Se mue­ve, se mue­ve; se jue­ga, se jue­ga

Búsqueda - - HUMOR -

Di­je­ra Ro­dri­go Ro­mano, ca­da vez que em­pie­za uno de los par­ti­dos que él re­la­ta.

El asun­to es que la fi­nal de la Co­pa Li­ber­ta­do­res se mue­ve y se mue­ve, pe­ro no se jue­ga, al me­nos por aho­ra.

Esa de­li­ca­de­za con la que los hin­chas ar­gen­ti­nos tra­tan a sus ad­ver­sa­rios, a los que con­si­de­ran enemi­gos mor­ta­les, a los que hay que des­truir y des­pe­da­zar has­ta que que­den los fi­le­tes del ca­dá­ver pa­ra la sar­tén del que se co­mió al Pe­la­do, ha frus­tra­do has­ta aho­ra la ce­le­bra­ción de uno de los par­ti­dos más es­pe­ra­dos de los úl­ti­mos tiem­pos.

Si los mis­mos lo­cue­los vuel­ven a ha­cer al­go pa­re­ci­do en es­tos días del G-20, se van a en­te­rar de que una co­sa es Bo­ca-ri­ver, y otra es Trum­pPu­tin, Er­do­gan- Mer­kel, o Xi Jin Ping- Bin Sal­man. Don­de se les ocu­rra a cual­quie­ra de ellos le­van­tar la mano, aun­que sea pa­ra ver de dón­de vie­ne el vien­to, los van a acri­bi­llar pri­me­ro, y les van a pre­gun­tar des­pués.

Pe­ro, vol­vien­do al vi­ril de­por­te del ba­lom­pié, lo úni­co cier­to es la in­cer­ti­dum­bre. No se sa­be ni cuán­do ni dón­de se ju­ga­rá, si es que se jue­ga, la fa­mo­sa “fi­nal del si­glo”, co­mo la bau­ti­za­ron ellos mis­mos, co­mo si hu­bie­ran te­ni­do la pre­mo­ni­ción de que la co­sa ve­nía de fi­nal, pe­ro fi­nal-fi­nal.

Los diá­lo­gos van de Bue­nos Ai­res a Asun­ción, de Asun­ción a Zú­rich, de la AFA a la Con­me­bol, y de allí a la FIFA, y na­die pa­re­ce po­ner­se de acuer­do.

Una de las ini­cia­ti­vas de los úl­ti­mos días fue la de que el par­ti­do se ju­ga­ra en Abu Dha­bi, en los Emi­ra­tos Ára­bes, en el mo­derno Es­ta­dio Je­que Za­yed, el cual ofre­ce­ría to­das las ga­ran­tías de seguridad que re­quie­re es­te con­tro­ver­ti­do en­fren­ta­mien­to.

Au­to­ri­da­des de la FIFA se hi­cie­ron pre­sen­tes en di­cho cam­po de­por­ti­vo pa­ra re­vi­sar­lo, y, cuan­do se en­con­tra­ban en uno de los ves­tua­rios, se cru­za­ron con una de­le­ga­ción de di­ri­gen­tes de Ri­ver que ha­bían ve­ni­do a com­pe­ne­trar­se de los de­ta­lles del nue­vo es­ce­na­rio de­por­ti­vo. Per­so­nal de seguridad de­tec­tó mo­men­tos más tar­de la ins­ta­la­ción de tres ar­te­fac­tos ex­plo­si­vos co­nec­ta­dos a las du­chas del ves­tua­rio, los cua­les es­ta­ban lis­tos pa­ra ex­plo­tar cuan­do los ju­ga­do­res de Bo­ca, que uti­li­za­rían ese ves­tua­rio de acuer­do a un sor­teo lle­va­do a ca­bo en la AFA, abrie­ran las ca­ni­llas pa­ra du­char­se.

Per­so­nal de la bri­ga­da de ex­plo­si­vos del Ejér­ci­to de los Emi­ra­tos Ára­bes lo­gró des­man­te­lar las bom­bas, y, por seguridad, pro­ce­die­ron, jun­to a per­so­nal de in­te­li­gen­cia, a re­vi­sar el ves­tua­rio que le to­ca­ría usar a Ri­ver Pla­te.

Gran­de fue la sorpresa de los mi­li­ta­res de la bri­ga­da de ex­plo­si­vos, cuan­do en­con­tra­ron sie­te gra­na­das de mano ins­ta­la­das de­ba­jo de las ca­mi­llas de ma­sa­jes que uti­li­za­rían los ju­ga­do­res en el ca­len­ta­mien­to pre­vio al par­ti­do. Es­tas se ac­cio­na­rían por con­trol re­mo­to, ni bien los ju­ga­do­res se re­cos­ta­ran en las ca­mi­llas. Las cá­ma­ras de seguridad re­ve­la­ron que un gru­po de per­so­nas con re­me­ras azu­les y ama­ri­llas ha­bía vi­si­ta­do el ves­tua­rio unos mi­nu­tos an­tes, ale­gan­do que ve­nían del co­mi­té de seguridad de la Con­me­bol, pa­ra con­fir­mar que to­do es­ta­ba en re­gla.

