Los años luz

Búsqueda - - VIDA CULTURAL -

li­za­ción de Ber­to­luc­ci. A par­tir de allí su cá­ma­ra no de­ja­ría de mo­ver­se, de ser una pro­ta­go­nis­ta tan im­por­tan­te co­mo los ac­to­res.

Mun­dial­men­te co­no­ci­do gra­cias a No­ve­cen­to (1976), con un gran elen- co ( De­par­dieu, De Ni­ro, Burt Lan­cas­ter, Do­mi­ni­que San­da) pe­ro ex­ce­si­va­men­te lar­ga, igual que El úl­ti­mo em­pe­ra­dor (1987, nue­ve pre­mios Os­car, in­clu­yen­do me­jor pe­lí­cu­la y di­rec­tor), Ber­to­luc­ci des­lum­bró a los ci­né­fi­los con El in­con­for­mis­ta (1970, so­bre no­ve­la de Al­ber­to Mo­ra­via), que es mu­cho más que el as­cen­so al po­der de un fas­cis­ta con el ros­tro de Jean- Louis Trin­tig­nant. Es­ta­mos an­te un re­tra­to de no­to­ria be­lle­za plás­ti­ca ilu­mi­na­do por Vit­to­rio Sto­ra­ro, que tam­bién des­cu­bre caos y po­dre­dum­bre. La luz del re­na­ci­mien­to so­bre la ca­ver­na hu­ma­na.

De ai­re más ur­bano y jaz­zís­ti­co (Ga­to Bar­bie­ri en la ban­da so­no­ra) y con un con­si­de­ra­ble es­cán­da­lo en el mo­men­to de su es­treno y aún en nues­tros días, te­ne­mos Úl­ti­mo tan­go en París (1972), el bai­le en­tre los des­co­no­ci­dos que in­ter­pre­tan Mar­lon Bran­do y Ma­ría Sch­nei­der. Pa­re­ce que Bran­do y Ber­to­luc­ci vio­len­ta­ron — uno ha­cien­do, el otro fil­man­do— a Sch­nei­der en la fa­mo­sa se­cuen­cia de la man­te­ca. La pe­lí­cu­la tie­ne un fi­nal inol­vi­da­ble: Bran­do en el bal­cón con los ojos desor­bi­ta­dos por el ba­la­zo, pe­ga el chi­cle en la ba­ran­da an­tes de que­dar en po­si­ción fe­tal.

La l una (1979), con Jill Clay­burgh, era ra­ra y claus­tro­fó­bi­ca, y tam­bién se pue­de de­cir lo mis­mo de Tú y yo ( 2012), ba­sa­da en una no­ve­la de Nic­co­lò Am­ma­ni­ti, que re­sul­tó la úl­ti­ma pe­lí­cu­la fil­ma­da por el ci­neas­ta. En am­bos ca­sos des­can­sa un te­ma re­cu­rren­te: la se­xua­li­dad en la ado­les­cen­cia.

Es­te poe­ta enamo­ra­do de la luz que ha­bía na­ci­do en Par­ma en 1941, que se ca­só tres ve­ces pe­ro no tu­vo hi­jos, tam­bién fil­mó Re­fu­gio pa­ra el amor (1990), con De­bra Win­ger y John Mal­ko­vich, so­bre no­ve­la de Paul Bow­les. Otro pe­li­cu­lón: las do­ra­das are­nas del de­sier­to, l os t uris­tas erran­tes que se trans­for­man en be­dui­nos, la so­le­dad y la des­apa­ri­ción del ser hu­mano en una na­tu­ra­le­za se­duc­to­ra y en­vol­ven­te.

El ci­ne es un ar­te co­lec­ti­vo y una de sus quí­mi­cas esen­cia­les es el jue­go in­ter­pre­ta­ti­vo. “En el fon­do”, di­ce Ber­to­luc­ci, “to­das las pe­lí­cu­las son his­to­rias de amor en­tre la cá­ma­ra y l os ac­to­res”. Y re­cuer­da un con­se­jo que le dio Jean Re­noir en Los Án­ge­les en 1974 y que se apli­ca a los ac­to­res, a la sorpresa de un cam­bio y a lo que pue­de traer la vi­da en ge­ne­ral:

— Siem­pre de­bes de­jar una puer­ta abier­ta, por­que nun­ca sa­bes cuán­do que­rrá en­trar al­guien.

Eduar­do Al­va­ri­za

Ber­to­luc­ci en­tre los ac­to­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.