Jue­ces y pre­si­den­tes

Búsqueda - - PIEDRA DE TOQUE -

una pri­sión pre­ven­ti­va de diez me­ses. El otro ex­pre­si­den­te, Ale­jan­dro To l e d o , h u y ó a los Es­ta­dos Uni­dos cuan­do se des­cu­brió que ha­bía re­ci­bi­do cer­ca de unos 20 mi­llo­nes de dó­la­res de so­bor­nos de Ode­brecht y es ob­je­to aho­ra de un jui­cio de ex­tra­di­ción en­ta­bla­do por el go­bierno pe­ruano.

Es­ta co­lec­ción de pre­si­den­tes sos­pe­cho­sos de co­rrup­ción — a los cua­les me acu­so de ha­ber pro­mo­vi­do y vo­ta­do por ellos cre­yén­do­los ho­nes­tos— jus­ti­fi­ca­ría el más ne­gro pe­si­mis­mo so­bre la vi­da pú­bli­ca de mi país. Y, sin em­bar­go, des­pués de ha­ber pa­sa­do ocho días en el Pe­rú, vuel­vo animado y op­ti­mis­ta, con la sen­sa­ción de que por pri­me­ra vez en nues­tra his­to­ria re­pu­bli­ca­na hay una cam­pa­ña efi­caz y va­lien­te de jue­ces y fis­ca­les pa­ra san­cio­nar de ve­ras a los man­da­ta­rios y fun­cio­na­rios des­ho­nes­tos, que apro­ve­cha­ron sus car­gos pa­ra de­lin­quir y en­ri­que­cer­se. Es ver­dad que en los cua­tro ca­sos has­ta aho­ra so­lo hay pre­sun­ción de cul­pa­bi­li­dad, pe­ro los in­di­cios, so­bre to­do en lo re­la­ti­vo a To­le­do y Gar­cía, son tan evi­den­tes que re­sul­ta muy di­fí­cil creer en su inocen­cia.

Co­mo en bue­na par­te de Amé­ri­ca La­ti­na, el Po­der Ju­di­cial en el Pe­rú no te­nía fa­ma de ser aque­lla ins­ti­tu­ción in­co­rrup­ti­ble y sa­bia en­car­ga­da de ve­lar por el cum­pli­mien­to de las le­yes y san­cio­nar los de­li­tos; y tam­po­co de atraer, con sus me­dio­cres sa­la­rios, a los ju­ris­tas más ca­pa­ces. Por el con­tra­rio, la ma­la fa­ma que lo ro­dea­ba, ha­cía su­po­ner que buen nú­me­ro de ma­gis­tra­dos ca­re­cían de la for­ma­ción y la con­duc­ta de­bi­das pa­ra im­par­tir jus­ti­cia y me­re­cer la con­fian­za ciudadana. Y, sin em­bar­go, de un tiem­po a es­ta par­te, una si­len­cio­sa re­vo­lu­ción ha ido ope­rán­do­se en el seno del Po­der Ju­di­cial, con la apa­ri­ción de un pu­ña­do de jue­ces y fis­ca­les ho­nes­tos y ca­pa­ces, que, co­rrien­do los peo­res ries­gos, y apo­ya­dos por la opi­nión pú­bli­ca, han con­se­gui­do co­rre­gir aque­lla ima­gen, en­fren­tan­do a los po­de­ro­sos —tan­to po­lí­ti­cos co­mo so­cia­les y eco­nó­mi­cos—, en una cam­pa­ña que ha le­van­ta­do el áni­mo y lle­na­do de es­pe­ran­zas a una gran ma­yo­ría de pe­rua­nos.