Preo­cu­pa­dos por es­tos ha­llaz­gos, los en­via­dos de la FIFA fue­ron a re­vi­sar cui­da­do­sa­men­te los ho­te­les don­de se alo­ja­rían las de­le­ga­cio­nes de los dos equi­pos vi­si­tan­tes.

El De­sert Ca­mel Fi­ve Star de Lu­xe Ho­tel, que iba a ser ocu­pa­do por el equipo de Bo­ca Ju­niors, es­ta­ba desde ha­ce días ba­jo la su­per­vi­sión del gru­po de éli­te Los Der­vi­ches de Maho­ma, es­pe­cial­men­te con­tra­ta­do pa­ra pre­ser­var la in­te­gri­dad y ase­gu­rar la tran­qui­li­dad de los de­por­tis­tas vi­si­tan­tes. No obs­tan­te, al­gún de­le­ga­do de FIFA se preo­cu­pó en ave­ri­guar quién ha­bía con­tra­ta­do a aquel gru­po de cen­ti­ne­las armados, y le cau­só al­gu­na in­quie­tud el en­te­rar­se de que el con­tra­to de vi­gi­lan­cia y seguridad ha­bía si­do sus­cri­to por el ge­ren­te de Los Der­vi­ches de Maho­ma y por el apo­de­ra­do de una em­pre­sa de­no­mi­na­da The Mo­nu­men­tal Nu­ñez Com­pany, de Bue­nos Ai­res, lla­ma­do Brau­lio Mar­tí­nez D’ono­frio, so­brino del pre­si­den­te de Ri­ver.

Una re­vi­sión de las ha­bi­ta­cio­nes des­ti­na­das a los ju­ga­do­res de Bo­ca re­ve­ló que en to­dos los fri­go­ba­res ins­ta­la­dos en las ha­bi­ta­cio­nes ha­bía be­bi­das re­fres­can­tes que con­te­nían cia­nu­ro de po­ta­sio en pro­por­cio­nes le­ta­les.

Es­to lle­vó a los vi­si­tan­tes a re­vi­sar de in­me­dia­to el Ho­tel The Be­douin Pa­ra­di­se, en el que se alo­ja­ría la de­le­ga­ción de Ri­ver Pla­te. Cus­to­dia­do desde ha­cía días por la em­pre­sa de seguridad The Dro­me­da­ries of Free­dom, lo pri­me­ro que re­vi­sa­ron fue quién ha­bía con­tra­ta­do a es­tos guar­daes­pal­das. Se tra­tó de un con­tra­to fir­ma­do por los agen­tes de seguridad mu­sul­ma­nes y el pro­mo­tor de­por­ti­vo Sin­fo­ro­so Pé­rez D’ono­frio, pri­mo her­mano del pre­si­den­te de Bo­ca.

Acom­pa­ña­dos de ex­per­tos en seguridad, se re­vi­sa­ron las ha­bi­ta­cio­nes, en­con­trán­do­se que to­das las ca­mas es­ta­ban co­nec­ta­das con ca­bles de elec­tri­ci­dad pe­la­dos, que des­car­ga­rían 220 vol­tios en los des­di­cha­dos se­res hu­ma­nos que se re­cos­ta­ran a des­can­sar en ellos, ni bien lle­ga­ran del lar­go via­je desde la Ar­gen­ti­na. Asi­mis­mo, las re­jas de los bal­co­nes que dan a la enor­me pis­ci­na del ho­tel es­ta­ban des­tor­ni­lla­dos, por lo que cual­quier per­so­na que se hu­bie­ra re­cos­ta­do en ellos pa­ra ob­ser­var la her­mo­sa vis­ta so­bre la cos­ta de Abu Dha­bi, ha­bría caí­do al va­cío desde el pi­so 45, que era el re­ser­va­do pa­ra alo­jar a los de­por­tis­tas ar­gen­ti­nos que allí se alo­ja­rían.

La FIFA de­ci­dió de in­me­dia­to sus­pen­der el po­si­ble par­ti­do en los Emi­ra­tos Ára­bes, eva­luán­do­se la ciu­dad de Da­mas­co, en Si­ria, co­mo po­si­ble lu­gar pa­ra es­te en­fren­ta­mien­to, de­bi­do a que, a prio­ri, presenta más ga­ran­tías que Abu Dha­bi.

— Ahí si les cae al­gún mi­sil en la can­cha, hay me­nos po­si­bi­li­da­des de que lo ha­yan ti­ra­do los del otro cua­dro — di­jo el pre­si­den­te In­fan­tino.

Se es­ti­ma que el pre­si­den­te si­rio Bas­har el As­sad da­rá el pun­ta­pié ini­cial, y se pro­cu­ra que sea el juez Mo­ro quien ar­bi­tre el par­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.