To­das las for­mas del mal

Los ca­sos del co­mi­sa­rio Cro­ce, de R. Pi­glia

Búsqueda - - VIDA CULTURAL -

Di­rán que tie­ne al­go de Isi­dro Pa­ro­di, de Phi­lip Mar­lo­we e in­clu­so de Sher­lock Hol­mes. Pe­ro el co­mi­sa­rio Cro­ce del ar­gen­tino Ri­car­do Pi­glia (1941-2017) es úni­co. So­li­ta­rio, in­tui­ti­vo y al mis­mo tiem­po pro­fun­da­men­te fi­lo­só­fi­co. Des­con­fia­do, pe­si­mis­ta y … pe­ro­nis­ta. Pa­ra Cro­ce, que vi­ve en un pue­blo le­jos del mun­da­nal rui­do, “ma­tar es la sa­li­da más eco­nó­mi­ca an­te la pro­li­fe­ra­ción in­ce­san­te de la vi­da co­ti­dia­na”. El den­tis­ta que ase­si­nó a su es­po­sa, a su sue­gra y a su hi­ja, lo hi­zo sen­ci­lla­men­te pa­ra no mu­dar­se. Por eso, di­ce Pi­glia — que ar­mó es­te li­bro de cuen­tos em­plean­do un hard­wa­re lla­ma­do To­bii, que po­si­bi­li­ta es­cri­bir con la mi­ra­da—, el ase­sino tien­de a la inac­ción. Y por eso Cro­ce bus­ca en los lu­ga­res más quie­tos, me­nos pen­sa­dos.

El mal tie­ne múl­ti­ples for­mas y to­das ellas es­tán en Los ca­sos del co­mi­sa­rio Cro­ce (Ana­gra­ma, 2018, 177 pá­gi­nas). En sus bue­nos tiem­pos per­si­guió ti­pos has­ta los con­fi­nes del mun­do, en po­bla­dos don­de el agua se cae del ma­pa y los ha- bi­tan­tes se mi­ran con re­ce­lo. Un ejem­plo: el po­de­ro­so em­pre­sa­rio que aban­do­nó a su fa­mi­lia y se con­vir­tió en un me­cá­ni­co si­len­cio­so, y en el fon­do no era ni una co­sa ni la otra.

De­bió re­sol­ver enig­mas co­mo un sui­ci­dio que pa­só por ase­si­na­to. O la cu­rio­sa vio­la­ción pa­de­ci­da por la Se­ño­ra X, uno de los ca­sos más bor­gea­nos que le ha to­ca­do a Cro­ce y que en su desen­la­ce re­cuer­da a Em­ma Zunz.

Y ha­blan­do de Bor­ges, hay otro re­la­to en el que coin­ci­den en el pue­blo dos con­fe­ren­cis­tas: por un la­do el se­lec­cio­na­dor de fút­bol Guillermo Stá­bi­le y por otro un es­cri­tor cie­go. Co­mo ca­si to­do el pue­blo pre­fie­re asis­tir a la char­la de fút­bol, le pi- den a Cro­ce que va­ya a es­cu­char al es­cri­tor, que ha­bla­rá del cuen­to po­li­cial. Cro­ce es­cu­cha la con­fe­ren­cia del cie­go en una sa­la prác­ti­ca­men­te va­cía, ha­cen bue­nas mi­gas y al fi­nal lo acom­pa­ña a la es­ta­ción del tren.

Hay una cró­ni­ca ro­ja en­tre cu­ri­tas, en un mo­nas­te­rio. Nues­tro co­mi­sa­rio en­tre­vis­ta a to­dos los re­li­gio­sos y gra­cias a los sue­ños que han te­ni­do la no­che del ase­si­na­to, ar­ma el rom­pe­ca­be­zas.

Los enemi­gos de Cro­ce son de guan­te blan­co y mal­dad pro­ba­da, de ig­no­ran­cia cie­ga o gua­so­nes em­pe­der­ni­dos (un pre­di­ca­dor de de­re­chas ex­per­to en jo­yas, un joc­key, un ilu­mi­na­do que ro­ba la es­ta­tua de la Vir­gen). Trein­ta y tres por cien­to de los ase­si­na­tos se pro­du­cen en el me­dio fa­mi­liar, otro 33 re­sul­tan crí­me­nes por en­car­go y en el 33 res­tan­te in­ter­vie­nen los de­li­ran­tes, los que pri­me­ro ma­tan y lue­go se in­ven­tan el mo­ti­vo.

— ¿Y el uno por cien­to que que­da?

— Esos son los ca­sos in­vi­si­bles, y si se re­suel­ven es de pu­ra chi­ri­pa — sen­ten­cia Cro­ce. E.A.L.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.