Cas­ti­gos ejem­pla­res

Búsqueda - - VIDA CULTURAL -

Vis­to y con­si­de­ran­do que la Ar­gen­ti­na es un país de pa­co­ti­lla, que en­tre mu­chos otros pes­ca­dos po­dri­dos nos ha ven­di­do es­te Ri­ver y Bo­ca de la Li­ber­ta­do­res co­mo “la fi­nal del mun­do”, al igual que an­tes lo ha­cían los bra­si­le­ños, que to­do lo ven­dían co­mo o maior do mun­do.

Vis­to y con­si­de­ran­do que no se pue­de ju­gar es­te clásico con hin­cha­da vi­si­tan­te, aho­ra tam­po­co con la úni­ca pre­sen­cia de la hin­cha­da lo­cal y po­si­ble­men­te tam­po­co se pue­da ha­cer a puer­tas ce­rra­das de­bi­do a la in­con­te­ni­ble vio­len­cia.

Vis­to y con­si­de­ran­do que los ba­rras bra­vas ha­cen tre­men­dos ne­go­cia­dos que los pre­si­den­tes de Bo­ca y Ri­ver di­cen ig­no­rar, y que lle­gan a la re­ven­ta de una en­tra­da, una so­la, por tres mil dó­la­res.

Vis­to y con­si­de­ran­do que Bo­ca, Ri­ver y el go­bierno son inú­ti­les pa­ra rea­li­zar un ope­ra­ti­vo de seguridad don­de la prin­ci­pal con­sig­na es que los fut­bo­lis­tas lle­guen en­te­ros al mo­men­to de ju­gar el par­ti­do ( dos bra­zos, dos pier­nas, un par de ojos).

Vis­to y con­si­de­ran­do que no son ca­pa­ces de po­ner­se de acuer­do en el re­co­rri­do de un mi­cro, en qué con­sis­te una le­sión ocu­lar, en de­fi­ni­ti­va en­ten­der qué es un par­ti­do de fút­bol.

Vis­to y con­si­de­ran­do que si el fa­llo de la Con­me­bol es ad­ver­so pa­ra Bo­ca, Bo­ca ape­la­rá, y si es ad­ver­so pa­ra Ri­ver, Ri­ver ape­la­rá, una in­su­fri­ble pro­gre­sión de tri­qui­ñue­las — más bien fe­ca­li­da­des— de es­cri­to­rio y que ese “pac­to de ca­ba­lle­ros” que fir­ma­ron An­ge­li­ci y D’ono­frio es pa­ra usar en el ba­ño.

Vis­to y con­si­de­ran­do que Bo­ca, el eterno ga­na­dor, el im­po­lu­to, el pa­dre, no quie­re en­fren­tar­se a Ri­ver en la can­cha por­que la so­la idea de per­der le re­sul­ta in­so­por­ta­ble, más que a Ri­ver, que tie­ne ci­ca­tri­ces, se fue a la B y le hi­cie­ron elec­tro­cho­ques.

Vis­to y con­si­de­ran­do que Ri­ver no respeta ni si­quie­ra la cruz ro­ja de una am­bu­lan­cia.

De­clá­ra­se: No ha­brá fi­nal, ni en Bue­nos Ai­res, ni en Mon­te­vi­deo, ni en Du­bái. La pre­sen­te edi­ción de la Li­ber­ta­do­res se con­si­de­ra nu­la y se sus­pen­den los clá­si­cos Ri­ver- Bo­ca por 30 años, y cuan­do se vuel­van a ju­gar en 2048 — si es que la Ar­gen­ti­na to­da­vía exis­te— los equi­pos de­be­rán em­plear otros co­lo­res en sus ca­mi­se­tas: Ri­ver no po­drá usar ni el ro­jo ni el blan­co ni el ne­gro y Bo­ca ni el ama­ri­llo ni el azul.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.