El di­rec­tor que ca­yó a la Tie­rra

Ni­co­las Roeg (1928-2018)

Búsqueda - - VIDA CULTURAL -

Ya era un res­pe­ta­do di­rec­tor de fo­to­gra­fía (tra­ba­jó pa­ra Truf­faut, Lean y Cor­man) cuan­do el ar­tis­ta plás­ti­co, es­cri­tor y en­ton­ces as­pi­ran­te a ci­neas­ta Do­nald Cam­mell lo con­ven­ció de di­ri­gir jun­tos Per­for­man­ce, la his­to­ria de un ma­tón en fu­ga (Ja­mes Fox) que en­cuen­tra re­fu­gio en el só­tano de la de­ca­den­te man­sión de una exes­tre­lla de rock ( Mick Jag­ger). Una his­to­ria so­bre lo que pa­re­ce la sa­li­da del in­fierno es en reali­dad la en­tra­da. Roeg se en­car­gó prin­ci­pal­men­te de la cons­truc­ción de la at­mós­fe­ra del fil­me, aun­que tam­bién in­ter­vino en el guion y en la di­rec­ción de ac­to­res. Ar­chi­va­da du­ran­te más de un año an­tes de que War­ner Brot­hers se atre­vie­ra es­tre­nar­la en 1970, lo que le dio el es­ta­tus de pe­lí­cu­la de cul­to an­tes de lle­gar a las sa­las. Fue un de­but ex­plo­si­vo. Aun así, Cam­mell y Roeg ja­más vol­vie­ron a tra­ba­jar jun­tos. Cam­mell hi­zo so­lo cua­tro pe­lí­cu­las an­tes de sui­ci­dar­se a los 62. Roeg si­guió un po­co más, aun­que su ca­rre­ra fue, por de­cir­lo de un mo­do ama­ble, bas­tan­te ac­ci­den­ta­da. Una de sus obras, Con­tra­tiem­po, fue ca­ta­lo­ga­da “una pe­lí­cu­la en­fer­ma hecha por per­so­nas en­fer­mas pa­ra per­so­nas en­fer­mas”.

Roeg fa­lle­ció el 23 de no­viem­bre a los 90 años en su Lon­dres na­tal. Des­pués de más de 50 años de ca­rre­ra, de­jó al­gu­nas obras maes­tras, de las que cu­ran a los en­fer­mos y en­fer­man a los sa­nos. Con una téc­ni­ca de­pu­ra­da, re­co­no­ci­ble, que le con­fie­re una tex­tu­ra den­sa, a ve­ces alu­ci­na­da, co­mo los pro­pios gi­ros de la tra­ma, la de Roeg es una ci­ne­ma­to­gra­fía mu­tan­te, que asus­ta, per­tur­ba, con­mue­ve y ge­ne­ra pla­cer y cu­rio­si­dad. Pue­de ser con una his­to­ria en el de­sier­to de Aus­tra­lia so­bre dos her­ma­nos que se cru­zan con un jo­ven abo­ri­gen que es­tá cum­plien­do el ri­to de ini­cia­ción a la adul­tez ( En­cuen­tro en­tre dos mun­dos). Pue­de ser con un os­cu­ro th­ri­ller de ho­rror y do­lor y ele­men­tos so­bre­na­tu­ra­les que con­vier­te a Ve­ne­cia en la es­ce­no­gra­fía de una pe­sa­di­lla som­bría y ate­rra­do­ra, co­mo su­ce­de en Don’t Look Now ( Ve­ne­cia... ro­jo shoc­king). O con una fá­bu­la de cien­cia fic­ción pro­ta­go­ni­za­da por Da­vid Bo­wie ( El hom­bre que ca­yó a la Tie­rra). La pe­lí­cu­la, vi­sual­men­te cau­ti­van­te, in­da­ga en la con­di­ción hu­ma­na desde la ex­pe­rien­cia de un alie­ní­ge­na. Tras­tor­nó a un en­fer­mo di­vino, Phi­lip K. Dick, que nun­ca se la sa­có de la ca­be­za; y Dick no fue, ni se­rá, el úni­co. J. A.F.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.