Con­fu­sión de la ale­go­ría

Búsqueda - - VIDA CULTURAL - Por Ro­dol­fo M. Fat­to­ru­so

El ma­yor pan­fle­to de la his­to­ria del ar­te ha de ser, fue­ra de to­da du­da, la te­la de De­la­croix La Li­ber­té gui­dant le peu­ple. Nun­ca tan­tos lu­ga­res co­mu­nes se con­jun­ta­ron pa­ra dar efi­cien­cia al men­sa­je de que la li­ber­tad po­lí­ti­ca y la li­ber­tad, que el pue­blo y sus con­duc­to­res, que las ideas y su san­grien­ta eje­cu­ción for­man par­te de un mis­mo ges­to, de una mis­ma reali­dad, son reali­da­des in­se­pa­ra­bles. La ale­go­ría de la Li­ber­tad es una jo­ven del pue­blo, con su go­rro fri­gio, su cue­llo y pe­chos des­nu­dos, su pa­so fir­me enar­bo­lan­do la ban­de­ra tri­co­lor. A su la­do un jo­ven­ci­to, ca­si un ni­ño, que lle­va dos tra­bu­cos y un bol­so de es­tu­dian­te; a su iz­quier­da un bur­gués, ata­via­do se­gún la mo­da de la épo­ca, con su le­vi­ta y ga­le­ra. A los pies de la triun­fal da­ma, a pun­to de ser pi­sa­dos, te­ne­mos unos in­di­fe­ren­tes ca­dá­ve­res de sol­da­dos mo­nár­qui­cos; cer­ca de la ro­di­lla de la Li­ber­tad un hom­bre de pa­ñue­lo ro­jo en la ca­be­za sim­bo­li­za a un cam­pe­sino an­he­lan­te que rue­ga y agra­de­ce el pa­so triun­fal. De­trás de ella se ve la fu­rio­sa mul­ti­tud ar­ma­da de cual­quier for­ma y más atrás emer­ge el hu­mo de los in­cen­dios, de la des­truc­ción, el pol­vo so­bre el que se ha­brá de en­te­rrar el vie­jo ré­gi­men.

El im­pac­to de es­ta pie­za es­tá da­do por el su­ges­ti­vo po­der de sín­te­sis. En efec­to, quien se con­fron­ta al mag­ní­fi­co lien­zo en­tien­de qué fue la Re­vo­lu­ción fran­ce­sa, qué va­lo­res y abs­trac­cio­nes y sím­bo­los ma­ne­jó; cuál fue el tono emo­cio­nal, el áni­mo de esa for­ma de ha­cer po­lí­ti­ca lle­va­do a sus ex­tre­mos; qué ti­po de le­gi­ti­ma­cio­nes se quieren per­pe­tuar. Una de ellas, la más pe­li­gro­sa en­tien­do, es la de asi­mi­lar la li­ber­tad a esa lu­cha, a esas for­mas, a esos he­chos. El cam­bio de ré­gi­men po­lí­ti­co, los mo­dos de ope­rar la Jus­ti­cia y los cam­bios en la con­fi­gu­ra­ción de las cla­ses so­cia­les, la abo­li­ción be­né­fi­ca de los de­ter­mi­nis­mos de la cu­na y el tras­la­do de la so­be­ra­nía ha­cia im­pro­vi­sa­das ins­tan­cias de ges­tión son reali­da­des sig­ni­fi­ca­ti­vas, pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te de­be­rían li­gar­se co­mo in­di­so­lu­bles al con­cep­to de li­ber­tad que afec­ta di­rec­ta­men­te la exis­ten­cia de los in­di­vi­duos. La po­lí­ti­ca es lo que es, y la exis­ten­cia per­so­nal es muy otra co­sa.

Es­to lo acla­ra muy bien Frie­drich Ha­yek cuan­do avi­sa que no de­be con­fun­dir­se lo co­lec­ti­vo con lo in­di­vi­dual al ha­blar de li­ber­tad. “La apli­ca­ción del con­cep­to de li­ber­tad en sen­ti­do co­lec­ti­vo más bien que en sen­ti­do in­di­vi­dual — es­cri­be en su li­bro Los fun­da­men­tos de la li­ber­tad ( Unión Editorial, Es­pa­ña, 2008)— se acla­ra cuan­do ha­bla­mos de los de­seos de un pue­blo de li­be­rar­se del yu­go ex­tran­je­ro y de de­ter­mi­nar su pro­pio des­tino. En es­te ca­so uti­li­za­mos li­ber­tad en sen­ti­do de au­sen­cia de coac­ción de un pue­blo co­mo tal. Los par­ti­da­rios de la li­ber­tad in­di­vi­dual han sim­pa­ti­za­do ge­ne­ral­men­te con ta­les as­pi­ra­cio­nes de in­de­pen­den­cia na­cio­nal, y ello ha con­du­ci­do a la cons­tan­te pe­ro in­có­mo­da alian­za en­tre los mo­vi­mien­tos na­cio­na­les y li­be­ra­les du­ran­te el si­glo. Pe­ro aun­que el con­cep­to de in­de­pen­den­cia na­cio­nal sea análo­go al de li­ber­tad in­di­vi­dual, no es el mis­mo, y el es­fuer­zo pa­ra con­se­guir la pri­me­ra no siem­pre se ha tra­du­ci­do en un acre­cen­ta­mien­to de la se­gun­da. A ve­ces tal es­fuer­zo ha lle­va­do a un pue­blo a pre­fe­rir al dés­po­ta de su pro­pia ra­za an­tes que al go­bierno li­be­ral de la ma­yo­ría ex­tran­je­ra, y a me­nu­do ha pro­por­cio­na­do el pre­tex­to pa­ra res­trin­gir de ma­ne­ra im­pla­ca­ble la li­ber­tad in­di­vi­dual de los miem­bros de las mi­no­rías. In­clu­so aun­que el de­seo de li­ber­tad del in­di­vi­duo y el de­seo de li­ber­tad del gru­po al cual per­te­ne­ce des­can­sen a me­nu­do en emo­cio­nes y sen­ti­mien­tos igua­les, es to­da­vía ne­ce­sa­rio man­te­ner los dos con­cep­tos cla­ra­men­te di­fe­ren­cia­dos”.

Los abu­sos de la re­tó­ri­ca, don­de in­ter­vie­nen la ha­bi­li­dad ma­ni­pu­la­do­ra de los más lú­ci­dos y la dis­trac­ción pe­no­sa de los más, han lle­va­do a que se uti­li­cen con in­dis­tin­ta sol­tu­ra ex­pre­sio­nes que no son si­nó­ni­mas co­mo sí lo fue­ran. La idea de la li­be­ra­ción co­lec­ti­va co­mo con­sa­gra­ción de la li­ber­tad es, por lo me­nos, in­com­pa­ti­ble. Lo na­cio­nal es una abs­trac­ción res­pec­to de lo in­di­vi­dual: un país es li­bre si su gen­te tie­ne li­ber­tad pa­ra ha­cer o no ha­cer, pa­ra ga­nar o per­der, pa­ra en­trar o sa­lir, pa­ra de­cir lo que pien­sa, pa­ra vi­vir de su tra­ba­jo o de sus ha­bi­li­da­des o de sus bie­nes sin afec­tar con ello de­re­chos de otros. Lo de­más, pa­ra el que vi­ve y con su es­pe­ran­za y su tra­ba­jo cons­tru­ye lo que vi­ve, es se­cun­da­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.