La car­ta per­di­da

Búsqueda - - CARTAS AL DIRECTOR -

Sr. Di­rec­tor:

Yen­do desde Mon­te­vi­deo, en­tre los pue­blos de Re­bo­le­do y Ce­rro Co­lo­ra­do, a la iz­quier­da, us­te­des po­drán ver una im­po­nen­te cons­truc­ción de fi­nes del si­glo XIX, que fue la es­tan­cia de Pe­dro Et­che­ga­ray.

Es­te vas­co fue un in­flu­yen­te per­so­na­je de la po­lí­ti­ca de fi­nes de ese si­glo y prin­ci­pios del XX.

Gran ami­go de Jo­sé Batlle y Or­dó­ñez, tam­bién go­za­ba de la amis­tad y con­fian­za del cau­di­llo blan­co Apa­ri­cio Sa­ra­via.

En esa es­tan­cia, en la épo­ca de las re­vo­lu­cio­nes ci­vi­les de Sa­ra­via, se reunie­ron va­rias ve­ces de­le­ga­dos blan­cos y has­ta el pro­pio Apa­ri­cio con Et­che­ga­ray, que ofi­cia­ba de me­dia­dor, pa­ra a ve­ces im­pe­dir un le­van­ta­mien­to y en otras lle­gar a un acuer­do de paz. Has­ta ha­ce po­cos años, en un dor­mi­to­rio, es­ta­ba to­da­vía la cama don­de ha­bía dor­mi­do en va­rias oca­sio­nes Apa­ri­cio Sa­ra­via.

En 1904 es­ta­lló la úl­ti­ma re­vo­lu­ción ci­vil de nues­tra his­to­ria. Fue una re­vo­lu­ción en que na­die tu­vo pie­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.