La co­rrup­ción es hoy en día en Amé­ri­ca La­ti­na el enemi­go ma­yor de la de­mo­cra­cia: la co­rroe desde aden­tro, des­mo­ra­li­za a la ciu­da­da­nía y siem­bra la des­con­fian­za ha­cia unas ins­ti­tu­cio­nes que pa­re­cen na­da más que la lla­ve má­gi­ca que con­vier­te a las fe­cho­rías, de­li­tos y pre­ben­das en ac­cio­nes le­gí­ti­mas. Lo ocu­rri­do en el Bra­sil en los úl­ti­mos años ha si­do un anun­cio de lo que po­dría ocu­rrir en to­do el con­ti­nen­te. La co­rrup­ción se ha­bía ex­ten­di­do por to­dos los rin­co­nes de la so­cie­dad bra­si­le­ña, com­pro­me­tien­do por igual a em­pre­sa­rios, fun­cio­na­rios, po­lí­ti­cos y gen­te del co­mún, es­ta­ble­cien­do una suer­te de so­cie­dad pa­ra­le­la, so­me­ti­da a las peo­res com­po­nen­das e in­mo­ra­li­da­des, en la que las le­yes eran sis­te­má­ti­ca­men­te vio­la­das por do­quier, con la com­pli­ci­dad de to­dos los po­de­res. Con­tra ese es­ta­do de co­sas se le­van­tó el pue­blo, en­ca­be­za­do por un gru­po de jue­ces que, al am­pa­ro de la ley, co­men­za­ron a in­ves­ti­gar y a san­cio­nar, en­vian­do a la cár­cel a quie­nes por su po­der eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co se creían in­vul­ne­ra­bles. El ca­so de Ode­brecht, una com­pa­ñía to­do­po­de­ro­sa que co­rrom­pió por lo me­nos a una de­ce­na de go­bier­nos la­ti­noa­me­ri­ca­nos pa­ra con­se­guir con­tra­tos mul­ti­mi­llo­na­rios de obras pú­bli­cas — sin sus fa­mo­sas “de­la­cio­nes premiadas” los cua­tro ex­je­fes de Es­ta­do pe­rua­nos es­ta­rían li­bres de pol­vo y pa­ja— se con­vir­tió po­co me­nos que en el sím­bo­lo de to­da aque­lla po­dre­dum­bre. Eso es lo que ex­pli­ca el fe­nó­meno Jair Bol­so­na­ro. No que 55 mi­llo­nes de bra­si­le­ños se ha­yan vuel­to fas­cis­tas de la no­che a la ma­ña­na, sino que una in- men­sa ma­yo­ría de bra­si­le­ños, har­tos de la co­rrup­ción que se ha­bía tor­na­do el ai­re que se res­pi­ra­ba en el Bra­sil, de­ci­die­ran vo­tar por lo que creían la ne­ga­ción más ex­tre­ma y ra­di­cal de aque­llo que se lla­ma­ba “de­mo­cra­cia” y era, pu­ra y sim­ple­men­te, una de­li­to­cra­cia ge­ne­ra­li­za­da. ¿Qué pa­sa­rá aho­ra con el nue­vo go­bierno de aquel cau­di­llo abra­ca­da­bra? Mi es­pe­ran­za es que, por lo me­nos dos de sus mi­nis­tros, el juez Mo­ro y el eco­no­mis­ta li­be­ral Gue­des, lo mo­de­ren y ci­ñan a ac­tuar den­tro de la ley y sin re­abrir las puer­tas a la co­rrup­ción.

Se­ría una ver­güen­za que el Uru­guay con­ce­die­ra el asi­lo a Alan Gar­cía, que no es­tá sien­do in­ves­ti­ga­do por sus ideas y ac­tua­cio­nes po­lí­ti­cas, sino por de­li­tos tan co­mu­nes co­mo re­ci­bir coimas de una com­pa­ñía ex­tran­je­ra que com­pe­tía por con­tra­tos mul­ti­mi­llo­na­rios de obras pú­bli­cas du­ran­te su go­bierno. Se­ría co­mo pro­por­cio­nar una coar­ta­da de res­pe­ta­bi­li­dad y vic­ti­mis­mo a quien — si es ver­dad aque­llo de que es acu­sa­do— con­tri­bu­yó de ma­ne­ra fla­gran­te a des­na­tu­ra­li­zar y de­gra­dar esa de­mo­cra­cia de la que, con jus­ti­cia, se ufa­na de ha­ber man­te­ni­do en bue­na par­te de su his­to­ria aquel país sud­ame­ri­cano. El de­re­cho de asi­lo es, sin du­da, la más res­pe­ta­ble de las ins­ti­tu­cio­nes en un con­ti­nen­te tan po­co de­mo­crá­ti­co co­mo ha si­do Amé­ri­ca La­ti­na, una puer­ta de es­ca­pe con­tra las dic­ta­du­ras y sus ac­cio­nes te­rro­ris­tas pa­ra aca­llar las crí­ti­cas, si­len­ciar a las vo­ces di­so­nan­tes y li­qui­dar a los di­si­den­tes. En el Pe­rú co­no­ce­mos bien a ese ti­po de re­gí­me­nes au­to­ri­ta­rios y bru­ta­les que han sem­bra­do de san­gre, do­lor e i njus­ti­cias bue­na par­te de nues­tra his­to­ria. Pe­ro, pre­ci­sa­men­te por­que es­ta­mos cons­cien­tes de ello, no es jus­to ni acep­ta­ble que en un pe­río­do co­mo el ac­tual, en el que, en con­tras­te con aque­lla tra­di­ción, se vi­ve un ré­gi­men de li­ber­ta­des y de res­pe­to a la le­ga­li­dad, el Uru­guay con­ce­da la con­di­ción de per­se­gui­do po­lí­ti­co a un di­ri­gen­te a quien la Jus­ti­cia in­ves­ti­ga co­mo pre­sun­to la­drón.

Los jue­ces y fis­ca­les pe­rua­nos que se han atre­vi­do a ata­car la co­rrup­ción en la per­so­na de los úl­ti­mos cua­tro je­fes de Es­ta­do cuen­tan con un apo­yo de la opi­nión pú­bli­ca que no ha te­ni­do ja­más el Po­der Ju­di­cial en nues­tra his­to­ria. Ellos es­tán tra­tan­do de con­ver­tir a la reali­dad pe­rua­na en al­go se­me­jan­te a lo que por mu­cho tiem­po el Uru­guay re­pre­sen­tó en Amé­ri­ca La­ti­na: una de­mo­cra­cia de ver­dad y sin la­dro­nes.

De­re­chos mun­dia­les de pren­sa en to­das las len­guas re­ser­va­dos a Edi­cio­nes El País, SL, 2018. © Ma­rio Var­gas Llo­sa, 2018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.