta que ha­ce im­po­si­ble el diá­lo­go. A ve­ces pien­so que lo ha­cen a pro­pó­si­to: ¡jus­ta­men­te pa­ra que no ha­blen!

No or­ga­ni­ce un bai­le. Si la fies­ta es so­lo pa­ra fun­cio­na­rios (sin fa­mi­lia­res), ar­mar un bai­le ge­ne­ra pro­ble­mas. Us­ted no quie­re bai­lar con la ca­je­ra, la je­fa de ad­mi­nis­tra­ción o la se­cre­ta­ría, co­mo no quie­re bai­lar con su her­ma­na. El bai­le siem­pre trae pro­ble­mas. Si no lo ge­ne­ra en el tra­ba­jo, lo ten­drá cuan­do lle­gue a su ca­sa olien­do a al­cohol y con mar­cas de la­bial en la ca­mi­sa. Evi­te el bai­le. Há­ga­me ca­so.

Pon­ga me­nos si­llas que in­vi­ta­dos. Ha­ga que la gen­te cir­cu­le, no que que­de ator­ni­lla­da y ro­dea­da de los mis­mos de siem­pre. Si es ne­ce­sa­rio, “fuer­ce” esos in­ter­cam­bios. Ha­ga net­wor­king in­terno. “Pre­sen­te” a unos con otros. Ve­rá có­mo el lu­nes por la ma­ña­na ha­brá más son­ri­sas.

El rol de los je­rar­cas. Si us­ted es el due­ño, ge­ren­te ge­ne­ral o di­rec­tor, tie­ne que es­tar to­do el tiem­po re­co­rrien­do la fies­ta. Re­la­ció­ne­se con aque­llos que ve po­co du­ran­te el año: los choferes, los ven­de­do­res, el per­so­nal de man­te­ni­mien­to. Pi­se el ba­rro. No se que­de ro­dea­do de los ge­ren­tes con los cua­les es­tá to­dos los días. ¡ Es una fies­ta, no una reunión del Co­mi­té de Ge­ren­tes!

Li­de­re. La gen­te (“su gen­te”) lo quie­re co­no­cer, ver, ha­blar, to­car. Co­mo a un po­lí­ti­co o a un rock star. Us­ted es su lí­der y aun­que us­ted no se dé cuen­ta del im­pac­to que eso pue­de te­ner en otros, lo tie­ne. Por lo tan­to, ac­túe co­mo tal.

Ten­ga en cuen­ta que si bien se tra­ta de una fies­ta, es una ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial más. De­be te­ner un ob­je­ti­vo y de­be al­can­zar­lo. Co­mo to­dos los de­más.

Es­pe­ro que es­tas su­ge­ren­cias le re­sul­ten úti­les y ten­ga una efec­ti­va fies­ta de fin de año en su em­pre­sa. Des­cuen­to que así sea y los acom­pa­ño le­van­tan­do mi co­pa jun­to a us­te­des. ¡ Sa­lud!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.