Un po­lé­mi­co cu­bo re­cor­da­to­rio en Flo­ri­da

Búsqueda - - CARTAS AL DIRECTOR -

Sr. Di­rec­tor:

En la ciu­dad de Flo­ri­da, el 20 de agos­to de 1825, se reunie­ron los re­pre­sen­tan­tes ele­gi­dos de­mo­crá­ti­ca­men­te por los di­ver­sos ca­bil­dos de la Pro­vin­cia Orien­tal, co­mo lo ha­bía so­li­ci­ta­do La­va­lle­ja co­mo go­ber­na­dor pro­vi­so­rio; eli­gien­do pre­si­den­te al sa­cer­do­te ca­tó­li­co Pbro. Juan Fran­cis­co de La­rro­bla Pe­rey­ra ( Mon­te­vi­deo 9 de enero de 1775/ Ca­ne­lo­nes 5 de ju­lio de 1842) y dos días des­pués a Juan Antonio La­va­lle­ja co­mo go­ber­na­dor y ca­pi­tán ge­ne­ral de la Ban­da Orien­tal. Los que se reunie­ron en un ran­cho de muy pre­ca­ria cons­truc­ción, ubi­ca­do fren­te a lo que hoy es la Pla­za Asam­blea y al cos­ta­do de la ca­te­dral de Flo­ri­da.

Y cin­co días des­pués, los quin­ce in­te­gran­tes del Con­gre­so en de­ci­sión uná­ni­me, en uso de la so­be­ra­nía or­di­na­ria y ex­tra­or­di­na­ria, de­cla­ra­ron nues­tra in­de­pen­den­cia, no so­lo del rey de Por­tu­gal, del em­pe­ra­dor de Bra­sil, sino tam­bién de cual­quier otro del uni­ver­so. Y muy pron­to por otras de­ci­sio­nes se dis­pu­so la unión con las de­más pro­vin­cias del Pla­ta, se apro­bó la crea­ción de la ban­de­ra orien­tal co­mo con­se­cuen­cia de su li­ber­tad e in­de­pen­den­cia y la li­ber­tad de los es­cla­vos, co­mo con­se­cuen­cia de la igual­dad de to­dos los hom­bres y de to­dos los pue­blos. Co­mo re­sul­ta­do de la Cru­za­da co­men­za­da en el Des­em­bar­co de los 33 Orien­ta­les en la Agra­cia­da.

Na­da que­dó del re­fe­ri­do ran­cho, pues no ne­ce­si­ta­ba ci­mien­tos. Y cuan­do lo co­no­cí en mi in­fan­cia, fun­cio­na­ba allí un al­ma­cén y bar, pro­pie­dad de la fa­mi­lia Can­cli­ni. Y pos­te­rior­men­te la Bi­blio­te­ca Mu­ni­ci­pal. Y co­mo es­ta­ba ya en ma­las con­di­cio­nes, se de­rrum­bó to­do, que­dan­do el solar co­mo una pe­que­ña pla­za, con ins­crip­cio­nes de tex­tos apro­pia­dos, bien ele­gi­dos, y arre­glo de can­te­ros, man­te­nién­do­lo pro­li­jo.

So­lo en el año 1975, al­go cam­bió, no sa­be­mos por de­ci­sión de quién. Por­que de la no­che a la ma­ña­na apa­re­ció allí un cu­bo de gran ta­ma­ño re­ves­ti­do en már­mol, que fue co­lo­ca­do allí en el mar­co de los fes­te­jos del ses­qui­cen­te­na­rio de la fe­cha pa­tria, es­to es el 25 de agos­to de 1975.

Creo re­cor­dar que en esa opor­tu­ni­dad se co­lo­có en ese cu­bo lo que se lla­ma una cápsula o ca­ja del tiem­po, es­to es un re­ci­pien­te her­mé­ti­ca­men­te ce­rra­do pa­ra guar­dar men­sa­jes u ob­je­tos, (fo­to­gra­fías, au­dios, tex­tos, vi­deos, pu­bli­ca­cio­nes…) pa­ra ser en­con­tra­dos por ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras. Lo que era bas­tan­te fre­cuen­te en la an­ti­güe­dad y aho­ra pa­re­ce usar­se muy po­co. En unos ca­sos se de­ter­mi­na cuán­do de­be­rá abrir­se, pe­ro en es­te ca­so, pa­re­ce­ría que no se ha de­ter­mi­na­do fe­cha de re­cu­pe­ra­ción de esos ma­te­ria­les, o no se ha he­cho pú­bli­ca. Por lo que no sa­be­mos cuán­do se abri­ría ese cu­bo pa­ra co­no­cer su con­te­ni­do. Por lo que con­si­de­ra­mos que de­be­ría abrir­se a la bre­ve­dad, por­que de las

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.