Un cam­bio que cues­ta de­ma­sia­do

Búsqueda - - DEPORTES -

Ta­bá­rez a in­cor­po­rar al plan­tel a va­rios ju­ga­do­res que ha­bían que­da­do fue­ra de la lis­ta ini­cial, y, en al­gún ca­so, ni si­quie­ra re­ser­va­dos opor­tu­na­men­te. E in­clu­so, a te­ner que con­for­mar la lí­nea del fon­do ti­tu­lar con dos de ellos ( Bruno Mén­dez y Mat­hías Suá­rez), de­bu­tan­tes ab­sol utos en l a Se­lec­ción ma­yor.

An­te ad­ver­sa­rios de gran va­lía, y con esa i mpre­vis­ta su­ma de con­tra­tiem­pos, pa­re­ció pues aten­di­ble el plan­teo tác­ti­co con­ser­va­dor que uti­li­za­ra el técnico en es­tos dos úl­ti­mos par­ti­dos. Fue no­to­rio el de­seo de man­te­ner una defensa bien plan­ta­da y un nu­tri­do me­dio­cam­po ( al que se su­mó mu­chas ve­ces Ca­va­ni), de mo­do de di­fi­cul­tar el trán­si­to de los ata­can­tes ri­va­les ha­cia nues­tro ar­co. Y ese ob­je­ti­vo se vio ca­si en­te­ra­men­te lo­gra­do, pues aun­que Cam­pa­ña tu­vo que ex­tre­mar­se en va­rias opor­tu­ni­da­des — res­pon­dien­do siem­pre con gran sol­ven­cia—, los go­les de los ri­va­les en am­bos co­te­jos so­lo lle­ga­ron por la vía de sen­dos ti­ros pe­na­les. El pro­ble­ma, pues, no es­tu­vo en el plano de­fen­si­vo, don­de tam­bién Mén­dez y Suá­rez su­pe­raron la di­fí­cil ins­tan­cia que de­bie­ron asu­mir ( lo que, in­clu­so, le per­mi­te al técnico con­tar aho­ra con una ter­ce­ra lí­nea de za­gue­ros de re­le­vo, a la que pue­da even­tual­men­te echar mano).

Las du­das, y los con­si­guien­tes cues­tio­na­mien­tos, apa­re­cen en otros sec­to­res de la can­cha, en don­de las prue­bas rea­li­za­das en es­tos úl­ti­mos dos par­ti­dos (y tam­bién en los an­te­rio­res) siguen sin dar el re­sul­ta­do es­pe­ra­do. Ya in­sis­ti­mos en va­rias co­lum­nas an­te­rio­res en lo que con­si­de­ra­mos el “ta­lón de Aqui­les” del Uru­guay de Ta­bá­rez, de mu­cho tiem­po a es­ta par­te. Ese que — a nues­tro jui­cio— nos hi­cie­ra di­la­pi­dar la opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca de ha­ber de­fi­ni­do un Cam­peo­na­to del Mun­do, cuan­do — por nues­tro po­ten­cial po­de­río y la pre­ma­tu­ra eli­mi­na­ción de va­rios de los equi­pos fa­vo­ri­tos— ello es­ta­ba per­fec­ta­men­te a nues­tro al­can­ce.

Es que el Maes­tro aún no ha si­do ca­paz de sol ucio­nar l a alar­man­te fal­ta de ela­bo­ra­ción de jue­go de la mi­tad del te­rreno ha­cia el ar­co ri­val, que de­ja en una in­só­li­ta y la­men­ta­ble or­fan­dad a dos de l os me­jo­res de­lan­te­ros del mun­do. Dos par­ti­dos sin ha­cer un gol, con la du­pla ín­te­gra a tiem­po com­ple- to, de­ben ser mo­ti­vo de honda preo­cu­pa­ción. Aún más, si — co­mo ocu­rrió en es­te úl­ti­mo— los dos má­xi­mos ar­ti­lle­ros de es­te his­tó­ri­co úl­ti­mo ci­clo de la Se­lec­ción ¡ no lle­ga­ron si­quie­ra a eje­cu­tar un so­lo re­ma­te al ar­co ri­val, (lo que, de pa­so, ha de­ja­do sin sus­ten­to la ex­cu­sa de la au­sen­cia de Ca­va­ni, cuan­do pre­ci­sa­men­te Fran­cia nos de­ja­ra afue­ra del úl­ti­mo Mun­dial).

Siem­pre pro­pug­na­mos que de­bía­mos “ami­gar­nos” con el ba­lón, o sea, tenerlo un po­co más que lo que tra­di­cio­nal­men­te su­ce­día. Pe­ro una ma­yor po­se­sión ( an­te Fran­cia, un sor­pren­den­te por­cen­ta­je del 54% del tiem­po to­tal) de po­co o na­da sir­ve, cuan­do la pe­lo­ta cir­cu­la in­tras­cen­den­te­men­te en la mi­tad de la can­cha, con pa­ses la­te­ra­les o ha­cia atrás, y sin mi­rar nun­ca el ar­co ri­val. La cues­tión aún sin re­sol­ver, pe­se a las prue­bas has­ta aho­ra rea­li­za­das, es que apa­rez­ca al­guien que sea ca­paz ( co­mo lo hi­cie­ra en su tiem­po Diego For­lán) de fil­trar un pa­se en­tre lí­neas, que alla­ne a nues­tros de­lan­te­ros el ca­mino ha­cia el ar­co ri­val, o de gra­vi­tar por sí mis­mo en ese ru­bro. Desde Na­cho González en el de­but del Mun­dial de Su­dá­fri­ca, pa­san­do lue­go por Gas­tón Ra­mí­rez, Ro­land, Ni­co Lo­dei­ro o Car­los Sán­chez, has­ta la pro­mi­so­ria y más re­cien­te apa­ri­ción de Ve­cino, De Arras­cae­ta, Ben­tan­cur y Val­ver­de (es­te úl­ti­mo ubi­ca­do in­só­li­ta­men­te re­tra­sa­do an­te Fran­cia) nin­guno pu­do cum­plir ca­bal­men­te con esa ta­rea fun­da­men­tal. Y tam­po­co es so­lu­ción que (sea por pro­pia de­ci­sión o por­que Ta­bá­rez así lo dis­po­ne) un en­vi­dia­ble go­lea­dor na­to co­mo Ca­va­ni, ter­mi­ne des­gas­tán­do­se co­rrien­do gen­te en la mi­tad de la can­cha, de­jan­do so­lo arri­ba a su “com­pa­dre” Luis Suá­rez, pe­lean­do en des­ven­ta­ja nu­mé­ri­ca an­te la defensa ri­val. ¡To­do un au­tén­ti­co des­per­di­cio!

Ya es tiem­po de dar so­lu­ción a es­te pro­ble­ma ca­si en­dé­mi­co. Aca- so sea el mo­men­to de in­fun­dir­le con­fian­za a al­guno de los va­rios fut­bo­lis­tas ya pro­ba­dos en esa fun­ción, ase­gu­rán­do­le su con­ti­nui­dad en los pró­xi­mos par­ti­dos. Y si si­gue sin apa­re­cer ese en­la­ce “por aden­tro”, cam­biar y en­sa­yar una tác­ti­ca di­fe­ren­te, en­san­chan­do el fren­te de ata­que y bus­can­do una ma­yor pro­yec­ción por am­bos ex­tre­mos. La­xalt, por su gran vel oci­dad, bien pue­de rea­li­zar­lo por l a ban­da iz­quier­da y — por lo mos­tra­do en los po­cos mi­nu­tos que ju­ga­ra— Jon­ha­tan Ro­drí­guez pue­de ha­cer otro tan­to por de­re­cha, lo mis­mo que Urre­ta­vis­ca­ya, cuan­do su­pere su ac­tual le­sión ( di­cho to­do es­to aun cuan­do a su re­gre­so Ta­bá­rez de­cla­ró es­tar “un po­co más allá de re­ci­bir con­se­jos de có­mo te­ne­mos que ju­gar)”.

Ocu­rre que le­jos de ad­ver­tir­se al­gu­na evo­lu­ción, el sal­do de es­ta re­cien­te eta­pa fue más bien de­fi­ci­ta­rio; aun re­co­no­cien­do co­mo “per­di­bles” es­tos dos úl­ti­mos par­ti­dos, por la in­dis­cu­ti­ble je­rar­quía de nues­tros ri­va­les. “Hay que dar­les tiem­po a los po­si­bles cam­bios”, tam­bién de­cla­ró el Maes­tro, y a es­ta al­tu­ra ello nos pa­re­ce ló­gi­co. Pe­ro es jui­cio­so ad­ver­tir­le que cuan­do ese tiem­po co­mien­ce a ago­tar­se, pue­de pros­pe­rar la idea — que ya hoy al­gu­nos tie­nen— de que el cam­bio que de­ba ha­cer­se lo sea en la con­duc­ción mis­ma de la Se­lec­ción.

Ós­car Was­hing­ton Ta­bá­rez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.